Cooking Simulator VR: ANÁLISIS

30 AGO 2022  15:00

Johansotelo123

4

Cooking Simulator VR: ANÁLISIS

Domina la cocina virtual en un simulador con decenas de recetas por aprender para contentar a los comensales y alcanzar la fama culinaria. Disponible para Quest 2 y PC VR.

De la cocina de PC a la mesa de Quest

Un restaurante gourmet es puesto a nuestra disposición por parte de GameBoom VR y Big Cheese Studio, quienes desarrollaron este titulo en monitor plano y lo llevaron luego a la realidad virtual de PC, con tal éxito que fue premiado como el mejor juego VR de 2021 entre los usuarios de Steam. Es así como ahora nos traen la versión standalone, permitiéndonos descubrir en Quest 2 una cocina con multitud de recetas para dejar contentos a nuestros comensales, con un camino a la fama que no será fácil de recorrer, donde la cocina es un arte de precisión y destreza que te llevará tiempo dominar.

 

Simulación por encima del juego

Comencemos mencionando que el análisis de Cooking Simulator VR será desarrollado teniendo en cuenta sus características como simulador y como juego, donde en lo primero destaca mucho mientras que en lo segundo está entre bien y bastante bien.

 

Lo primero que nos propone el juego es un tutorial sencillo para entender las mecánicas básicas, desde cortar, preparar y servir alimentos hasta comprar utensilios e ingredientes, o contratar servicios para arreglar electrodomésticos, puesto que se estropearán pasado el tiempo sin previo aviso. Habiendo terminado esto podemos acceder a tres modos de juego: historia, desafío o práctica libre.

 

 

La historia nos propone el reto de convertir nuestro local en un restaurante de alta fama, ganando insignias que representan el nivel en que estamos conforme preparemos pedidos que sean del agrado de los críticos a través de varios días. Claro que si nuestra comida no gusta no solo no avanzaremos, sino que podremos perder puntos de fama, alejándonos más de nuestra meta. En lo que respecta a los objetivos y la historia, se nos presenta por medio de las pantallas que están distribuidas por la cocina, de modo que nunca nos cruzamos con otro personaje ni se nos habla en ningún momento.

 

Puestos manos a la obra, la preparación hace honor a la etiqueta de simulación, comenzando por adquirir los ingredientes necesarios en la despensa o comprar los utensilios por medio de una tableta. Luego, dependiendo del plato, la preparación varía completamente. Lo normal será tener que adobar con distintas especias, cortar carnes o verduras, hervir, freír u hornear, pero conforme avancemos desbloquearemos comidas más avanzadas, pasando a tener que seguir recetas con mayor cantidad de pasos o que requieren mayor precisión, pues no basta con cocinar y ya, sino que las cantidades son muy importantes, al igual que los tiempos de cocción, de forma que estaremos revisando si usamos la cantidad de gramos adecuada de cada ingrediente, o corriendo para que no sobrepasemos el tiempo de cocción, algo que al principio será fácil, hasta que tenemos tres pedidos al mismo tiempo y vamos teniendo en cuenta múltiples tareas en la cocina.

 

 

El manejo de los utensilios será también un aspecto clave, puesto que los platos y las botellas se pueden romper, los líquidos se pueden verter y un descuido puede dejar nuestros platos por el suelo, no es que me haya pasado... no muchas veces... o puede que sí, pero el caso es que recomiendo tener cuidado. Es por esto mismo que encontraremos esponjas y un trapero, ya que pasado un tiempo tendremos la estufa manchada y todo tipo de líquidos por los suelos, e incluso cada día de trabajo nos dará unos minutos extra al final de la jornada por si queremos dejar decente el aspecto de nuestra cocina.

 

 

Los amantes de las colisiones estarán más que satisfechos con este título, ya que prácticamente todos los objetos tienen colisiones entre ellos, si bien es cierto que el juego solo dispone de dos tipos de cocina diferentes y que no interactuamos con nada más allá. Aún así he de notar que los detalles están cuidados, al igual que la mayoría de físicas, sorprendiéndome un poco cuando al lanzar utensilios al techo escuchaba el retumbar metálico en las campanas extractoras, o en alguna prueba que hice vi que era posible apilar objetos y derribarlos con patatas, como si de un juego de feria se tratara. Incluso la cocina está equipada con una diana para dardos con dos modos de juego completamente funcionales, el problema era que no encontraba los dardos por ningún lado, hasta que se me ocurrió lanzar un cuchillo y ¡voilà!, el contador registraba puntos.

 

Por otra parte, el agarre predeterminado de los objetos (que por cierto podemos atraer a distancia) no me ha gustado del todo, aunque podemos cambiar la inclinación de las manos o simplemente volver a agarrar cualquier ingrediente o plato en el ángulo que deseemos.

Chef de talla mundial

El modo historia nos llevará en un proceso de obtener la receta para platos cada vez más complejos de preparar, y una vez terminada la jornada se nos otorgará experiencia que nos permitirá ir subiendo de nivel, lo que a su vez nos proporcionará puntos para mejorar ventajas de todo tipo, como reducir costos de productos, extender el tiempo en que la comida se quema o reducir la exigencia de los clientes, entre muchas otras que tardaremos en conseguir por completo.

 

 

Al principio avanzar es considerablemente fácil, las recetas no requieren tantos ingredientes o pasos específicos, hasta que llegamos a días avanzados y cada vez se hace necesario ser más preciso al cortar, tener un mayor cuidado con las temperaturas o niveles de cocción y, en general, ser más organizado. Para lograr esto no basta con ser ágil en el uso de los instrumentos, sino que la gestión de ingredientes se hace clave, aprovechando el tiempo que nos dan previo a comenzar la jornada para dejar alimentos condimentados, patatas cortadas, limones tajados, platos decorados, etc. O de lo contrario veremos cómo el tiempo no alcanza para preparar algo (estamos hablando de unos 6 minutos por plato). Lo curioso de esto es que al avanzar se hace necesario aprendernos las recetas, para no depender de poder verla en alguno de los televisores cuando un cliente ha pedido algo, sino que podamos dejar preparado previamente lo necesario con tal de optimizar al máximo posible nuestro rendimiento.

 

Alimentos condimentados y organizados previamente para ahorrar tiempo.

 

Los otros dos modos de juego son el modo libre para dar rienda suelta a nuestra creatividad, y los desafíos para practicar recetas en especifico, en donde se pone a nuestra disposición un total de 86 opciones que podemos preparar y entregar para ver las opiniones, en las que se incluyen comentarios sobre si al cliente le desagrado algún aspecto como la cocción o cantidad de ingredientes, afectando así a la puntuación del plato, que se califica con un máximo de 5 estrellas. Estos modos de juego son particularmente útiles para repasar recetas.

 

El camino al éxito culinario

Mis sensaciones en lo que respecta a mecánicas y físicas son bastante positivas, hay algún que otro detalle que podría estar mejor pulido, como la forma en que la espátula colisiona en la sartén sin poder deslizarse o momentos en que no es tan fácil realizar cortes, y aún así considero fácil el ir dejándolos de lado con el tiempo.

 

La experiencia de juego me ha enganchado de una forma curiosa, ya que me sentía cómodo y entretenido jugando en sesiones cortas, de unos 20 a 30 minutos, aunque después me apetecía tomarme un descanso y volver luego. Vamos, que lo que quería era seguir jugando, solo que no de forma continua. 

 

Múltiples televisores serán nuestro principal apoyo en la cocina.

 

Al principio los días en el juego se pueden completar en unos 20 minutos, pero conforme avanzan pasan a ser de unos 30 minutos o más, el juego deja de ser relajado y el ser capaz de llevar a cabo múltiples tareas se convierte en un aspecto esencial. De forma que puede ser tanto divertido como estresante, sobre todo si gastas un buen rato entregando pedidos que por una u otra razón no gustan, y en lugar de ganar puntos de fama los pierdes. Un detalle agradable es que al subir de nivel de fama nos van dando trofeos. En general no es una experiencia arcade, sino que está enfocada para quienes gustan más de algo prolongado y realista.

 

El tiempo de juego está entre extenso y casi ilimitado según qué modos juguemos, ya que obtener el máximo nivel de fama en la historia y desbloquear una gran cantidad de recetas fácilmente sobrepasa las 20 horas de juego, o si lo combinamos con los otros dos modos puedes estar todo el tiempo que quieras metido en la cocina. También hay una segunda cocina con un estilo más moderno y la posibilidad de decorarlas.

 

Iremos consiguiendo trofeos conforme el nivel de fama de nuestro restaurante vaya subiendo.

 

Gráficamente es agradable a la vista, aún siendo la versión standalone han mantenido detalles de iluminación y texturas con buen aspecto, solo los líquidos llegan a padecer dientes de sierra que por poco reemplazan a los cuchillos. La comida resulta lo suficientemente apetitosa, alguna más que otra, pero da una sensación de naturalidad aceptable, a diferencia de otros títulos en que parece que se estuviera cocinando cartón con sal y pimienta.

 

Los sonidos también ayudan a la inmersión, aunque la música tiene un repertorio muy pequeño y repetitivo. El punto positivo se lo lleva la forma de activar y seleccionar, siendo por medio de una radio analógica que se encuentra en la cocina. Yo por lo menos he terminado escuchando casi siempre la estación que reproduce música clásica, pues me resultó más movida y menos repetitiva.

 

La configuración se encuentra completa en todos los aspectos que se suelen esperar, como opciones de jugar sentado o de pie y demás apartados de confort y movimiento, múltiples idiomas entre los que se incluye el español con una traducción buena, y también hay varios detalles de interacción en VR que se pueden deshabilitar o dejar predeterminados.

 

Conclusión

Con un diseño pulido y optimizado, el que fue el juego del año en 2021 se hace un buen lugar en el catálogo de Quest 2. Su estilo serio lejos de lo arcade, de lo narrativo o de la acción podrá no ser del gusto de todos, sin embargo como simulador es una de las mejores representaciones que me he topado en realidad virtual, quedando en la cumbre en lo que a mecánicas de cocinar respecta. El sistema de juego no es muy emocionante aunque sí retador, y la extensión del juego es suficiente para que batallemos un largo rato por medio de los ingredientes para vencer los paladares de los más exigentes comensales.

 

El juego ha sido analizado con Quest 2.

 

Podemos verlo en acción en este gameplay comentado:

 

VRGameCritic

+ Físicas, colisiones y efectos muy bien logrados

+ Amplia cantidad de ingredientes y recetas

+ Sistema de progresión retador que no nos subestima

+ Apartado gráfico agradable a la vista

+ Curva de dificultad equilibrada con ascenso constante

+ Cumple como simulador

- El componente de simulación está muy por encima del de juego, por lo que no siempre resulta del todo divertido

- Algunas interacciones fallan de vez en cuando y no todo es cómodo de agarrar

- Apartado musical pobre

- Si bien está planteado como simulador en el fondo resulta muy normal

8,2 "Muy bueno"

Cooking Simulator VR (Quest)

8.2

Lanzamiento / Julio 28, 2022

Tu cocina tendrá todo lo que un chef necesita: planchas, freidoras, fogones, hornos y batidoras. También estará equipada con utensilios de cocina como ollas, sartenes, platos, cuchillos y ...

Nota de los usuarios

?

Cooking Simulator VR (PC)

8.2

Lanzamiento / Julio 29, 2021

¡Conviértete en el chef definitivo! Ponte al mando de una cocina refinada y realista, equipada con todo tipo de utensilios y electrodomésticos. Desbloquea y domina más de 80 recetas, usando una ...

Nota de los usuarios

?