Probando "Engineerium" en Zero Latency (Madrid)

Un año después de nuestro primer paso por Zero Latency, volvemos para conocer la nueva experiencia lanzada recientemente con el nombre de “Engineerium”.

10 DIC 2017  10:00

gopozgon

11 comentarios

Probando "Engineerium" en Zero Latency (Madrid)

En busca de nuestra tribu

El local no se ha movido de sitio, la situación en una calle de Madrid con no mucha vida real, pero sí virtual, se mantiene, así como todo lo relacionado con Zero Latency que ya contamos en nuestro extenso artículo del año pasado, por lo que en este caso trataremos de centrarnos principalmente en las novedades de esta visita.

 

En esta ocasión, la mala suerte se cebó con el equipo de Real o Virtual, que finalmente sólo pudo acudir con 2 representantes (gopozgon y rescuegamer), aunque bien acompañados con otros 3 ajenos a la web (Un cuarto quedó atrapado por las sábanas contra su voluntad) que nos aportarán unas opiniones muy necesarias de aquellos que no conocen este mundo como nosotros, y no entran en la sala diáfana de 200 metros con imágenes de zombis y mundos virtuales en la cabeza, haciéndose preguntas de FOV, ergonomía, FPS, resolución, refresco... sino que acuden más puros y vírgenes con la única duda más básica de “Pues a ver que tal esto”.

 

De izda a dcha : Seyla, RescueGamer, Ric, Gopozgon y Juanjo

 

Empezamos con la nueva experiencia Engineerium, que se aleja de la supervivencia de “Zombie Survival” y “Singularity”, para introducirnos en un mundo imaginario lleno de colorido y detalles en el que no portaremos armas como en los otros dos juegos disponibles para disfrutar en Zero Latency, si no que únicamente necesitará que nos desplacemos de unos puntos a otros en un mundo que desafía constantemente la gravedad, y aunque pueda parecer algo muy simple -que en el fondo lo es-, acaba por conseguir una inmersión capaz de hacernos dudar de nuestro propio equilibrio caminando por espirales o boca abajo sobre pequeñas pasarelas suspendidas en el aire, con sapos de colores paseándose por el suelo, ballenas y rayas volando alrededor nuestra, y así un sinfín de detalles que a poco que seas un poco curioso, podrás disfrutar durante todo el paseo por este onírico mundo junto a nuestros compañeros de tribu con los que deberemos colaborar,  ya que el juego no avanza hasta que todos los integrantes del equipo llegan a la zona objetivo, que en ocasiones es la misma para todos y otras tendremos varias donde elegir acudir cada uno, para finalmente reunirnos con el resto de la tribu que creíamos perdida en el final de la experiencia.

 

Los escenarios de Engineerium son bastante vistosos y coloridos.

 

Nada más empezar, se sucedían las frases entre nuestros compañeros ajenos al mundo virtual “Mirad, mirad, lo que viene por allí arriba”. “Que me caigooo!!”, “Vaya colocón voy a coger”, “No me atrevo, ves tú delante”... situaciones que quizás sería una buena idea que Zero Latency pudiera compartir al finalizar la partida con todos los participantes, al menos a modo de vídeo de un par de minutos de los momentos claves, de forma que podamos “disfrutar” de vernos andar como patos mareados, pegando gritos… dentro de una simple sala vacía junto a nuestros amigos.

La experiencia es simple pero ideal como primer paso VR o para aquellos que quizás no se ven tan atraídos por las otras dos propuestas más centradas en la supervivencia y en acabar con la vida de no-muertos, pero aún así tienen curiosidad por disfrutar de la experiencia de realidad virtual sin cables que sólo nos ofrece Zero Latency con movimiento real y no a través de joysticks.

 

Como ya comentamos hace un año, esta forma de disfrutar la realidad virtual es muy especial, y lamentablemente es algo que no podemos disfrutar como tal en casa -a menos que nos llamemos Floyd Mayweather, por ejemplo-. Ha quedado claro que para disfrutar de juegos tales como simuladores de carreras en realidad virtual podemos tener todo lo necesario en nuestra propia casa, pero si queremos jugar en realidad virtual con un juego con total desplazamiento libre (Sin moves, DS4, Touch...), tendremos que acudir a Zero Latency en la calle Pradillo de Madrid.

 

Los personajes tienen un aire al de Journey con la máscara de Crash Bandicoot en la cabeza.

 

Queda claro que la apuesta diferenciadora de Zero Latency sigue centrándose en esta forma de movernos sin cables junto a otros 5 amigos (Nos dijeron que los 8 jugadores simultáneos llegarían a mediados de diciembre), ya que esto es lo que lo hace realmente especial, por lo que no podemos esperar los gráficos más punteros, ni las gafas con mejor ergonomía o resolución, pero estas trabas quedan en un segundo plano cuando estamos disfrutando de la experiencia que se nos ofrece en este lugar; aún así, se nos queda la ciertamente amarga sensación de que se podría explotar mucho más esta característica de Zero Latency, ya que apenas damos unos pocos pasos a nuestro alrededor, sobre todo en Zombie Survival, y aunque en Engineerium se nos obliga a andar un poco más, cuando conoces las posibilidades de Zero Latency, te gustaría que llegaran a mucho más, aunque seguramente estas trabas son menores en lugares como Melbourne, donde el tamaño de la sala de Zero Latency se multiplica por 2 hasta los 400 metros con los juegos adaptados a dicho tamaño.

 

La experiencia Engineerium se nos hizo bastante corta y quizás se terminó cuando ya casi nos sentíamos parte de ese extraño mundo con pasarelas móviles, pero no nos quejamos en exceso cuando a los pocos segundos nos pusieron unas armas en la mano para volver a experimentar la experiencia “Zombie Survival” por la que ya pasamos hace un año.

El paseo por Engineerium es una buena experiencia, pero mentiríamos si decimos que no estábamos deseando masacrar zombies al menos durante unos pocos minutos para pasar a una experiencia más intensa y con esa vertiente competitiva que tanto nos gusta para intentar demostrar que somos mejores matando cientos de zombies que el que tenemos al lado, cosa que yo particularmente no conseguí.

 

Aún tengo pendiente impugnar el resultado final, aunque el primer puesto es incontestable.

 

El personal de Zero Latency nos comentó que dentro de unos 4 meses esperan que llegue una nueva experiencia, llamada Outbreak, y que se plantean muchas formas de mejorar lo que Zero Latency ofrece, como añadir sensores en pies y manos, y algunas otras opciones sobre la mesa.

Estaremos encantados de volver a probar esas nuevas experiencias y posibilidades cuando estén disponibles.

 

Tráiler de Outbreak. La nueva experiencia con zombies en la que ya no estaremos parados defendiendo una zona, sino que tendremos que desplazarnos a través de las calles de la apocalíptica ciudad con el fin de buscar un transporte que nos saque de tal infierno.

 

Antes de volver al mundo 100% real, nos dimos un paseo en “pájaro” por Manhattan a bordo de la máquina que han añadido a la entrada del local, donde durante 5 minutos podemos volar entre los distintos edificios de Manhattan incluso sintiendo el aire en la cara con el ventilador que hay encima de nuestras cabezas. En este caso no se trata de unas gafas OSVR como en la sala principal, sino que la experiencia se disfruta con unas HTC Vive a cambio de 5€.

 

RescueGamer volando directo a la posición de King Kong.

 

Os dejamos con las opiniones del resto de integrantes del equipo sobre Zero Latency:

 

RIC:

“Para valorar mi experiencia en Zero Latency he de poner en antecedentes que jamas había probado unas VR... Era virgen.

Desde esta perspectiva, mi opinión es positiva con matices.

En el primer juego he quedado gratamente sorprendido por la profundidad de sus escenarios, pero en Zombie survival es donde realmente me entretuve más ya que disparas a saco, sin ninguna pretensión más, aunque el escenario para mi es reducido. Quizás he echado de menos haber “explorado” un poco más ese escenario…

En general y teniendo en cuenta que mi experiencia con VR era ninguna, he quedado satisfecho, cierto es que probablemente no repetiría estas mismas dos experiencias por los aproximadamente 40 euros que cuesta... y me quedo con la sensación de que si fuera jugador asiduo con cualquier sistema VR en casa, quizás habría quedado algo decepcionado.”

 

JUANJO:

"Me lo pasé genial, sobre todo con la experiencia de los zombis, donde la cantidad de acción en pantalla puede empañar las carencias del sistema. Es verdad que el estado de las gafas es mejorable y el arma puede pesar bastante para una sesión de media hora, pero de aquí a unos años este tipo de salas se podría convertir en el sustituto de lo que fueron las LAN parties de finales de los 90 y principios de 2000."

 

SEYLA (Sey en la partida):

"Mi experiencia con ZeroLatency fue singular, no se si fue por el equipo o por ser mi primera experiencia seria con VR. Con las gafas no veía al 100% y eso hacía que me mareara y mi visión fuera molesta durante el juego. En la aventura gráfica Engineerium me mareé gran parte del tiempo y eso hizo que no lo disfrutara al máximo, además que el apartado gráfico podría mejorar. En la segunda experiencia, la de los zombies, el peso del arma dificultaba el manejo de la misma, que junto al tiempo de recarga hacía que los zombies llegaran rápido, con lo que para ser un juego de zombies no pasé ese 'miedo' que se debe pasar en un juego de terror. Por lo demás me gusto que las armas pudieran ser automáticas o manuales, aunque quizás algo lentas para la cantidad enorme de enemigos que aparecían. Por último, estaría bien poder incluir armas del tipo bates de béisbol o palos de hierro, pero que obviamente tienen su riesgo con los compañeros reales. En definitiva aun le falta mejorar aspectos, pero es una gran apuesta para el futuro".

 

RESCUEGAMER:

"Repitiendo este año, se ha agradecido bastante esta nueva experiencia con la que probar las posibilidades reales del desplazamiento de Zero Latency, con el que fácilmente engañar a nuestros sentidos, y lo que antes era arriba, ahora es abajo. Espero con bastantes ganas su próxima experiencia, en la que mezclarán ese desplazamiento más prolongado con algo de acción, y donde seguro saldrá a relucir todo el potencial del sistema. Aun con todo, no puedo dejar de recalcar la falta de ergonomía y nitidez del visor usado, que pide una actualización a gritos, así como el sistema de movimientos, que sufre de algún parón muy puntual. Sería muy de agradecer también poder tener alguna grabación del equipo durante la partida, ya que es una experiencia singular, y requiere poder recordarlo. Todavía le queda camino por recorrer, pero no puedo esperar a ver como evolucionan este tipo de experiencias."

Comentarios (11)

Enlace al foro
  • cercata:Y no has pensado en probar alguno de los visores Windows MR ?


    Pues me tienta mucho por no necesitar estaciones base. Con el inside-out en teoría te puedes mover por donde quieras sin limitaciones y he leido que el tracking del visor es muy bueno. Además requiere menos potencia gráfica que las Pimax 8K.

    Me echa para atrás que sólo tiene un poco mejor resolución que el CV1, que no tiene ajuste IPD (menos un visor) y el regular y poco amplio traking de los mandos. Pero es probable que en alguna oferta me haga con alguno.

    Si además les activan la funcionalidad de RA ya sería genial. Se supone que en algún momento lo harán.

    Saludos.
    0 0