Startenders: ANÁLISIS

29 SEP 2022  15:12

WhiteSword

2

Startenders: ANÁLISIS

¿Alguna vez has soñado con servir copas mientras viajas por el espacio? ¿No? Pues seguro que después de jugar a Startenders te parecerá buena idea... Disponible para Quest y próximamente para PSVR.

Barman es mi superheroe favorito…

A continuación tenemos el análisis completo enfocado en la versión de Quest, y luego, tras la Conclusión, tenemos un anexo para la versión de PlayStation VR.

 

Una de las cosas que más me sorprenden dentro de los videojuegos es cómo logran que sean divertidas cosas que en principio no lo serían. Algunos juegos han conseguido que me lo pase bien con propuestas tan locas como cuidar bebés (Baby Storm) o incluso estudiar (Brain Training y similares). Pero el mundo de la VR no es menos, y desde el principio hemos podido disfrutar con experiencias como Job Simulator, que pretende que te lo pases bien trabajando, o Lost Recipes, que quiere divertirte mientras cocinas para fantasmas.

 

Pues rizando el rizo, los desarrolladores de Foggy Box Games a través de su Startenders quieren gamificar el trabajo de barman (y podrás decir, "soy Bar-man"...), uno de los más duros, pesados y sacrificados, y lo cierto es que lo consiguen, vaya que si lo consiguen. Así que prepárate para divertirte sirviendo copas por raro que suene.

 

¡Ronda de chupitos!

El argumento empieza cuando eres raptado por una extraña academia intergaláctica dedicada a formar barmans en distintas partes del universo. Apareces en una pequeña nave que hace de habitación (o más bien celda), y allí un simpático robot te hará de guía a través de la aventura. Todo muy simple, la historia no es más que un mero conductor de niveles y solo se le añade algo de chispa cuando aparece un personaje que quiere ayudarnos a construir un teletransporte para poder volver a casa .

 

La salsa del juego la encontraremos al ponernos a servir copas en algún punto recóndito de la galaxia. Un tutorial, que podrás repetir cuando quieras, mostrará las nociones básicas de un buen barman intergaláctico de forma amena. Aunque es cierto que puede que te sientas abrumado en un principio, ya que todo se realiza con movimientos y tendrás a tu disposición muchos utensilios, ingredientes o bebidas con las que poder realizar decenas de mezclas. Pero no te equivoques, enseguida te haces con sus intuitivas mecánicas y te ves disfrutando detrás de la barra.

 

Una vez en faena como un verdadero barman (na, na, na. ¡¡¡Baaar-maaaaan!!!… lo siento…), descubrirás que en el arte del cóctel no todo consiste en mezclar bebidas. Exprimirás extrañas frutas (¿eso es una luna?) para crear zumos, abrirás botes, calentarás o congelarás bebidas, limpiarás los vasos y harás mezclas con pequeños agujeros negros. Incluso darás de comer a un pequeño bicho (por llamarlo de alguna manera) y usarás sus jugos gástricos como acompañante (¿Qué esperabas? estás sirviendo a aliens, digo yo que tendrán sus cosillas de alien).

 

 

Cada utensilio tendrá su funcionalidad y su propio modo de usar, para limpiar los vasos usas un cepillo eléctrico, para los botes una especie de abrelatas y las bebidas puedes servirlas a través de botellas o con surtidores. Usar cada elemento es muy parecido a como lo harías en la realidad: Quita el tapón a la botellas y vierte la bebida, activa la manilla del surtidor, mueve la palanca del exprimidor, abre el cajón para coger los elementos decorativos y tira todo aquello que ya no sirva a la basura. Todo a través de movimientos y acciones, casi nada de botones, y cuando los usas es con cierta lógica jugable, como para el agarre de cosas.

Un buen Barman no sabe solo de bebidas

Según tu velocidad, la complejidad del cóctel y tus fallos, se te recompensará con dinero galáctico para comprar más ingredientes o invertir en mejorar tu maquinaría de trabajo, pero como en el espacio nada es fácil, no solo será comprar y usar. Encima que pagas, tendrás que soldar tú mismo las piezas e imprimir las herramientas que quieras usar en una especie de impresora que tienes en tu nave.

 

Y oye, otra cosa que resulta muy divertida. Coge las piezas y colócalas en la impresora, gíralas para tener un mejor ángulo de trabajo, usa el soldador para fijarlas y dale a imprimir cuando tengas todo preparado. Como apunte, las piezas del teletransporte que podría llevarte de nuevo a casa seguirán el mismo proceso, y cuando puedas acceder a ellas, tendrás que elegir entre seguir mejorando tu equipo o gastar dinero en poder volver a casa antes.

 

¡Esta nave está muy viva!

Pero esta impresora no será el único elemento interactivo de tu pequeña nave espacial. También dispondrás de un ordenador táctil con información de toda la maquinaria, de las distintas razas, de la academia espacial y además es donde tendrás acceso a la store. Tienda en la podrás adquirir algún que otro extra, como púlpitos para tu acuario, posters para decorar las paredes o incluso videojuegos. Sí, podrás hacerte con unos cuantos cartuchos que podrás insertar en una videoconsola (mira que son majos, te raptan pero te dejan una consola retro) y jugar con ellos mediante un joystick y botones.

 

Algunas de las cosas que compres te llegarán por mensajería y tendrás que abrir los paquetes con un movimiento específico para la cerradura, claro. Pero no solo eso, incluso tienes una pequeña zona de mini-juegos (unos extraños dardos y una especie de Basket inverso), una ducha que puedes activar, un panel para escuchar o un grifo con agua raruna (eso sí, parece que el agua y la comida del espacio no te sienta muy bien ¿no?). Pronto te darás cuenta de que en la nave casi todo es interactivo y está preparado para aprovechar las bondades de las VR. Tan solo criticaría en este aspecto que no permite el movimiento libre y solo te puedes desplazar mediante el uso del teletransporte.

 

Un espacio lleno de estrellas...

Los gráficos son de un estilo cartoon muy conseguido, acompañan perfectamente y resultan muy vistosos. También es muy positivo ver cómo la mayoría de los elementos tienen una muy buena definición y unos atractivos diseños. Puede que las animaciones de los clientes sean algo simples y que las texturas de las pantallas que decoran los escenarios sean algo sosas, pero en general la sensación es la de un juego muy sólido y cuidado. Por ejemplo, en una pantalla de la ducha un presentador parece haber visto un pequeño bicho que… bueno, ¿lo has visto por la nave?.

 

En cuanto a modos de juego, al margen de la historia podrás crear bebidas que luego te pedirán tus clientes, jugar de nuevo al tutorial, participar en unas daily quests con ranking online (básicamente como una misión del modo historia con utensilios, bebidas y escenario prefijados) y jugar un interesante multijugador local a turnos pasándose el visor, hasta con un máximo de 5 jugadores.

…pero no todas son igual de luminosas.

Después de comentar muchas de las bondades de cómo aprovecha Foggy Box Games la VR y sus posibilidades de interactividad e inmersión, lo cierto es que tengo que decir que cuando llevas un tiempo jugando, la experiencia se puede hacer repetitiva. Al margen de crear piezas o máquinas, lo gordo del juego será servir bebidas y poco más. Es cierto que es una base muy bien resuelta y con muchas posibilidades, pero se echa en falta alguna cosa que rompa el desarrollo y añada algo más de miga o interés pensando en jugar a largo plazo.

 

 

Las piezas del teletransporte podrían tener alguna miga extra de montaje (aunque el teletransporte en sí guarda un par de sorpresas finales) y las misiones podrían añadir algún barman rival que te robe clientes o alguna bebida peligrosa, por decir algunos ejemplos. Después de unas cuantas misiones, por mucho que se añadan piezas, bebidas o ingredientes la sensación de hacer siempre lo mismo, puede llegar pronto.

 

Lo que seguro es un problema es que el juego nos llega solo en inglés, no es esencial para saber jugar o entender la base del juego, pero puede complicar la comprensión de ciertos elementos. Como nota personal, suelo mirar cada centímetro cuadrado del juego y noté alguna textura superpuesta que han arreglado en una última actualización. Quién sabe, puede que lleguen más idiomas. La voluntad de ir mejorando el juego de momento se le ve al equipo de Foggy Box Games. Pero por ahora, solo en inglés con subtítulos, que en VR no es de lo más inmersivo, y además, para muchos el idioma puede ser un problema.

 

Conclusión

Que estos últimos puntos no te quiten las ganas de jugar. Startenders es una magnífica propuesta dentro de la VR y un genial ejemplo de lo que es aprovechar la tecnología. También demuestra que aún se pueden hacer cosas originales dentro del mundo de los videojuegos y que no todo está inventado. Si te gustan las experiencias no convencionales y no estás cerrado a nada, Startenders puede darte muy buenos momentos VR, donde sentirás que es un producto muy mimado y cuidado.

 

El juego ha sido analizado con Quest 2.

 

Podemos ver el juego en acción en este capítulo de ROV Explorers:

 

 

 

Versión de PSVR (Dark)

Parece que la vuelta al cole para PSVR viene acompañada de algunos títulos que nos ayudarán a calmar nuestra sed mientras atravesamos un desierto de donde, al parecer, saldremos tras la llegada de su sucesora. Es aquí donde llega Startenders, que tras meses de retraso sin ninguna novedad, al fin aparece aprovechando ese bypass sabiendo que no será compatible, al igual que el resto del catálogo, con la nueva generación de juegos para PSVR2.

 

 

Llegados a este punto hemos reconocer que el título de Foggy Box Games lo hace prácticamente todo bien: una idea interesante, un aspecto peculiar y una jugabilidad basada en la interacción. Por el camino es bastante probable que sus desarrolladores se hayan topado con las trabas que suponen tanto los PS Move como el tracking del visor, algo que por suerte han sabido sortear con acierto.

 

 

Fuera de las incomodidades típicas, todos los elementos de interacción responden como deben, y el problema inicial de necesitar un área de juego excesivamente amplia (no todo está a nuestro alcance sin dar algún paso) se soluciona desde el menú de opciones. Un menú, junto al resto de textos del juego, que está en completo castellano y que también nos sirve para comprender mejor el sentido del humor que desprende.

 

 

Si bien durante nuestras sesiones de barman espacial no encontramos problemas graves, con cosas muy puntuales que requieren 180º de acción lo peor recae en las físicas. Éstas no siempre son buenas compañeras de viaje, y más de una vez romperemos vasos al tocarse unos con otros o nos cargaremos algún cóctel sin saber muy bien porqué. Una de las máquinas es especialmente molesta cuando requiere empujar con el vaso la palanca para rellenar la bebida… y que no conseguiremos a la primera.

 

La mayor decepción la encontramos en un apartado técnico simplemente funcional. Los modelados son excesivamente básicos, presentando además texturas de una resolución muy reducida. Algo que tampoco se camufla con unas animaciones, pocas, de los clientes, que parecen más robots que alienígenas. A estas alturas echamos de menos ver juegos que aprovechen el potencial del visor, tras haber probado cosas increíbles, teniendo que aceptar de forma inevitable conversiones de sistemas inferiores sin mejoras.

 

 

Y es que a pesar que la nitidez no es ningún problema, sí lo es una resolución que llena la pantalla de dientes de sierra por doquier, mostrando un apartado visual no muy satisfactorio. Por lo demás, el contenido visto en Meta Quest 2 se conserva, sin añadidos de ningún tipo, lo que ya de por sí nos garantiza, solo con la campaña, unas tres horas de juego donde servir cócteles cada vez más complejos.

 

 

La llegada de juegos bien rematados como Startenders siempre es de recibo. Quizá lo peor que podemos decir es que se trata de un producto poco arriesgado jugablemente, dando la sensación de "haberlo jugado" en más de una ocasión a lo largo de los años. Le falta atreverse con cócteles extravagantes, no solo bebidas "normales" que podrían pasar perfectamente por humanas para ir un poco más allá, como todo lo que rodea al título.

VRGameCritic

+ Gráficos muy vistosos y cuidados

+ Casi todo lo que ves es interactivo

+ Mecánicas jugables muy logradas

+ Multijugador local de 2 a 5 jugadores con solo un visor

- Solo en inglés

- Sin multijugador online

- Algunos movimientos pueden complicarse de más

- Puede hacerse repetitivo en su propuesta

- Podría dar más de sí en cuanto a misiones o desarrollo

7,5 "Muy bueno"

Startenders (Quest)

7.5

Lanzamiento / Marzo 17, 2022

“O la Academia piensa que eres realmente bueno... o nos quedamos con pocos estudiantes otra vez...”. Ya sea que te secuestren, aturdan y te confundan ligeramente, prepárate para tu inesperada ...

Nota de los usuarios

?