The Room VR: A Dark Matter - ANÁLISIS

26 MAR 2020  13:00

marianoman

9

The Room VR: A Dark Matter - ANÁLISIS

Tras la desaparición de un reconocido egiptólogo y encarnando el papel de un detective, tendremos la oportunidad de desvelar lo sucedido. Esta es la propuesta de Fireproof Games disponible para Rift, SteamVR, Windows MR, PSVR y Quest.

Utilicemos nuestro ingenio cual Sherlock Holmes

Fireproof Games comenzó lanzando su primera entrega de “The Room” allá por septiembre de 2012. En aquél, desarrollado originalmente para la plataforma iOS, el jugador tenía el desafío de descubrir cómo abrir una serie de extrañas cajas de rompecabezas que contaban con una serie de mecanismos físicos. Deshaciendo una serie de bloqueos, se accedía a otra caja dentro de la anterior. El juego utilizó una variedad de movimientos habilitados por pantallas táctiles de dispositivos móviles para simular acciones en la vida real, como mirar alrededor del dispositivo, girar teclas y activar interruptores.

 

Posteriormente, la versión de Android debutó como parte de un Humble Bundle en marzo de 2013 y luego fue lanzada en Google Play. Ya sobre 2018, una versión mejorada del juego apareció para Nintendo Switch. The Room recibió una recepción positiva, la versión iOS ganó varios premios y llegó a vender más de 6.5 millones de copias. Desde entonces, Fireproof Games ha lanzado secuelas de The Room con unas ventas colectivas totales de 11.5 millones para 2016.

 

 

Hoy, llegado el 26 de marzo de 2020 y haciendo uso de las mecánicas y beneficios de la realidad virtual, nos trae por primera vez esta propuesta exclusiva para este metaverso en el que estamos encargados para descifrar en este análisis.

 

El acercamiento

Situados en el año 1908, nos encontramos en la estación de policía de Bloomsbury en Londres. Luego de admirar un momento el paisaje urbano de aquellos tiempos, se pueden observar chimeneas de las que emana humo negro, un callejón debajo del balcón donde nos encontramos parados y, a lo lejos, percibimos el sonido de un viejo tren de vapor en la oscuridad de la noche.

 

Han ocurrido una serie de desapariciones, y en la última y sin razón aparente, destaca la de un egiptólogo de alto perfil. Será la excusa perfecta para encarnar el papel de un detective que tratará de dilucidar las desapariciones.

 

Para empaparnos de la situación, mediante gestos naturales debemos reproducir una serie de diapositivas sobre un viejo proyector que nos indica los detalles sobre el caso. A un lado del mismo y sobre la misma mesa, el sargento de policía nos ha dejado una nota indicándonos que hay un paquete esperándonos dentro de una caja fuerte cercana, algo que puede ayudarnos con el caso y tal vez la punta del ovillo.

 

 

Apenas comenzada la partida y ya desde la estación de policía, nos encontraremos con los primeros puzles. Buscando en el escritorio del sargento encontramos una llave que pertenece a una antigua caja fuerte Germain & Co. de 1884 con un ojo de cerradura y una manivela metálica. Al colocar la llave en la cerradura de la caja fuerte se produce un resultado inesperado; un crecimiento de ramificaciones similares a las plantas brota del agujero y obstruye el pestillo. Es el primer indicio que nos marca que el juego alternará entre situaciones “reales” y “surreales” o de otro plano.

 

Debido a lo sucedido, nuestro primer escollo será buscar la manera de abrir la caja fuerte. Será este el punto en donde conforme a la resolución de puzle tras puzle iremos avanzando, desvelando el misterio, y la historia de los acontecimientos.

 

 

Para resolver cada acertijo que se nos vaya presentando, nos ayudaremos de diferentes objetos como lo serán llaves, diferentes partes de piezas, espejos y hasta objetos algo extraños. Todo lo que podamos ir encontrando a lo largo de nuestro viaje lo iremos guardando en nuestro inventario que luego podrá ser empleado de forma posterior en la localización donde lo encontremos. Junto a nuestro inventario, también encontramos el botón para activar y desactivar el ocular que nos permitirá ver “más allá” de lo que nuestros ojos pueden ver.

Forcemos nuestras redes neuronales

Quien nos guiará a lo largo de toda la historia será alguien que se hace llamar “El Artesano”, y por cuestiones obvias que atañen al disfrute del jugador que quiera adquirir el juego, no profundizaremos en más detalles. Aun así, este personaje (sin aparecer en escena) mediante cartas y mensajes, nos irá dotando de determinadas lentes especiales para poder ver más allá de nuestro mundo terrenal.

 

 

Nuestra historia la transitaremos sobre cuatro diferentes locaciones que serán: el Cuartel de Policía, el Museo Británico, la Iglesia y la Taberna de la Bruja. A través de estos, la misión consistirá en recolectar un total de cuatro “artefactos” que estarán ocultos, y encontraremos uno de ellos en cada lugar que nos toque visitar. Si en alguna oportunidad nos encontramos atascados, en nuestro alijo de objetos recolectados encontraremos una pequeña pestaña que, pasado cierto tiempo, nos irá desvelando ayudas para tratar de solventar cada puzle, algo que agradeceremos si no queremos que nos explote la cabeza.

 

Los acertijos son muy variados y estarán repartidos por todo el escenario. Nos encontraremos algunos como la resolución de un inventario borrado, a lo que tendremos que deducir combinaciones de letras y números por lógica y comparación; apertura de cajas rotando, girando y empujando pestillos; encastrando piezas de diferentes formas; moviendo objetos de habitaciones mediante poleas y contrapesos; utilizando nuestra vista de diferentes ángulos, etc. Nos obligará a utilizar nuestra memoria fotográfica y a recorrer cada escenario continuamente.

 

 

Conforme avancemos en la historia, los puzles se irán volviendo más complicados, tanto que en un par de oportunidades pasamos varios minutos atascados. Un sinfín de puzles nos mantuvieron entretenidos por un tiempo que rayó las 5 horas; lo que será indudablemente variable dependiendo directamente de la destreza y capacidad de cada jugador para poder resolverlos. Aunque lamentablemente este tipo de juegos no dan lugar a la rejugabilidad.

Aspectos técnicos

En cuanto al despliegue gráfico, los 2.08 GB ocupados sobre nuestro almacenamiento en Quest, cumplen muy bien y se aprovecha todo el limitado potencial que ofrece nuestro visor móvil y las propiedades del motor Unity sobre el cual fue diseñado el juego, aunque en algunas oportunidades se ha notado el famoso efecto de compresión en la periferia. Buenos detalles que hacen sentir al jugador en la atmósfera de aquellas décadas y cada modelado se denota muy cuidado y pulido.

 

Hermanado al punto anterior encontramos a los efectos de sonido, con muy buena calidad y variedad teniendo en cuenta materiales y objetos con los que interactuamos.

 

 

A contrapunto, la música sale perdiendo. Es prácticamente inexistente durante nuestra aventura, acotando que en el tráiler era un punto que nos había atraído, pero lamentablemente falló en la implementación del producto final. Nos hubiese gustado que acompañara más sobre toda la historia, lo que podría haberle adjuntado un tinte cinematográfico.

Opciones de configuración y confort

La posibilidad de seleccionar hasta tres perfiles diferentes hace que podamos disfrutar el juego y compartir con dos amigos más sin que tengan que modificar o alterar nuestro progreso.

Disponemos de selección de idioma, en el que por suerte se encuentra el español, y nos permitirá disfrutar de la historia o ayudas sin perder ningún detalle.

 

 

En cuanto al confort, solo encontramos la posibilidad de definir si jugaremos de pie o sentados, ya que el tipo de movimiento se realiza con el stick, teletransportándonos a lugares fijos establecidos emparentados al clásico y conocido “Wilson’s Heart”. No hay opciones para modificar ajustes gráficos, aunque creemos que tampoco hacen falta.

CONCLUSIÓN

Fireproof Games cumple de manera sobrada sobre el segmento catalogado como “escape room”, proponiéndonos con The Room: A dark Matter diversos e intrincados rompecabezas que pondrán a prueba nuestra lógica e inteligencia. Han presentado un muy buen producto exclusivo sobre VR, sólidamente implementado y con buenas mecánicas y detalles. Si tienes ganas de ejercitar tu materia gris, este será un producto que sin duda disfrutarás.

 

El juego ha sido analizado en su versión de Quest.

VRGameCritic

+ Ambientación y mecánicas implementadas

+ Variedad y cantidad de puzles a resolver

+ Duración aproximada

- Música casi inexistente

- Rejugabilidad nula

7,8 "Muy bueno"

The Room VR: A Dark Matter (Quest)

7.8

Lanzamiento / Marzo 26, 2020

Instituto Británico de Arqueología, Londres, año 1908: La desaparición de un respetado egiptólogo da lugar a una investigación policial que se interna en lo desconocido. Explora enigmáticos ...

Nota de los usuarios

?

The Room VR: A Dark Matter (PC)

7.8

Lanzamiento / Marzo 26, 2020

Instituto Británico de Arqueología, Londres, año 1908: La desaparición de un respetado egiptólogo da lugar a una investigación policial que se interna en lo desconocido. Explora enigmáticos ...

Nota de los usuarios

?

The Room VR: A Dark Matter (PlayStation 4)

7.8

Lanzamiento / Marzo 26, 2020

Fireproof Games presenta The Room VR: A Dark Matter, la continuación de su galardonada serie The Room. Instituto Británico de Arqueología, Londres, 1908: la desaparición de un respetado egiptólogo ...

Nota de los usuarios

?