Vacation Simulator: ANÁLISIS

Analizamos lo nuevo de Owlchemy Labs tras el exitoso Job Simulator. Disponible en Rift, SteamVR, Windows MR y PSVR.

11 OCT 2019  13:30

gopozgon

1 comentarios

Vacation Simulator: ANÁLISIS

Vacaciones sin salir de casa

El juego de Owlchemy Labs llegó al visor de Sony en fechas muy oportunas -justo antes del periodo de vacaciones-, pero hemos esperado hasta ahora, una vez terminadas nuestras vacaciones reales, para ponernos manos a la obra con el título y su simulación vacacional, con la esperanza de que al menos nos sirva como escapada virtual que nos aporte un merecido respiro en nuestras ajetreadas vidas.

 

 

Del trabajo previo de este equipo con Job Simulator ya está todo dicho, desde que se convirtió en uno de los juegos más exitosos del catálogo virtual, con una simple premisa que nos situaba en distintos puestos de trabajo, donde todo se podía manipular para conseguir nuestro cometido a lo largo de distintos minijuegos, en los que el humor procuraba estar siempre presente.

Cuando algo funciona, a veces es mejor no tocarlo, y algo así debió pensar el equipo a la hora de desarrollar un título con esa misma base, pero en el que a través de pequeños añadidos tratan de mejorar e ir un poco más allá en su exitosa fórmula.

Programa de simulación vacacional

En Vacation Simulator asistimos al programa de simulación vacacional en el que trabajan una buena cantidad de bots distribuidos a lo largo de 3 de las estancias más habituales donde disfrutar de unas vacaciones, que en este caso consisten en la playa, la montaña y el bosque. 

En cada uno de los destinos hay varios bots distribuidos por el entorno, que nos informarán de cada minijuego tras teletransportarnos a su posición y saludarles -siempre la educación por delante-, y es que sin saludo no hay minijuego ni explicación del bot en cuestión; aunque debemos apuntar que todo el humor, las bromas de los bots y la explicación de los minijuegos llega en perfecto inglés sin subtítulos, por lo que pese a que todos los minijuegos son muy intuitivos, es un punto que no deja de ser negativo para todos aquellos que no se lleven bien con el idioma.

 

 

Este detalle del saludo para captar la atención de cada bot es solo uno más que evidencia una de las grandes virtudes del juego, y es que todo, absolutamente todo, se manipula con las manos, desde el menú que manejaremos manualmente con la mochila que llevamos siempre encima, hasta cualquier otra cosa que esté a nuestro alcance; remarcando en este punto nuestro apartamento, donde podremos navegar por "Internet", comer, ver la televisión, escuchar la radio e incluso jugar con un joystick a los juegos que vayamos encontrando, insertando el cartucho en nuestra consola retro particular.

Minijuegos para todos los gustos 

El objetivo del juego es conseguir memorias que nos entregan una vez completamos cada uno de los cerca de 20 tipos de minijuegos diferentes, que gracias a sus diferentes niveles de dificultad o a simples repeticiones de la misma fórmula, acaban sumando un total de más de 60 memorias que podremos conseguir superando cada uno de ellos; por lo que si disfrutas de la propuesta, tendrás varias horas de juego por delante, aunque en un título basado en minijuegos, es casi inevitable que nos encontremos varios de ellos que serán de nuestro agrado y otros tantos que preferiríamos que no estuvieran allí o al menos no con tanta presencia, por lo que en función de hacia dónde se incline la balanza de cada uno, lo disfrutaréis más o menos.

 

En el lienzo podremos dibujar lo que nos venga en gana, mi vena artística no dio para más.

 

Personalmente nos hemos encontrado con algunos casos que sobresalen por encima del resto, como por ejemplo la escalada, los puzles o el rafting; pero también hemos visto otros tantos que aún estando catalogados como diferentes, no dejan de consistir en lo que parece ser en cierta forma "el mismo perro con distinto collar", como aquellos en los que debemos fotografiar lo que nos pidan y posteriormente llevarle la foto, capturar mariposas y entregárselas al bot en cuestión, o incluso cocinar lo que pide cada bot y llevarle el pedido; y es que todos ellos no suponen apenas ninguna dificultad y no deja de tratarse en cierta forma de cumplir recados que como mucho nos obligarán a buscar objetivos o ingredientes en distintos destinos, para transportarlos en nuestra mochila, lo que en definitiva podría llevarnos a sufrir cierta sensación de repetición si no disfrutamos de este grupo de minijuegos similares.

 

Duración y aspecto visual

Si así lo deseamos, tras apenas 2 o 3 horas de juego ya nos queda muy poca novedad que ver en el título, y es que la única limitación que nos impone Vacation Simulator es que para poder acceder a las nuevas zonas que se encuentran cerradas de inicio en cada destino, debemos haber conseguido un mínimo de 5 memorias, por lo que una vez superados 5 minijuegos en cada uno de los 3 destinos, tendremos todas las pruebas accesibles para completarlas a nuestro antojo en el orden que nos apetezca, algo que está muy bien para que cada uno disfrute el juego como prefiera sin obligarle a pasar por ninguna prueba de forma obligatoria, pero que también limita la sensación de sorpresa, que desaparece quizás demasiado rápido, dejándonos en cierto modo la sensación de que ciertos juegos muy divertidos podrían haber sido explotados mucho más y mejor, mientras que estos están rodeados de otros, que como comentamos, quizás se repiten demasiado a menudo.

 

 

Visualmente se mantiene el mismo tono de dibujos animados de Job Simulator que cumple perfectamente su cometido, con escenarios muy definidos y coloridos a los que tenemos poco que reprocharles, con algunos escenarios con una buena cantidad de detalles que se reparten el protagonismo con otros bastante más sencillos, pero que en todo caso acaban cumpliendo de sobra para hacernos partícipes de esa loca simulación de dibujos animados perpetrada por estos simpáticos robots.

CONCLUSIÓN

Estamos ante un simpático juego que continúa explotando la fórmula de su predecesor y en el que casi con total seguridad pasaremos buenos ratos cuando nos apetezca echar unas partidas rápidas sin demasiadas pretensiones, o cuando venga una visita a casa con ganas de descubrir la VR; y es que se trata de un juego que puede resultar sencillo para cualquier jugador, vistoso y que además explota muy bien las posibilidades de interacción en realidad virtual, donde todo lo que pensamos que se puede manipular, en este caso realmente es así.

Pese a sus virtudes, que no son pocas, también encontramos puntos más grises, y es que en función del número de minijuegos que sean de tu agrado, podrás estar frente a un juego que puede darte 6-7 horas divertidas de juego sin mucho problema, o encontrarte frente a un juego al que se le termina la chispa apenas pasadas las primeras 3 horas.

 

El juego ha sido analizado en su versión de PSVR.

+ Interacción total con todo lo que tengamos a mano

+ Aspecto visual

+ Buen humor

+ Gran número de detalles

+ Multitud de minijuegos, algunos muy divertidos...

- ... pero un buen número de ellos apenas consisten en hacer de simples recaderos

- Pierde buena parte de sus chispa al cabo de poco tiempo

6,8 "Interesante"
VRGameCritic

Comentarios (1)

Enlace al foro
  • manuel_val

    manuel_val

    Visores

    PlayStation VR
    Oculus Quest
    La verdad es que es sorprendente que haya desarrolladoras que pongan la excusa de que tienen poco dinero para traducir los videojuegos y en este caso está claro que es mentira. Con lo que han ganado con job simulator... No se les pone en los cojones traducir lo poco que haya que traducir y punto.
    4 0