Warhammer 40,000: Battle Sister - ANÁLISIS

14 JUN 2021  15:00

Johansotelo123

7

Warhammer 40,000: Battle Sister - ANÁLISIS

El inconmensurable universo de Warhammer ha llegado a nuestros visores para hacernos vivir en carne propia la guerra de un futuro distópico y fantasioso. Disponible para Rift y Quest.

Universo en guerra

En esta ocasión, la responsabilidad de llevarnos a nuevos mundos le ha sido conferida a Pixel Toys, creadores de Drop Dead, quienes nos abren las puertas a un futuro en el que la humanidad se encuentra en una guerra propia de la ciencia ficción.

 

Cerca de 40.000 años en el futuro

Warhammer es una franquicia tan grande y con tanto recorrido que gastaríamos párrafos y párrafos en intentar explicar todo el trasfondo de su historia, así que centrémonos en lo básico. Nos situamos por las cercanías del año 41.000 de la humanidad, donde no solo nos encontramos distribuidos por el cosmos, sino que, en términos generales, lo gobernamos, y lo digo en general, pues no todos estarían tan de acuerdo, ya que hay diferentes razas que se oponen a este dominio, entre los que tenemos principalmente orkos, eldars y demonios, por mencionar algunos, dando lugar a enormes enfrentamientos distribuidos por el universo. En nuestro caso encarnamos a Ophelia, una guerrera humana que sigue los marcados ideales de una humanidad adoctrinada, ya que la estructura jerárquica no es precisamente una democracia, sino que el tiempo llevó a una organización de talante religioso, donde el emperador está por encima de todos a la vez que es seguido y alabado, su palabra es la ley y nosotros la seguiremos fervientemente.

 

Una historia para seguidores y recién llegados

Somos Ophelia, una Battle Sister, es decir una guerrera que forma parte de la sección exclusivamente femenina del ejercito, que dará la vida por sus compañeros y ellos darán la vida por ella, todo en la lucha por la humanidad. Pero todo esto tiene un contexto y muchas referencias, lo que puede llevar a la pregunta: ¿se entiende qué está pasando si no sé nada de la saga? Como mencionamos previamente, hay demasiado detrás de esta entrega, pero a mi parecer el juego logra mantener un equilibro entre los recién llegados y los fanáticos del ecosistema, poniéndonos en contexto mediante diálogos entre personajes, cinemáticas y recursos narrativos menos directos, como la inclusión de explicaciones sobre escenarios y enemigos incluidas en las pantallas de carga, introduciéndonos paulatinamente y soltando la información suficiente para sentirnos dentro de la historia que nos cuentan.

 

Claro que para esto necesitaremos prestar especial atención a todo lo que nos dicen, y probablemente debamos acudir a activar los subtítulos en español, pues el juego esta doblado al inglés. Por otra parte, nos encontraremos con múltiples referencias visuales, enemigos y diálogos más dirigidos a jugadores experimentados de Warhammer, permitiendo que se maravillen aún más que el usuario promedio a la vez que llegarán a detalles más profundos de la historia. Sin embargo, es posible que los jugadores más acérrimos perciban que le falte más profundidad y sientan que el juego ha sido enfocado a un público más amplio.

 

Pantallas de carga que nos ayudan a entrar en contexto.

 

Aún así, a pesar del optimismo que he planteado, la historia tampoco da para escribir un best-seller ni mucho menos. Es interesante, eso sí, con algún que otro giro argumental curioso, pero justo cuando comenzamos a encontrar respuestas llegaremos al final del juego, y esta es realmente mi critica negativa, debido a que durante toda la historia se nos va introduciendo poco a poco a este universo para llegar a un final que sentí precipitado, con un cierre brusco en el que incluso en varias escenas del juego que tenían como fin conectar niveles resultaron ser más profundas, desarrolladas y emotivas que el desenlace mismo, y ni mencionar al enemigo final... del cual ya daré algunos detalles.

 

En el cuerpo de una guerrera

Habiendo dado esta breve introducción, abordemos qué sensaciones nos trae el ponernos la armadura y aventurarnos en la acción. Realmente los primeros minutos de juego me iban dejando una mala impresión, todo se veía muy bien, pero encontraba algo incómodo el sistema, las armas un poco simplonas y los enemigos repetitivos, además de unos escenarios tan lineales que solo faltaba que me llevasen sobre raíles. Aún así no hay que abandonar aquí la lectura, pues la cosa va cambiando conforme avanzamos, y me centraré en cuatro aspectos en particular: gráficos, armas, enemigos y dificultad.

 

Gráficamente nos encontramos con una grata sorpresa en lo que a Quest 2 podríamos esperar, topándonos con escenarios variados y pulidos, o por lo menos al avanzar un poco más en el juego, ya que en los primeros escenarios había bastante popping en las texturas (aspecto solucionado en la versión de PC) y unos terrenos áridos que no me convencieron del todo. Sí, las cosas se veían bien, pero se podían ver mejor.

 

Luego, al encontrarnos más avanzados en la historia, nos vemos en una ambientación más de interiores, avanzando por pasillos con estilo de nave y un toque de laboratorio, sin dar señales de popping, con texturas realmente más detalladas, agradables a la vista y un estilo más inmersivo. La iluminación también me ha gustado, ayudando a la sensación de presencia e incluso siendo acordes a los efectos visuales de algunas armas, las cuales están bien detalladas. Los personajes se encuentran bien elaborados, desde las armaduras hasta el cuerpo, incluyendo detalles en las partes cinematográficas como un contacto visual constante que ayuda a la inmersión, además las escalas de cada uno son distintivas y están bien logradas.

 

 

Siguiendo el hilo de las armas, nos encontramos con un apartado agradable a la vista, siendo propio de la franquicia el uso de armas enormes e imponentes, las cuales he encontrado bien balanceadas, con la posibilidad de utilizar armas de corto, medio y largo alcance, cada una con un daño equilibrado según dicho alcance, pero con dos problemas muy grandes que echan por tierra gran parte de ese balance, siendo el primero un exceso de munición a lo largo de todos los niveles, por lo que no es raro que nos sobren cantidades exageradas al final de una misión, y el segundo es que las armas cuerpo a cuerpo están simplemente rotas, debido a que hacen muchísimo daño y sirven para bloquear las balas, llevando a que conseguir por ejemplo dos espadas nos vuelva prácticamente invencibles la mayor parte del tiempo, a la vez que nos permite incluso derribar en un par de segundos a los enemigos más fuertes, así que la única solución a esto recae en meternos en el cuento y no abusar de dicha mecánica.

 

 

¡Los enemigos! Ay, los enemigos... nuevamente al principio me sentí decepcionado, encontrándome con enemigos simples y predecibles además de con poca variedad. Sin embargo, esto mejoró bastante en etapas más avanzadas de la historia, dando lugar a enfrentamientos más variados, algunos contra enemigos cuerpo a cuerpo, voladores o tipo tanque. A pesar de esto, hubo un problema que siempre se mantuvo, y es que la inteligencia artificial deja mucho que desear, especialmente en los enemigos más débiles, siendo los que más abundan, dando lugar a momentos en que prácticamente se abalanzaban ante mí para perder la cabeza irremediablemente, que por cierto, la inclusión de desmembramientos le da cierta gracia a las armas de fuego y realismo a las cuerpo a cuerpo. Lo bueno es que al avanzar en el juego cada vez llegan más enemigos y más mezclados, disimulando así lo tontos que son algunos, logrando darnos combates más retadores y divertidos. Por último, he de añadir que el aspecto de la mayoría esta muy bien logrado, siendo casi todos imponentes y bien detallados, aunque de movimientos normalmente toscos.

 

En el transcurso de la historia hay enemigos finales, que para no soltar spoilers solo diré que los primeros fueron interesantes, de esos que probablemente necesites buscar la mejor forma de hacerles daño tras varios intentos, sin necesidad de ser en exceso difíciles. Ahora, el gran "pero" viene con el último enemigo, ya que el enfrentamiento que cierra la historia entra dentro de lo que mencioné de un final precipitado, llevándonos a una batalla corta y fácil. Tanto, que fue la única que pasé a la primera y solo recibí daño una vez, la verdad me resultó triste que después de pasar por tantas peleas la última fuera tan simple y corta.

 

 

Recién lanzado, el juego tuvo varías criticas por ser muy difícil, aspecto que los desarrolladores arreglaron más adelante con un parche. Sin embargo sigue teniendo un problema, y es que no se puede variar la dificultad, dando lugar a momentos demasiado fáciles y otros que posiblemente debas repetir varias veces, con la ventaja de que al haber varios puntos de control se compensa en las partes más retadoras. Aún así, la dificultad varía bastante y depende mucho de nuestra forma de jugar, haciendo que cuanto más arriesgados seamos lo podamos encontrar más difícil y entretenido, o que por el contrario, exprimamos incluso a los compañeros que aparecen en algunas etapas para que ellos acaben con todos mientras nosotros nos escondemos (quitándole cualquier ápice de emoción, claro está).

 

La duración también dependerá de la forma en que juguemos, con un tiempo estimado de unas cinco horas para la campaña, o bueno, eso se supone, por mi parte y como es costumbre, tardé casi el doble, tal vez por detenerme a ver cualquier piedra que se me cruzaba por el camino o por abalanzarme de frente a los enemigos llevándome a repetir varias veces el mismo punto.

Online y modo horda

Más allá del modo historia, tenemos los modos de horda por oleadas y el multijugador, donde podremos seguir en la batalla por la humanidad, aclarando en primer lugar que son el mismo modo de juego, con la diferencia de que el multijugador nos permite jugar con un amigo, o al menos eso es lo que se supone, porque tras algunos intentos no logré que funcionase debido a que se quedaba cargando para el jugador invitado. A pesar de que el multijugador esté en modo beta y nos deje con las ganas, el modo horda en solitario sí funciona, dándonos la posibilidad de escoger entre cuatro mapas en los cuales comenzaremos sin armas, aunque las podremos ir comprando junto con su munición por medio de un sistema de puntos que nos otorgan finalizada cada oleada, las cuales no son fáciles, con momentos rodeados de disparos provenientes de casi cualquier dirección que logran un ambiente de tensión mayor que la campaña, o por lo menos a mi parecer. Este modo lo he encontrado bastante entretenido, con la única pega respecto al diseño de que, en el caso particular de morir estando rodeados, reapareceremos de nuevo así tal cual, haciendo que perdamos casi de golpe las tres vidas que se nos otorgan.

 

Mecánicas VR

Llegamos a un mundo bien acoplado a la realidad virtual, comenzando por un inventario que nos permite guardar hasta cuatro armas simultáneamente, podemos acceder a ellas y guardarlas llevándonos las manos a la cadera o a la espalda, donde podemos verlas hasta necesitarlas de nuevo. También tenemos un cinturón con espacio para una granada y una caja de munición, que podremos llenar recogiendo los distintos cartuchos distribuidos por el mapa, estando por los suelos, guardados en maletines o que ocasionalmente caen de enemigos derrotados.

 

Para el sistema de recargas el juego no apunta al realismo, añadiendo un botón para soltar el cartucho actual y bastando con acercar el arma a la caja de munición para ser recargada. Claro que igual podemos hacerlo manualmente, pero dado el estilo de juego resulta poco práctico. El agarre de las armas y la munición se puede hacer de forma directa o a una cierta distancia, estilo telequinesis, aunque también se recogerá automáticamente la munición si caminamos sobre ella. Y hablando de caminar, el movimiento puede ser libre o por teletransporte, siendo éste último la opción más rápida debido a que no es posible correr.

 

Basándose en la temática religiosa, han incluido una mecánica que considero bien implementada, que consiste en un rosario que podemos llevar en cualquiera de las dos manos, el cual conforme avanza el juego nos desbloqueará tres habilidades de apoyo que se activan oprimiendo un botón, y haciendo gestos con la mano hacia alguna dirección, similar a los de una bendición católica. Por último, el sistema de colisiones me ha gustado, permitiendo dejar lar armas sobre cualquier superficie, oprimir botones con las mismas sin necesidad de tener las manos libres o cosas más indirectas, como trepar escaleras con las manos.

 

Opciones y bugs

Entre las opciones principales, nos encontramos con unos subtítulos al español muy bien logrados, la inclusión de la viñeta (siendo ésta casi imperceptible, tal vez porque el juego casi no tiende a marear en si), giro suave, a saltos o combinado, movimiento libre guiado por mano o cabeza, ajuste de la altura y la mano dominante.

 

Los bugs, uff... los bugs. El único grande que me he topado es el del multijugador, en que no se unía a la partida del otro. Más allá de eso nos topamos con la suma de varios bugs pequeños que fastidian en menor medida la experiencia. Por mencionar algunos, está la imposibilidad de moverse de lado si el movimiento se guía por la mano y me cubro con dos armas, la sincronización repentina con la nube (a veces en plena batalla), el hecho de que si revivo mientras estoy agachado en la vida real luego al agacharme en el juego lo que hace es bajar el mundo (esto se arregla con volver a revivir estando de pie), las explosiones de las granadas casi nunca suenan... entre otros pequeños detalles.

 

Conclusión

En general, Warhammer 40000 Battle Sister me ha resultado toda una experiencia, una adaptación de la franquicia que si bien no es perfecta logra un ambiente inmersivo, con una historia interesante lo suficientemente extensa y emocionante, permitiéndonos volver al juego por medio del modo horda y ojala pronto funcione bien en compañía de un compañero de batalla. Los detalles en el apartado gráfico también me han gustado, junto con gratas mecánicas de realidad virtual. Le pondría una nota bastante buena a este titulo de no ser por un final apresurado, la sucesión de pequeños bugs que me sacaban de vez en cuando de la inmersión y la carencia de niveles de dificultad. Aún así, lo encuentro entretenido además de rejugable, más aún si estás entre el fandom de Warhammer y siempre has querido cortar cabezas con una espada celestial.

 

El juego ha sido analizado con Quest 2.

 

Podemos ver el juego en acción en el capítulo #5 de ROV Explorers:

 

VRGameCritic

+ Historia interesante apta para nuevos y fans

+ Armas variadas e imponentes

+ Mecánicas bien llevadas a realidad virtual

+ Apartado gráfico en general bueno y detallado

+ Enemigos variados

- Final apresurado y de poca carga emocional

- Desequilibrio en las armas a causa de excesos de munición y desequilibrio en las armas cuerpo a cuerpo

- No hay niveles de dificultad

- Muchos pequeños bugs

- Inteligencia artificial cuanto menos cuestionable en ciertos enemigos

7,5 "Muy bueno"

Warhammer 40,000: Battle Sister (Quest)

7.5

Lanzamiento / Diciembre 8, 2020

The war-torn world of Warhammer 40,000 brought into jaw-dropping, visceral reality for the first time in VR. Play as an unstoppable Battle Sister, wielding authentic, powerful weaponry & abilities. ...

Nota de los usuarios

7

Warhammer 40,000: Battle Sister (PC)

7.5

Lanzamiento / Mayo 27, 2021

Únete a las imparables Hermanas de Batalla, guerreras legendarias del futuro, y disfruta de una emocionante historia de aventuras que tiene lugar en el universo de Warhammer 40,000. - Acceso ...

Nota de los usuarios

?