Alvo VR: ANÁLISIS

16 ABR 2021  15:00

Dark

11

Alvo VR: ANÁLISIS

Desempolvamos el Aim Controller para ponernos en la piel de un soldado de guerra, esta vez en realidad virtual. Disponible para PSVR y próximamente para PC y Quest.

Brigada online

Cuando Sony presentó su accesorio enfocado en los juegos de disparos, todos esperábamos un flujo o apoyo relativamente constante de títulos que lo utilizaran. Desafortunadamente, y a pesar de encontrar grandes opciones como el reciente Doom 3, lo cierto es que quedó en un segundo plano, a pesar de su estupenda recepción. Ahora, Alvo VR pretende dar vida al periférico con un multijugador online hasta para 10 jugadores simultáneos.

 

Enfocado exclusivamente en una experiencia de juego en línea, las partidas de Alvo son rápidas, lo suficiente como para diferenciarse de una producción como Firewall Zero Hour, sin duda su competencia más directa. Lo son tanto a la hora de jugar como de buscar una partida, lo que sin duda hace muy accesible la experiencia, a pesar de contar con algunos bots en caso de no encontrar jugadores suficientes, aunque estos compañeros controlados por la inteligencia artificial no funcionan en el modo "Buscar y destruir".

 

Aprovechando el Aim

Sin duda, el atractivo del juego de Mardonpol Games es el uso del periférico de Sony, sin él, Alvo pasa a ser algo demasiado corriente como para dedicarle tiempo. Y es que la inmersión y agilidad que se consiguen con este control están fuera de toda duda. Es sumamente preciso y versátil gracias a las opciones de confort (velocidad de giro, movimiento por ángulos…) resultando una gozada encontrar un juego de acción tan frenética que le saque partido. 

Pueden darse situaciones tan creíbles que todo ese aspecto austero que presenta queda olvidado por momentos. En más de una ocasión nos vemos enfrascados en un tiroteo lejano, cuando vemos la estela de un enemigo cruzar por unas ventanas a nuestro lado, girar la cabeza para ver que ocurre y acto seguido apuntar con el Aim hacia el blanco. Son momentos que no se pueden reproducir en un juego fuera de la realidad virtual y que, sin duda, gracias al mencionado periférico, se potencian de una forma pocas veces vista.

 

Mientras nos desplazamos podemos saltar, subir a todo tipo de obstáculos, escaleras, agacharnos, correr...e incluso una técnica avanzada interesante como el barrido, que nos permitirá ocultarnos de forma muy efectiva o sorprender a nuestros rivales cruzando un pasillo estrecho y aprovechar para disparar unas cuantas balas. Para activarlo simplemente tenemos que pulsar el botón de agachado mientras corremos, y nuestro personaje se deslizará por el suelo durante unos segundos.

 

Es cierto. Alvo es interesante gracias al Aim Controller. Más allá no encontramos muchas excusas que puedan motivarnos a jugar con otro tipo de control debido a que, a fin de cuentas, el título no ofrece nada que no hayamos visto en incontables ocasiones.

 

Austero y modesto

La toma de contacto visual con el juego es pobre, no nos engañemos. Desde los menús (en perfecto inglés), inspirados claramente en Firewall, donde vemos una raquítica selección de personajes clónicos, muy similares entre sí, pasando por un justito modelado de las armas, sabemos que lo que vendrá después no será mucho mejor.

 

Los cinco escenarios que se presentan los tenemos más que vistos en otros títulos, todos ellos demasiado comunes en lo visual, con texturas muy mejorables, modelados limitados y claramente ausentes de detalle fuera de los límites, lo que hace perder parte de esa inmersión que conseguimos con su gameplay. Esta sensación se acentúa cuando vemos las animaciones de los personajes, sobre todo cuando los cuerpos salen despedidos por el impacto de una granada y toman posiciones inverosímiles.

 

Cabe destacar que, al igual que Firewall Zero Hour, nuestras armas tienen colisiones con el escenario, por lo que si llevamos un rifle tendremos que asomarlo de forma apropiada por una esquina o cualquier parte del escenario. Es decir, nuestra arma no atraviesa los objetos, sino que choca con ellos, algo que añade realismo e inmersión. Hay un punto quizá menos favorable respecto a la colisión de nuestro personaje, y es que en lugar de hacer un fundido a negro cuando metemos la cabeza en las paredes, el juego lo que hace es repelernos, echarnos hacia atrás, una experiencia que a los más sensibles les puede inducir mareo.

 

Un diseño de niveles ejemplar

Aún con todo, los niveles de Alvo están increíblemente bien pensados. Puede que no revolucionen, pero sin duda saben explotar todas las posibilidades que ofrece el sistema de juego y ofrecer muchas más de las que aparentemente podríamos tener. Verticalidad, pequeños rincones donde apuntalarse, escaleras, ventanas... todos bien distribuidos y siempre intentado no tener puntos ciegos para asegurarse de que ningún lugar sea el definitivo. 

Una lástima que los escenarios sean duros como rocas y no tengamos ningún tipo de interacción con ellos, ya que sin duda hubieran permitido y ofrecido otras sensaciones a los mandos.

 

Cierto es que no todos se adaptan de la misma forma a los diferentes modos de juego, y que a la hora de reaparecer tras una muerte los puntos elegidos nos pueden dejar "vendidos" en más de una refriega. O que algunas zonas no encajan del todo bien en Search and Destroy (buscar y destruir), un modo por equipos donde debemos poner una bomba en las zonas marcadas o defenderlas. Son problemas o ajustes menores que seguro se irán corrigiendo con el tiempo, ya que si algo han prometido sus desarrolladores es soporte constante.

 

Intenciones nos les faltan y en el propio menú de inicio vemos, además de los tres modos principales (Free4all, Team DeathMatch y el mencionado Search and Destroy) otros tres adicionales que llegarán en las próximas semanas, incluyendo un modo zombis que bien podría recordar a sus homónimos en la saga Call of Duty, título que sin duda toma como referencia en muchos aspectos de sus niveles y gunplay. Los otros dos modos que llegarán son Dominación y la posibilidad de crear partidas privadas, pues ahora mismo no tenemos opción de elegir servidores, aunque sí podemos invitar desde el menú a otros amigos para unirnos juntos a una partida.

 

Otra referencia a la saga Call of Duty la tenemos en las rachas de bajas (killstreaks) que podemos llevar configuradas para los combates, permitiendo lanzar un escáner mejorado al conseguir tres bajas sin caer nosotros, un dron o coche teledirigido con cinco bajas y un ataque de perros de combate con siete, algo que será más fácil conseguir en los modos de todos contra todos o por equipos.

 

Progresión durante horas

Con todo el abanico de personajes desbloqueados inicialmente, comenzamos con una ametralladora y una pistola, además de la clásica granada explosiva, por lo que nuestro objetivo, más allá de disparar por doquier (también es posible dar culatazos con el arma a otros jugadores), será prepararnos para la guerra con las armas que más se adapten a nuestro sistema de juego.

 

Su recorrido se sustenta en una moneda interna de juego que conseguiremos simplemente por jugar. Con ella desbloqueamos nuevas armas de largo alcance (hasta siete de ellas actualmente), pudiendo personalizarlas con diferentes tipos de miras y aspectos, así como conseguir nuevos tipos de granadas (cegadoras y de humo). No ofrecen una gran variedad, pero sí incentiva a jugar para conseguir todo el armamento disponible.

 

 

Además de la llegada de más modos de juegos, mapas, rachas de bajas y cosméticos, el estudio tiene entre sus planes añadir modo espectador y la posibilidad de seguimiento de las dos manos para ofrecer recarga manual y dos armas simultáneas, algo que no sería posible con el Aim. También contemplan ofrecer DLCs de pago con distintos cosméticos.

Conclusión

Alvo es todo lo descuidado que podíamos imaginar en la faceta técnica, y a su vez un gran ejemplo de cómo ofrecer una experiencia divertida, con un multijugador de movimiento frenético para realidad virtual y, sobre todo, con un buen futuro por delante.

 

El juego de Mardonpol Games vive por y para el Aim Controller (también funciona con el DualShock 4 y con los controladores Move), ofreciendo sin él un producto mucho menos llamativo y recomendable donde acentúa sus asperezas de producto de bajo presupuesto. Quizá no es el juego que esperábamos, pero sí sabe suplir un hueco dentro del catálogo de PSVR.

 

Análisis realizado en PS4 Pro.

VRGameCritic

+ El Aim Controller se adapta a las mil maravillas

+ Movimiento rápido y sin mareos

+ El online funciona perfecto, sin tiempos de espera y con chat de voz

+ Fantástico diseño de niveles

- Técnica y visualmente es muy pobre

- Falto de contenido, aunque se espera solucionar con el tiempo

- No aporta nada sin Aim Controller

- Aspecto sonoro mejorable

- Algunos bugs menores

7 "Muy bueno"

ALVO VR (PlayStation 4)

7

Lanzamiento / Abril 13, 2021

Forme un equipo con amigos nuevos o existentes y utilice el chat de voz del juego para diseñar una estrategia para su próximo movimiento. ¿Vas a mantener una ubicación o atacar al enemigo en un ...

Nota de los usuarios

7