Moss Book II: ANÁLISIS PSVR

4 ABR 2022  8:00

Dark

6

Moss Book II: ANÁLISIS PSVR

Con todo el peso de la expectativa sobre sus hombros, el estudio Polyarc presenta el último gran título, y de momento exclusivo, de PSVR.

Una fábula eterna

Quill es la ratón protagonista de una historia en la que nosotros, como Leyentes, presenciamos e incluso somos partícipes para continuarla justo donde finalizó el primer Moss.

 

 

Un título que rápidamente conquistó los corazones de todos los jugadores que disfrutaron de su libro I e incluso de aquellos más recelosos a la realidad virtual.

 

El abrazo a lo tradicional

¿Las claves? Con aspecto de aventura convencional pero a su vez con alma rompedora, el mundo de Moss sabe fusionar una jugabilidad reconocible por todos edulcorándola con pequeños ingredientes solo perceptibles con un visor de por medio.

 

Nosotros, como Leyentes, interactuamos con su mundo a través de una burbuja que movemos mediante el sensor de movimiento del DualShock 4 (además de mover a Quill de forma clásica) para recuperar su vida, congelar enemigos y utilizar nuevas habilidades. Estas resultan uno de los puntos claves de este Libro II y que no deja de evolucionar, crecer y madurar con el paso de los niveles.

 

Movemos a Quill a la vez que nuestro poder como Leyente.

 

Polyarc por suerte no ha olvidado la importancia de la inmersión y además de ofrecer una base jugable más que sólida sabe que la experiencia virtual es igual de importante. Por ello la construcción del mundo es sorprendentemente rica, vertical y profunda para que antes siquiera de mover a Quill a través de una nueva zona investiguemos con nuestra mirada en esos dioramas que tenemos a nuestro alrededor.

 

Mucho más que Leyentes

Moss Book II más allá de mantener su corazón intacto, lo mejora añadiendo una capa de interactividad adicional gracias a unos poderes que vamos adquiriendo página tras página.

 

Así, a medida que avancemos descubriremos nuevas posibilidades que servirán tanto para dotar de vida a nuestro entorno como para complicar la existencia de los enemigos que pueblan su mundo. No sólo eso, ya que a la inicial espada se unirán otras armas que no sólo servirán para atacar afianzándose como las claves para resolver nuevos rompecabezas y así poder progresar.

 

 

Cabe destacar un inventario básico desde el cual seleccionamos el arma o los objetos clave que recojamos para activar ciertas puertas cerradas o incluso armaduras que protejan a nuestra diminuta heroína.

 

De este modo la aventura no para de ofrecer novedades al jugador, cooperando más en las hazañas de Quill y provocando una inmersión sorprendentemente natural.

 

Un mundo cohesionado

Partiendo del castillo como núcleo central, desde él nos movemos a diferentes zonas en busca de unas reliquias que nos ayudarán a restaurar la paz en la tierra de Moss. Cada una de ellas destila un cariño por el detalle increíble posicionándose como uno de los juegos más bonitos y con una de las direcciones artísticas mejor llevadas a cabo ya no en la realidad virtual, si no en mucho tiempo en el mundillo.

 

Los combates son mucho más inteligentes gracias a los nuevos poderes.

 

Cada área, cada rincón, que llega hasta donde nos alcanza la vista y que además nos rodea como jugadores sorprende. Siempre. Y ese factor sorpresa, de descubrimiento, de querer ver y explorar más es lo que hace que la construcción de su mundo sea un ejemplo maestro de diseño en pos de la inmersión.

 

Pero más allá de ser una cara bonita, la estructura de cada una de estas zonas es inteligente. Lo es porque tiene tanto o más peso la razón de ser de cada plataforma u obstáculo a sortear como de resultar increíblemente bonito. No se nos ocurre cómo poder magnificar el engranaje visual y jugable que han demostrado en Polyarc para que todo sea natural, increíble y funcional.

 

 

Incluso en los escasos, pero memorables, combates contra jefes finales se han esforzado para aunar todo lo aprendido hasta el instante del enfrentamiento convirtiéndolos así en pequeños puzles esta vez con la presión añadida del momento, con largos patrones de ataque alejándose siempre de la acción directa.

 

Resulta complicado intentar desgranar qué ofrece un producto tan bien medido y armónico del que nada sería lo mismo sin esa nota de música que se escucha al llegar a tal zona. O sin esas flautas que nos animan a combatir cuando los enemigos nos hacen una encerrona. O ese silencio eterno roto únicamente por las pisadas de un ratoncito adorable con una misión imposible a cumplir.

 

Además, a través de su narradora como voz en off mientras jugamos, nos sumergimos en las páginas de su libro poniendo voz a todos los personajes del juego, construyendo un mundo mucho más familiar gracias a una actuación inmejorable. Todo acompañado por subtítulos en castellano aunque con alguna que otra pequeña tara de traducción.

 

La importancia de lo único

Si bien hemos recalcado el esfuerzo en su impacto visual y jugable, todavía falta mencionar la riqueza visual que embarga al jugador en forma de sus salas únicas ofreciendo una sensación de progresión poco frecuente.

 

Cada vez que cambiamos de posición como Leyentes se alzan junto a nosotros escenarios donde cada objetivo está colocado en su lugar por algún motivo. Su luz y complejidad visual para adaptarse de paso a nuestra experiencia a sus mandos hasta llegar a una última zona gloriosa que resume perfectamente la grandeza de un viaje variado y versátil.

 

La relación entre Leyente y heroína sigue presente.

 

De paso ayudamos a Quill a conseguir todos los polvos mágicos rompiendo objetos y localizar los pergaminos ocultos con puzles más complejos y agudos.

 

Es cierto que nos gustaría poder destrozar atrezo más allá de barriles o cajas, y que muchas veces tenemos problemas sobre a qué elementos nos podemos agarrar, mostrando un pequeño desgaste visual en sus bordes pero funciona, se asume y no entorpece las sensaciones finales.

 

Sí lo hacen los diferentes bugs que nos forzaban a reiniciar el punto de control, repitiendo el último par de minutos jugados. Personaje inmóvil, lugares con la salida bloqueada y otros momentos aleatorios que esperemos se resuelvan cuanto antes para evitar empañar el título.

 

 

Pero más allá de esto la exploración es muy satisfactoria y aunque podría dar más de sí, nos ayuda a exprimir mejor sus posibilidades. Con esto queremos decir que incluso en nuestra primera partida hemos conseguido el codiciado trofeo de platino completando el juego al 100% en algo menos de seis horas.

 

Una lástima no encontrarnos con nuevos coleccionables que inciten a rejugarlo ni que los ya presentes ofrezcan algo adicional más allá de la simple colección.

 

Las armas forman parte de las cacareadas nuevas habilidades.

 

Conclusión

Polyarc se convierte por derecho propio en un referente del diseño de videojuegos. Moss Book II es un producto sorprendentemente bien medido que sabe hasta donde puede llegar y cómo hacerlo para que su experiencia global sea única y especial.

 

En su excelencia encuentra un equilibrio donde nada destaca por encima del resto y solo quizá, de nuevo sea su duración lo único que nos aleje de no poder pasar más tiempo en su asombroso mundo narrado.

 

Análisis realizado sobre la versión PSVR en PlayStation 4 Pro.

 

Podemos ver el juego en acción en este capítulo de ROV Explorers:

 

VRGameCritic

+ La potenciada interacción de los Leyentes

+ Precioso e inteligente diseño de niveles

+ Dirección de arte sobrecogedora

+ Música y narrativa, fundamentales

+ La importancia de la presencia como jugador

- Su duración impide pasar más tiempo en Moss

- Los coleccionables podrían dar más de sí

- Bugs ocasionales

9 "Muy bueno"

Moss: Libro II (PlayStation 4)

9

Lanzamiento / Marzo 31, 2022

Quill está de regreso... ¡y la están cazando! Quienes buscan deshacer este mundo ansían obtener la reliquia que ella tiene y no se detendrán ante nada para arrebatársela. Pero la joven heroína ...

Nota de los usuarios

?