Half-Life 2: VR Mod - PRIMERAS IMPRESIONES

7 SEP 2022  17:00

ray_manta

103

Half-Life 2: VR Mod - PRIMERAS IMPRESIONES

El 16 de septiembre Gordon Freeman se hará realidad virtual y habitará de nuevo entre nosotros. Hemos jugado ya al completo a Half-Life 2 con el mod VR definitivo, creado por la comunidad con el visto bueno final de Valve, y hemos sobrevivido para contarlo.

Gordon y Alyx, líderes de la revolución VR

La saga Half-Life ha ido revolucionando la industria de los videojuegos en todas sus entregas. La primera parte, por su integración de los escenarios y la acción en la narrativa; la segunda, por su uso de físicas y Alyx, que podría considerarse su tercera entrega, supuso todo un hito para la realidad virtual. Otro de los logros de estos juegos fue que impulsaron la creatividad de la comunidad, facilitando el desarrollo de mods.

 

Entre estos mods no podían faltar los dedicados a dar soporte VR a los primeros Half-Life, algo que nos gustaría que hubiera realizado la propia Valve, pero que quedó en manos de la iniciativa y las muchas horas de trabajo de decenas de voluntarios, nombres como los de Max Vollmer (próximamente llegará con ficha a Steam), Simon Brown (DrBeef) y tantos otros.

 

 

Half-Life 2 se ha podido jugar en VR desde el nacimiento de la actual tecnología de realidad virtual. En Real o Virtual ya hablábamos de cómo jugarlo así el 16 de septiembre de 2013, y ya es casualidad que sea en esa misma fecha, pero 9 años después, cuando se vaya a lanzar Half-Life 2 VR Mod, la culminación de un proyecto que estuvo a punto de no llegar a buen puerto, con un primer equipo de modders abandonando un trabajo de años, y un segundo grupo de desarrolladores, Source VR Mod Team, rescatándolo, mejorándolo y obteniendo la supervisión y cierto apoyo de la compañía de Gabe Newell. 

 

Estamos ante un mod que casi se podría considerar soporte VR oficial para las aventuras de Gordon Freeman y Alyx Vance, con ficha propia en Steam, para facilitar su instalación, y por el que no tenemos que pagar un céntimo. Tan solo hace falta tener el juego original de 2004, cuyo precio habitual es de 8,19 €, y que en época de rebajas se puede conseguir por mucho menos. Así que no hay excusa para no viajar por primera vez, o seguramente regresar a Ciudad 17, pero esta vez de la forma más inmersiva posible.

 

En mi caso, he completado HL2 varias veces, la última hace dos años y medio. Volví a instalar el juego para prepararme para el lanzamiento de este mod, y ni el calor de agosto impidió que me enganchara de nuevo, y eso que el comienzo de la aventura se toma su tiempo. La cuestión es que tengo la primera hora y media jugada en plano bien fresca, así que al ponerme con la versión VR me ha sido fácil llegar a esta conclusión: Half-Life 2 en plano es un título que ha aguantado bien el paso del tiempo, y al que la realidad virtual le sienta como un traje a medida.

 

 

Sin embargo, nos encontramos detalles que quizá nos parezcan exasperantes en 2022 (largos tiempos de carga entre escenarios, texturas con poca resolución, personajes secundarios clónicos, etcétera). Y todos esos defectos o limitaciones los hereda el mod VR, porque es eso, un mod, no un remake del juego original. Eso sí, también recibe un legado muy escaso últimamente: voces en español.

 

No empecemos el viaje con las expectativas de estar ante un Half-Life: Alyx, del que toma varias soluciones, como la del inventario de armas, no lo es ni en gráficos (obvio) ni en perfección de físicas/mecánicas VR. Sin embargo, en muchos aspectos, HL2 VR Mod es mejor videojuego que Alyx: tiene combate cara a cara, conducción de vehículos, su guion es mucho más complejo y sus rompecabezas menos repetitivos.

 

¿Qué aporta este mod VR a HL2?

Es igual las veces que hayáis jugado a Half-Life, nunca habréis sido del todo Gordon Freeman, nunca habréis estado en el complejo Black Mesa ni en Ciudad 17 hasta que lo hagáis de manera inmersiva. La VR es mucho más que escenarios en 3D, aporta una sensación de presencia y de vivir una aventura en primera persona que no se consigue ni en la sala oscura de un cine (aunque sea Imax), ni con un monitor curvo (pero plano). 

 

La VR aumenta nuestra motivación, nos trasporta de manera más eficaz a otro mundo, nos identifica con el protagonista pese a ser solo unas manos flotantes en este caso. HL2 VR Mod, con sus limitaciones y su aspecto gráfico desfasado, logra desde el primer minuto que sintamos con absoluta certeza que el científico Gordon Freeman vuelva a ser el hombre adecuado en el lugar equivocado, que puede cambiar el mundo.

 

 

Porque ese mundo, en VR, se siente real en escalas, en sonidos, en diálogos y en interacciones con objetos o el entorno, aunque estas sean imperfectas. Acercarte a un soldado Combine demasiado, cuando recién bajados del tren estamos aún despistados, y que nos aparte de un empujón y que si insistimos en pasar nos enseñe una porra eléctrica, ya estaba en el juego original plano, pero ahora esa amenaza se experimenta como una verdadera coacción a nuestras libertades, sentimos la opresión que la fuerzas que han invadido la Tierra están ejerciendo sobre sus ciudadanos.

 

Por eso, cuando después de tener que huir desarmados, por fin conseguimos los medios para defendernos (palanca para golpear, armas de fuego), enfrentarse a los enemigos es un acto de justicia, de revolución, no es solo apretar un botón y que un enemigo deje de molestar, es comenzar la liberación de la raza humana. Y fue conocer a Alyx Vance, tenerla frente a mí, y tener el impulso de darle un abrazo. Por desgracia, la atravesé como un fantasma.

 

Mecánicas y físicas imperfectas

Me había venido muy arriba en los párrafos anteriores, y es hora de volver a tocar tierra, porque aunque es injusto comparar un mod con un título nativo para realidad virtual, a la hora de jugar a HL2 VR Mod nos vamos a encontrar con varias dificultades para disfrutarlo plenamente.

 

Seguramente el mayor problema va a ser el de los mareos. Hay muchas opciones de comodidad para evitarlos, pero aun así es posible que incluso los más veteranos sufran de cierto grado de cinetosis en algunos momentos. El juego original en sí mismo, en plano, puede provocar malestar en situaciones de combates intensos si intentamos abarcar todo el escenario mirando de un lado para otro intentando localizar a los enemigos, por ejemplo. Y si eso lo hacemos montado en alguno de los vehículos que tenemos que conducir (deslizador acuático, buggy todoterreno), habrá que tomarse las cosas con calma, guardar la partida y hacer una pausa antes de continuar.

 

En VR ese posible malestar se intensifica, y ya os digo que por muchas piernas virtuales que hayáis adquirido, hace falta un extra de resistencia para este HL2. El mejor consejo es tomarse las cosas con calma. Si a muchos os desesperó lo lento que caminaba Alyx, aquí ocurre lo contrario. Freeman anda muy rápido, puede correr, agacharse y saltar. Si los soldados y otros enemigos del juego protagonizado por Alyx atacaban pensándoselo mucho, aquí van a por nosotros mucho más velozmente y desde cualquier dirección. Las acometidas de docenas de cangrejos abraza-caras en las minas, los zombis saltarines de Ravenholm, los ejércitos de hormigas-león y las tropas de asalto Combine son furibundas, y esa rapidez se nos puede contagiar, provocando desagradables mareos.

 

 

El malestar también puede venir a la hora de subir escaleras, aunque hay varias opciones para hacerlo, o cuando cogemos objetos grandes que se quedan fijos en mitad de nuestro campo de visión mientras el resto se mueve, y en otras circunstancias. Su origen es una virtud que se torna en defecto: la excelente fluidez de un título lanzado en 2004 siendo jugado en un PC muy superior al de aquella época. Así que, keep calm, el futuro de la humanidad está en juego y todo es muy emocionante, pero mejor jugar "despacito".

 

Otra causa de mareos son ciertas físicas, algunas reacciones de los objetos al ser empujados o simplemente rozados reaccionan con unas físicas exageradas, como si no pesaran nada y tuvieran el motor de un cohete. Esto puede ocurrir también con nuestro personaje, provocando algunas situaciones muy puntuales desagradables.

 

Por último, donde peor lo vais a pasar algunos será en las fases que toca conducir vehículos. La fluidez se suma a la velocidad, al frenesí de huir siendo perseguidos por un helicóptero que no deja de dispararnos, a la locura de tener que esquivar minas y hacer maniobras evasivas, al hecho de tener que pilotar y disparar o, incluso, enfrentarnos a momentos en los que el juego se convierte en un "plataformas". En mi caso opté en alguna de estas situaciones por hacer un uso de la viñeta extremo. Hay opción de cambiar la vista de primera a tercera persona, que quizá a algunos os facilite las cosas, pero yo no me llegué a acostumbrar a conducir desde esa perspectiva, me hacía un lío. 

 

Ausencias o defectos asumibles

La falta de colisiones, el que nuestras manos atraviesen personajes y objetos, no es algo que podamos criticar a un mod, cuando ni siquiera muchos juegos VR nativos lo implementan. Tampoco podemos exigir un inventario físico o tipo mochila, ya casi un estándar. Las armas se seleccionan como en Alyx, desplegando una interfaz y seleccionando la que necesitemos en ese momento.

 

Estas armas se agarran con una o dos manos, y estas adaptan la pose correcta si la tienen implementada (no todas las armas muestran la mano agarrándolas). Sin embargo, esto no ocurre cuando tenemos que girar una válvula, agarrar peldaños de las escaleras para trepar ni en otras interacciones. Queda "feo" el que la mano se quede flotando a unos centímetros de la llave del gas que queremos abrir o cerrar y ver que da vueltas sin tocarla. Son detalles que nos van a sacar de la inmersión si somos muy exigentes, así que mejor ser indulgentes y recordar que estamos jugando a un mod que da soporte de realidad virtual a un juego no pensado para ello, y que encima es gratis.

 

Manejo de las armas

Half-Life 2 era y es un FPS, aunque haya exploración, conducción de vehículos y rompecabezas, el núcleo de su jugabilidad son los tiroteos. Sí, se puede acabar con los enemigos golpeándoles con la palanca cara a cara (y es bueno hacerlo en situaciones donde la munición escasea), y tendremos que usar el arma anti-gravedad para acabar con todo tipo de rivales, pero la mayoría de los combates van a ser con armas de fuego, de las que hay mucha variedad, desde una simple pistola a lanzacohetes.

 

Podremos escoger entre recarga manual o automática, una elección que influye en la dificultad. Si optamos la la recarga manual, tendremos que expulsar el cargador vacío, llevar la mano al hombro para coger de una mochila inexistente la munición, introducirla en el arma y amartillarla si habíamos gastado la bala en la recámara. Si preferimos un sistema más ágil y menos real, sacaremos el cargador vació y llevaremos el arma hacia abajo, como si tuviésemos un cinturón donde almacenar balas, y esta se recargará automáticamente y estará lista para disparar. 

 

Un mod sin complicaciones

Si hay algo en lo que destaca este mod, es en lo fácil que es jugar a HL2 en realidad virtual gracias a que Valve le ha dado el visto bueno y lo considera casi una adaptación propia. Ovidaos de descargar o descomprimir archivos en la carpeta raíz, de tener que modificar parámetros de lanzamiento, de consolas o ventanas, copiar y pegar archivos .dll, de suscribirse a creaciones del Workshop de Steam o de tener que ser usuario de Nexus, Plexus o Sexus.

 

Dos son los únicos pasos necesarios: tener el juego original y descargar el mod Half-Life 2: VR Mod desde su ficha propia en Steam. Una vez instalado, lo lanzaremos dándole a Jugar como a cualquier otro título de nuestra biblioteca. Es compatible con todos los visores de PC y con sus mandos. En mi caso lo he jugado de tres maneras: con HP Reverb G2 (la mayor parte del tiempo), con Quest 2 + Virtual Desktop, y con Quest 2 + Air Link.

 

Opciones generales y de VR

Una vez dentro del juego, nos encontraremos en un escenario 3D VR, con un menú de opciones 2D donde tendremos que ajustar nuestras preferencias moviéndonos con un cursor pensado para un ratón, aunque manejarlo con los mandos es fácil. Nos encontraremos las mismas posibilidades de personalización que en el HL2 clásico, y algunas más específicas de esta versión en realidad virtual.

 

Entre las opciones extra en la pestaña de Dificultad, mirillas láser para todas las armas desde el comienzo, lo cual facilita mucho (incluso demasiado) el acabar con los enemigos a cierta distancia. También podemos activar una recarga de las armas más rápida.

 

Si vamos al apartado de Controles podremos elegir mano dominante para diestros y zurdos, movimiento según la dirección de la cabeza, la mano o desacoplado, el subir escaleras de manera más o menos inmersiva, que los objetos que se puedan manipular aparezcan con un halo que los destaque, que munición, salud y otros suministros se recojan automáticamente o no, que haya pistas sobre lo que tenemos que hacer o si el apuntado de las armas de los vehículos es según la cabeza o no. El giro se puede establecer por tramos, por diferente ángulos, o dejarlo en cero y que sea suave.

 

Hay una opción para editar los botones de nuestro mando, pero nos lleva a esa herramienta tan poco intuitiva de SteamVR. En mi caso no he tenido que personalizar nada, he jugado perfectamente con los Touch de Quest y con los controladores WMR de Reverb 2.

 

 

La pestaña de Comfort es la más específica para la VR. Tenemos la clásica viñeta para ajustar en tamaño y escoger si la queremos usar cuando nuestro personaje va caminando, o hacerlo cuando le toca pilotar vehículos. Para las fases que Gordon Freeman debe usar una barca o un buggy, que ya podían ser mareantes en el juego plano original, ya he comentado antes que tenemos la opción de hacerlo desde la perspectiva de estar dentro de la cabina, con la vista fija en el horizonte, o desde fuera en una vista de cámara en tercera persona. 

 

También es aquí donde indicaremos si vamos a jugar sentados o de pie. Por último, hay una regleta que podemos mover para ajustar la escala del mundo. Si notamos, por ejemplo, que nuestro personaje es demasiado bajito o que es un jugador de baloncesto comparado con sus compañeros, podemos arreglarlo aquí.

 

 

En la pestaña de Rendimiento poco podemos cambiar, activar o desactivar los reflejos del agua, y escoger el tipo de suavizado. Siendo un juego con unos cuantos años encima, no deberíais tener problema para moverlo. Los requisitos mínimos son una Nvidia GeForce GTX 1060 / AMD Radeon RX 580, y los recomendados una Geforce GTX 1080 / AMD Radeon RX 5700.

 

Terminamos las opciones con las de Audio, donde además de subir o bajar el volumen del juego general y la música, podemos activar los subtítulos. Sin embargo, esta vez esto nos va a sobrar a la mayoría, porque el mod respeta el doblaje original, y todas las voces que escuchemos en el juego están en español, desde los diálogos de los personaje secundarios hasta cualquier insignificante aviso por megafonía, radio o los de nuestro traje.

Conclusión

Tras haber jugado 5 horas a HL2 VR Mod (la aventura completa puede durar entre 12 y 15 horas), siendo consciente de lo que es y de cómo se ha conseguido llegar hasta aquí, y sabiendo que no es la versión final, uno se olvida de la perfección VR nativa de Alyx para convertirse en Gordon Freeman, el protagonista de un juego algo más torpe en su versión inmersiva, con peores gráficos y físicas algo primerizas, pero mucho más heroico, épico, variado y divertido. Este mod es una absoluta gozada, la excusa perfecta para regresar a Ciudad 17, atravesar Ravenholm y vivir como nunca soñamos en el mundo de Half-Life 2.