Solaris Offworld Combat: ANÁLISIS

7 OCT 2020  16:00

sellocpr

3

Solaris Offworld Combat: ANÁLISIS

Embárcate en trepidantes combates multijugador en este frenético FPS de los creadores de Firewall Zero Hour. Disponible ya para Oculus PC y Quest, y próximamente para PSVR.

El frenético deporte del futuro

Directamente desde la costa oeste de Estados Unidos y de la mano de First Contact Entertainment aterriza en nuestros visores virtuales Solaris, el prometedor FPS con tintes futuristas y con vistas a los deportes electrónicos que ya podemos disfrutar en Quest y Oculus PC, y que pronto dará el salto a PSVR.

 

Antes de meternos en harina, vamos a hacer un repaso rápido por quienes están detrás de este nuevo título, y es que si os digo que se trata de un estudio como First Contact Entertainment quizá a muchos de vosotros no os diga nada del otro mundo, pero... ¿y si os digo que este estudio afincado en California es el responsable de Firewall Zero Hour? Quizá ya os suenen un poco más, sobre todo a los usuarios de PSVR, que pueden disfrutar desde hace un par de años del FPS táctico multijugador con mejor salud de todos los que campan por las estepas virtuales. Es por ello que encontrar un FPS que huye de exclusividades y que será lanzado en todas las plataformas de RV y además con la firma del estudio responsable del exitoso Firewall Zero Hour, es cuanto menos expectante.

 

Primeros minutos

Cuando entramos por primera vez a Solaris, encontramos una serie de diálogos que nos explican que estamos ante un juego vertiginoso, y nos enseñan el mapeado de los botones de nuestros mandos de movimiento, pero no esperéis tutoriales de ningún tipo. Es de esos juegos que dan por hecho que ya tenemos experiencia en los FPS dentro de la realidad virtual y no encontramos más explicación que lo antes mencionado.

 

Una vez en el menú, nos percatamos que estamos ante un juego completamente localizado en inglés, algo que choca bastante si tenemos en cuenta que su anterior título Firewall Zero Hour está completamente doblado y traducido al castellano. Si echamos un vistazo rápido por los diferentes apartados del menú principal, encontramos un apartado dedicado a personalizar nuestro personaje, la pestaña correspondiente a las diferentes tablas clasificatorias o los ajustes de rigor, donde encontramos algunas opciones de confort como activar blinders o alternar entre giro suave y giro gradual, algo que desde luego agradecerá el usuario más susceptible a la cinetosis. Pero una vez vistos estos apartados, no encontramos mucho más en el minimalista menú que se abre ante nosotros. Y es que Solaris no cuenta con ningún modo de entrenamiento o modo campaña que le otorgue dinamismo al título y, al igual que sucede en Firewall Zero Hour, el juego esta completamente pensado para ser disfrutado de manera online junto a otros usuarios.

 

Para entrar directamente a jugar, encontramos un casco de combate ante nosotros, el cual debemos de coger y ponérnoslo en la cabeza, momento en el que acertadamente comienza el emparejamiento con otros usuarios mientras vemos como se van encendiendo diferentes aspectos de la interfaz visual de nuestro visor, todo de manera dinámica e intuitiva.

 

En estos primeros compases nos fijamos que tenemos perspectiva de nuestros brazos completos, pero que inexplicablemente el juego no permite que bajemos por debajo de nuestra cintura, algo que nos deja una sensación de impotencia muy peculiar y que, como veremos más adelante, no será la única decisión extraña que notaremos en lo referente al Tracking de nuestras manos.

 

Por otro lado, el apartado gráfico y visual no es para tirar cohetes, y puede que la versión de Quest lastre en este sentido al resto de plataformas, ya que no encontramos mucha diferencia en este aspecto entre las demás versiones. Aun así, el acabado minimalista con el que cuenta el título hace que tampoco echemos en falta más "chicha" gráfica cuando estemos en partida.

 

A combatir

Como os decíamos anteriormente, el juego (de manera muy dinámica) nos busca una partida mientras nuestro visor de combate se va encendiendo y, al contrario que sucedía en los primeros compases de lanzamiento de su anterior obra, en Solaris no tendremos que esperar demasiado para que el juego logre emparejarnos sin problema con el resto de usuarios. Parece ser que en este sentido First Contact Entertainment ha aprendido de sus errores y ha logrado dar con la tecla para que no suframos interminables tiempos de espera mientras se empareja a los usuarios.

 

Nuestro deber en la partida será encontrar las zonas de dominación y aguantar en la posición el tiempo suficiente para que sea una zona de nuestro equipo. Cuantas más zonas de dominación consigamos, más opciones de ganar la partida tendremos... un sistema que hemos visto en infinidad de juegos y que en un título con un claro enfoque arcade como este, sienta como anillo al dedo.

 

Como comentábamos, tenemos la posibilidad de poder cambiar diferentes aspectos de nuestro personaje, para ello encontramos un acertado sistema de niveles que nos otorgará más opciones de personalización a medida que vayamos subiendo nuestro nivel.

 

 

Desde un principio se observa que estamos ante un juego infinitamente menos ambicioso que Firewall Zero Hour, y es que más allá de la posibilidad de poder cambiar skins en los personajes, todos los usuarios empiezan partida con la misma arma: una pistola con munición infinita que contribuye con el aspecto árcade del título. Para poder cambiar nuestra arma debemos de encontrar por el mapa otra diferente, hay cuatro en total, y pasar por encima, algo que no invita a la interacción que esperamos en realidad virtual y que, a grandes rasgos, nos parece insuficiente en cuanto a armas disponibles en un título de estas características.

 

Por si fuera poco, siempre iremos empuñando nuestra arma particular con dos manos y con la inexplicable decisión de poder mover libremente solo nuestra mano derecha, dejando nuestra mano izquierda anclada siempre a nuestra arma a no ser que giremos bruscamente nuestro cuerpo hacia la derecha, que ahí veremos como nuestra mano izquierda se despega por fin de la misma, pero no la podemos mover a nuestro libre albedrío, algo realmente chirriante en los tiempos que corren. Este tipo de decisiones tienen sentido en la futura versión de PSVR y su compatibilidad con Aim Controller, pero en el resto de plataformas es poco menos que pegarse un tiro en el pie y sacar de la inmersión que se presupone de un juego de estas características al grueso de los usuarios.

 

Para redondear la falta de opciones en general, encontramos solo un mapa donde presentar batalla. Éste se divide en dos zonas, y para saltar de una a la otra debemos pasar por unos teletrasportadores ubicados estratégicamente en diferentes áreas del mapa. Los objetivos se irán ubicando aleatoriamente, y nuestro deber será capturar durante un tiempo estimado el mayor número de zonas posible.

 

Partidas vertiginosas

Quizá uno de los puntos más destacables del título es el ritmo frenético que se impone en cada nueva partida, algo que era de esperar, puesto que estamos ante un título enfocado al lado más arcade del género FPS. Es por ello que nos veremos envueltos en frenéticos combates casi sin descanso donde las coberturas serán claves para lograr la victoria.

 

Además, nuestro personaje se siente muy hábil por el escenario, incluso podemos deslizarnos a toda velocidad por el suelo pulsando un botón de nuestro mando de movimiento, algo que le otorga mucho dinamismo a los duelos en partida. También encontramos un botón dedicado para agacharnos, aunque en nuestro caso, al haber jugado al título con nuestras Oculus Quest, preferimos agacharnos físicamente, algo que se traduce en mucha más inmersión en líneas generales.

 

Al ser un juego completamente online que cuenta con la opción de poder activar el juego cruzado entre plataformas, esperamos que el título cuente con una buena comunidad de jugadores y que no caiga en el ostracismo multijugador a las primeras de cambio, más allá de la falta evidente de contenido en líneas generales, ya que como solo disponemos de un modo multijugador en línea y no encontramos ni rastro de modos campaña o incluso un modo entrenamiento que habría otorgado al título de cierto dinamismo, por lo que esperamos como agua de mayo que desde el estudio responsable se pongan el mono de faena y que poco a poco nos brinden más contenidos, que bajo nuestro punto de vista es algo imprescindible en un título completamente online como es el caso.

 

CONCLUSIÓN

El género arcade dentro de los FPS multijugador puede dar mucho de sí en realidad virtual, es por ello que muchos estábamos expectantes ante la nueva propuesta de First Contact Entertaiment y la calidad que ya han demostrado en anteriores ocasiones, por lo que encontrar un título disponible en las principales plataformas de RV, que ofrece juego cruzado y que incluso en su versión para PSVR será compatible con Aim Controller es una buena noticia para el mundo VR en general, pero que debido a una serie de factores no creemos que sea el punto de inflexión que necesita el género, ya que el juego se siente como si se hubiera diseñado exclusivamente para su versión de PSVR con Aim Controller. Ya hemos comentado anteriormente que, inexplicablemente, no podemos despegar nuestros brazos del arma, y para mas inri, nuestro brazo izquierdo ni siquiera puede moverse, algo inadmisible en sistemas con un tracking tan decente como los de Quest o Rift S. Además solo disponemos de un mapa y ningún otro modo de juego offline, por lo que si no eres de los que te gustan los FPS multijugador online, seguro que este título no es para ti. Además se vislumbra una alarmante falta de contenido en lineas generales en todo el título, por no hablar de que estamos ante un juego que esta completamente doblado y traducido al inglés, aunque ese sea quizá el menor de sus peros.

 

A título personal, me he llevado un pequeño jarro de agua fría al analizar este título, pues yo, como muchos otros usuarios, hemos disfrutado y todavía seguimos disfrutando como enanos dentro de Firewall Zero Hour, y esperábamos un juego que estuviera a la altura de su predecesor. Por desgracia no ha podido ser, aunque al ser un juego completamente arcade cumple su cometido y llega a enganchar cuando le pones dedicación. Como suele pasar en el género arcade dentro de los FPS, por muchas taras que pueda tener un título, como mínimo es divertido.

 

El juego ha sido analizado en su versión para Oculus Quest.

VRGameCritic

+ Frenético

+ Engancha

+ Será compatible con Aim Controller en su versión de PSVR...

- ...pero eso hace que inexplicablemente no podamos utilizar nuestras manos en el resto de plataformas

- Solo un modo online

- Ni rastro de modo campaña

- Solo un mapa

- Falta de contenido

- Completamente en inglés

6,5 "Bueno"

SOLARIS OFFWORLD COMBAT (Quest)

6.5

Lanzamiento / Septiembre 24, 2020

Solaris Offworld Combat, un shooter multijugador de estilo 4vs4 centrado en la velocidad y la intensidad. Solaris ha sido diseñado de una manera que es verdaderamente fácil de jugar, adaptado para ...

Nota de los usuarios

10

SOLARIS OFFWORLD COMBAT (PC)

6.5

Lanzamiento / Septiembre 24, 2020

Solaris Offworld Combat, un shooter multijugador de estilo 4vs4 centrado en la velocidad y la intensidad. Solaris ha sido diseñado de una manera que es verdaderamente fácil de jugar, adaptado para ...

Nota de los usuarios

?