The Secret Of Retropolis: ANÁLISIS

22 JUL 2021  15:00

Harold

13

The Secret Of Retropolis: ANÁLISIS

Una aventura point & click inspirada en los clásicos del género en la que tendremos que resolver un caso en un mundo en el que ya no existen los humanos, solo los robots. Disponible para Rift, SteamVR, WMR y Quest.

Una mezcla de película y point & click

Tras la demo que pudimos probar en el último festival de Steam y que tan buenas impresiones nos dejó pese a su corta duración, The Secret of Retropolis ya se ha puesto a la venta en Steam y App Lab con soporte para Rift, SteamVR, Windows MR y Quest. Se trata de una acertada mezcla de película con aventura point & click donde nos convertimos en un investigador privado que acepta un caso que consiste en ayudar a una famosa actriz a recuperar un valioso collar que su marido, un político con no muy buenas intenciones, le ha quitado para llevar a cabo un malvado plan. Todo ello en un mundo donde solo hay robots dedicados a simular cómo vivía antes la humanidad.

 

El desarrollo corre a cargo de Peanut Button, un pequeño estudio israelí formado por tres personas y cuyo anterior título fue el peculiar Frog Hands Steve. Eso sí, a pesar de ser tres, el estudio ha contado con alguna que otra ayuda adicional para su desarrollo.

 

A continuación tenemos el tráiler de lanzamiento del juego, el cual a título personal no os recomiendo ver si creéis que finalmente acabaréis jugando al mismo, pues como ocurre a veces con algunas películas, es mejor sumergirse en ellas sin haber visto escenas en sí.

 

La nostalgia de los point & click

Retropolis se inspira en las aventuras gráficas de LucasArts, en el cine negro y en Half-Life: Alyx. Sí, has leído bien, no sabría decir en qué se inspira exactamente del título de Valve, pero es lo que ellos comparten. Sin embargo, las otras dos referencias sí que las veo claras. La primera no solo por su jugabilidad, sino también por esa ambientación y estilo desenfadado, que me hacen sentir como si estuviera dentro de este tipo de títulos clásicos de finales de los 80 y principios de los 90, como el Día del Tentáculo (1993), al que le tengo especial cariño. La segunda de las referencias viene del guion, pues en el fondo es una historia clásica de crímenes al estilo noir.

 

 

Su punto fuerte sin duda es la nostalgia que surge de su apuesta por este género de apuntar y clicar, que se ve acompañado por una narrativa que en momentos nos muestra escenas como si fueran en una pantalla grande rectangular (imagen anterior) que luego nos envuelven para conocer más de ese curioso mundo retrofuturista donde los robots se comportan como los humanos e incluso tienen aseos aunque no los usen.

Mecánicas y desarrollo

Nada más arrancar el juego empezamos situados frente a una especie de máquina expendedora que hace de menú. Y desde este primer instante ya estamos haciendo uso de su mecánica principal de apuntar y clicar, como no podría ser de otra forma. El puntero que utilizamos se posiciona sobre los elementos 3D, es decir, vemos cómo está más cerca o lejos en función del objeto al que apuntemos, y va dejando una pequeña estela que ayuda a seguirlo, si es que no lo hace ya la línea que sobresale de nuestra mano, que ejerce de puntero.

 

 

El juego no cuenta con ningún tipo de locomoción, pues está pensado para ser jugado estando sentado o de pie. Lo que sí nos permite es mirar a todos lados, e incluso dar un pequeño paso (si nos movemos más, entonces aparece una pantalla flotante pidiendo que recentremos o volvamos al centro). La acción se desarrolla en 360º, por lo que podremos girar tanto de forma física como artificial gracias al giro gradual con cualquiera de los dos controladores (un acierto ofrecer el giro artificial, aunque solo sea gradual, sobre todo teniendo en cuenta que el juego está pensado para jugar sentados).

 

Nuestro puntero podremos intercambiarlo de mano según pulsemos el gatillo de cada controlador, y si algún objeto al que apuntemos es interactuable, entonces el punto cambiará a un icono abierto similar a una cruz. De esta forma, podremos ir explorando el entorno en el que nos encontremos para ir interactuando con todo, escuchando lo que nos va diciendo de cada objeto y recogiendo aquellos que se pueda, siendo posible guardar algunos de ellos en nuestro maletín, que hará las funciones de inventario y que también nos indicará nuestro objetivo actual, tal y como vemos en la siguiente imagen.

 

 

Aunque la locomoción sería un plus, el estudio lo ha justificado ofreciendo un protagonista perezoso (y alcohólico, ¿Bender?) que gracias a sus puños elásticos con muelles evita movimientos innecesarios. Ahora bien, bajo mi punto de vista creo que esto ayuda a meternos en esas aventuras gráficas que se basaban en un punto de vista del lugar donde nos encontrábamos, solo que ahora lo hacemos desde dentro y en 3D, de ahí la nostalgia de la que hablaba en el apartado anterior.

 

Su desarrollo se basa en ir explorando nuestro entorno para ir cumpliendo los objetivos para seguir progresando en la aventura. Lo que se traduce en ir resolviendo cierto tipo de puzles que requieren de objetos que vayamos consiguiendo por el escenario. Una de las pegas que le he visto es que casi toda la aventura se basa en ir superando lo que podríamos definir como habitaciones o zonas, es decir, no vamos a distintas habitaciones (o zonas) o exploramos distintos puntos de la ciudad para luego volver a los anteriores y resolver cosas con ayuda de lo que hallamos encontrado en los demás escenarios, si no que, a excepción del club que comentaremos más tarde, una vez hemos superado el lugar actual vamos a otro, por lo que en este sentido es menos abierto y quizá por ello más fácil.

 

Los puzles a resolver no serán difíciles, o al menos no me he sentido frustrado, y si me he atrancado, al poco tiempo he podido encontrar la solución. Eso sí, ahora mismo su principal pega para todos los hispanohablantes es que solo está en inglés, con un buen doblaje con subtítulos, pero todo en inglés. El estudio nos indica que planean añadir más idiomas, aunque todavía no saben cuáles puesto que aún no lo han decidido, y también esperan a ver "qué piden los fans". Por nuestra parte ya les hemos trasladado que sería muy bueno que al menos contará con subtítulos en español. Es por ello que dependerá de nuestro nivel de inglés que podamos disfrutar más o menos de este juego, para enterarnos de su historia, de todos los diálogos y de lo que ocurre para resolver cada situación de forma correcta.

 

 

Además de la mecánica de ir interactuando con el entorno y recogiendo algunos objetos, también habrá momentos de diálogo con personajes en los que elegir distintos comentarios, tal y como también ocurría en las aventuras en las que se inspira. De hecho, son estos diálogos los que junto con los detalles visuales y los secretos ocultos harán que tengamos algo de rejugabilidad (por conocer más), tal y como afirma el estudio y corroboramos en el sentido de que tenemos pendiente volver a completar el juego para cambiar una de nuestras decisiones tomadas ya por el final y ver si ocurre otra cosa.

La apuesta por Quill

Peanut Button utiliza Unity y la herramienta de dibujo Quill para dar vida a todos los elementos de Retropolis (escenarios, animaciones, objetos, etc.), y lo hace de forma correcta. El juego se siente bien acabado e implementado, y la ambientación lograda acompañada de una banda sonora original (electro noir jazz) más que correcta nos mete de lleno en ese mundo retrofuturista. No es la primera vez que vemos a un estudio utilizar Quill, pero en este caso lo emplean para el juego completo, lo que hace que nos recuerde más a los que juegos en los que se inspira debido a esa sencillez de su arte dibujado a mano. Cabe destacar que las animaciones de los personajes se realizan con la técnica de stop motion, ofreciendo así un plus más a ese toque retro que respira el juego.

 

En este apartado también quiero comentar que, aunque no contamos con avatar completo, sí que tenemos brazos completos, siendo un curioso detalle que, si dejamos el controlador en una superficie real y nos alejamos un poco, veremos que el muelle se estira.

 

Su historia y posible futuro

Como comentaba anteriormente, en lugar de tener a nuestra disposición distintos lugares o zonas a los que movernos y encontrar objetos en todos ellos para usar más tarde, el juego se siente como una sucesión de distintos lugares a los que no podemos volver, con excepción del club en el que sí tenemos dos "habitaciones" a las que movernos para conseguir objetos o realizar acciones, y es justo aquí donde vislumbramos lo que podría dar de sí esta saga si tiene buena acogida y el estudio decide seguir con ella, incluso aunque siguieran apostando por el mantenernos inmóviles con la ayuda de nuestras manos elásticas.

 

No quiero hacer spoilers de nada de su historia, pero sin duda este mundo podría volver a necesitar la ayuda de Philip Log, el protagonista robótico que "encarnamos" en esta historia de conspiración dividida en dos partes por sus creadores. No es una historia que probablemente nos vaya a sorprender, y mucho menos si no dominamos la lengua para pillar todas las referencias e incluso situaciones cómicas. Como decíamos al principio, la trama girará en torno a ayudar a una famosa actriz a recuperar una joya vital para ella, lo que nos llevará a viajar en coche con cinemáticas de por medio a distintos lugares de Retropolis, teniendo que superar los puzles de los lugares para seguir avanzando. La primera parte se compone de 3 lugares, y la segunda de alguno más.

 

En nuestro caso hemos tardado un total de 83 minutos en explorar el juego y completarlo con la calma de fijarnos en sus detalles, por lo que suponemos que la duración media estará en torno a la hora para completar este título de aventura y misterio ambientado en una metrópolis con robots cuyo objetivo es el de mantener vivos los tiempos pasados, lo que hace que vivan obsesionados con la decoración de los años 50 y con robarse el dinero entre ellos. Ahora bien, es una experiencia muy recomendable si os gusta este género, pues en el tiempo dedicado lo disfruté sin parar hasta completarlo y me terminó gustando, lo que me dejó imaginándome lo que sería volver a vivir esos clásicos de LucasArts desde dentro, algo que ya ha empezado a ocurrir aunque dejando atrás el point & click, como es el caso del reciente juego de VR de Sam & Max.

 

Conclusión

Si sientes nostalgia por las aventuras gráficas de LucasArts, el título de Peanut Button te ofrecerá un buen aperitivo con la esencia del género, aunque no esperes la duración ni la profundidad de los puzles y posibilidades de dichos títulos. Retropolis se aproxima bien a ellos y nos ofrece una experiencia divertida de poco más de una hora en la que relajarnos y disfrutar siendo participes de ese mundo retrofuturista. Esperamos que el título tenga éxito y que llegue una secuela con mayor ambición aún, y a ser posible con idioma español.

 

El juego ha sido analizado en PC con Oculus Rift S.

VRGameCritic

+ El aire que respira a clásicos del género

+ Su buen acabado e implementación

+ Su ambientación y narrativa

- La mayoría de escenas se resuelven en el mismo entorno

- No está en español

- La duración

7,5 "Muy bueno"

The Secret of Retropolis (PC)

7.5

Lanzamiento / Julio 21, 2021

The Secret of Retropolis is an adventure-mystery VR game like no other before. A classic story retold from a first person perspective. Play as a robot detective hired by a famous movie star for a ...

Nota de los usuarios

8

The Secret of Retropolis (Quest)

7.5

Lanzamiento / Julio 21, 2021

The Secret of Retropolis is a VR narrative game of a new kind, a blend of classic point-and-click adventure with immersive cinematography. Embody the witty protagonist of a film noir plot. Meet ...

Nota de los usuarios

6