Lenovo Mirage Solo: ANÁLISIS

Probamos a fondo uno de los primeros standalone con 6 grados de libertad del mercado que incluso cuenta con su propia versión de Google Daydream.

17 ABR 2019  16:00

sellocpr

24 comentarios

Lenovo Mirage Solo: ANÁLISIS

El primer standalone con 6dof

Hoy nos complace compartir con todos vosotros nuestro análisis de uno de los visores standalone que más ruido hizo el día de su presentación, pero que no tardó mucho en caer en el olvido. Os hablamos de Lenovo Mirage Solo, un visor autónomo con unas especificaciones que están a la altura y que incluso cuenta con seis grados de libertad, aunque no ha terminado de ser el éxito que se presuponía el día de su lanzamiento, puesto que no ha llegado a despegar en cuanto a ventas se refiere y prácticamente ha pasado al olvido en estos últimos meses.

 

Llama poderosamente la atención que este HMD cuenta con una serie de componentes que realmente son diferenciales al resto de standalone disponibles hoy en día (a la espera de Oculus Quest), pero que por algún motivo no ha terminado de tener una buena acogida a nivel de ventas y tampoco goza de una gran popularidad dentro de la industria de la RV. ¿Por qué se da esta circunstancia? Vamos a verlo.

 

 

Unboxing

Una caja colorida de notables proporciones se encuentra ante nosotros, con el logotipo de Lenovo en un resquicio del lateral y el nombre de Mirage Solo coronando el conjunto, con ese olor a nuevo que nos embauca cual niño con unos zapatos nuevos, a la espera de desvelar que contiene la enorme caja con la que Lenovo nos presenta su visor. Una caja con un peso considerable y que nos empieza a dar pistas sobre lo que encontraremos dentro de la misma o el sistema operativo que corre en las entrañas del visor. En cada lado encontramos palabras como Daydream, Standalone VR Headset o WorldSense, palabras que a lo largo de este análisis iremos repitiendo en muchas ocasiones. En la parte posterior de la misma encontramos un pequeño resumen de las especificaciones del visor, donde destacan apartados como los 110º de FOV o las dos cámara frontales que tiene el dispositivo.

 

Abrimos la caja y contemplamos un reparto minimalista de los accesorios y componentes que acompañan el interior del pack. Lo primero que vislumbramos es el visor con una pequeña cajita que rellena el hueco que deja la diadema del HMD.

 

 

Cogemos el visor y lo sacamos del pack, dejándonos una muy buena impresión una vez lo tenemos en nuestras manos, con un acabado en plástico de buena calidad y una línea minimalista que acompaña todo el diseño. El peso es una de las cosas que más nos llama la atención en estos primeros momentos, y es que da la impresión de que estamos ante un visor robusto con un peso considerable, algo que no parece lo mejor para un standalone, pero aún es pronto para sacar conclusiones.

 

Por último, intentamos coger la cajita que queda en el centro del pack, y digo intentamos porque tiene un tipo de pegamento en la base de la misma que nos obliga a tirar de fuerza bruta para que sea posible la extracción de su lugar predeterminado. Esta pequeña caja cuenta con el resto de componentes que acompañan al visor: el controlador, unos auriculares de cable plano, el cable de datos USB-C, la toma de corriente y los distintos manuales del dispositivo, así como la garantía del producto.

 

 

 

Si preferís ver de primera mano el unboxing del producto y tener una experiencia lo más inmersiva posible, os dejamos un pequeño vídeo grabado en 180ºVR de forma estereoscópica, con el que os enseñamos el contenido del pack de Mirage Solo y en el que os haréis una idea más aproximada de las dimensiones del visor.

 

 

Especificaciones

Antes de meternos en faena, lo primero que vamos a repasar son las características y especificaciones de este visor, el cual cuenta con unas lentes mixtas fresnel-asféricas acompañando a una pantalla de alta resolución LCD (con baja persistencia) de 5'5 pulgadas que nos dará una densidad de 538 píxeles por pulgada, capaz de llevarnos hasta una resolución de 1280x1440 por ojo. La tasa de refresco es de 75Hz y desde Lenovo nos prometen un ángulo de visión de 110º, aunque como suele pasar en estos casos y como veremos más adelante, tendremos que sacar la escuadra y el cartabón para cerciorarnos de si realmente contamos con ese nivel de FOV o se queda solo en un mero truco de marketing que queda muy cool en las especificaciones del producto.

 

Para mover todo de la mejor manera posible, optaron por dotar a Mirage Solo con un potente procesador Snapdragon 835 y 4GB de memoria RAM, además del sistema operativo Android Daydream, que acompaña a los 64GB de memoria interna, que incluso podremos ampliar mediante una tarjeta Micro-SD hasta los 256GB de almacenamiento, y al puerto micro USB-C para datos y carga, que se convierte en el estándar.

 

 

Para darle vida a este potente standalone, cuenta con una batería de 4000 mah y todos los estándares del mercado en este tipo de productos, como son los giroscopios, acelerómetros, magnetómetros, sensor de proximidad, conectividad WiFi y Bluetooth, pero con la inclusión de dos cámaras dispuestas en la parte frontal del dispositivo, que nos harán las veces de sensor espacial y dotará al visor de seis grados de libertad con un interesante software desarrollado por Google denominado WorldSense, que como veremos más adelante, se comporta a las mil maravillas, pero que no nos termina de de sumergir en la inmersión que le presuponemos al producto debido al controlador con solo tres grados de libertad, con el que deberemos de movernos por los diferentes menús y aplicaciones, un controlador heredado de los anteriores productos Daydream disponibles en el mercado.

 

Además, incluye doble micrófono con cancelación de ruido, una entrada mini-jack de 3,5 mm para poder conectar nuestros auriculares incluidos en la caja y escuchar así el audio espacial que nos ofrece ese nivel de inmersión que esperamos de un dispositivo de RV, pero con el inconveniente de no disponer de altavoces externos como podemos ver en otros HMD standalone disponibles en el mercado.

 

Para redondear las especificaciones, ofrece un sistema ergonómico muy parecido al utilizado por Sony con PSVR. Mirage Solo tiene un peso de 645 gramos y unas dimensiones de 184mm-x-100mm-x-132mm.

 

 

A continuación os dejamos un pequeño resumen de las especificaciones de Lenovo Mirage Solo:

  • Procesador: Snapdragon 835.
  • RAM: 4GB.
  • Almacenamiento: 64GB UFD.
  • Ranura para tarjeta microSD: Sí, hasta 256GB.
  • Sonido: Android N Pro Audio.
  • Batería: 4,000 mAh.
  • Pantalla: 5.5 pulgadas.
  • Resolución: 2560x1440 píxeles (75Hz), es decir, 1280x1440 por ojo.
  • Movimiento: Posicionamiento absoluto con tecnología WorldSense (6dof).
  • Movimiento del controlador: Sin posicionamiento absoluto (3dof).
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11n (2x2) MIMO, Bluetooth 5.0.
  • Tamaño: 204.01x269.5x179.86 mm.
  • Micrófonos: Dos.
  • USB: Un USB-C.
  • Conector de auriculares: Clavija jack de 3.5mm (tradicional).
  • Peso: 645 gramos.
  • Sistema operativo: Android-DayDream OS.
  • FOV: 110º.

 

Pantalla, resolución y lentes

Quizá uno de los factores más determinantes a la hora de adquirir un visor de RV sea la calidad visual que ofrecen sus lentes, su pantalla y su resolución, ya que, dependiendo del grado de nitidez y calidad visual que encontremos, nos otorgará una experiencia radicalmente opuesta a la que ofrecería el mismo producto con otro tipo de pantalla, de lente o de resolución, por lo que desde Lenovo se han tomado muchas molestias para ofrecernos una experiencia a la altura de las exigencias del mercado, y como veremos más adelante, no han dejado nada al azar para que el usuario final se encuentre la mejor experiencia posible en este aspecto.

 

Como vimos un poco más arriba cuando resumíamos las especificaciones, cuenta con un único panel LCD de baja persistencia de 5.5 pulgadas que nos aleja de molestos efectos como el Motion Blur o el Ghosting, con unas especificaciones que parecen estar asentadas en lo que demanda el mercado, ya que como hemos visto en otros dispositivos standalone, este panel nos sumerge en una experiencia a la altura de las expectativas, llevando la resolución del mismo a unos correctos 1280x1440 de resolución por ojo, con la particularidad de trabajar con una tasa de refresco de hasta 75Hz, lo que nos promete una experiencia de uso más que suficiente para lo que demandan los usuarios de este tipo de dispositivos.

 

 

Desde Lenovo se decantaron con un tipo mixto de lente que combina tecnología fresnel y asférica que nos promete una gran experiencia, ya que encontramos una buena relación de características en este aspecto, con la que logramos una buena experiencia de uso, donde todo lo que observamos a nuestro alrededor se ve con mucha nitidez y calidad en general, aunque, como suele ocurrir con las lentes de tipo fresnel, encontramos algunas aberraciones cromáticas en los limites de las mismas, algo que no ensombrece en absoluto el gran trabajo realizado por Lenovo en este aspecto, ya que nos atrevemos a decir que nos hemos topado con menos aberraciones cromáticas que en otros visores más relevantes del mercado, como es el caso de Oculus Go.

 

Por otro lado no contamos con ningún tipo de ajuste IPD, algo que ciertamente se puede llegar a entender, dado que Mirage Solo ofrece un punto dulce muy amplio que seguro se ajusta a la inmensa mayoría de usuarios, aunque no especifican el grado de reglaje disponible en este aspecto, por lo que no podemos ofreceros la distancia máxima o mínima. Sin embargo, podemos decir que goza de un sweet spot que ocupa más del 90 por ciento de la lente que tenemos delante. Aunque por un lado no disponemos de la información referente a la distancia interpupilar en este HMD, lo que sí sabemos es la densidad de píxeles por pulgada, ofreciéndonos unos interesantes 538 ppp, que unidos al conjunto de especificaciones que hemos estado viendo anteriormente, nos ofrecen una experiencia más que satisfactoria donde aspectos como el SDE quedan en meras anécdotas, que están ahí, pero no notamos un efecto rejilla lo suficientemente notable como para que sea destacable en este análisis. Algo parecido nos sucede con el glare, que igualmente está ahí, aunque no es algo a tener muy en cuenta una vez nos ajustamos el HMD como es debido.

 

Siguiendo por esta línea de puntos dedicados al apartado visual del visor, ahora nos toca hablar del FOV de Mirage Solo, que se queda ligeramente por debajo de los 100° de FOV horizontales en nuestras pruebas de rigor, algo que no está nada mal e incluso supera levemente el valor de otros standalone referencia del mercado, aunque da la sensación de ser un tanto inferior a visores como Rift y Vive.

 

Potencia y memoria

Sin duda, uno de los aspectos mejor trabajados por parte del equipo de Lenovo fue el apartado dedicado a la potencia y almacenamiento, ya que Mirage Solo ofrece una serie de especificaciones a la altura de los mejores visores autónomos del mercado e incluso se coloca a la vanguardia en algunos aspectos, a la espera de siguientes propuestas que nutran el parque de standalone.

 

Desde el mismo día que se llevó a cabo la presentación de este HMD, dejaron claro que Lenovo iba a poner toda la carne en el asador en cuanto a rendimiento se refiere, ya que, aunque hoy en día encontremos procesadores más potentes de lo que monta actualmente este standalone, lo cierto es que el día de su lanzamiento posiblemente era uno de los procesadores más punteros del mercado, y no es otro que el Snapdragon 835 desarrollado por Qualcomm, que otorga un nivel de potencia al visor realmente satisfactorio que, unido a sus 4GB de memoria RAM, hacen que el rendimiento de todo el sistema roce el sobresaliente, siendo posible exigirle cualquier operación sin notar ninguna situación extraña, latencia o ralentización de ningún tipo, dejándonos una gran impresión en este sentido.

 

Si por un lado contamos con un procesador que no nos deja indiferentes y una memoria RAM más que suficiente para que todo se comporte como es debido, tampoco podemos obviar el apartado dedicado al almacenamiento interno, el cual nos otorga una capacidad de 64GB, que se mueve en los parámetros estandarizados del sector, pero con la más que correcta decisión por parte de Lenovo de incluir un slot para tarjetas Micro-SD, para así poder ampliar nuestra memoria interna hasta los 256GB, lo que sin duda satisfará las necesidades de los usuarios más exigentes. La posibilidad de poder ampliar nuestra capacidad de almacenaje interno mediante una simple tarjeta de memoria es uno de esos parámetros que esperamos que en un futuro se convierta en un estándar dentro los visores portátiles, algo que desde Lenovo no han dejado al azar, como en el caso de la mayoría de parámetros de este notable dispositivo portátil.

 

Más allá de Daydream

Para desarrollar este visor, Lenovo tenia un fuerte aliado entre bastidores que no es otro que Google, donde desde un principio querían desarrollar un equipo portátil que realmente se saliera de la media, siendo la vanguardia dentro de los visores 6dof. Google otorga el sistema operativo a Mirage Solo, el cual cuenta con su propia versión cerrada de Daydream (ya sabéis, el intento de Google por acercarnos a la RV), y también desarrolló su exclusivo sistema de posicionamiento absoluto denominado WorldSense.

 

Ni mucho menos es la primera vez que hablamos de Daydream, un ecosistema de RV con puntos positivos y negativos (como todos) donde ya en su día analizamos detalladamente sus pros y sus contras dentro de sus posibilidades, destacando siempre que nos encontrábamos ante una propuesta a medio camino de lo que los usuarios esperamos de una empresa como Google, aunque desde una apreciación más personal, me he topado con un sistema muy optimizado y bastante mejorado con respecto a las diferentes versiones que he probado desde un visor con smartphone compatible en el pasado, llevándome una muy buena sensación cada vez que me he sumergido por los diferentes menús de esta interesante propuesta llevada a cabo por Google, aunque su catálogo supera escasamente las trescientas aplicaciones, pero no nos topamos con juegos a medio hacer o aplicaciones experimentales como si vemos en otro tipo de ecosistemas virtuales, por lo que es fácil encontrar verdaderas joyas en forma de juegos y donde grandes licencias como Blade Runner o Need for Speed tienen sus juegos para disfrute de los usuarios.

 

Por otro lado, el sistema operativo está completamente basado en Android, algo que ya hemos visto en otros dispositivos portátiles, pero que, a diferencia de otros standalone basados en el mismo sistema, cuenta con un Android completamente abierto, que nos recuerda muchísimo al Android Stock que podemos encontrar en diversos smartphones con Android-One instalado. Debido a esta fantástica decisión de otorgar a este visor la capacidad, pero sobre todo, la libertad y versatilidad que podemos encontrar en cualquier dispositivo con Android puro instalado en sus entrañas, podemos realizar todas las "virguerías" que cualquier usuario con un poquito de conocimiento puede lograr hacer con este sistema, pudiendo elegir entre un modo VR, que directamente nos sumergirá por la particular visión del mundo propuesto por Daydream (donde encontraremos en RV todas las APPs, los juegos, los vídeos y fotos que tengamos instalados) o la propia store de Daydream.

 

Pero no penséis que la cosa queda aquí, ya que podremos cambiar mediante una pestaña que separa los dos mundos virtuales, en este caso el VR del 2D, pudiendo encontrar la famosa Google Play con sus millones de aplicaciones disponibles y ejecutarlas como si de un teléfono Android se tratara, aunque no penséis que al ejecutar una aplicación en dos dimensiones, nuestro visor nos limita de alguna manera la experiencia, ya que incluso podemos activar el posicionamiento WorldSense en estas aplicaciones que, aunque no estén diseñadas para RV y se resumen en ver una pantalla en 2D escalable al tamaño deseado, otorga un pequeño grado de libertad una vez iniciemos la aplicación en cuestión (acercarnos o alejarnos a esa pantalla 2D). Como apreciación personal, poder correr cualquier aplicación 2D que se nos ocurra en este visor (sin tener que hacer malabares para lograr que funcione correctamente es toda una gozada), así como poder correr ese juego de moda en una pantalla gigantesca, logra que el limitado catálogo RV de Daydream sea compensado en cierta manera por esta acertada posibilidad.

 

 

WorldSense es un avanzado sistema de posicionamiento absoluto, el cual logra otorgarnos un tracking completo en el visor en este caso, ya que gracias a las dos cámaras frontales con las que cuenta este HMD, podemos gozar de una gran experiencia 6dof, que a nosotros nos ha sorprendido gratamente, ya que en nuestras pruebas de rigor pudimos exprimir al máximo las limitaciones de este sistema de tracking y solo nos queda quitarnos el sombrero por lo bien que se maneja en este sentido la tecnología de Google. Navegando por las opciones del visor, pudimos habilitar las configuraciones avanzadas de las opciones de desarrollo de Daydream y el dispositivo virtual, siendo capaces de deshabilitar los bloqueos de seguridad con los que cuenta el visor por defecto, algo que vuelve cualquier escena en negro si nos desplazamos mas allá de los limites de seguridad establecidos por defecto, de esta manera somos capaces de movernos libremente mientras caminamos sin limitaciones, con el único pero de los riesgos que supone el ir caminando sin poder ver lo que tenemos delante en la vida real.

 

En una de nuestras pruebas nos acercamos hasta un campo de fútbol vacío para ver hasta dónde podíamos llevar al limite este sistema de tracking, y hemos de decir que la experiencia es impresionante en títulos como Affected the Manor, Blade Runner o Virtual Virtual Reality, ya que poder jugar a un juego de estas características pudiendo movernos como lo hacemos nosotros en la vida real nos parece una verdadera gozada, y puede ser muy interesante en diferentes propuestas dentro del mundo profesional o dentro de los centros de ocio Arcades donde los Escape Room tienen mucho que decir, aunque como os comentábamos, es una opción bloqueada de serie en los ajustes del visor, y una vez nos movamos más allá de de la zona preestablecida en cada aplicación o en los diferentes menús de Daydream, la pantalla se oscurecerá para que no tengamos ningún percance en forma de accidente en el mundo real.

 

Ergonomía y controlador

Uno de los aspectos que más destacamos dentro de las virtudes de Mirage Solo es sin lugar a dudas su ergonomía, la cual nos permite soportar el visor durante largas sesiones sin que notemos fatiga de ningún tipo, pareciéndonos en lineas generales un visor muy cómodo pero con varios matices que veremos a continuación.

 

El sistema de sujeción es un calco de lo que encontramos en otras propuestas virtuales y que parece que estandarizó Sony con PSVR (Lenovo cuenta con la licencia de Sony, algo que hemos visto recientemente aplicado con Rift S), ya que nos encontramos con una diadema en forma de corona que cuenta con un sistema de fijación mediante una ruleta trasera que nos ayudará a colocarnos el visor de la manera más cómoda posible. Por otro lado, incluye un botón dedicado para alejarnos o acercarnos el visor, que supone el ajuste final sobre nuestra cara, algo que de igual manera encontramos en PSVR.

 

 

 

En lineas generales, nos encontramos ante uno de los visores mas cómodos que hemos probado últimamente, ya que pensamos que tiene muchas de las grandes ventajas que encontramos en otros referentes como el cómodo visor de Sony, y es que la manera de distribuir todo el peso sobre la cabeza nos parece todo un acierto, aunque debemos de matizar que no llega al nivel de comodidad que encontramos en el visor de Sony, ya que en el caso de Mirage Solo ofrece unas calidades diferentes a las de otros visores, y si bien goza de un gran acabado en lineas generales (con un acabado en plástico de calidad y una linea minimalista muy cuidada que acompaña todo el diseño a lo largo de este HMD), encontramos puntos no tan destacados en zonas como el acolchamiento de la interfaz facial para nuestra frente o pómulos, encontrando una espuma que recubre toda la zona en contacto con nuestra cara que no está a la altura de la calidad que encontramos a lo largo del resto de materiales utilizados en el visor.

 

Continuando por esta línea, a la hora de colocarnos el visor deberemos adaptarnos a cómo ponérnoslo de la mejor manera posible, ya que en un principio no es sencillo reposar el casco sobre nuestra cabeza de la mejor manera, aunque no me malinterpretéis, para nada es un visor difícil de usar o colocar, pero es cierto que acostumbrados a otro tipo de visores, este es algo más "ortopédico" a la hora de encontrar el punto dulce la primera vez, aunque en poco tiempo nos habremos acostumbrado a cómo ponernos el HMD de la mejor manera posible, la cual nos recuerda a la forma de colocarnos una gorra. Además, al contar con una corona que nos rodea la cabeza, hace que en ciertas situaciones no sea ese visor portátil que podemos usar en cualquier situación, ya que, aunque por regla general estamos ante un visor con un alto nivel de comodidad, lo cierto es que cuando estamos tumbados o con la cabeza reposada sobre algo no terminamos de encontrarnos cómodos del todo como en el resto de situaciones, por lo que si estás pensando en este visor como tu elección para ver contenido audiovisual cuando estás tumbado en tu cama, quizá no sea la mejor opción del mercado.

 

 

Por otro lado, tenemos uno de los pocos visores actuales que no permiten la entrada de luz exterior por ningún hueco de la careta, llevándonos a la inmersión de inmediato una vez nos coloquemos todo como es debido, ya que el no encontrar ningún resquicio o entrada de luz externa nos otorga la máxima inmersión desde el primer momento, sin duda alguna un acierto más por parte de Lenovo.

 

Ademas, al contar con un diseño prácticamente calcado al visor de Sony, es posible utilizar el HMD con gafas de prescripción, ya que como sucede en PSVR, el usuario que use gafas puede llevarlas sin problemas y sin necesidad de adaptar ningún componente para no colisionar unas lentes con otras.

 

 

Mirage Solo apuesta para movernos por los diversos menús y aplicaciones disponibles por el controlador estándar de Daydream, un modelo que hemos visto a lo largo de estos años y que era el compañero perfecto para aquellos smartphones compatibles con el ecosistema virtual de Google, pero nada más lejos de la realidad, ya que pensamos que este visor debería de contar con su propio controlador o touch pad, ya que estamos hablando de un controlador basado en 3 grados de libertad que cumple en lineas generales e incluso cuenta con su propia batería recargable, pero que no llega a la precisión que podemos encontrar en el controlador de otros visores referencia standalone como el Touch Pad de Oculus Go, el cual creemos que en general está mucho más optimizado para este tipo de visores que el pad de Daydream, ya que en éste último no encontramos un gatillo que nos permita agarrar objetos de manera más intuitiva, así como botones dedicados a aumentar o disminuir el volumen del audio del visor, que es algo que está muy bien si no dispusiéramos de los mismos botones de control de volumen en uno de los laterales del visor. Por otro lado, nos encontramos una vez más con la incomprensible decisión de incluir un controlador 3dof cuando nuestro visor cuenta con 6dof, lo que se resume en una experiencia a medio camino de la inmersión que queremos en este tipo de dispositivos, dejándonos con la miel en los labios al observar que el visor se comporta a las mil maravillas dentro de los 6 grados de libertad, pero perdemos esa inmersión cuando observamos nuestro controlador Daydream en tan solo 3dof. Aunque cabe recordar que Google ya cuenta con kits para desarrolladores de controladores de movimiento 6dof, que podrían llegar próximamente en un nuevo pack del visor.

 

 

La conectividad Bluetooth 5.0 de Mirage Solo hace que podamos enlazar sin problemas nuestros dispositivos inalámbricos como auriculares y gamepads que, de igual manera que en otros standalone, aumentará la versatilidad del visor en aplicaciones y juegos que demanden el uso de este tipo de accesorios. 

Batería, sonido y precio

Otro de los grandes puntos destacados de este visor independiente es la acertada decisión por parte de la compañía de incluir una batería de gran capacidad, que unido al buen hacer del procesador 835 y la más que correcta optimización del S.O. Daydream permite tener una duración de batería por encima de lo que estamos acostumbrados a ver en los diferentes visores portátiles disponibles en el mercado.

 

La capacidad de la batería es de unos notables 4000mah que nos aseguran sesiones por encima de las tres horas y media de uso ininterrumpido de pantalla activa, llegando incluso a superar las cuatro horas dependiendo de las aplicaciones o contenidos que disfrutemos en nuestra sesión. Sin lugar a dudas, el contar con una batería de esta capacidad unido al sistema operativo que nos permite tener una versión de Android como si de un smartphone puntero se tratara corriendo un Snapdragon 835, logra que todo se comporte a las mil maravillas en este aspecto y que el rendimiento de esta batería sea claramente uno de los factores más determinantes a la hora de optar por un visor standalone o por otro.

 

 

Por otro lado, si ya de por sí contamos con una batería que rinde por encima de la media de los visores standalone más populares, no podemos obviar la capacidad de recarga de la misma, la cual podemos cargar hasta el máximo en poco más de hora y media, lo cual nos brinda una batería de larga duración que, además, tiene la capacidad de cargarse rápidamente, lo que satisfará a los usuarios más exigentes en este aspecto.

 

En lo referente al sonido, no dispone de altavoces externos como sí incluye Go o el próximo Quest, por lo que tenemos una experiencia de sonora limitada a conectar unos auriculares en la entrada mini-jack de 3,5 mm que encontramos en uno de los laterales del visor. Desde un punto de vista personal, hemos de decir que nos hubiera gustado disponer de un audio externo que no nos limite la experiencia auditiva a unos auriculares que vienen incluidos en la caja y da un rendimiento bastante correcto o a conectar nuestros auriculares preferidos, pero debemos de contentarnos con esta decisión de Lenovo, y esperamos que en próximos productos autónomos se animen a ofrecernos ese extra que tan bien le sienta al resto de dispositivos independientes del mercado.

 

Quizá uno de los puntos que más ha contribuido al escaso éxito en ventas de este HMD sea el precio de salida del mismo, que está establecido en 400€, un coste bastante competente para lo que ofrece el producto en general y que está alejado de otros visores 6dof que superan holgadamente los 600€ en su precio de venta, aunque por otro lado estamos hablando de un precio que casi duplica el precio de uno de los standalone de referencia ahora mismo en el mercado, es decir, Oculus Go en su versión de 32GB, que nos ofrece un producto calidad/precio bastante redondo para la mayoría de usuarios que se decantaron por el standalone de Facebook.

 

Con la mirada puesta en el futuro

El futuro de Mirage Solo puede no parecer muy alentador teniendo en cuenta su escasa popularidad o la inminente salida de Oculus Quest, que se presupone como el dispositivo a liderar la categoría, pero desde Lenovo y Google se han puesto a trabajar en una serie de mejoras que puedan contrarrestar de alguna manera sus carencias. Actualmente ya cuentan con kits para desarrolladores de controladores con seis grados de libertad. En lugar de utilizar las cámaras para posicionar los controladores, tal y como hacen visores como Quest o los de Windows MR, Google apuesta por una placa que lleva una serie de LEDs que son captados por los fotodiodos de los controladores.

 

 

Google también ha lanzado una actualización que habilita el uso de las cámaras frontales del visor de manera independiente al sistema WorldSense, con lo que podría llegar a abrir la puerta a aplicaciones de realidad aumentada, ofreciendo un abanico enorme de posibilidades que esperemos vengan con el respaldo suficiente de los desarrolladores y que no sea un apartado que caiga en saco roto, aunque de momento solo podremos habilitar esta herramienta en las opciones beta del apartado VR de Daydream, traduciéndose en habilitar las cámaras una vez nos salgamos del área de seguridad establecido, así en vez de fundir a negro toda la pantalla, podremos ver lo que sucede a nuestro alrededor de forma natural sin tener que quitarnos el visor. Eso sí, lo observaremos con gama de colores monocromática (blanco y negro) pero en estereoscópico, algo que llama mucho la atención.

 

 

De momento no disponemos de ninguna aplicación que saque partido a estas actualizaciones, pero es cuestión de tiempo que empecemos a ver aplicaciones que se beneficien de esta interesante opción adicional.

 

 

Solo el tiempo dirá en qué lugar queda este visor en un mercado que no hace prisioneros y que parece que irá en una dirección bastante clara (visores y controladores 6dof), pero siempre es de agradecer que una compañía haga todo lo posible para que su producto no quede obsoleto a las primeras de cambio. Si deseáis disponer de más información a cerca de las siguientes actualizaciones que irán acompañando este visor, os invitamos a que visitéis en este enlace que os llevará directamente a la cobertura que hicimos en su día de la noticia en cuestión.

 

Experiencia de uso

A continuación me voy a tomar la libertad de contaros mi experiencia personal con este visor, el cual a priori jamas pensé que me fuera a gustar tanto, ya que aspectos como el sistema operativo me invitaban a pensar que solo utilizaría el HMD con la mirada puesta en desarrollar este análisis, pero nada más lejos de la realidad, me he llevado una grata sorpresa a medida que le iba dando uso con el paso de los días y semanas, y es que hasta el día que tuve entre manos este visor independiente, el visor predeterminado que usaba generalmente como standalone para andar por casa o salir de viaje, había sido Oculus Go, pero he de decir que una vez probé Lenovo Mirage Solo, mis Oculus Go pasaron completamente a un segundo plano y solo lo he seguido utilizando en situaciones muy concretas.

 

 

Más allá de que Mirage Solo cuente con posicionamiento absoluto, que disponga de un FOV más que suficiente o de que tengamos entre bastidores un procesador 835 que de verdad se comporta a las mil maravillas y marca la diferencia actualmente entre otros standalone, lo que de verdad me ha conquistado han sido dos puntos en concreto. El primero es la enorme capacidad de batería que incluye, ya que poder disfrutar de sesiones de juego que incluso superan las cuatro horas de uso ininterrumpido, sencillamente me parece una verdadera pasada, sobre todo comparado con la escasa duración de la batería de Oculus Go, que me obligaba a portar una batería externa cuando salía de viaje y que no siempre llevaba recargada por despiste personal, por lo que tener un visor que casi duplique la duración de la batería y que aguante perfectamente viajes en tren o avión sin tener que fijarme cuándo tengo que recargar de nuevo la batería, desde luego es todo un lujo para esos casos.

 

El segundo punto que más me ha gustado y que ha sido una grata sorpresa para mí, es la posibilidad de poder instalar cualquier aplicación disponible en la tienda Google Play sin ningún tipo de problema, y diréis: -¿para que quiero aplicaciones o juegos en 2D dentro de un visor de RV?-. Pues lo cierto es que poder ver todos los contenido de mis suscripciones a Prime Video, HBO o la posibilidad de poder ver todo lo que ofrece la aplicación determinada de mi TV por cable (Fútbol, TV convencional, etc.) sin tener que detenerme solo y exclusivamente en la aplicación de Netflix-VR, es toda una gozada, sin contar con que juegos de moda como PUBG o Fornite ahora son posibles de jugar en una pantalla de varios metros de longitud dentro de un visor RV sin perder nada de calidad.

 

En definitiva, me he llevado una grata sorpresa con este standalone y puede que aspectos como el sistema Daydream, contar con un controlador 3dof o que el precio del visor se eleve hasta los 400€ no sean plato de buen gusto para un sector de los usuarios que están a la espera del próximo visor de Oculus o simplemente no quieren saber nada de la compañía Lenovo, pero he de decir que estamos ante un visor que no se anda con titubeos en casi ningún apartado, llegando al notable en la mayoría de sus características e incluso rozando el sobresaliente en aspectos como la batería, que harán de este visor el compañero perfecto para todo aquel que se brinde en darle una oportunidad, más aún con las esperadas actualizaciones que están a la vuelta de la esquina y que dotarán a este dispositivo de una versatilidad acorde a lo que la próxima hornada de visores nos ofrecerán en un futuro cercano.

 

A continuación os dejamos un vídeo en 180ºVR donde comparamos este Lenovo Mirage Solo con Oculus Go, siendo posible ver de primera mano y de una manera más presencial las diferencias entre ambos dispositivos standalone.

 

Comentarios (24)

Enlace al foro
  • Celebrex

    Celebrex

    Visores

    Oculus Go
    Pedazo análisis. Muchas gracias por el curre.
    La verdad que tiene muy buena pinta, pero aquí es cuando toma importancia lo que comenta Oculus del ecosistema...

    Un buen hardware tiene que venir respaldado de buen software, y de cantidad suficiente para resultar atractivo. Eso es el por qué de que Quest despierte más expectación, aunque este Mirage parece que ha sido diseñado con muy buen criterio en casi todos los puntos clave.
    6 0
  • Benja.

    Benja.

    Visores

    Gear VR
    Oculus Rift
    PlayStation VR
    Oculus Go
    Tuve mucho hype con este visor en su salida, pense que sería lo que la vr necesitaba, pero tiene dos puntos debiles que son dos pilares super importantes;

    -1° no tener mandos 6dof, si,  se que los van a tener, pero parece un remiendo a la desesperada para enmendar ese gran error que le resta mucha inmersión y presencia, pude probar las vive focus y es un despropósito tener visor 6dof y un mando 3dof se siente antinatural.

    -2° le falta software de calidad (juegos), es cierto que tener toda la biblioteca de play store en 2d pantalla gigante mola mucho, pero no tiene una fuerte inversión en contenido de calidad vr y al fin de al cabo es lo que es, un visor vr.

    En todo dispositivo destinado al contenido de entretenimiento y multimedia, es necesario un software muy poderoso, la historia nos ha enseñado esto con decenas de consolas muy potentes que fracasaron o Windows mobile por falta de contenido.

    En cuanto a Quest, a nacido para ser todo lo que soño ser mirage solo y vive focus y aqui ya no hay marcha atrás, Lenovo y Htc hicieron sus standalone en 6 meses, Oculus a tardado 2 años y ha hecho bien los deberes y eso no se puede negar.

    Sinceramente siento algo de nostalgia y pena de que este visor no haya llegado mas al mercado, le tengo cierta "empatía", pero el mercado tecnológico es asi de cruel, O TE CENTRAS EN EL USUARIO Y EN UNA EXPERIENCIA QUE RESULTE REVELADORA O ESTAS DESTINO AL FRACASO.

    3 0
  • Cdaked

    Cdaked

    Visores

    Cardboard
    Pimax 8K
    Oculus Go
    Ojo que Daydream está muy bien.

    Quest tiene la ventaja de tener el software de oculus detrás, pero creo que a nivel hardware, no aventaja a este Lenovo ya con los mandos 6DOF; desde luego, no en temas de resolución, SDE y ergonomía. Lo prové y tengo las Oculus Go, no es hablar por hablar.
    Otra cosa es que Google no se esfuerce en darle más presencia.
    4 0
  • Angel_

    Angel_

    Visores

    Samsung Odyssey
    , sin contar con que juegos de moda como PUBG o Fornite ahora son posibles de jugar en una pantalla de varios metros de longitud dentro de un visor RV sin perder nada de calidad.

    Si claro, usar una parte de un visor 1280x1440 va a dar la misma calidad que verlo en un monitor 4k, 100hz y sin SDE

    Visor sin mandos 6dof y con pocos juegos, al olvido.
    1 1