The Light Brigade: ANÁLISIS

13 JUN 2023  15:00

gopozgon

10

The Light Brigade: ANÁLISIS

Nos convertimos en un monje mágico para salvar a la humanidad armados con un arsenal sacado directamente de la Segunda Guerra Mundial. Disponible para PC VR, Quest y PSVR2.

Magia, monjes y Segunda Guerra Mundial

El mundo está sumido en una eterna oscuridad que amenaza con acabar con los últimos humanos que se resisten a rendirse frente a las fuerzas del mal que tratan de terminar con los últimos resquicios del ser humano.

 

 

Como no podía ser de otra forma, nosotros formamos parte de la brigada de la luz, algo así como la última línea de defensa de "los buenos", con la firme decisión de viajar todas las veces que sea necesario a través de unas brechas que nos llevan a parajes repletos de enemigos para presentar resistencia -o más bien atacar- al constante avance de los soldados de la oscuridad. En la brigada somos unos pocos valientes, pero nos va más lo de adentrarnos en solitario una y otra vez, aunque en alguna incursión podrás encontrarte algún despistado aún dentro (y vivo) con el que arrimar el hombro frente a los enemigos en algún momento.

Que la luz nos guíe a la victoria

Para atravesar estas puertas que abren el camino al mundo de la oscuridad (aunque también podría encajarle llamarlo el mundo de la niebla, muy presente), solo tenemos que juntar las manos para rezar, como buen monje mágico que somos; gesto que también usaremos para recoger las almas de los enemigos y monjes de la brigada de la luz caídos previamente en las batallas y que posteriormente purificaremos para subir de nivel, o igualmente rezar para mostrar momentáneamente la ubicación de los enemigos cercanos, hasta que podamos volver a usarlo una vez recargado su poder. 

Desde que salí de la catequesis hace 30 años, no había vuelto a rezar. Con Light Brigade he rezado prácticamente cada minuto durante las horas que he estado tratando de que la luz recuperara su sitio frente a la oscuridad que estaba consumiéndolo todo.

Indie pequeño pero matón

Estamos ante un título indie desarrollado por Funktronic Labs, ya conocidos por otros videojuegos VR como Fujii, Starbear Taxi o Cosmic Trip. En este caso queda claro que han sabido sacar partido de sus recursos limitados para ofrecernos un roguelike muy notable que sabe brillar más allá de su aspecto gráfico ciertamente simplista.

 

Empezando por este punto, estamos ante uno de esos títulos que no podemos decir que destaque en el aspecto gráfico, pero que trata de aprovechar sus armas con un estilo artístico que sí cumple por encima del gráfico, pese a que quizás sigue quedando un punto por debajo de otros títulos de un corte similar, como podría ser In Death. En este caso, los escenarios son correctos, con diferentes alturas y múltiples coberturas que estás obligado aprovechar para no acabar muerto antes de lo habitual, y es que ya de por sí "lo habitual" a menudo es bastante pronto en The Light Brigade.

 

Entre los diferentes escenarios -generados de forma procedural- podremos encontrarnos grandes construcciones en ruinas, escenarios más naturales como bosques o montañas, subterráneos y algún otro que aportan suficiente variedad en nuestro recorrido; en todos los casos buscando un ambiente ciertamente opresivo debido a la niebla que nos impide ver claramente a los enemigos que no tenemos cerca, algo que tampoco nos facilita el sonido posicional, que en este caso no termina de convencernos del todo, con unas pisadas que habitualmente parecen venir de muy cerca, aunque el enemigo esté lejos de nuestra posición.

 

La BSO, sin ser notable, cumple correctamente, acompañándonos en los momentos más tensos y dejando su lugar a los sonidos naturales del entorno cuando no estamos enfrentándonos a ningún enemigo.

 

 

La imagen, más allá del recurso de la niebla, consigue un aspecto limpio, definido y suave, en parte gracias a los 90hz nativos de los que goza el juego, además de ofrecernos unos entornos sencillos con texturas principalmente planas que facilitan este aspecto. Pese a que el aspecto gráfico es "solo bueno", las mecánicas y jugabilidad de este roguelike van mucho más allá.

Antes de lanzarnos a la muerte (casi) segura

Empezamos en el último templo, algo así como la base de operaciones donde preparamos la incursión a cada batalla. Aquí podemos elegir una de las 6 clases (solo una de inicio) que tendremos que desbloquear secuencialmente llegando a cierto nivel de la clase previa. En función de cada clase tendremos disponibles una serie de armas principales, secundarias, mágicas o habilidades pasivas que variarán la forma de afrontar nuestras incursiones.

 

Los textos están en castellano, muy útil para entender la  utilidad de múltiples objetos.

Magias y armas de hace 80 años

Las armas no mágicas son recreaciones de modelos de la Segunda Guerra Mundial, como el fusil Gewehr 43 que usaron los alemanes, con el que empezamos de inicio con la clase "fusilero", la pistola Nambu tipo 14, utilizada por el ejército japonés o el subfusil M3, propio de los americanos. En todos los casos se trata de armas contundentes, "con peso", colisiones con el entorno y necesidad de recarga manual, acción que puede suponer la muerte en varias situaciones si no buscamos una cobertura donde llevarla a cabo.

 

En ocasiones será más rápido cambiar a la pistola secundaria que pararnos a recargar. 

 

Estas mecánicas de recarga y la forma de afrontar las batallas son muy satisfactorias, haciendo de The Light Brigade un gran shooter muy disfrutable para los amantes de este tipo de juegos, y si le sumamos el uso de los gatillos adaptativos y la vibración del visor en PSVR2, un poquito más. Olvidaos de ir pegando saltos como en Fornite o corriendo como en Doom, aquí nos moveremos con cautela lentamente (sobre todo si mantenemos las armas sujetas a dos manos), aunque siempre tenemos la opción de usar el teletransporte, necesario para acceder a diferentes alturas.

 

Estas armas se pueden potenciar con los puntos de mejora que recibimos con cada aumento de nivel, siendo estas mejoras permanentes que no se pierden tras cada recorrido y que se consiguen purificando almas -normalmente al final de cada nivel- de las que hemos ido recogiendo (rezando, sí) de los anteriores compañeros muertos en batalla o de los soldados enemigos; algo así como una especie de no-humanos corrompidos por la oscuridad que van evolucionando y haciéndose más duros conforme avanzamos, de cuando en cuando acompañados por aliados como lobos, halcones o incluso ratas que varían la forma de afrontar una batalla que, en caso contrario principalmente se centra en cubrirse y asomarse para disparar o lanzar una granada en el momento justo, mientras los enemigos recargan. En ocasiones ellos también buscan coberturas, pero su comportamiento normalmente no es el de unos soldados de élite, como si su IA también hubiera sido corrompida por la oscuridad, sin importarles demasiado si son o no un blanco fácil.

 

Los enfrentamientos varían y se hacen más divertidos contra los jefes que encontraremos en el camino, más duros, largos, divertidos y con varias mecánicas que aprender para superarlos y seguir nuestro camino.

 

Moldeando nuestro enésimo intento de llegar al final

Además de estas mejoras permanentes que no se pierden tras "morir" y volver al templo, existen multitud de mejoras volátiles, únicamente válidas durante la partida en curso y que se consiguen con el oro que encontramos por los escenarios, que podemos gastar al toparnos con vendedores por el camino, cajas que podemos encontrar con accesorios que podemos instalar en las armas para añadir mejoras como mirillas o amuletos mágicos con distintas habilidades, y lo más llamativo, unas cartas de tarot que encontramos en ciertas cajas y que nos dan a elegir entre 3 opciones que añadirán mejoras pasivas que nos dan la opción de recuperar vida en diferentes situaciones, posibilidad de aumentar el porcentaje de daño mágico, con opciones como hipnotizar a soldados para que luchen a nuestro lado u otras opciones que modifican el transcurso de cada partida.

 

Durante una run en la que superemos varios niveles podremos encontrarnos varias cajas y por tanto llevar el poder sumado de varias cartas de tarot con nosotros, haciéndonos sentir invencibles, al menos hasta que nos demuestren que no.

 

Un título corto y largo a la vez

Una partida completa puede llevarnos cerca de 2 horas desde el inicio hasta superar el último jefe, pero ya sabemos cómo funcionan los roguelike: Su duración es "corta", pero por suerte es prácticamente imposible llegar al final sin dedicación y aprendizaje, y eso solo se consigue muriendo una y otra vez, por lo que lo normal es que esas 2 horas se multipliquen, más aún cuando tenemos varias clases que potenciar para probar todas sus armas y opciones, y cuando estamos frente a un título tan divertido como este.

 

El juego no nos obliga a jugar cada partida de forma completa sin grabar. No hay puntos de guardado manual, porque dilapidarían su naturaleza roguelike de volver a empezar una y otra vez más listos y más fuertes, sino que estos se van guardando en la entrada de cada nivel y solo se mantienen hasta tu muerte, momento en que no nos queda otra que volver a empezar equipándonos de nuevo en el templo. Los niveles son cortos, los podemos superar en 10 minutos aproximadamente, por lo que aun tratándose de un roguelike, se puede disfrutar perfectamente en partidas cortas.

 

Si te surge un plan, llega la hora de cenar o tienes que dormir más de 2 horas antes de ir a trabajar, sólo apaga la consola y más tarde vuelve al nivel en el que estabas.

Conclusión

Light Brigade puede no entrar fácilmente por los ojos de primeras, pero a poco que le des una oportunidad difícilmente vas a poder parar de rezar, purificar almas, repetir una y otra vez para conseguir mejorar armas o probar nuevas combinaciones de cartas de tarot con las que afrontar cada partida. Estamos ante un roguelike muy bien desarrollado, con pocas costuras en cuanto a mecánicas y diversión, donde apenas el aspecto gráfico justo o el movimiento de los enemigos pueden chirriarnos frente al resto de sus virtudes.

¿Te gustan los shooters y los roguelike?. The Light Brigade es una apuesta segura.

 

El juego ha sido analizado en PS5 con PSVR2.

+ El uso de las armas de la Segunda Guerra Mundial

+ Adictivo

+ Gran cantidad de mejoras, clases y armas disponibles que cambian cada partida

- Aspecto gráfico sencillo

- Movimiento de los enemigos

- Poca variedad de enemigos

- IA de los enemigos

7,8 "Muy bueno"

The Light Brigade (PlayStation 5)

7.8

Lanzamiento / Febrero 22, 2023

El mundo ha caído a una oscuridad eterna y solamente tú puedes traer el amanecer. Enlistate en los rangos del Light Brigade, la última línea de defensa, y recorre a través de campos de batalla ...

Nota de los usuarios

8

The Light Brigade (Quest)

7.8

Lanzamiento / Febrero 22, 2023

El mundo se cae hacia una oscuridad eterna y solamente tú puedes traer el amanecer. Enlistate en los rangos de la Brigada de Luz, la última línea de defensa, y recorre a través de campos de batalla ...

Nota de los usuarios

8

The Light Brigade (PC)

7.8

Lanzamiento / Febrero 22, 2023

El mundo se cae hacia una oscuridad eterna y solamente tú puedes traer el amanecer.Enlistate en los rangos de la Brigada de Luz, la última línea de defensa, y recorre a través de campos de batalla ...

Nota de los usuarios

8