Drunkn Bar Fight: ANÁLISIS

Sumérgete en las típicas peleas de bar y líate a mamporros con todo lo que tengas por delante en este desenfadado juego de lucha. Disponible para Vive, Rift, WMR y PSVR.

6 MAR 2018  16:30

sellocpr

Drunkn Bar Fight: ANÁLISIS

Drunkn Bar Fight

Bienvenidos a Drunkn Bar Fight, un juego de lucha basado en las típicas peleas de bar, pero desde un punto de vista desenfadado y divertido, pudiendo utilizar cualquier objeto que encontremos en los diversos locales disponibles para lanzar o golpear a nuestros contrincantes.

 

Drunkn Bar Fight es un juego indie desarrollado por la compañia The Munky, y como suele ser usual en este tipo de juegos independientes, estuvo disponible en la categoría Early Access de la plataforma Steam, donde los usuarios de Vive y Rift pudieron probarlo mientras se terminaban de pulir todos los detalles de este título, para más tarde dar el salto a Windows Mixed Reality y PSVR.

 

Primeros minutos

La primera vez que entramos en este mundo propuesto por The Munky, nos damos cuenta de que, para jugar, debemos activar nuestros controladores de movimiento para poder controlar a nuestro personaje. Con un sistema de movimiento libre y acertado, iremos recorriendo el lugar acostumbrándonos a los controles, apreciando una baja calidad gráfica y descubriendo, mientras giramos el mundo con nuestro mando, que este no es un juego para todos los estómagos, y eso que el que os escribe no es de los que se marea fácilmente con la realidad virtual.

 

El lugar donde comenzamos nuestra aventura es una calle típica de una gran ciudad, donde encontramos tres puertas a las que podemos acceder, las cuales nos conducen a los tres locales disponibles en el juego: un bar inglés, un bar americano y una moderna terraza minimalista.

 

Nos aventuramos a entrar en una de estas estancias y descubrimos, una vez dentro, que podemos interactuar con todos los objetos disponibles, desde palos de billar, botellas, bates de béisbol, dardos... solo por citar algunos. Aunque el tracking no siempre es el mejor del mundo y en ocasiones nos jugará malas pasadas. También encontramos una radio donde podemos cambiar la música que está sonando en ese momento, descubriendo que el juego tiene una buena y variada propuesta de pistas musicales disponibles, algo que siempre es de agradecer.

 

 

Haciendo amigos a puñetazo limpio

Cuando entramos en cualquiera de los tres bares, descubrimos que la mecánica es siempre la misma: tómate unas cervezas y líate a golpes con todo lo que encuentres a tu alrededor, así que agarramos una botella o unas pintas, nos las llevamos a la boca y nos las bebemos, descubriendo que cada vez que ingiramos 5 bebidas alcohólicas, nuestro personaje crecerá de tamaño siendo a su vez más fuertes, aunque eso sí, la visión se volverá más borrosa, pero hay que destacar que depende de la versión del juego que utilicemos, ya que en sistemas como PSVR, cuando bebemos mucho vomitamos pero no aumentamos de tamaño.

 

La primera vez que entramos en un bar, vemos que hay otro cliente tomando algo, repitiéndose siempre que comenzamos una partida. Una vez lo derrotamos, el bar contará con dos clientes, si también los logramos vencer. La siguiente vez habrá tres clientes, y así sucesivamente. Eso sí, cada nuevo adversario sera más fuerte y tendrá mejores habilidades que el anterior.

 

Nos tomamos unas copas y vamos a por nuestros adversarios, pudiendo incluso provocarles con gestos obscenos que nos sacarán alguna sonrisa. Cogemos algún objeto y lo lanzamos hacia nuestro contrincante, descubriendo que los enemigos golpeados tienen esas físicas Ragdoll que tan bien quedan en juegos tan desenfadados como este, aunque los adversarios no siempre se comportarán como se espera y veremos bastantes fallos y bugs cada vez que juguemos. Por ejemplo, si agarramos a un enemigo y lo lanzamos contra algo, no es de extrañar que lo atravesemos o se quede enganchado en algún sitio.

 

 

A medida que vamos eliminando a enemigos y avanzando niveles, podemos observar que, una vez alcancemos y superemos el último nivel de un bar, éste cerrará sus puertas y no podremos volver a acceder a él hasta que juguemos otro día, teniendo que empezar de nuevo a superar todos los niveles establecidos, algo que nos ha dejado una sensación un poco extraña. Eso sí, cada bar cuenta con diferentes enemigos, los cuales se irán desbloqueando según vayamos avanzando, desde un portero de discoteca, un simple parroquiano de bar o incluso numerosas enemigas, las cuales hay que hacer mención a parte, ya que suelen ser las más duras y difíciles del juego, y si las golpeamos todo el bar nos empezará a silbar y a abuchear.

 

Una de las sorpresas que tiene el juego es la posibilidad de jugarlo en pantalla social con un amigo, lo que lo hace ganar muchos puntos ya que, si conectamos un gamepad y se lo pasamos a un compañero, éste podrá manejar al resto de personajes a los que nos enfrentamos en cada bar, siendo una experiencia muy positiva y divertida, puesto que si tenemos visita en casa o simplemente nos apetece jugar con alguien sin la necesidad de intercambiarnos las gafas, con este juego podemos hacerlo sin ningún problema. Por otra parte, en las versiones de PC dispondremos de un modo cooperativo y online, donde nos encontraremos rodeados de muchos enemigos y las risas y el entretenimiento están garantizados, pero por desgracia en la versión para PSVR de momento no está disponible. Es de suponer que en próximas actualizaciones estas funciones puedan estar disponibles para todos los dispositivos.

 

CONCLUSIÓN

Drunkn Bar Fight no es un juego pensado para sobresalir en el extenso catálogo de la realidad virtual, es más bien una experiencia donde pasar un rato divertido y agradable, de una forma casual y con la posibilidad de jugarlo en pantalla social con algún amigo para tener unas risas aseguradas. Quizás el contenido se pueda quedar corto en algunos puntos, pero es innegable que nos sacará más de una sonrisa cada vez que lo juguemos, quitando algunos temas técnicos como bugs o el posicionamiento, que no es el mejor del mundo. Puede ser una buena propuesta si queremos tener un juego casual, simple y divertido.

 

Este juego ha sido analizado en su versión para PSVR.

+ Divertido

+ Jugabilidad simple

+ El modo en pantalla social es todo un acierto

- Para estómagos de hierro

- El tracking falla en ocasiones

- Numerosos bugs y fallos en enemigos

5,7 "Aceptable"

Comentarios

Enlace al foro