Impresiones de la beta cerrada de Stride, parkour en VR

18 AGO 2020  9:00

Redacción

14

Hemos probado durante tres días la beta cerrada de Stride, el tutorial y el modo Endless, una carrera infinita donde los escenarios se generan aleatoriamente. Cuando se edite el juego habrá campaña individual y 2 modos más: Arena (escenario abierto por donde hacer saltos y piruetas) y Time Run (carrera contrarreloj). Nuestras primeras impresiones son muy positivas, y por lo que hemos visto lo único que podría salir mal es que el estudio JoyWay fuese demandado por EA DICE, porque estamos sin duda ante una muy buena versión en realidad virtual del gran título de parkour en primera persona Mirror's Edge.

 

 

Loa gráficos en el modo Endless son muy sencillos, no corremos ni saltamos por una ciudad de verdad, sino sobre estructuras de edificios muy básicas. Hay algunos detalles como macetas en algunas ventanas, hierba artificial en terrazas y algún otro toque de color que rompe la monotonía, pero los escenarios con minimalistas.

 

El tutorial es muy completo y explica bien cómo lograr dar dobles saltos, correr por las paredes, usar las armas de fuego, tirolinas, el gancho, etc. Resulta un poco extraño que en los dibujos explicativos aparece un mando que a lo que más se parece es a un Move de PlayStation, cuando las instrucciones se refieren más bien a mandos tipo Touch. La beta la hemos probado con las marcas de HTC Vive y con los Touch de Quest (conectado a PC).

 

Siendo un juego de parkour, de correr y saltar, es obvio que el movimiento tiene que ser libre, así nada de tele-transporte ni ninguna opción de confort, al menos de momento. Así que se avanza con el stick o el trackpack y para correr hay que mover los brazos adelante y atrás como en la vida real. Para saltar hay que pulsar/soltar un botón y mover los brazos hacia arriba. No tenemos que despegar nuestros pies reales del suelo, pero eso de tener que alzar los brazos hace que saltar se sienta más real. Y más cansado, y más peligroso (ojo con lámparas, ventiladores de techo, etc).

 

Y cuidado también con el cable que conecta nuestro visor al PC, que puede suponer el mayor problema de este juego. Cada cual que pruebe el mejor método, si es mejor tener el cable arrastrado por el suelo, o por el techo con algún sistema de fijación. Al tener que avanzar casi siempre en línea recta por el escenario, no va a haber problema de que se enrolle en nuestros pies o que nos estrangule el cuello, pero sí de que se nos enganche en un brazo mientras hacemos un movimiento brusco y le demos un tirón tan fuerte que temamos haber convertido nuestro visor en inalámbrico pero sin querer. Stride no exige para jugar un gran espacio, pero sí que esté despejado. Es decir, podemos jugar de pie sin tener que dar pasos hacia un lado u otro, en medio metro cuadrado, pero es conveniente que no haya nada alrededor en la distancia que alcancen nuestros brazos. Lo ideal sería disfrutar este título en un visor inalámbrico o standalone.

 

 

Seguimos con el tutorial, que nos enseña a saltar por paredes, deslizarnos por tirolinas, agarrarnos a cornisas, “enfocar” el tiempo un par de segundos para lograr encadenar 2 tipos de movimiento y llegar más lejos o usar un gancho al estilo Tarzán. En términos generales, podremos hacer lo mismo que hacia Faith, la mensajera de Mirror’s Edge, pero en realidad virtual, con una excepción: no tenemos que golpear a guardas para desarmarlos, llevamos un par de pistolas a nuestro costado que deberemos usar para acabar con algunos francotiradores.

 

Esto no convierte al juego en un shooter en ningún momento, los enemigos a los que tenemos que esquivar o disparar son un obstáculo más a superar. Porque en el modo Endless, se trata de avanzar sin parar en línea recta. Nos persigue una “sombra” que ennegrece los edificios y si nos alcanza, se acaba la partida. Se trata de correr, agarrarse a algo, saltar sobre el abismo y volver a la carrera, deslizarse por una tirolina y seguir corriendo y saltando sin mirar atrás. El recorrido es lineal, pero siempre diferente, no te puedes aprender la ruta, te mantiene en tensión. No hay pistas de qué debes hacer, hay que seguir, lanzarse al vacío sin caer en él.

 

La gran pregunta: ¿y no marea eso de tener que estar corriendo y saltando a toda velocidad? En mi caso, ningún mareo o malestar, y creo que no porque mis piernas virtuales sean poderosas ancas de rana, sino porque la linealidad del recorrido, la fluidez y el tener que mover nuestro cuerpo (o al menos los brazos) hace que nuestro cerebro sí se crea que estamos haciendo parkour.

 

 

Por el momento Stride parece cumplir lo que prometía en sus vídeos de avance, ha conseguido traer el parkour a la VR con algunos sacrificios. El principal es su sencillo aspecto gráfico, está claro que no va a necesitar una RTX3090 para funcionar, aunque lo que hemos jugado es solamente un modo y en estado beta, en el trailer donde se ven imágenes de la campaña los escenarios lucen mucho mejor y con más detalle como se aprecia en la foto de arriba. El otro es que para realizar algunos saltos especiales, hay que andar pulsando botones rápidamente, lo cual siempre es menos inmersivo que si tuviéramos que realizar algún tipo de movimiento o gesto, pero claro, los trajes hápticos de uso doméstico son todavía un sueño. Muy buenas impresiones nos ha dejado este pequeño aperitivo, el parkour virtual de Stride no marea, es divertido y desafiante.

STRIDE (PC)

Lanzamiento / Septiembre 4, 2020

It’s been 15 years since the accident -- an environmental disaster that left city-state X cut off from the outside world. Once a shiny metropolis, X has devolved into a conflict ridden nightmare. ...

Nota de los usuarios

?