Hitman VR: ANÁLISIS

1 FEB 2021  15:00

Hugo

27

Hitman VR: ANÁLISIS

Métete en la piel del auténtico agente 47 en esta última trilogía con soporte completo para nuestras PSVR.

47

El icónico agente 47 aterriza en PSVR para meternos en la piel de un asesino a sueldo como nunca antes lo habíamos podido hacer gracias a la realidad virtual. IO Interactive nos ofrece el mejor colofón final a una saga que, por el momento, se despide de nosotros cerrando esta magnífica trilogía, con el añadido de nada más y nada menos que poder jugar a los tres últimos juegos al completo en realidad virtual en nuestras PSVR.

 

Hitman es una de las sagas más longevas del panorama "videojueguil" en la actualidad, ocho son los títulos disponibles que los chicos de IOI nos han ido ofreciendo en estos últimos 20 años, con películas y cameos de por medio, sin contar con las versiones para dispositivos móviles, con nombres propios como Jesper Kid en el magnífico apartado musical que acompaña cada secuela, o Hakan Abrak con su particular visión de los juegos de sigilo, e incluso aquella versión VR de estrategia llamada Hitman GO VR concebida para Gear VR y PC.

 

El agente 47 a lo largo de la saga

En este análisis no nos vamos a detener en demasía en analizar puramente lo que significa Hitman y las virtudes de su última trilogía que engloba este último título si ya disponías de alguna de las precuelas previas. Pensamos que es mucho más interesante inmiscuirnos en lo que significa el port de unos juegos de estas características a la realidad virtual de PlayStation, aunque antes de meternos en la harina virtual puramente hablando, os daremos unas pinceladas de las características de sus últimos juegos, por si eres de los que pertenece a ese selecto club de personas que nunca han oído hablar de Hitman y nunca han jugado a uno de sus juegos.

 

La trama de los videojuegos gira en torno a un hombre llamado Agente 47 (o simplemente "47"), que es el producto de experimentos de mejoras genéticas y creación de superhombres, especialmente diseñado para asesinar cuando se le contrata. La trama de este emblemático personaje va a caballo entre realizar "trabajitos", como cualquier sicario a sueldo sin escrúpulos ante sus víctimas, hasta realizar asesinatos en contra de algunos de los personajes más temibles e indeseables del mundo ficticio del universo de Hitman.

 

A grandes rasgos, es una de las sagas que mejor combina el sigilo y la acción en la historia de los videojuegos, algo que, como veremos más adelante, incluso se potencia cuando pasamos a ser sus ojos en realidad virtual, como no podía de ser de otro modo.

 

Esta última trilogía, que es la que nos ocupa en este análisis, nació bajo un aluvión de muy buenas críticas de su primer título denominado Hitman, y que traía a las nuevas generaciones gaming la interesante historia de el agente 47. Un juego que, por problemas de presupuesto, se auto-financió con un modelo episódico que nos hacia disfrutar de varios contratos en cada nueva parte del juego. Cabe destacar que este primer juego de esta última trilogía venía con la premisa bajo el brazo de ser un juego hecho por y para los más fanáticos de la saga, como pudimos comprobar a lo largo de cada nuevo título.

 

El último baile del agente 47

Como colofón final a esta magnífica trilogía, nos metemos de lleno en este último título ya con nuestras PSVR en nuestra cabeza. Cabe destacar que, si dispones de alguno de los títulos anteriores en nuestra biblioteca, podremos portar las partidas de Hitman y Hitman 2 a este nuevo título, añadiendo por el camino cada uno de los mapas y contratos vistos en los dos juegos anteriores. En resumidas cuentas, puedes jugar a la trilogía entera desde el propio Hitman 3, siempre y cuando tengas en tu haber cualquiera de los dos juegos anteriores, donde además podrás jugarlos enteramente en realidad virtual, motivo más que justificado para darle una segunda vuelta a cada uno de los juegos y sentir como solo la VR sabe hacer, lo que significa realizar "trabajitos" metidos en la piel de un asesino a sueldo.

 

Por contra, si no disponemos de Hitman 3, por el momento no podemos acceder al resto de juegos en VR. Pensamos que esto es fruto de una maniobra para ganar audiencia en este último juego, y que será más que posible que acabe llegando al resto de juegos de manera independiente vía parche de rigor.

 

Como ya os venimos contando, Hitman 3 es el final de una trilogía y puede que incluso de una saga (solo el tiempo podrá decir lo contrario). Es por ello que, cuando entremos por primera vez al juego, y siempre y cuando no hayamos jugado a ninguno de los episodios anteriores, comenzaremos nuestra aventura en el prólogo, una serie de misiones preparatorias que sirven acertadamente como guía y tutorial de cómo afrontar los retos que están por venir.

 

Cabe destacar, y como es la tónica habitual en cada juego de VR, que previamente tendremos que detenernos en los ajustes de rigor para calibrar a nuestro gusto las diferentes opciones de confort, encontrando en este apartado los ya típicos ajustes de giro gradual o suave, los famosos "blinders" que aquí se denominan anteojeras, pero sin encontrar la opción entre movimiento libre o teletransporte (solo tenemos movimiento libre).

 

Una vez tengamos todo a nuestro gusto, ahora sí, es hora de meternos en el universo del agente 47 como siempre hemos querido, o más bien como casi hemos querido, ya que como muchos ya sabéis, para jugar a los Hitman en VR por el momento solo será posible hacerlo con nuestro DualShock 4 y, como veremos más adelante, la experiencia en líneas generales no es tan traumática como podría parecer en un principio, pero lo cierto es que nos hubiera encantado tener soporte para nuestros Move, como cabría de esperar en un juego de estas características.

 

Además, y como era de esperar teniendo en cuenta los dos títulos anteriores de esta trilogía, no contamos con nuestro idioma en las voces, aunque sí podemos traducir todos los juegos al español en los textos, dejándonos a medio camino en cuanto a lo que nos hubiera gustado encontrarnos y que por desgracia abunda en demasía en el mundo de los videojuegos.

 

Uno de los techos gráficos en PSVR

Rara vez me detengo en destacar sobremanera el rendimiento gráfico de un juego en mis análisis, pero esto no solo se merece una mención aparte, si no que me he venido muy arriba y le he dedicado todo un apartado, y es que el motor Glacier se adapta a la perfección a nuestras PSVR y no escatima en calidad con respecto a las versiones en plano. Es cierto que se pierden cosas, como es de esperar si hacemos una comparación directa entre la versión VR y la de pantalla plana, pero realmente se ha hecho un trabajo de diez por parte del estudio, que ha demostrado una vez más que el visor de Sony es limitado solo sobre el papel para hacer funcionar en VR un juego como este.

 

Son famosos ya los vídeos del efecto "wow" que podemos encontrar en numerosos creadores de contenidos cuando se enfrentan por primera vez a ciertos escenarios dentro del juego como la ya afamada discoteca repleta de NPC con el mejor Techno berlinés sonando a todo trapo cual Oscar Mulero en una de las añoradas Codes de Fabrik, y es que no es para menos, poder estar rodeado con más de 300 personajes, cada uno con su actividad propia es algo que quita el hipo en VR.

 

Pero no solo de la bastedad de los personajes en pantalla vive este motor gráfico, el mimo de los reflejos, del cuidado sombreado dinámico y de la limpieza en texturas hace que sea uno de los mejores títulos en cuanto a calidad visual se refiere de todo el catálogo de PSVR.

 

El agente 47 definitivo

Como fiel seguidor de la saga durante estas décadas, poder afrontar un juego como este en realidad virtual es uno de los sueños húmedos que uno tiene cuando se imagina qué juegos serían punto y a parte en VR por lo complejo de las situaciones que se pueden llegar a dar dentro del título. Para ser sinceros, siempre vi como algo muy lejano meterme en la piel del agente 47 completamente en VR, me costaba imaginar que el estudio se plantease siquiera huir de su querida tercera persona para pasar a ser los ojos de Hitman, es por ello que sumergirse en un juego como este y todo lo que que supone si eres de los que ha disfrutado cada secuela, es toda una delicia.

 

La VR hace que nos topemos con un mundo más fidedigno a lo que supone ser un asesino de élite, en un mundo hostil que podemos acomodar a nuestro gusto para realizar con éxito el encargo que tengamos entre manos, algo que ya sucedía en pantalla plana, puesto que la libertad que otorga el juego a la hora de realizar los asesinatos no es ninguna novedad: decenas de situaciones distintas con otros tantos desenlaces se suceden ante nosotros otorgando una libertad propia de la saga y echada en falta en tantos y tantos juegos de sigilo. Lo que sí varía, y en consecuencia hace que varíe nuestra manera de afrontar las tareas, es nuestro plano visual con respecto a la pantalla plana, otorgando una diversión que ni en 100 vidas se puede imaginar cualquier mortal que nunca se haya puesto un visor VR en la cabeza. De esta manera, lo que antes era un simple vistazo hacia nuestra espalda o a través de una esquina con la ventaja lógica que nos da la perspectiva en tercera persona, ahora se vuelve algo muy sofisticado y plasma la crudeza de no saber que sucede más allá de nuestro plano visual. Cuando antes era sencillo atravesar una cocina llena de NPCs que a la mínima de cambio puede hacer saltar la alarma si nos descubre, ahora se vuelve todo un arte de sigilo y sutileza, que hace que atravesar esa misma cocina se vuelva casi una odisea en sí misma, con la tensión y diversión que eso supone al tratar de no asomar más de la cuenta la cabeza o la incertidumbre de no saber hacia dónde está yendo determinado personaje que pueda delatarnos.

 

 

Por otro lado, nos topamos con una muy buena y fidedigna escala en cada objeto, personaje o escenario que recorramos, ayudando a la inmersión que busca el estudio al portar su juego a la VR, ya que al combinar todo lo que podemos ver en pantalla, sumado a la más que decente calidad gráfica del juego, hace que nos topemos con una inmersión más que correcta, a lo que debemos sumar el acierto de poder ver nuestro avatar de cuerpo completo cuando llevamos nuestra vista hacia abajo.

 

En esta nueva entrega, incluso encontramos nuevos e interesantes gadgets con los que realizar tareas, tales como la cámara de fotos, que nos ayudará a hackear diversos sistemas de seguridad o localizar al objetivo principal de nuestro encargo. Además, contamos con los ya clásicos utensilios de nuestro verdugo favorito, como las famosas silver-ballers, la ganzúa o el cable de estrangulamiento, todo ello sin contar las decenas de objetos que podemos encontrar en cada escenario, desde armas de cualquier calibre hasta herramientas que no solo sirven para realizar un crimen de sangre, si no que nos ayudarán a despejar ese camino que, a priori, puede parecer imposible.

 

... pero

Como puedes intuir si eres un asiduo de nuestro medio, solemos sacarle punta hasta a un portaminas, y como en definitiva pensamos que no hay un título perfecto hasta la fecha en realidad virtual, estos Hitman no iban a ser la excepción, ni mucho menos, y es que el buen equipo de IO Interactive se han tomado algunas licencias que ensombrecen la experiencia que presuponemos de un juego con esa etiqueta AAA que tanto añoramos en nuestros visores virtuales.

 

No es ninguna novedad que PSVR está envejeciendo a ritmos agigantados en esta frenética carrera de la VR que estamos recorriendo todos los amantes de esta tecnología. Ya en su día, cuando pretendían ser vanguardia en la VR, contaban con una serie de limitaciones que todos conocemos y que tampoco vamos a explicar aquí, pero eso no quita para que ciertos estudios no entiendan o no quieran entender hasta dónde pueden llegar con un poco de dedicación.

 

Es curioso cómo en un juego donde usamos las manos en todo momento, desde IOI se haya optado por dar soporte exclusivamente al DualShock4, y hasta cierto punto puede ser entendible, siempre y cuando no hayas recorrido New Orleans en The Walking Dead: Saints & Sinners, o más recientemente surcado los aires en Iron Man VR, ambos dos haciendo un ejercicio casi exquisito del uso de nuestros PS Move en PSVR. También es curioso que tengamos libertad en seis ejes con nuestro gamepad y que no se haya recurrido al sistema de REVII, digamos que encontramos un sistema de control a medio camino entre uno de nuestros mandos de movimiento y el sistema de control de toda la vida. Además, por defecto está activado un curioso sistema en el que nuestras manos se mueven simultáneamente, como si estuvieran esposadas, algo que a título personal me saca bastante de la inmersión que busco en VR y que por suerte podemos desactivar en los ajustes de confort.

 

Por otro lado, aunque en ciertos objetos encontramos colisión incluso con nuestras manos, la norma es que podamos atravesar casi cualquier objeto. Además y al contrario que sucede en pantalla plana, solo podemos interactuar con ciertos objetos y no lo haremos físicamente nosotros como esperamos en realidad virtual, si no que tendremos que pulsar un botón específico que hará que agarremos dicho objeto en particular. En líneas generales, se echa en falta una mayor interacción VR con todo, desde agarrar un objeto hasta aprovechar nuestras manos para subir una cornisa, estamos ante otro de esos juegos de renombre que nos enseñan que aún queda mucho camino por recorrer y mucho por hacer en nombre de la VR por parte de alguno de los estudios de más renombre del panorama gaming mundial.

 

Por otro lado y uno de los puntos más desagradables para mi sorpresa, es que aunque estemos ante un juego sin multijugador, nos obligará a estar conectados a Internet. Ya sea para compartir estadísticas o para la excusa que quieran darnos desde IOI, lo cierto es que es bastante desagradable que estemos en plena partida y que por cualquier circunstancia nos desconectamos del server de Hitman y aparezca una pantalla con el mensaje de turno explicándonos que se ha perdido la conexión. Por otro lado podemos desactivar el estar conectados en linea, pero no se guardarán nuestros logros, ni podremos acceder a nuestras estadísticas. En honor a la verdad, cabe mencionar que solo he sufrido este molesto inconveniente en dos ocasiones (una fue en el directo que hicimos de ROV Explorers).

 

Además, y sorprendentemente incluso desde el sistema PS5, que es desde donde un servidor está acometiendo este análisis, encontramos otro de los apartados más ásperos de esta adaptación al mundo VR del agente 47, y es que el LOD (level of detail) o nivel de detalle hace que encontremos una distancia de dibujado menor que en otros títulos VR. Es cierto que Hitman cuenta con escenarios amplios y en ocasiones incluso con bastante lejanía entre objetos, pero resulta muy contradictorio que encontremos escenarios con el LOD muy acusado y veamos como aparecen y desaparecen NPCs a nuestro alrededor, pero en cambio encontramos otros escenarios con un LOD apenas perceptible y con cientos de NPCs a nuestro alrededor aprovechándose del imponente motor gráfico Glacier. ¿Falta de optimización en ciertos escenarios? Todo apunta a que sí.

 

Historia y duración

Muchos son los que piensan que la saga Hitman son juegos vacíos de argumento y narrativa. Nada más lejos de la realidad, ya que aunque no sea el aspecto mas destacado de la saga, lo cierto es que una vez más encontramos una buena trama a lo largo de esta última entrega, que quizá sea demasiado continuista y previsible con respecto a los dos títulos que le preceden y, desde nuestro punto de vista, también el que menos sorprende en giros de guion o hilo argumental en pos de una buena dinámica de acción, con alguno de los escenarios más elaborados y grandes de la saga.

 

Quizá en esta última entrega se suceden en demasía los vacíos argumentales, aunque no está falto de personajes carismáticos e incluso de alguno de los más reconocibles de toda la historia de Hitman a lo largo de estos veinte años.

 

Como os contábamos un poco más arriba, el guion no es malo, pero no es lo más destacable de la saga, aunque en algo que sí destaca es en las decenas de historias paralelas que se van sucediendo a medida que vamos recorriendo cada nueva ubicación. Historias que nos desvelan posibles pistas para ejecutar a nuestros objetivos de la mejor manera posible. Decenas de posibilidades se suceden ante nosotros, brindándonos una libertad sin precedentes para afrontar nuestros encargos como mejor lo consideremos. Disfrázate de quien haga falta para infiltrarte donde necesites, rebusca pistas, escucha conversaciones reveladoras o atajos para saber los gustos e itinerancias de nuestras víctimas para acometer lo que mejor se nos da y para lo que nosotros como agente 47 mejor sabemos hacer.

 

Uno de los puntos que más discusión puede crear entre la comunidad de usuarios es, sin lugar a dudas, la duración de cada uno de los juegos, todo tiene que ver con la manera que cada usuario afronte las misiones de nuestro querido agente 47. Por poner un ejemplo, el juego te ofrece tantas variables a la hora de poder realizar los trabajitos, que lo que para un jugador puede ser un asesinato de cuarenta minutos, para otro puede ser una ejecución de tres o cuatro horas de duración, y es que los hay que prefieren la acción y el desenfreno de ir pistola en mano abatiendo a todo lo que se menea y los hay como un servidor, que preferimos la calma, el sigilo y el ingenio de hacer todo sin levantar sospechas, con una ejecución limpia, ya sabéis, que parezca un accidente. Es por ello que podéis disfrutar de cada título por encima de las veinte horas fácilmente, o por contra que os dure solo alrededor de diez, todo depende de tu forma de jugar y de cómo quieras realizar cada encargo. Lo que es cierto es que nos encontramos ante juegos que, por fortuna, se salen de la media a la que tristemente estamos acostumbrados en realidad virtual, para traernos títulos con una muy buena duración a nuestro juicio, y que por lo complejo y la libertad de cada encargo, invitan a la rejugabilidad del juego como pocos lo hacen, elevando más si cabe la duración del mismo.

 

Música y ambientación

Uno de los apartados más celebrados en cada nueva entrega de Hitman es su cuidada banda sonora a manos del célebre Jesper Kyd, la mezcla de melodías con tintes electrónicos en combinación con elaboradas piezas musicales a manos de orquestas filarmónicas hacen de este apartado toda una delicia para nuestros oídos, siendo ya un sello casi indistinguible en cada uno de los títulos de la saga.

 

Por otro lado, encontramos un buen abanico de sonidos y ruidos que nos acompañan en cada fase de nuestro encargo, sumergiéndonos en una cuidada inmersión donde todo suena como debería y en la posición donde debe.

 

Otro de los grandes apartados y señas de identidad de cada juego de esta longeva saga es sin duda su ambientación, en forma de escenarios con mil detalles donde nada se deja al azar y con el añadido de que se ha intentado reflejar cada escenario exactamente igual que en la versión de pantalla plana. Cada reflejo, cada detalle, cada objeto, cada calle, cada edificio, está fielmente recreado, con un gran apartado en temas de iluminación y sistema de sombras que rayan a gran altura en VR, elevando el listón dentro de PSVR a uno de los mejores juegos en este aspecto.

 

Adéntrate en una discoteca con cientos de personajes a tu alrededor en Berlín, recorre las entrañas del majestuoso Burj Khalifa en Dubái, presencia un fin de semana de moda de alta costura en París o piérdete en las interminables calles de Chongquin en una noche lluviosa bajo la luz de impresionantes neones que iluminan cada resquicio de sus mojadas barriadas. Una delicia visual que demuestra el buen hacer una vez más, del acabado artístico en toda esta última trilogía y que te maravilla en realidad virtual.

 

CONCLUSIÓN

El agente 47 aterriza en PSVR para demostrar lo bien que sienta la realidad virtual a un título de estas características, donde la calidad gráfica y artística logran dejarnos con la boca abierta en bastantes ocasiones. Meterse en la piel del icónico agente 47 es toda una experiencia que hace de este un juego imprescindible si tienes el visor de PlayStation. La acertada mezcla de sigilo, acción y la libertad que nos otorgan sus escenarios hacen que estemos ante un juego que sabe ir un paso más allá en su género. Además, podemos jugar a todos los títulos de esta trilogía en VR, aunque por desgracia, debemos tener previamente este último Hitman 3 además de los dos títulos anteriores, para poder disfrutar del metaverso tan elaborado que nos brinda el estudio danés, donde encontramos traducción en textos pero por desgracia no en las voces. Otro de los puntos mejorables del título está en lo referente al sistema de control, ya que aunque encontramos un buen manejo con nuestro DualShock4 en líneas generales, nos hubiera encantado disfrutar de un título de estas características con mandos de movimiento, incluso aunque sean los poco agraciados Playstation Move.

 

Por otro lado, encontramos un título que nos demandará una duración por encima de la norma en realidad virtual, eso sí, todo dependerá de la manera que tengas de afrontar los encargos, pero que si te lo tomas en serio, podrás disfrutar de decenas de horas en cada uno de los títulos de esta última trilogía. Sin duda, estamos ante uno de los mejores juegos del catálogo de PSVR, y aunque no seas un fan acérrimo de la saga, estamos seguros que te encantará si le brindas una oportunidad.

 

El juego ha sido analizado con PlayStation 5.

VRGameCritic

+ Imprescindible en PSVR

+ Gran port en VR

+ Gran apartado gráfico

+ Ser el agente 47

+ Excelente música y ambientación

+ En español...

- ...pero solo en textos

- Sin controladores de movimiento (Move)

- Pocas colisiones

- Se echa en falta más interacción VR

- Control con DualShock 4 mejorable

- Para jugar en VR al 1 y al 2 necesitas sí o sí el 3

8,5 "Muy bueno"

HITMAN 3 - Standard Edition (PlayStation 4)

8.5

Lanzamiento / Enero 20, 2021

La muerte te espera. El Agente 47 regresa en HITMAN 3, el espectacular cierre de la trilogía de Mundo del asesinato.Compra la versión digital de PS4™ de HITMAN 3 en la PlayStation™Store y descarga ...

Nota de los usuarios

9