AGOS - A game of Space: ANÁLISIS

2 AGO 2021  15:15

ddbspawn

16

AGOS - A game of Space: ANÁLISIS

En el futuro, el planeta Tierra ha llegado a su fin... y tras el fatídico 2020, a uno no le sorprende esta premisa, para qué negarlo. Así que lo único que a la humanidad le queda es hacer las maletas y salir por piernas... o mejor dicho, por sonda. Disponible para Rift, SteamVR y WMR.

Sondeos Ubisoft

Ubisoft, la famosa compañía francesa, nos ha llegado a presentar propuestas de realidad virtual a cuál más diferente, todas ellas con una marcada personalidad y, en algunos casos, con buenos resultados, y más aun sabiendo que eran sus primeros pasos. Incluso el fallido, para el que escribe, Transference (podéis leer mi análisis aquí) aportaba una dirección artística y una inmersión sobresalientes. Qué pena que el resto de elementos del juego no le acompañasen.

 

Eagle Flight fue un videojuego referencial para empezar en esto de la realidad virtual. Y Star Trek Bridge Crew planteaba unas bases de fuerte personalidad que influencian claramente a este AGOS: A game of Space en el que nos centraremos en el actual análisis.

 

Paso a paso, Ubisoft ha venido consolidando su apuesta por la realidad virtual, siendo un esperanzador y prometedor punto de inflexión las nuevas entregas para Oculus que ha anunciado que están preparando, de sagas triple A tan famosas como Splinter Cell y Assassin's Creed.

 

Passengers

La premisa de que el planeta Tierra se va literalmente al carajo y que la humanidad tiene que salir echando leches de ella para buscar su supervivencia no es nada nueva en el campo de la ciencia ficción. Y aún menos aquellas que basan su narrativa en las aventuras que unos colonizadores viven en una nave dispuesta a descubrir nuevos horizontes estelares, emulando los viajes de la Pinta, la Niña y la Santa María.

 

¿Pero qué pasaría si esas aventuras fueran vividas por una inteligencia artificial, aquella que mantiene con vida a sus colonos, que hibernados viajan de estrella en estrella, de agujero de gusano en agujero de gusano, para descubrir ese planeta tan similar a nuestra Tierra que pudiera suponer la esperanza de la supervivencia de toda vida humana? Pues esa es la premisa que nos plantea AGOS. Buscar un nuevo hogar para la humanidad a través de expediciones a lo largo de nuestro viaje de cientos, miles de años luz realizados a lo largo de la galaxia en la búsqueda de ese nirvana, mientras vamos captando recursos, sondeándolos, para poder llevar a buen puerto nuestra búsqueda.

 

Un planteamiento único que Ubisoft convierte en algo aún más singular al plantear unas mecánicas rara vez vistas en el mundo del videojuego y principalmente en la realidad virtual. Ahora veremos si lo hace de forma acertada o no.

Machacando una fórmula que podría haber sido muy adictiva

AGOS no es un juego de acción, aviso para navegantes. No hay batallas estelares, ni alienígenas malvados con ansias de meternos sondas por lugares insospechados. Es un juego de gestión en su totalidad, con una exploración limitada a mecánicas muy repetitivas, pero extrañamente atractivas... al menos en las primeras horas del juego. Y atractivas siempre y cuando te gusten los juegos pausados y la exploración de escenarios no demasiado variados.

 

Tal vez el tráiler haya sido mucho más ambiguo e incluso no demasiado fiel a la naturaleza del juego. Y sirva aquí de primeras mi aviso para no engañar al personal. Como juego de gestión, AGOS transita continuamente por mecánicas no solo muy similares, sino reiterativas. Y si no estás muy acostumbrado a este tipo de títulos (como es mi caso) es posible que el tedio te ataque más pronto que tarde. Y definitivamente lo hará cuando, después de 5 horas de juego, el truco de la duración del juego se desvele como el mismo de mundos abiertos donde eres recadero, repetir para durar más. Un error donde Ubisoft ha caído y ha recaído innumerables veces, un sello que ya hasta supone una clara marca de fábrica. No por ello es bueno, y por supuesto no lo es en este caso concreto.

 

Es cierto que, a pesar de esta realidad, el título sabe gestionar muy pero que muy bien nuestro interés en el mismo, al menos una vez superada su importante curva de aprendizaje y desarrolladas las primeras horas. Y ahí radica principalmente la virtud del mismo. En que misteriosamente uno se siente necesitado de seguir jugando, gracias a que los desarrolladores van aportando elementos interesantes poco a poco a esta formula machacona, para mantenernos buscando recursos y avanzando en nuestro objetivo de encontrarle una casita a esos malditos humanos, que seamos claros, se cargaron el planeta Tierra por ser un virus, tal como decían los agentes de Matrix.

 

Expandiendo nuestros recursos

Como inteligencia artificial, nuestra tarea es no perder vidas humanas en nuestro viaje hacia el nuevo planeta habitable. Para ello contamos con un numero exacto de vidas humanas. Y éste, en función de nuestra gestión, puede ir descendiendo o recuperarse, nunca aumentando del número inicial que nos dan. Si perdemos todas las vidas (cosa que he probado para saber si aparecían los cíborgs de Battlestar Galactica), el juego terminará con un "has fallado tu misión" y una imagen estática de tu estación estelar destrozada, teniendo que cargar el último punto de control si quieres seguir tu andadura.

 

Como nuestro viaje es largo en el espacio y en el tiempo, necesitamos ir supliendo los recursos que vamos gastando, principalmente combustible para poder seguir viajando entre sistemas estelares, incluso a través de agujeros negros. La manera de suplir y de generar más recursos es a través de la mecánica principal del juego: la gestión de sondas de captación de recursos que irán obteniendo materiales de estaciones que el ser humano ya estableció antes de nuestro viaje a modo de expediciones de avanzadilla. También los captaremos directamente de fuentes de recursos dispersas por diversos conjuntos de asteroides.

 

Podremos mejorar nuestras sondas o ampliar nuestra nave nodriza (que se aproxima más a una estación estelar con capacidades de viaje hiperlumínico). Esto lo conseguiremos gracias a la investigación que nuestras sondas recogerán en su búsqueda de nuevos recursos, anclándose en terminales de información de esas estaciones espaciales abandonadas que no solo aumentará nuestro nivel de investigación y nuestra capacidad de mejorar nuestro equipo, sino que además nos ayudará a avanzar en la historia.

 

Aumentando los desafíos

Todo esto podría tratarse de tareas contemplativas de captación de recursos y de mejoras de nuestra investigación y herramientas. Y lo llega a ser en los primeros compases del juego, una vez que nos acostumbramos a los controles y a las mecánicas.

 

Pero a partir de un momento el juego entra a contarnos el tiempo, y lo hace planteándonos una amenaza que, aunque demasiado reiterativa, funciona. Se trata de la llegada inminente de una lluvia de meteoritos o basura espacial hacia nuestra estación espacial, en un tiempo concreto durante el que tendremos que llevar a cabo nuestra misión de recuperación de recursos o de reparación de alguna estación espacial. Esta nueva mecánica añade un elemento de estrés que nos llevará a dar lo mejor de nosotros mismos en cada una de las misiones, enmascarando bajo una amenaza argumental una mecánica tan conocida como es la de contrarreloj.

 

A esto hay que añadir que, de primeras, no podremos "cosechar" todos los recursos que el juego nos presenta. Para ello tendremos que ir no solo recogiendo recursos, sino también mejorando nuestro nivel tecnológico. Y con la suma de ambas gestiones podremos incorporar nuevos elementos a nuestras sondas para poder recoger ciertos recursos que, de otra manera, quedarían sin ser cosechados y por ende, sumados a nuestro inventario.

 

¿Realidad virtual?

AGOS es un juego que, por poder, podrías jugar de pie... pero encuentro injustificadísimo hacerlo. Está planteado para jugarlo sentado y a partir de ahí, si acabas de meterte en el juego, tener suerte para entender los controles. Su curva de aprendizaje es demasiado alta y ciertamente inaccesible para según qué jugadores. No ayuda demasiado que todo el juego esté en inglés. Por supuesto, aquí encontramos su primer punto negativo. No estamos hablando de una propuesta donde la narrativa sea indispensable para seguir avanzando, pero ayudaría notablemente a aquellos que no entienden este idioma a poder saber cómo se manejan las sondas.

 

El sistema de navegación de las mismas, una vez aprendes sus singularidades, es fácil y no demasiado exigente, pero eso no quita para que también sea de todo menos intuitivo. El principal problema reside en la inmersión. Uno se pregunta por qué demonios este juego ha terminado siendo un producto de VR y no un videojuego destinado a móviles o tablets, pues aunque se agradece un punto de vista "omnisciente" donde "navegamos" con la cápsula, salvo por esos momentos, el resto solo justifica su aplicación en realidad virtual por el conseguido interface de mejora de nuestras herramientas. O por cómo interactuamos con el mapa estelar a la hora de planificar los viajes. Pero esto es meramente anecdótico en el juego.

 

Analógicamente referenciando al mundo del cine, AGOS consigue romper la quinta pared. Es la realidad virtual de la realidad virtual. Como inteligencia artificial que encarnamos, nosotros controlamos por realidad virtual nuestras sondas, muy al estilo de cómo la gente de Immersive VR Education Ltd gestionó la visita que llevamos a cabo en VR del Titanic con su Titanic VR. Eso sí, y a diferencia de esa experiencia, en AGOS en todo momento mantendremos una vista exterior a nuestra capsula, donde nos posicionaremos a modo Dios en el punto de vista que nos apetezca o nos resulte mas cómodo para manejar, hacer navegar dicha cápsula o extraer los recursos.

 

Eso tiene una contrapartida clara: nuestra inmersión se reduce y, aunque nos envuelve un entorno estelar, nuestro foco de atención siempre estará en la capsula y su control, lo que nos dejará principalmente para una mejor utilización de la misma un punto de vista que no se distanciaría en exceso de un control del juego en pantalla plana.

 

En conclusión, y al menos a mí me lo parece, no es un videojuego que justifique su aplicación en VR.

 

Rendimiento bastante mejorable

Yo sé que decir que hemos jugado con una RTX 3090 molesta a más de uno, pero no lo hacemos para molestar. Cuando el juego no va fino ni con esta gráfica, es la mejor forma de medir el rendimiento de un juego. Y aunque en general el juego va bien a nivel de rendimiento, cuando entramos en una estación estelar o hay presencia de gases (que también recolectamos con una herramienta específica), el rendimiento se va a pique.

 

Es decir, para nada es un juego bien optimizado. Y hemos esperado a publicar este análisis desde su lanzamiento para ver si con sucesivos parches esto cambiaba. No ha sido para nada la realidad. Y ojo que tampoco estamos hablando de un juego que sea una revolución a nivel de físicas, oclusión ambiental o gráficos renderizados.

 

Las comparaciones son injustas, lo sé, pero recordad que ya 'sentimos/vivimos' flotar en el espacio, navegarlo, con el gran Lone Echo. Está claro que hablamos de unos de los títulos punteros a nivel gráfico de la realidad virtual, pero también un juego que ya lleva unos añitos de su lanzamiento y que parece seguir dominando a nivel técnico este tipo de aventuras espaciales (pronto llega su segunda parte). Sorprendente.

 

Es injustificado no solo el mal rendimiento, sino también la falta de soporte que al respecto parece haberle dado Ubisoft al juego. Pero no extraña viendo la poca repercusión que este ha generado, siendo, sorprendentemente, este análisis uno de los pocos que ha salido desde su lanzamiento.

 

CONCLUSIÓN

AGOS: A Game Of Space es un videojuego difícil de catalogar. Si nos aventuráramos a hacerlo sería con la etiqueta de "juego de gestión y supervivencia" más que con la etiqueta de "exploración", que no dudo, sería una catalogación mucho más atractiva y más popular para su aplicación en la realidad virtual.

 

Sus mecánicas de gestión son simples, pero las mecánicas de uso de su herramienta principal de gestión, las sondas, son de una importante curva de aprendizaje que echará para atrás al primero que pase por la tienda de Ubisoft.

 

Es un juego con buenas intenciones y con interesantes activos, pero unas buenas intenciones no sirven para sobrevivir a una sensación de repetición en la llevanza de misiones, algo tan criticado a la desarrolladora francesa en otros de sus juegos de pantalla plana y que, tristemente, también perjudica a este.

 

No ayuda tampoco que su rendimiento deje mucho que desear a nivel técnico, y menos aún que la justificación en su implementación en nuestro campo de la realidad virtual, al menos para mí, pueda ponerse en tela de juicio. ¿Era indispensable tener este título en VR en contra de una contrapartida en pantalla plana?

 

No sé vosotros, pero yo disfruto de la realidad virtual por juegos o aplicaciones que no necesitan justificar su implementación en VR porque sus mecánicas e inmersión hablan por sí mismas. Y es que la inmersión de AGOS se produce a través de una pantalla. Sí, de 360º, pero no deja de ser romper la quinta pared como hace el cine. Realidad virtual de realidad virtual. No realidad virtual a secas, simple y llanamente, que es la razón de ser, al menos bajo mi humilde criterio, de esta maravillosa afición que nos une y nos reúne.

 

AGOS: A game of space es una nueva y meritoria intentona de Ubisoft por hacer algo diferente en realidad virtual, y eso es digno de alabanza, pero el resultado es fallido. Y eso es lo que finamente interesará al usuario final, que ya ha demostrado con la poca repercusión generada por el juego que no ha entendido para nada la fórmula que la desarrolladora francesa nos planteaba.

 

Otra vez será...

 

El juego ha sido analizado con Rift S.

VRGameCritic

+ Su intento de aportar un producto diferente

+ La mejora de las sondas de adquisición de recursos

+ Su banda sonora, obra del gran Austin Wintory

- Mala optimización técnica

- Curva de aprendizaje alta para hacerse con los controles de las sondas

- Debatible necesidad de implementación del juego en realidad virtual

- Demasiada repetición en el desarrollo de las misiones para justificar la alta duración del juego

5,5 "Aceptable"

AGOS - A Game Of Space (PC)

5.5

Lanzamiento / Octubre 28, 2020

Explora el espacio y salva a la humanidad en AGOS: A Game of Space.Viaja a través de distintos sistemas estelares, construye y pilota sondas espaciales, recoge recursos y desarrolla las tecnologías ...

Nota de los usuarios

?