The Inpatient - Impresiones y Entrevista: BCN Games World 2017

Examinamos la demo del juego The Inpatient (El Paciente Ingresado)  juego exclusivo para PlayStation VR del estudio Supermasive Games, y entrevistamos a Neil Johnson, asistente de producción de Sony Europa a cargo del juego.

10 OCT 2017  12:30

Cdaked

9 comentarios

The Inpatient - Impresiones y Entrevista: BCN Games World 2017

Dos nuevos pacientes

El stand con la demo de "The Inpatient" era una pequeña recreación del sanatorio mental de Blackwood’s Pines, el mítico sanatorio de "Until Dawn", tal y como había sido sesenta años antes; con sus suelos a cuadros blancos y negros, como un tablero de ajedrez, e incluso con auténticas sillas de ruedas como asientos para los jugadores-pacientes.

 

El puesto de The Inpatient era capaz de mostrar tres demos a la vez.

 

Una vez colocados PSVR y Moves, comenzamos a seleccionar una serie de características, como el tono de nuestra piel o nuestro genero ¿Tendremos problemas añadidos por nuestra raza o sexo en estos años cincuenta? Durante el juego, cada vez que tengamos que tomar una decisión, la seleccionaremos con la mirada o en voz alta, momento en el que estallará en un montón de mariposas azules, recordatorio de que, cual efecto mariposa, cada elección puede tener graves repercusiones durante el juego.

Empezamos en una habitación totalmente a oscuras, hasta que entra un anciano bien vestido, que imaginamos médico: se trata del dueño del sanatorio, Jefferson Bragg. La primera sorpresa del juego es el rostro de este anciano, muy realista y expresivo, excelentemente animado y sincronizado con su voz, pero que aún se reconoce como dibujado, evitando el “Valle Inquietante”: la sensación de incomodidad por parecerse demasiado a una persona sin llegar a serlo. Tampoco están nada mal los escenarios del interior del sanatorio.

 

En el centro, Isometric que comentó no marearse en ningún momento,

lo único que le molestó fue el no poder girar a la izquierda.

 

¿Cómo consigue Supermassive Games unos gráficos tan elaborados? No es casual que la habitación esté casi a oscuras, evitando mostrar poco más que la cara del anciano. En realidad, estamos siempre en estancias cerradas, con uno o dos personajes. Muchas veces, en vez de movernos, nos “desmayamos” en un fundido a negro y, tras una pausa que huele a carga camuflada, “despertamos” en otra parte. También nos ha parecido que a poco que los objetos y personajes se alejan de nosotros, se muestran con una calidad más baja, que da menos trabajo a la máquina. Como prueba, cogimos una torre de un juego de ajedrez y la dejamos caer al suelo, donde se veía como un amasijo de píxeles. Por el contrario, una nota en una mesa, de una calidad media-baja, una vez recogida y acercada a nuestra cara, aparecía muy real, con su texto bien legible.

¿Es eso malo? para nada, es un buen trabajo para sacar todo el jugo a los gráficos, que son increíbles.

Pero sigamos. Nos damos cuenta que estamos atados con correas a una silla de ruedas y que el anciano, en realidad, nos está interrogando acerca de lo que podemos recordar. Su tono reposado y amable comienza a contrastar con sus acciones: los de seguro dañinos electroshocks a los que nos hace objeto, nos muestran recuerdos de estar escondidos mientras nos buscan; nos gusta como Supermassive Games consigue despertar esa sensación de desasosiego al sabernos en las manos de este anciano, del todo menos fiables, y lo que es más grave, que si es el amo del lugar (que lo es) ¿en quién podremos confiar?

 

Cdaked fue más a analizar lo que veía más allá de los gráficos y las animaciones; comenta que sólo pudo girar a la izquierda una o dos veces, aun pegando al cuerpo los brazos

para que no lo perdiera la cámara.

 

Así, intentando averiguar quiénes somos y que hacer, porque hay que huir, pasamos a interactuar con otros personajes. Sobre todo, con un médico o enfermero joven algo raro: si le acercas la cara cuando nos libera, nos mira con los mismos ojos de loco de Anthony Perkins en Psicosis. De buenas a primeras, nos suelta que le gusta una enfermera, un fugaz personaje que pasa a nuestro lado, y encima nos pide consejo; hasta pregunta si se puede echar un rato en nuestra habitación, pero al menos nos libera de la silla y nos deja explorar a solas la estancia, lo cual no deja de ser un pequeño tutorial para aprender a movernos e interactuar con los objetos. El exterior es inhóspito, nieva: más opresión. En la estancia está el tablero de ajedrez y la nota, que si leemos (como no) hará que el joven se dé cuenta en cuento vuelva y desconfíe, muy bien llevado, por cierto. También nos atenderá una joven enfermera de color.

 

Cdaked, gran amante de los gráficos, acercaba la cara a todos los rostros cuando

los tenía más cerca, pero juzgad vosotros la calidad de los mismos.

 

Para avanzar, se usa el botón central del Move izquierdo y con el del Move derecho podremos girar unos grados en la dirección donde mantengamos hacia atrás uno de nuestros brazos. Aquí descubrimos que el sistema no parece funcionar hacia la izquierda; no queda más remedio que ir girando en pequeños golpes hacia la derecha hasta terminar en la posición deseada, lo que, esperamos, sea un fallo por una mala colocación respecto a la cámara; pero tened en cuenta que nuestros “pacientes” usaron diferentes sillas. Lo que no tiene nada que ver con las cámaras es el brazo que movemos hacia atrás: parece un cilindro rígido con una mano girada en una posición imposible; no pega nada con los excelentes gráficos y animaciones de los personajes. Al bajar la vista, tampoco se nos hace muy creíble nuestro cuerpo, ya sea de pie o sentado; parece demasiado lejano o mal ubicado. Esperemos que estas cosas las acaben de pulir.

 

En definitiva, una buena inmersión, los mejores personajes de realidad virtual de los que tenemos constancia y una historia que logra crear una muy buena atmósfera. Podría ser un gran juego, a falta de saber que tal está el guión completo. También hay cosas a mejorar, como el final de esta demo, que nos ha decepcionado un poco, ya que después de generar esta atmósfera y aguantarla magníficamente, nos dan un vulgar susto fácil, el “jump scare” que nos prometían evitar.

Comentarios (9)

Enlace al foro
  • Ya hay demasiados juegos buenos en VR para mi ...

    Hay que empezar a ser selectivo, y jugar sólo los juegos muy buenos, o los que te tocan especialmente por algún motivo.

    NO MORE TV GAMMING !!!!!
    2 0
  • Para mi este es un fijo de día 1, y aunque tenía mis dudas, me da que también lo será Bravo Team.
    1 0
  • Uf a este le tengo ganas. Saben si bravo team contará con movimiento libre finalmente? O teletransporte
    1 0
  • Estamos trabajando en el artículo ahora mismo, pero ya te adelanto que no, el movimiento funciona de otra manera, tampoco es teletransporte, se corre en tercera persona hasta posiciones fijas y allí pasamos a usar primera persona.
    1 1
  • Lo sigo diciendo,y no soy el único, que despues de probar la RV, me sabe a poco los juegos de "pantalla" mira que hay juegazos, metal gear, the last of us, etc etc, pero es que la sensación de estar dentro... la sensación de vivir la experiencia de forma tan realista es otro nivel, Resident Evil 7, de los pocos juegos buenos y completos en RV, ha sido de lo mas grande que he jugado, la sensación de mirar entre los bordes de los muebles moviendo la cabeza para descubrir la munición o la medicina deseada, es algo que ningún juego en pantalla puede hacer sentir.
    6 0
  • Totalmente de acuerdo,después de usar las VR cualquier juego normal por muy bueno q sea no me llena,esa separación con la pantalla no me deja entrar en el juego como antes.
    Jajaja es lo q tiene .
    2 0
  • Mis ganas con este juego no son normales. Soy de aquellos que se llevó un sorpresón con Until Dawn y espero que de nuevo Supermassive Games me seduzca completamente.
    1 0
  • Yo cuando juego a algo en monitor (por que no exista versión en realidad virtual) siempre me imagino lo que ganaría en ella, vamos, lo que me estoy perdiendo. La verdad es que hace bastante que no juego en monitor, lo último que toqué fue el "Rime".
    0 0