The Climb 2: ANÁLISIS

4 MAR 2021  15:00

marianoman

31

The Climb 2: ANÁLISIS

Crytek, que ha sabido posicionarse con su motor CryEngine, ahora nos trae la segunda parte de su juego de escalada. The Climb 2 nos hará, sin lugar a dudas, competir, sudar y disfrutar de sus paisajes por igual. Disponible para Quest.

Tus manos como único sostén para toda tu humanidad

Agárrate en los lugares dispuestos por Crytek para no caer al vacío mientras contemplas la naturaleza en su estado más puro. Poco necesita de presentación esta franquicia, y es que The Climb fue uno de los primeros títulos presentados en la RV que lucía gráficamente como un "AAA". En 2016, Crytek nos lo presentaba en exclusiva para Oculus Rift, haciendo uso de su afamado motor gráfico CryEngine que había sido utilizado en Crysis, el exprimidor de hardware por excelencia en su tiempo, y que ahora dejaba impreso en la retina del que lo disfrutara un sello de gran calidad visual.

 

Varios años después, y con la salida al mercado de Oculus Quest, fue lanzado el port para esta plataforma standalone, y muy bien adaptado por cierto, teniendo en cuenta sus virtudes de la movilidad sin cables y la escasa potencia frente a la de un PC. Hoy nos toca la posibilidad de escalar hasta las cumbres en su segunda parte, The Climb 2. Acompáñanos en la escalada y descubramos juntos qué nos depara la nueva propuesta exclusiva para Quest y Quest 2.

 

Opciones disponibles

Una vez descargados los 4,66 GB en nuestro Quest y lanzado el juego, nos encontramos con un menú minimalista, fácil de recorrer y muy bien diseñado. Entre sus sencillas, rápidas y únicas opciones de selección, encontraremos las siguientes:

 

Equipo: Dispondremos del listado de guantes, muñequeras y relojes a utilizar. También en este apartado tenemos la posibilidad de cambiar el género y el color de piel de nuestras manos virtuales.

 

Logros: Visualizaremos los 70 logros a desbloquear durante nuestros viajes en los diferentes escenarios.

 

Marcador: Encontraremos los tiempos y puntuaciones alcanzadas en cada una de las etapas y competiciones realizadas.

 

Opciones: Aquí tenemos la posibilidad de modificar los diferentes tipos de volúmenes, tanto principal, voz, ambiental como el de su música (que solo estará presente durante los menús). A su vez, tenemos la posibilidad de intercambiar el botón de agarre (dedo índice) por el de entizado (anular) o viceversa. Como única opción de confort, disponemos del orientado automático del cuerpo que funciona a la perfección, pero para los más sensibles puede llegar a generar descompostura por el rápido movimiento de la cámara. En este mismo apartado es también donde cambiaremos el idioma, entre los que tenemos disponibles el español.

Agilidad en nuestras manos para diferentes escenarios

Es recomendable realizar primero el tutorial. Si ya has podido jugar a su anterior versión, no habrá mucho más que agregar, aunque si llevas algún tiempo sin colgarte virtualmente de un risco, nunca está de más refrescar las mecánicas de juego. Este tutorial nos lleva solo unos pocos minutos, y nos empapa con toda la información necesaria para poder llegar a nuestro objetivo en las locaciones y diferentes dificultades presentadas. Por lo que, básicamente, se nos enseñan los diferentes tipos de agarre, como pueden ser a mano simple, doble, con control de presión (manteniendo el gatillo de agarre a la mitad), etc. También nos instruye a administrar nuestra resistencia mediante bandas en cada una de nuestras muñecas, colocar la resina en nuestras manos para evitar resbalar en los agarres, controlar nuestro tiempo de escalada en nuestro reloj, etc.

 

Tenemos un total de 5 tipos de escenario (Alpes, Bahía, Cañón, Ciudad y Norte, con el plus del Tutorial) que a su vez se encuentran divididos en tres niveles de dificultad: Fácil, Medio y Difícil. Cada uno de estos modos, a su vez, se podrá disfrutar en "Casual" o "Profesional". La diferencia entre ambos radica en que en "Casual" solo se contará nuestro tiempo de escalada, y no tendremos la necesidad de entizar nuestras manos. Por otra parte, en "Profesional" tenemos multiplicadores por encadenamiento de agarres, e iremos sumando puntuación a la vez que se nos contabiliza el tiempo y la necesidad de entizar nuestras manos.

 

Buen entrenamiento y… hombros destruidos

Como la mayoría de los juegos que encajan en el conjunto de "deportivos", no tenemos otra opción que la de sudar y hacer trabajar en mayor o menor medida nuestro cuerpo. En esta ocasión, los que mas sufren son nuestros hombros. A diferencia de lo que puede ser una escalada real, en la que el efecto de gravedad juega un papel principal sobre toda nuestra humanidad, aquí lo que pesa en todo momento son nuestros brazos elevados, por lo que estaremos jugando prácticamente en todo momento con las manos por encima del nivel de nuestra cabeza.

 

Tal vez en los primeros instantes esto no se nota, pero transcurridos los primeros quince minutos de uso ininterrumpido, la fatiga comienza a tocar la puerta. Debido a esto, es una propuesta que no permite tener largas sesiones, o al menos no sin tomar pequeños descansos en el medio. He llegado a transpirar bastante la camiseta y la interfaz facial de mi Quest, por lo que si quieres tener una experiencia "no tan realista", aconsejo jugar en una habitación con aire acondicionado, si es que en tu lugar de juego hace mucho calor.

 

Quid de la cuestión

Hermosos paisajes, gran esfuerzo físico, contemplación de la naturaleza que nos rodea, respirar aire puro... estas pueden ser algunas de las razones por la que queramos escalar, pero aún así no de las principales. La esencia de la escalada será llegar a hacer cima, poder llegar hasta el punto más alto del risco, cerro o montaña que pretendamos. Para ello no disponemos de un tiempo, y según la modalidad, tampoco puntuación. Pero una vez escalados los 5 escenarios, nos quedará competir contra nosotros mismos y contra la lista de adversarios más veloces, lo que añade el componente del multijugador asíncrono.

 

Esto lo transforma en un título re-jugable, y aquí, nunca mejor colocada la frase "hasta el cansancio". En todos los niveles, desde Fácil hasta Difícil, competiremos por ganar una posición en la tabla. El objetivo entonces se transformará en llegar a la cima, pero haciéndolo de la manera más rápida posible. Aquí es donde entra en juego parte de nuestra destreza y nuestro ingenio. Una vez ya escalados en repetidas oportunidades los escenarios, aprenderemos sobre qué agarres podemos hacer impulsos mayores, cuáles son los que no se desprenden o están sucios, cuáles son más filosos, etc; por lo que podremos ir tomando caminos alternativos.

 

Dificultad y técnica

Para ponernos las cosas más difíciles, además de estar todo el tiempo pendientes de nuestras manos y colgados al vacío, las aristas donde podemos sostenernos no siempre son nuestras mejores amigas.

En oportunidades encontraremos aristas o soportes en mal estado que terminan rompiéndose al hacer uso de ellas, y por consiguiente la posibilidad de caer al vacío si es nuestro único punto de anclaje.

Otras que también ponen freno a nuestro progreso, pero esta vez en el tiempo; son los agarres que tienen suciedad. Muchos de ellos los deberemos limpiar previamente sacudiendo la suciedad, para así poder agarrarnos firmemente.

 

Por último, tendremos agarres con bordes afilados que deberemos tratar de evitar para no lastimarnos las manos y, por consiguiente, perder energía de resistencia a futuro. A nuestro favor dispondremos de anclajes que harán de puntos de salvado sobre nuestro avance en cada etapa. Cada escenario dispone de 3 etapas hasta llegar a la cima, que estarán delimitadas con banderas gigantes con las letras "A", "B" y "C". Sobre nuestro avance, podremos utilizar caminos alternativos marcados con flechas virtuales a las que podremos acceder presionando el botón "A" de nuestro mando Touch. Al finalizar cada etapa, dispondremos de una pequeña plataforma sobre la cual tomarnos un pequeño respiro, contemplar la naturaleza o la ciudad a nuestro alrededor, y para ello nuestro tiempo en nuestro reloj de escalada se detendrá.

 

En muchas ocasiones habrá trazados que no lleven a ninguna parte, o nos toparemos con que son imposibles de transitar, por lo que dispondremos también de una opción de rebobinado en el tiempo que nos llevará hasta el punto de salvado más próximo, y desde allí retomar el camino sin perder tiempo y sin penalizar tiempo por caída, aunque este recurso será limitado. Con todo el esfuerzo nuestras manos sudarán, y por consiguiente correremos el riesgo de resbalarnos, por lo que en niveles intermedios hacia los más avanzados nos será imprescindible utilizar resina en nuestras manos. Para ello bastará presionar el gatillo del dedo anular en cada mando según se necesite, y agitarlos para empolvar nuevamente nuestras manos virtuales.

 

Como aliciente para nuestra mejora técnica, tiempos de escalada y puntuación, dispondremos de muchos artículos desbloqueables que, según vayamos cumpliendo algunos de entre los 70 logros planteados, iremos adquiriendo; tales como diferentes tipos de guantes, relojes o muñequeras, que si bien no aportan un "upgrade", dan un toque de color personalizado a nuestro personaje.

 

Vistas y sonidos de la naturaleza

El audio es excelente, se puede sentir el sonido del viento, la naturaleza de nuestro alrededor, el latido de nuestro corazón por la agitación en momentos de esfuerzo o adrenalina, todo con un audio posicional muy bien logrado. Afortunadamente, el juego se encuentra traducido y doblado a nuestro idioma nativo. De todas maneras, no es un título que no se pueda disfrutar aunque no lo estuviera, haciendo la salvedad del tutorial, en el que se nos explica claramente toda la mecánica involucrada. Mayormente escucharemos a la naturaleza y el esfuerzo de nuestro personaje para realizar las escaladas.

 

En cuanto al despliegue gráfico, el producto cumple y presenta un diseño gráfica de cada escenario prácticamente impecable. Lo estuvimos jugando con la primera versión de Quest, por lo que es de esperar que no se vea como en un Quest 2 (suponiendo que tenga mejora), y ni mucho menos sobre lo que podría dar una versión de PC, independientemente de las lentes y pantallas de cada visor. Aquí es donde Quest peca en su potencia de procesamiento, y se notan las distancias de dibujado y en muchas ocasiones se ve cómo el modelado y sus polígonos se van acomodando según nos acercamos a un objeto lejano, especialmente cuando tomamos alguna tirolesa.

 

De todas maneras, nada para reprochar, y se ve claramente que el producto ha sido diseñado y adaptado con mucha prolijidad. La inmersión, concentración y la diversión no se pierden en absoluto, y no hemos encontrado en las horas de juego problemas de oclusión de los mandos.

 

Conclusión

Si bien The Climb 2 dista mucho de lo que puede llegar a ser un simulador y se las apaña bastante bien en el campo, y aunque es un juego para todas las edades, puede ser exigente físicamente hablando. Aunque se nota el recorte de un standalone, logra posicionarse bien en la inmersión que ofrece, lo que hace que te concentres en lo que realmente importa, su experiencia de juego.

 

Ascendiendo por el buen camino y sin muchos cambios respecto a la versión anterior, es un producto bien trabajado y un juego que no puede faltar en tu juegoteca.

 

El juego se ha analizado con Quest.

 

Tenemos más información sobre el juego y la desarrolladora en esta entrevista.

VRGameCritic

+ Bien optimizado

+ Sonido impecable

+ Multijugador asíncrono

+ Gran adaptación para un standalone

- Falta de opciones de confort

- Posibilidad casi nula de remapeado de botones

8,5 "Muy bueno"

The Climb 2 (Quest)

8.5

Lanzamiento / Marzo 4, 2021

Vive la aventura de trepar con The Climb 2: explora una flamante ciudad e increíbles nuevos mapas con vistas alucinantes. Conquista cimas épicas, explora cuevas enormes, escala rascacielos y ...

Nota de los usuarios

?