Gnomes & Goblins: ANÁLISIS

22 SEP 2020  19:00

ray_manta

6

Gnomes & Goblins: ANÁLISIS

Bienvenidos al bosque de los goblins, unos seres verdes de ojos grandes y orejas puntiagudas que, si los tratas bien, te acogerán como a uno más de su familia. Explora su mundo, haz realidad su profecía secreta y no dejes que los malvados gnomos arruinen la fiesta. Disponible para Rift y SteamVR.

Soy muy grande, pero no me tengas miedo

Érase una vez una demo que nos dejó maravillados allá por el año 2016, el comienzo de una amistad entre un pequeño goblin y un apuesto jugador, una posible aventura de la que nunca más se supo... hasta este año. Primero llegó un tráiler, y después, durante el pasado festival de cine de Venecia, pudimos leer un capítulo más de este cuento. Ahora que ya lo hemos vivido completo, veamos si hemos sido felices y comido perdices.

 

 

Detrás de Gnomes & Goblins encontramos nombres de peso; por un lado a Wevr, el estudio responsable de The Blue, por otro la productora Golem Creations y MWM, pero sobre estos dos destaca Jon Favreau: director, productor, actor, uno de los hombres con más peso en Hollywood y ahora también en la televisión. La serie The Mandalorian, de la que es creador y productor ejecutivo, se acaba de llevar 5 premios Emmy, y baby Yoda es ya un icono de la cultura pop.

 

Las expectativas no son buenas a la hora de hincarle el diente a un juego, película o al nuevo disco de nuestro grupo favorito, y tengo que reconocer que las mías eran bastante altas con respecto a este proyecto. Sin embargo, bajaron algo al ver el tráiler (me pareció soso) y un poco más al jugar al resumen del juego que se presentó en el Festival de Cine de Venecia. Todo era muy bonito, sí, pero no demasiado apasionante. Así que empecé a jugar a este título con los pies en la tierra y con la cabeza en las nubes.

Estos goblins son como los pitufos, duendes buenos

Si me preguntáis qué tipo de juego es Gnomes & Goblins o a qué público va dirigido, responder no es fácil. Tiene dos partes: una en la que deberemos hacernos amigos de un goblin, ayudar a su aldea, enfrentarnos a unos malvados gnomos y descubrir un misterio. Se trata del modo historia, una aventura sencilla de unos 45 minutos de duración, muy guiada, con varios momentos mágicos y que deja con ganas de más, de mucho más.

 

Finalizada esa parte, la aldea y sus alrededores se convierten en escenarios donde podemos practicar mini-juegos, descubrir secretos, coleccionar objetos, ayudar en las tareas del campo, localizar recetas y recolectar ingredientes para preparar diferentes tipos de bebidas, etc. Es el modo mundo abierto, donde se trata, en definitiva, de vivir feliz y en paz en el bosque como un pequeño goblin más. La duración de esta parte ya depende de cada jugador, pero en mi caso yo no he encontrado demasiados alicientes para quedarme a vivir en esa aldea mucho tiempo. Tengo que decir que juegos como Animal Crossing no son lo mío, y si son lo vuestro, tened en cuenta que esta propuesta es mucho más modesta.

 

 

Es un juego fácil, un cuento infantil, un título dirigido más a niños que a adultos. Con un poquito de complejo de Peter Pan, los más mayores disfrutaremos de la historia principal, sí, pero no encontraremos muchos alicientes para dedicar nuestro tiempo a vivir en ese bosque. Los más "peques" se emocionarán con la aventura, hay momentos de acción que no quiero desvelar, y seguramente se lo pasarán pipa explorando la aldea, cultivando maíz o alubias, recolectando fresas, practicando mini-juegos como lanzar piedras intentando introducirlas en un agujero, etc.

 

Puede que, a veces, necesiten nuestra ayuda porque no sepan qué hacer a continuación, el juego en este sentido peca de ser poco explicativo y es fácil sentirse perdido. No hay una interfaz como tal, el menú tiene pocas opciones, no hay un narrador y apenas se nos dan unas indicaciones al principio. La idea es sentirnos libres de explorar, aunque luego todo esté muy limitado.

 

Un gigante viene a verme

El nivel de presencia que consigue Gnomes & Goblins es muy alto en la parte visual. El bosque, las viviendas dentro de los árboles, el río por el que navegaremos, las cuevas y la casa del árbol final están llenas de detalles y todo bien proporcionado. Empezamos a tamaño humano, pero gracias a una luciérnaga mágica, nos podremos encoger y es una delicia el contraste entre ver las cosas desde la perspectiva de un "gigante" a poder hacerlo siendo diminutos. En este sentido la inmersión es total, pero lamentablemente el hechizo se rompe al interactuar con objetos.

 

Me parece una mala decisión que veamos nuestros mandos semi-transparentes flotando. Ver un dispositivo tecnológico en mitad de un paisaje de cuento de hadas es absurdo. Los objetos se cogen a distancia, como si tuviéramos los guantes de Alyx, algo que es cómodo pero siempre cuestionable. No hay apenas colisiones, nuestras manos/mandos atraviesan todo excepto los objetos con los que debemos hacer algo.

 

El envoltorio es precioso, pero la forma de estar dentro de él se quedó en la VR de la primera demo de 2016. Subir o bajar escaleras es tedioso, lento, y nunca estás seguro de cuándo has llegado ya arriba o abajo. Navegar por el río admirando el paisaje es maravilloso, pero después de haber manejado un remo en Phantom: Covert Ops o Journey for Elysium, hacerlo aquí se siente muy tonto.

 

Lo mismo ocurre con el desplazamiento. Hay tres opciones: libre, híbrido y una especie de teletransporte que consiste en dar saltitos. Escoged sin miedo el movimiento libre, que no os vais a marear, pero sí os frustraréis al no poder ir más que en línea casi recta y chocar con barreras invisibles. ¿Por qué no puedo pasar por ese camino si no hay más que dos hierbajos en medio? En cuanto al giro, podemos optar porque sea por tramos o libre. No hay muchas opciones de confort, pero por el ritmo en general pausado del juego tampoco son necesarias. Se puede jugar sentado o de pie, con algo de espacio a nuestro alrededor en ambos casos.

 

El sonido del silencio, el que no quiero escuchar

En cuanto al tema del idioma, no vais a encontrar ninguna dificultad: el menú y algunas indicaciones están en inglés, pero nada que no hayamos leído ya antes. Sin embargo, para mí uno de los grandes problemas de esta aventura tiene que ver con el sonido, con las voces, con la lengua en la que se comunican los goblins: ninguna.

 

Sobre el papel puede parecer una buena idea que los personajillos verdes no hablen con nosotros, así nos ahorramos problemas de tener que doblar el juego a varios idiomas. Pero la decisión de que los goblins sean casi mudos (hacen algunos ruiditos) hace que este mundo esté menos vivo de lo que debería. Además, apenas hay música, unos coros de vez en cuando o una melodía para subrayar los momentos decisivos.

 

Tampoco abundan los efectos de sonido, en el bosque parece que no hay más que grillos, cri! cri! cri!. Creo que parte de la culpa de que se me haya hecho pesado este título es que hay pocos sonidos ambientales, demasiado silencio. Sí, ya sé que esto no es Doom Eternal, pero frente a un apartado visual brillante, en lo sonoro es pobre. Si lo que buscaban con esto era una experiencia de juego relajante, lo han conseguido, casi me duermo de pie.

 

El vicio de pedir, la costumbre de no optimizar

He alabado el aspecto visual, pero ojo, depende mucho de vuestro equipo. Los requisitos mínimos que pide no son reales (procesador i7, GTX 1080). Yo lo he jugado con un i5 y una GTX 1070, a través de Link con Quest, en calidad media, sin problemas de fluidez ni de tirones y con un resultado gráfico espléndido. He probado a jugar en calidad alta y ultra, con texturas más detalladas, mejores luces y sombras, definición...y la aldea y sus alrededores se vuelven mucho más espectaculares, pero con mi equipo era imposible mover eso, bajada de framerate brutal que lo hacía injugable. La optimización brilla como una luciérnaga, pero por su ausencia.

CONCLUSIÓN

Estamos ante una propuesta que nos deja con la boca abierta de asombro en sus primeros minutos, pero probablemente bostezando conforme hayamos jugado un par de horas más, a no ser que seamos niños o nos fascinen los cuentos infantiles. Es un título que se queda a medias, con un alto valor en la parte visual, pero con una mediocridad en cuanto a ambientación sonora a la que no encuentro explicación. Logra que nos sintamos parte de un mundo de cuento, pero la magia se rompe por lo anticuado de algunas mecánicas VR. Recomendable como título familiar, eso sin duda, pero no imprescindible.

 

El juego ha sido analizado con la versión de Steam a través de Link con Quest.

VRGameCritic

+ Que el proyecto haya salido adelante

+ Visualmente mágico

+ Los goblins son entrañables

+ Hay varias escenas emocionantes

+ Los poderes que otorgan las luciérnagas

- Parece salido de la VR de 2016

- Este cuento no cuenta casi nada

- Los gnomos apenas aparecen

- Los goblins no son tan monos como Baby Yoda

- Olvido de la parte sonora

6 "Bueno"

Gnomes & Goblins (PC)

6

Lanzamiento / Septiembre 23, 2020

Gnomes & Goblins is an original indie production from Wevr with MWM and Golem Creations that offers players a unique opportunity to explore an enchanted virtual world created by Jon Favreau ...

Nota de los usuarios

?