El Autismo y la Realidad Virtual

Como fiel seguidora de la aplicación de la tecnología a problemas de la REALIDAD, sigo avanzando en mi carrera de ayudar a los chicos con Autismo y con Asperger.

1 FEB 2018  19:15

Laura Raya

3 comentarios

Aplicación de la RV en autismo

Quizá por mi formación, la forma en la que mejor puedo hacerlo es con la Realidad Virtual, la gamificación y la capacidad de inmersión que posee. La capacidad de adaptación de un entorno de manera automática a las necesidades de cada paciente. El control de los estímulos, su intensidad, sus consecuencias. Es como imaginar escenarios y mundos adaptados que podamos controlar.

 

Posiblemente este es el hecho por lo que varios psicólogos empiezan a utilizarla en sus clínicas y lo que abre el abanico de la Realidad Virtual a objetivos cada vez más diversos y decisivos para la sociedad. Empresas como Psious, intensamente dedicadas a la generación de vídeos 360 inmersivos como apoyo psicológico. Proyectos en hospitales para ayudar a los niños enfermos y sus familias. Hechos de la realidad virtual que ya existen y se utilizan.

 

Ya os he hablado de CicerOn en anteriores ocasiones, por la televisión y por la radio... En este proyecto ayudamos a chicos con Asperger a mejorar su capacidad de hacer exposiciones en público. Queremos romper las barreras que podamos utilizando las nuevas tecnologías. De la mano de Indra y con unas Samsung Gear VR, estamos gamificando la experiencia de hacer exposiciones delante de otras personas. Sorprendente las reacciones al ponerse las gafas y empezar a jugar. Las respuestas de las familias ante un proyecto aún no finalizado. Todo eso es una inyección de ánimo y energía para seguir.

 

También estamos ya trabajando con el Proyecto Lancelot en U-tad, donde ponemos la Realidad Virtual y los smart watch al servicio de los niños con autismo. Con la Magia de la Realidad Virtual, les ayudamos a controlar su estrés en ciertos momentos cotidianos con una narrativa en Realidad Virtual adaptada a cómo se sienten. ¿Cómo controlamos lo que sienten durante la experiencia? Con un smart watch especializado que nos da pistas de si el participante está controlando su estrés o, por el contrario, debemos relajarle. Su pulso, su conductividad en la piel, su conducta... todo ello será procesado por el sistema que será capaz de ir cambiando el mundo virtual a sus necesidades sin la obligación de transmitirlo con palabras. Unimos de esta manera las biométricas con la Realidad Virtual. Imaginaos la enorme cantidad de aplicaciones a las que se podrían adaptar estas ideas.

 

Todo ello gracias a unas gafas de Realidad Virtual que crean un mundo distinto y adaptado con el que entrenar miles de situaciones cotidianas, que al ser personalizadas, crean ambientes con menos barreras de entrada. Es como... diseñar los propios sueños y pesadillas de las personas de manera controlada.

 

Pero los proyectos de Realidad Virtual asociados a la Salud o a la psicología no pueden hacerse solos. De hecho, es una de las mayores dificultades que tiene aplicar el conjunto de realidades a fines sociales, puesto que la responsabilidad ya no es solo monetaria, sino también humana. Ni siquiera con un grupo multidisciplinario de artistas, desarrolladores o diseñadores. Si queremos que realmente nuestros proyectos sean efectivos y ayuden a la sociedad, necesitamos ir de la mano de especialistas en cada ámbito de conocimiento de la salud.

 

Por ello, formamos equipo con dos asociaciones especializadas en Autismo: Asociación Pauta y Asperger Madrid. Esto nos permitió conocer mucho más de cerca a los usuarios que queríamos ayudar con la Realidad Virtual, sus características y, consecuentemente, los mundos que debíamos crear.

 

Pero con una filosofía de “para ellos y con ellos”, decidimos incluir en nuestro equipo de desarrollo, un estudiante con Asperger. De esta manera, trabajarían juntos nuestros alumnos de U-tad con estudiantes Asperger que pueden guiarnos mucho mejor en cómo diseñar los mundos inmersivos de manera adaptada. Es una recomendación que hago totalmente decidida. Incluir a algún usuario al que a su vez va dirigido el desarrollo es esencial, no solo para potenciar la igualdad, sino para refinar muchos detalles que se escapan.

 

Así es como Hector, a partir de la Fundación Madrid, se ha unido a los dos proyectos con los que enfocamos la virtualidad al espectro autista: CicerON y Lancelot. Hector lleva ya varios meses revisando y testeando los proyectos. Su capacidad de análisis del entorno así como la familiaridad existente con el problema que queremos resolver guía cada día a nuestros alumnos del Experto en Desarrollo para Realidad Virtual, Aumentada y Mixta.

 

Es asombroso ver como Hector ve el uso de la Realidad Virtual una herramienta muy positiva para ayudar a su colectivo. Quiero compartir con vosotros, una entrevista con él, donde realmente podemos ver lo lejos que puede llegar la Realidad Virtual en el aspecto social:

 

Laura: Muy buenas Hector! Hoy quiero hacerte una entrevista para que nos cuentes, realmente, que es lo que opinas de todo esto de la Realidad Virtual. ¿Cómo ves esta tecnología?

Hector: A mi me gusta mucho... si pudiera tener unas gafas en casa jugaría mucho con ellas. Mola meterte dentro de distintos entornos y poder jugar en ellos.

 

Laura: Utilizarías las gafas para jugar, pero, ¿piensas que estas gafas Samsung Gear VR podrían utilizarse de manera exitosa para tratamientos, como por ejemplo, mejorar la capacidad de hablar en público con chicos con Asperger como es tu caso?

Hector: Claro. Al ser todo virtual, rompes la timidez. Para mi es mucho más fácil que las primeras veces que hay que subir a un escenario sea en un mundo virtual. Yo he hecho teatro y me cuesta menos, pero a otros chicos con Asperger esto puede funcionar muy bien. Rompes la timidez.

 

Laura: ¿Piensas que la Realidad Virtual puede ayudar al colectivo de autismo en otras áreas?

Hector: Si. Mola ponerse las gafas de realidad virtual y al sentir que estas en distintas situaciones, se podrían diseñar muchas cosas. Fobias, entrenamientos de hablar dos personas a solas. A mi eso me pone más nervioso, por ejemplo, que hablar en público, porque me siento más cohibido.

 

Laura: ¿Te está gustando participar en CicerOn o Lancelot?

Hector: Mucho. Me gusta mucho venir a U-tad y ponerme las gafas. Buscar errores y bugs de los juegos y adaptarlos a chicos con Asperger.

 

Como veis, nuestra experiencia con Hector es francamente una gozada. Y, sin duda, tenerle en el equipo no solo nos ayuda a tener una herramienta más adaptada y que pueda funcionar mejor para chicos con Asperger. Además, nos motiva cada día para seguir utilizando la realidad virtual a fines sociales.

Comentarios (3)

Enlace al foro
  • gopozgon

    gopozgon

    Visores

    PlayStation VR
    Es un gusto leer estas cosas, porque es más que evidente que la parte de videojuegos es sólo un pequeño porcentaje de lo que puede dar de sí esta tecnología. Gracias por compartirlo.
    4 0
  • Un estupendo e interesante artículo. Es muy bueno que se desarrollen este tipo de proyectos, y mostrar que desde el entretenimiento se pueden conseguir muchas cosas importantes y beneficiosas para la sociedad.

    Particularmente yo he tenido experiencias con las personas mayores en una residencia, en las que les mostré lugares del mundo con una Cardboard y StreetView, y la experiencia fue mas que gratificante, tanto para las personas mayores que pudieron ver esos sitios que jamás hubieran esperado, como para mí al ver sus reacciones. Sin duda una experiencia a repetir.

    Saludos,
    2 0
  • Conozco ambos proyectos y la verdad es que me parecen muy interesantes, tanto así que mi TFG de hace 1 año se destino mas o menos a lo mismo, pero con una perspectiva más enfocada al Asperger y también como una herramienta ludo-educativa para detectar Síndromes o Trastornos en niños de cierta edad.

    Es increíble como todo esto de la realidad virtual, ya sea por activa o por pasiva se va haciendo un hueco en distintos nichos como una herramienta que ofrece todo un mundo de posibilidades.
    3 0