Hitman PC VR: ANÁLISIS

24 FEB 2022  15:00

ray_manta

54

Hitman PC VR: ANÁLISIS

Tras un año de exclusividad en Epic Store y PlayStation, el cierre de la trilogía del Mundo del Asesinato llegó a Steam y a Game Pass con soporte para VR y mucha polémica. Con la frialdad que caracteriza al Agente 47, pasada la tormenta inicial diseccionamos los pros y contras del que estaba destinado a ser uno de los grandes juegos PC VR del año.

El asesino calvo y manco

Uno empieza queriendo escribir un análisis de lo que ofrece Hitman 3 en realidad virtual, y cada dos párrafos se da cuenta de que el texto se va deslizando hacia otro tipo de artículo: un editorial, una columna de opinión, un ensayo sobre los sinsabores y alegrías que nos trae la VR. Igual que el Agente 47 puede abordar las misiones con sigilo o entrando a matar, son tantas las caras de esta obra de IO Interactive que cuesta mucho no salirse del sendero de una pretendida reseña objetiva. No creo haberlo conseguido.

 

 

Para dejar las cosas claras, para analizar este juego con total justicia habría que haber jugado las tres partes de la trilogía del Mundo del Asesinato, con todas sus misiones, abordándolas de varias maneras, con visores y PC's diferentes. Sin embargo, eso supondría una labor para la que nos falta tiempo, medios, un par de meses más de Game Pass y, sinceramente, ganas. Y así empezamos a ver que la magnitud de Hitman Trilogy y su soporte VR es algo que juega a su favor y también en su contra.

 

La cantidad de horas que nos puede llevar completar todo el contenido que ofrece esta trilogía es brutal, y eso sin contar contenidos extras en forma de DLC's o diferentes modalidades (no todas compatibles con la VR, por cierto). El que busque un título largo e interminable por su rejugabilidad está de enhorabuena si su género favorito es el del sigilo, aspecto donde lo borda. Si lo que queremos es acción, mejor mirar para otro lado.

 

El principal problema es que la manera de implementar las mecánicas de realidad virtual a las aventuras de este asesino son tan limitadas y fallidas que nos sacarán de la inmersión en demasiadas ocasiones, y hay que medir muy bien lo que podemos hacer y lo que no para no desesperarse y abandonar al menor contratiempo. Para no repetir lo que dijimos hace un año de la versión para PlayStation VR, nos centraremos en las diferencias que trae este port para visores de PC.

 

Dos mandos, dos manos

En un juego como este en primera persona, donde casi lo único importante es que lo poco que vemos de nuestro personaje, nuestros brazos/manos, los sintamos como propios, Hitman PC VR fracasa al 50%. Hay unas pocas acciones en las que podemos usar ambos, por ejemplo, estrangular y lanzar objetos para atraer la atención de los enemigos. Lo primero se siente natural, lo segundo no, aunque funciona con un poco de práctica. Implica apuntar con la mano izquierda, creando una parábola, y arrojar allí el objeto que tengamos agarrado en la derecha.

 

Casi para la totalidad del resto es obligatorio utilizar la mano derecha (es increíble la cantidad de desarrolladores que no se acuerdan de las personas zurdas), y la extremidad superior izquierda se reduce a un apéndice inútil, muerto, como si fuera el brazo de un maniquí. Este símil es muy pertinente, porque es la sensación que vamos a tener en muchos momentos: no somos el Agente 47, estamos moviendo los hilos de un títere, de un muñeco asesino alto y calvo, nada que ver con Chucky el muñeco diabólico, que hasta en su peor película estaba más vivo. Como los asesinos de Hitman son clones al servicio de una sociedad secreta, haciendo un gran esfuerzo lo podemos asumir como una característica de la saga (pero no lo es).

 

La verdad es que yo no puedo ser tan generoso, resulta limitante tener dos manos y poder usar solo una. Cuesta mucho acostumbrase y asumir que somos mancos, aunque tengamos dos brazos, y más cuando en algunas ocasiones sí podemos emplearlos y en otras no. Ésta es una de las herencias envenenadas de la versión de PlayStation VR, pero por desgracia hay más.

 

Hay que estar centrado en la vida

Otra de las limitaciones del visor de Sony de las que no han sabido desprenderse en PC los desarrolladores es la inmovilidad que exige su rastreo de la luz del mando DualShock o de los Move. En PSVR asumimos que debemos estar situados delante de la cámara, más o menos quietos, sin salirnos de su campo de visión. En realidad virtual de PC tenemos una mayor libertad de movimientos, con cable o sin cable, gracias a estaciones base o al tracking inside-out. Si queremos jugar Hitman VR a escala habitación, que es lo que nos pide el cuerpo y más cuando nos encontramos en grandes escenarios abiertos, acabaremos desesperados.

 

Empezaremos a notar "cosas raras": ver parte de nuestro asesino delante de nosotros, no encontrar la posición correcta y casi estricta donde funciona el recoger un objeto o empezar una conversación con un personaje secundario o que aparezcan en pantalla molestos avisos de que debemos recentrarnos, algo que debemos hacer y que rompe la inmersión. Todo esto ocurre porque a la hora de dar soporte PC VR a Hitman no se ha tenido en cuenta algo tan fundamental como la existencia, y casi exigencia, de la posibilidad de jugar a escala habitación.

Gráficamente asombroso, o no tanto

En lo que sí sale ganando la versión de PC es en calidad visual, nitidez, resolución. Aunque claro, esto dependerá de vuestro equipo (procesador, gráfica), de vuestro visor y de lo que cada uno considere mínimo exigible. Si sois de los que no aceptáis jugar por debajo de Ultra mejor será que tengáis un buen equipo, porque IO Interctive ya reconoció problemas de rendimiento, y lanzó un parche para mitigarlos. Lo cierto es que, mientras que en la versión tradicional las opciones de ajustar los gráficos son muchas, si queremos jugarlo en VR solo se nos ofrece hacerlo en calidad alta o baja.

 

 

Yo lo he jugado con HP Reverb G2 y un equipo con una RTX 3080, en calidad alta, y gráficamente me ha parecido una brutalidad si lo representado eran paisajes y edificios, mientras que el dibujado de personajes era claramente inferior. También lo he probado con Quest 2 con cable y de manera inalámbrica, perdiendo algo de detalle, pero siendo igualmente asombroso. Si esta trilogía de Hitman fuese un walking simulator, un juego en el que únicamente hubiese que caminar y explorar sus escenarios, me quedaría a vivir allí.

 

Sus altos valores de producción también se notan en el apartado sonoro: voces (en inglés), efectos de audio, variedad de temas musicales (melodías de suspense, acción, techno, románticas). Por desgracia, no es posible quedarse ensimismado por la belleza audiovisual de estos tres juegos, tenemos muchos objetivos que eliminar y la trama de una larga saga de títulos por finalizar.

 

Hitman: habrá matanza

Aunque controlamos a un asesino, no estamos ante un juego explícitamente muy violento, pero ojo, vamos a tener que matar a mucha gente. Podemos acabar con los objetivos que se nos asignan y con las personas que nos lo quieren impedir, de múltiples maneras: veneno en una copa, estrangulamiento, puñalada, electrocución, disparo con arma de fuego...

 

Cada misión ocurre en un lugar del mundo, y como podemos jugar en VR las de los tres juegos (si los tenemos en nuestra biblioteca), la variedad es enorme. Entornos urbanos, rurales, mansiones en la campiña inglesa o modernos edificios en la costa, rascacielos, salones de palacios en el centro de París o la famosa discoteca a las afueras de Berlín.

 

 

Todos esos escenarios están vivos, algunos llenos de gente, y proporcionan momentos únicos que yo nunca antes había vivido en un juego VR. La sensación de estar ahí, la satisfacción de haber conseguido entrar a algunos de esos sitios después de tener que distraer a guardias o haberlos matado, o haber asumido la identidad de un mecánico o camarero, es algo increíble que no proporciona jugar a Hitman en monitor, sin visor. Cuanto más usemos el ingenio y el sigilo, más disfrutaremos del juego. En parte porque la acción requiere interacciones no muy bien resueltas en VR, y mejor no tener que salir corriendo, porque parece que el personaje está borracho.

 

El modo de gestionar el inventario es chapucero, con una especie de esfera blanca en el pecho donde podemos guardar objetos, para después tener que sacarlos desplegando un menú. Son este tipo de cosas, tan ajenas a la VR, las que consiguen que la verdadera víctima del Agente 47 sea la inmersión. Cuanto más tolerantes seamos a estos detalles, más disfrutaremos. Si tenemos poco aguante, mejor abortar misión. Al final, todo el esfuerzo que no han hecho los desarrolladores, que llevan un mes valorando cómo pueden mejorar está versión para visores de PC, lo tiene que hacer el jugador.

Conclusión

La trilogía del Mundo del Asesinato colocó a la saga Hitman otra vez en lo más alto, y poder disfrutarla en VR se puede considerar un regalo, pero de esos que recibimos con una sonrisa de compromiso y deseando que nos dejen el ticket de compra, por si acaso. La versión para visores de PC no ha estado a la altura de nuestras expectativas, ni de las promesas de IO Interactive, a los que agradecemos la intención, pero cuyo decepcionante resultado no podemos aplaudir.

 

El juego ha sido analizado con HP Reverb G2. También se ha probado con Quest 2 + Link (cable e inalámbrico).

 

Podemos ver el juego en acción en este capítulo de ROV Explorers.

VRGameCritic

+ Escenarios gráficamente asombrosos

+ Misiones variadas y rejugables

+ Algunos momentos inolvidables

+ Grandes valores de producción

+ Excelente juego de sigilo

- Problemas de rendimiento

- Hereda las limitaciones de PSVR

- Mecánicas VR muy precarias

- Constantes salidas de la inmersión

- Voces en inglés

5 "Aceptable"

HITMAN 3 (PC)

5

Lanzamiento / Enero 20, 2022

Hitman VR llegará a la realidad virtual de PC en enero con soporte para controladores de movimiento.

Nota de los usuarios

9