Sweet Surrender: ANÁLISIS

29 SEP 2021  14:00

AlejandroMontoya

8

Sweet Surrender: ANÁLISIS

Sweet Surrender es una propuesta roguelite para realidad virtual en la que tendremos que morir una y otra vez para aprender a progresar en este mundo de ciencia ficción repleto de robots enemigos. Disponible para Rift, SteamVR, WMR y Quest.

Roguelite FPS con ambiente futurista

Sweet Surrender es un juego creado por Salmi Games, estudio responsable de títulos de realidad virtual como GrowRilla y Late For Work. Se trata de un shooter roguelite que cuenta con un apartado gráfico muy al estilo de algunas propuestas como Borderlands, con ese toque cell shading futurista. El juego nos pone en la piel de un personaje que se ve recluido en una torre futurista cyberpunk y en la que tendrá que hacer frente a cientos de robots y trampas.

 

 

El videojuego cuenta con un tutorial en el que se nos explica desde cómo movernos a cómo disparar, pasando por el uso de las granadas, los potenciadores o los ascensores. Al igual que la mayoría de shooters de realidad virtual, contaremos con una especie de cinturón que nos permitirá almacenar los diferentes objetos y armas que vayamos encontrando por el camino. La mecánica de curación es similar a la vista en Half-Life Alyx, con una especie de viales mediante los cuales podremos recuperar vida y que estarán almacenados en unos botiquines situados en las paredes.

 

Avanza, dispara e intenta no morir

Como todo buen roguelike que se precie, el objetivo será ir avanzando por las diferentes habitaciones que nos iremos encontrando, teniendo que limpiar cada zona de enemigos. Al inicio comenzaremos con una pistola simple, pero por el camino iremos encontrando un arsenal más digno de nuestro propósito y podremos mejorar a nuestro personaje con potenciadores. El disparo no está demasiado bien ajustado y deberemos ser muy precisos para que nuestra puntería a los mandos consiga alcanzar a todos los robots.

 

Nuestro camino no será un viaje sencillo, sino que por el camino tendremos que ir haciendo frente también a toda una serie de trampas colocadas por el escenario que intentarán impedir nuestro avance y que podremos activar mediante disparos o granadas. A lo largo del escenario encontraremos ascensores, portales teletransportadores y cintas que ampliarán la variedad de situaciones. Existen unos enemigos particularmente poderosos que si nos ven podrán llegar a rastrearnos, por lo que la tensión irá en aumento en cada partida. En ciertas zonas será imprescindible eliminar a todos los enemigos para poder avanzar a la siguiente estancia. Las mejoras para nuestro personaje las iremos encontrando a lo largo de los variados escenarios, y podremos ir equipándolas en nuestras dos muñecas, con un máximo de dos espacios por muñeca para un total de 4 mejoras disponibles que podrán llegar a decantar la partida de nuestro lado. Será necesario poner toda nuestra habilidad en cada partida, pues conforme vayamos avanzando por el mapa los enemigos contarán con cada vez más vida y habilidades para complicarnos el avance.

 

Prepárate para un reto jugable

Sweet Surrender no es un videojuego para nada sencillo, y al inicio la curva de dificultad es muy pronunciada. Nos veremos muriendo una y otra vez hasta que le cojamos el truco a sus mecánicas y consigamos poner la bala donde pongamos el ojo. No es un título amable y requiere de muchísima concentración para ir avanzando cada vez más, run tras run. El videojuego se enmarca dentro del género roguelike, lo que quiere decir que los escenarios se generan de forma procedimental y cada partida será diferente de la anterior al encontrarnos con nuevas estancias, enemigos o armas que antes no estaban ahí. Si morimos volveremos a empezar desde el principio, pero habremos aprendido cómo sortear a ciertos robots o sus mecánicas. Cuanto más juguemos, más fácil será la siguiente run (partida completa hasta que morimos).

 

Podremos jugar directamente a la Aventura o jugar una Partida Diaria. Ambos modos de juego tienen la misma estructura, pero cuentan con un panel de puntuaciones mundial diferente, por lo que si queremos ser los mejores del día deberemos jugar a ese segundo modo. El primer modo será un reto frente a nosotros mismos, y el segundo nos invitará a ser mejores que otros usuarios. Encontrar un arma automática y especialmente poderosa podrá suponer la diferencia entre morir en los primeros minutos o lograr runs de gran duración que nos permitan subir posiciones en el ranking mundial. Incluso existe una pistola en particular que cuenta con un gancho con el que podremos agarrarnos a las superficies y movernos de forma más ágil en una mecánica que nos recuerda un poco a la jugabilidad planteada en Swarm. Por el camino también encontraremos una especie de tirolinas que nos permitirán acceder a zonas más elevadas de las localizaciones de Sweet Surrender.

 

La duración del videojuego es incalculable al tratarse de un roguelike. No se trata de un título pensado para jugar muchas horas seguidas, sino más bien un lugar al que acudir para jugar dos o tres partidas diarias. Sin duda el modo de Partida Diaria supone un aliciente para jugar al menos una vez al día y tratar de lograr la mejor puntuación mundial en una única run. Nos veremos jugando a Sweet Surrender durante semanas, y será un juego al que podremos volver de tanto en cuanto para pasar un rato muy divertido. El objetivo que el videojuego propone para llegar a su final es alcanzar la cumbre sorteando enemigos y avanzando por salas para llegar hasta la conclusión. A diferencia de otros roguelike como Hades o el más reciente Returnal, Sweet Surrender no cuenta con un hilo conductor o historia, por lo que llegar al final no supondrá un cierre del argumento (al ser inexistente) sino que será un nuevo comienzo para una partida totalmente diferente. El título no trata tanto de llegar al final sino de disfrutar del camino.

 

Siéntete como en una película de ciencia ficción

El apartado gráfico, como ya hemos comentado, cuenta con esa estética cell shading, y nos recuerda a otras propuestas como Borderlands o Pistol Whip. Ese ambiente futurista cyberpunk está presente durante todo el título, y al igual que en Pistol Whip, veremos cuántas balas nos quedan encima del arma que estemos manejando y también recargaremos nuestra infinita munición apuntando con el arma hacia el suelo. Los escenarios están muy trabajados y cuentan con todo tipo de obstáculos y trampas de la misma estética que los enemigos. La banda sonora nos mete de lleno en ese ambiente futurista y nos sentiremos realmente dentro de una torre controlada por robots, haciéndonos sentir como en la película Blade Runner. Los efectos de sonido acompañan a este Sweet Surrender de forma correcta y cada arma tiene un sonido diferente, al igual que los robots, que cuentan con unas mecánicas de movimiento y ataque muy bien definidas.

 

Sweet Surrender llega totalmente traducido a nuestro idioma y no incluye voces, por lo que no cuenta con doblaje al español. Pese a ser un videojuego que no es muy dependiente del idioma, se agradece el esfuerzo del estudio por traducir el juego al español y a un sinfín de idiomas para que cualquier persona pueda disfrutar de la propuesta independientemente de su procedencia.

 

Accesibilidad para la RV

Sweet Surrender es un videojuego accesible y pensado para novatos en la realidad virtual, ya que el movimiento que tiene activado por defecto (y que podremos configurar al gusto en el menú principal) es el teletransporte. Para personas que se marean con el movimiento del personaje es el modo ideal, pero si queremos acostumbrarnos a esa sensación podremos cambiar la forma en la que nuestro personaje se mueve para poder jugar más adelante a otras propuestas de RV que nos llevan al límite, como por ejemplo Echo VR y su particular juego que nos recuerda a lo leído y visto en El Juego de Ender.

 

Conclusión

Sweet Surrender es un título que gustará a los amantes del roguelike y que no recomendamos como puerta de entrada al género debido a su elevada dificultad inicial. Si venimos de jugar a otros roguelike en consolas no tendremos problemas para avanzar en el juego, pero si es nuestro primer juego del género vamos a sufrir mucho y probablemente abandonemos casi antes de empezar. No es un título amable con el jugador novato, que requerirá de mucha paciencia para llegar a apreciar la propuesta jugable. Prepara tus mandos para una desafiante propuesta de acción futurista y mejora con cada run para conseguir estar entre los mejores del mundo. ¿Acabarás con todos los robots y conseguirás las mejores armas? Atrévete a jugar a Sweet Surrender.

 

 

El juego ha sido analizado con Oculus Quest 2.

VRGameCritic

+ Su ambientación futurista

+ Rejugabilidad garantizada

+ La música te mete de lleno en la historia

- Curva de dificultad muy pronunciada al inicio

- Repetición de situaciones y mecánicas

7 "Muy bueno"

Sweet Surrender (Quest)

7

Lanzamiento / Septiembre 30, 2021

"Sweet Surrender" es un juego de disparos roguelike que se desarrolla en una megatorre distópica, donde debes adaptarte a un entorno despiadado, acelerado y lleno de acción. Usa explosivos, armas ...

Nota de los usuarios

8

Sweet Surrender (PC)

7

Lanzamiento / Septiembre 30, 2021

Sweet Surrender is a roguelite shooter set in a dystopian megatower where you must adapt to a ruthless, fast-paced action-packed environment.Use explosives, melee weapons, guns and upgrades to take ...

Nota de los usuarios

?