Mark Zuckerberg quiere seguimiento ocular y facial en Quest 3 y 4, avatares realistas y habla de que su modelo de negocio es vender contenido para visores económicos

9 MAR 2021  9:35

Redacción

48

Mark Zuckerberg ha concedido una entrevista en formato podcast a The Information's 411 centrada en los negocios AR/VR de su compañía. Durante 45 minutos el CEO de Facebook explica la razón de su interés en estas tecnologías y vuelve a confirmar que ya están desarrollando un visor Quest 3 e incluso Quest 4. La transcripción de esta entrevista se puede leer completa en la web de The Information, pero es solo para suscriptores, así que os traemos un resumen.

 

 

La primera pregunta que responde Mark Zuckerberg es la razón por la que una empresa cuyo negocio son las redes sociales se ha interesado en la AR/VR. El CEO de Facebook responde que estas tecnologías son el Santo Grial de las experiencias sociales, que hay algo mágico cuando nos podemos comunicar con otra persona a distancia sintiendo su presencia.

 

El santo grial de las experiencias sociales es la capacidad de sentirse como si estuviera presente con otra persona. Tenemos tecnologías que nos permiten comunicarnos y que pueden ayudarnos a ver lo que está haciendo otra persona, pero hay algo realmente mágico en la sensación de presencia, de estar allí con otra persona y todo lo que eso conlleva psicológicamente", dice Zuckerberg

 

Para aumentar el realismo de esa comunicación inmersiva son muy importantes los avatares, una característica que siempre ha cuidado Facebook y de los que llegará una nueva actualización para hacerlos más realistas este mismo año. Nada dice, sin embargo, de cuándo llegará la red social virtual Horizon y tampoco menciona Venues, la otra aplicación de Oculus donde los avatares tienen mucha importancia.

 

 

Aunque está satisfecho con los juegos y experiencias actuales, Mark Zuckerberg asegura de que es importante para conseguir avatares realistas y expresivos que las versiones futuras de sus visores cuenten con seguimiento facial y ocular, aunque es consciente que cuantos más sensores se incorporen más potencia se necesita y más calor hay que disipar, lo cual supone un reto tecnológico.

 

Una de las cosas que realmente me interesan para las versiones futuras es el seguimiento ocular y el seguimiento facial, porque si estás realmente entusiasmado con la presencia social, debes asegurarte de que el dispositivo tenga todos los sensores para realmente conseguir avatares expresivos y realistas"

 

Con respecto al desarrollo de dispositivos más avanzados que incorporen estas tecnologías, el CEO de Facebook confirmó no solo que están trabajando en un visor Quest 3 como ya dijo ante los accionistas hace unos meses, sino que ya hay un equipo de personas trabajando en Quest 4.

 

Debido a la forma en que se desarrolla el hardware, es necesario saber cómo van a ser los próximos tres productos al mismo tiempo. No es como el software, que se cambia cada dos semanas. Ahora tenemos ya equipos trabajando en las próximas generaciones de realidad virtual y en cómo serán las Quest 3 y 4".

 

 

En ningún momento se mencionó Quest Pro, ese supuesto visor con menos concesiones y más caro al que su Vicepresidente Andrew Bosworth guiñó un ojo. A Mark Zuckerberg esa idea no le debe parecer tan interesante, pues su objetivo es seguir lanzando al mercado visores que no superen los 300 dólares de precio.

 

Uno de nuestros principios fundamentales es que queremos llegar a todo el mundo. Estoy muy centrado no solo en cómo crear un buen dispositivo de RV y RA, sino en cómo hacer que cueste 300 dólares en lugar de mil. Creo que eso es algo muy importante".

 

Para poder vender dispositivos sin margen de ganancias, el beneficio tienen que buscarse en la tienda de aplicaciones. El modelo de negocio para Mark Zuckerberg no va a ser cobrar precios premium, sino lograr que sus dispositivos lleguen a todo el mundo. Su intención va a ser seguir vendiendo visores al menor costo posible, buscando el beneficio en la venta de contenido: aplicaciones y experiencias sociales.