From Other Suns: ANÁLISIS

Eres el capitán de una nave espacial. Lo que siempre deseaste, reconócelo. Una nave para ti solo. Con su tripulación, tu camarote de rey del barco y esa maquinita que te prepara la comida que le pidas, incluida una tortilla de patatas. Pero unos aliens con muy malas pulgas aparecen en escena y es cuando miras a tu suboficial y piensas en pasarle el testigo. Total, solo querías echar el rato. Hablamos de ‘From Other Suns’ exclusivo de Oculus Rift.

14 NOV 2017  14:57

ddbspawn

17 comentarios

From Other Suns: ANÁLISIS

Misión: Salvar la Tierra

‘From Other Suns’ es el nuevo juego de Gunfire Games, los desarrolladores de ‘Chronos’ y ‘Dead and Buried’. Es decir, dos de los mejores juegos que tienes en el catálogo exclusivo de Oculus. Parte de su equipo ha trabajado en Vigil Games, los desarrolladores de ‘Darksiders’. Es más, Gunfire Games también son los desarrolladores de la próxima tercera entrega de esta franquicia.

 

Así que todos son buenas premisas para que este ‘From Other Suns’ sea un nuevo indispensable del catálogo de Oculus, a pesar de que sus planteamientos, son mucho más ambiciosos y arriesgados que los de sus anteriores juegos.

 

Estamos hablando de un 'FTL: Faster than Light' mezclado con un ‘Borderlands’ y con algunas pinceladas del ‘Dead and Buried’. Esta mezcla a priori se presenta compleja y arriesgada. Pero los chicos de Gunfire Games saben lo que se hacen.

 

De primeras nos ponen delante de un tutorial que es el mismo que introdujeron en la beta abierta. Si has jugado a esta, sabes que tenías varias opciones que te daban a elegir desde unos brazaletes. Ese será nuestro control principal en el juego. Con ellos podrás elegir desde el modo de locomoción, la calidad de nuestros gráficos/rendimiento, como el tipo de conexión que tendremos con otros jugadores. Recordar que en esencia, este juego está pensado para ser jugado de forma cooperativa. Algo que se nos antoja muy necesario a causa de la dificultad creciente del título.

 

Toda vez que tenemos claro como interactuar con el entorno, ya sea como avatar o como nave espacial, empezaremos el juego de verdad. Es cuando recibimos la misión que dará sentido a todo. Deberemos de ir a la Tierra. Pero nuestro trayecto no será para nada fácil. Nos pisaran los talones unos aliens ancestrales, que van arrasando todo a su paso. Ellos también se dirigen a la Tierra. Nuestro objetivo básico será llegar antes que ellos y por supuesto, impedir que destruyan nuestro planeta. Muy fácil decirlo.

 

 

Solo no, con amigos si.

¡Ojo! Podremos jugar en solitario todo ‘From Other Suns’. Pero no será tan guay. Y os lo decimos con conocimiento de causa. Desde el equipo de RealoVirtual, confeccionamos un Dream Team formado por Polybass, Knob2001 y este que os habla/escribe, DDBSpawn.

 

 

Aunque yo me puse el traje de capitán, mucho me temo que el mérito de avanzar en la trama y la misión principal se lo tiene que llevar el gran Polybass. Si el destino de la humanidad tuviese que descansar sobre mis hombros, os aconsejaría que dedicarais los últimos momentos de esta civilización a aquello que mas os apasiona, por que sin duda, estaríamos condenados.

 

El gran Polybass, gran veterano en las mecánicas del juego por haber disfrutado de lo lindo con la beta, se erigió como líder natural y Knob2001 (más que experto en viajes espaciales gracias a su devoción por el ‘Elite Dangerous’) y el que escribe (amante desmedido por el género sci-fi, sea cual sea su formato) seguimos sus ordenes a sabiendas de que llegaríamos a buen puerto, el terrestre.

 

¿¿Permadeath?? ¡ No me j*****!

Bien, los tres pistoleros del espacio estábamos dispuestos y preparados. Antes de salir de caza, teníamos la opción de elegir un arsenal que estaba cuidadosamente colocado en nuestro almacén. Bueno, en verdad el arsenal era muy justito. Pero es que estábamos empezando. Teníamos unas pistolas de plasma, unas jeringuillas de salud, y unos pequemos objetos que servían para hackear el control de mando de las distintas estaciones o naves que nos fuéramos encontrando a nuestro paso.

 

Muy importante es esto último, pues los recursos son limitados y necesitábamos de “rapiñar” todo los que encontrásemos. Estos recursos servían para viajar en el espacio (importantísimo el combustible, que no es que abunde demasiado), para comprar armamento, o para conseguir mejoras de la nave. Desde una reducción en el proceso de preparación del teletransporte, hasta un aumento de escudos o de daño de nuestros misiles. Y no olvidemos, aumentar la tripulación de nuestra nave, que de primeras se nos antojaba un gasto superfluo.

 

Bien, no podíamos tardar más tiempo. Teníamos que asaltar la nave espacial que teníamos delante. Una panda de androides suicidas la había tomado y a su paso había aniquilado a todos los tripulantes. Era la mejor forma de demostrar que éramos los mejores cazadores del espacio. Así que sin más dilación nos subimos a la rampa de teletransportación y con un efecto chulísimo, un anillo de luz azulada que rodeaba nuestro cuerpo de arriba a abajo, desaparecimos de nuestra nave para luego aparecer en otro escenario, el de la nave espacial enemiga. Molaba mucho.

 

 

Allí activamos con nuestras muñequeras el mapa de esta nave y encontramos puntos rojos que marcaban a los enemigos. Algo grave había pasado allí, pues no tardamos en encontrar gran cantidad de cuerpos muertos dispersos por el suelo. Toda una tripulación aniquilada a manos de estos insensibles seres de vida artificial.

 

Avanzamos por la nave y encontramos múltiples enemigos. Algunos demasiados parecidos a los androides de 'Star Wars: La Amenaza Fantasma’. La compenetración de nuestro equipo era total, armando un plan de avance y destrucción del enemigo que nos llevó al jefe de estos, un androide de cuatro brazos que nos esperaba en el puente de la nave. Allí demostró haber sido confeccionado con otra aleación diferente. Mucho más resistente. Pero solo retraso lo inevitable. Nosotros no dejamos de dispararle (no negaré, que dispare al cogote de Polybass, con lo que confirmamos que existía el fuego amigo… pero en mi descarga diré que se puso en mi línea de fuego…), y el engreído ser sintético, cayó como un saco de piedras al suelo.

 

Con todos los enemigos eliminados, nos encontrábamos con una nave, destrozada, pero reparable, totalmente a nuestra disposición.

 

Así que decidimos repararla. Aparte de armas, dispondremos de una especie de pistolas que nos servirán para arreglar todo lo que encontremos destrozado a nuestro paso, desde maquinas, motores, como agujeros en el casco de la nave.

 

Ya con la nave enemiga reparada decidimos ver si podíamos sustituir la nuestra por esta (sus escudos eran notablemente mayores) o incluirla en una futura flota estelar que nos ayudase por número y potencia de fuego a destruir a los aliens que nos pisaban los talones.

 

Y aquí vino lo bueno. Knob2001 planteó volver por teletransportación a nuestra nave mientras Polybass y yo nos quedaríamos en esta nueva que acabamos de arreglar, para ver como respondería el juego a nuestra ansia de expansión interestelar.

 

Recién salido de la teletransportación Knob2001 llegó a nuestra nave, y el juego no había entrado en una aneurisma cerebral digital. Nosotros seguíamos en la nueva nave. Eso empezaba a molar. Teníamos dos naves. Esto generaba muchísimas posibilidades.

 

Knob2001 ¿Que tal si viajas con tu nave a otro punto del espacio? Así veríamos si finalmente podíamos viajar por el mapa estelar con dos naves a sitios diferentes. ¡Buena idea! Total, aquí estábamos para probar todas las diferentes opciones que el juego nos brindaba.

 

 

Así que ni corto ni perezoso Knob2001 trazó un nuevo rumbo. Pero no todo fueron celebraciones. Polybass y yo nos sumimos en una oscuridad total. ¿Y esto? Parecía claro.

 

Pertenecíamos a una misma tripulación y el juego no dejaba que tuviéramos distintas naves. La oscuridad correspondía a la más absoluta y certera de las muertes. Polybass y yo habíamos fallecido. Caput. Sayonara. Bye, bye.

 

Pero suerte de nosotros, pudimos volver a nuestra nave junto a Knob2001. Desde un punto de vista que correspondía a las cámaras de vigilancia de nuestra nave, la única opción que se nos presentaba era darle al botón 'A' y así regenerarnos. Y eso hicimos. Lo que no esperábamos era que nos materializáramos en un robot. O dos, en este caso.

 

Bien, a pesar de nuestra muerte y regeneración en unos seres de hojalata, Knob2001 estaba vivo y nuestra nave intacta. ¿Pero qué pasaría si llegaran a matarnos a todos?

 

Poco después Polybass lo comprobó en sus propias carnes en una sesión que realizó en solitario. Si mueres te materializas en un nuevo tripulante de la nave. Pero si tu nave es destrozada, ahí amigo, empiezas desde el principio del juego. ¿¿Permadeath?? ¡ No me j*****!

 

Cariño, he llegado. Estoy en la tierra.

Si has llegado a la tierra antes que la nave nodriza de los aliens, buenas noticias. Pues habrás reforzado tu nave y tu armamento lo necesario para la batalla final. Si has llegado demasiado tarde, a buen seguro que te encontraras con una animación donde la nave nodriza enemiga destroza sin impunidad nuestro planeta natal.

 

Para llegar a la tierra tendremos que realizar múltiples saltos a la velocidad de la luz a través de un mapa estelar que encontraremos en nuestro cuadro de mandos. Estos saltos supondrán unas pantallas de carga desde nuestro punto de vista mejorables. Cuando saltes, solo aparecerá el logo del juego sobre un fondo negro. Eso resta inmersión a un momento indispensable y recurrente en este tipo de historias de saltos a la velocidad de la luz. Uno esperaría una pantalla de carga donde las estrellas se fundieran con el horizonte, muy a lo viajes lúminicos de Star Wars.

 

Llegar a la tierra no es el fin del juego. Allí te darás cuenta (y no desvelare demasiado), que aun te queda lo más difícil.

 

Es decir, el que después de unas 30 horas, preparándonos y fortaleciéndonos para la llegada a la Tierra y el enfrentamiento final, aun tengas más horas de juego, no está nada mal. Incluso puedes ir a tu ritmo, postergando aun más la llegada a la tierra, y aumentando aun más esa duración.

 

Y es que la llegada a la tierra parece ser el momento en que todo se precipita. La nave nodriza va a un ritmo endiablado hacia la tierra, y no lo hace sola, pues le acompañan otras naves de menor tamaño que claramente buscarán aniquilarnos.

 

Tampoco sorprende la duración de ‘From Other Suns'' viniendo de los mismos desarrolladores de ‘Chronos’ uno de los juegos más largos de Oculus.

 

 

Visualmente correcto

Lo primero que nos llamará la atención del diseño de personajes de ‘From Other Suns’ es que nos recuerda a algo. A otro juego. Y en cierta manera no nos sorprende que lo haga a ‘Chronos’ por motivos más que evidentes que hemos reseñado antes.

 

Tampoco es que ayude demasiado el que los enemigos sean revisiones bastante evidentes de malos de algunas de las películas más conocidas de la historia del cine fantástico. Desde los comentados droides de ‘Star Wars: La Amenaza Fantasma’ a los aliens que invaden nuestra nave con evidentes ramalazos al ‘Alien’ de Ridley Scott. Aunque hay diseños bien llevados, el conjunto es más bien convencional.

 

Los escenarios tampoco ayudan a mejorar la valoración. No son nada del otro mundo y al ser un juego con generación procedural, tendremos repeticiones más que evidentes de ciertos rincones.

 

Técnicamente mejorable

Si hay algo negativo que hemos observado en ‘From Other Suns’ es que no está bien optimizado. Gráficamente necesita de mucha potencia. Los tres jugamos con tarjetas gráficas de alto nivel. Gtx 1080 en el caso de dos de nosotros y una GTX 1080ti en el del otro compañero.

 

Pero a pesar de ello, sufrimos caídas considerables en los frames y en algún momento alguna perdida de tracking. Pero haya paz, el juego no había sido lanzado cuando lo jugamos. Por lo que esperamos que estos problemas de optimización sean arreglados para el día del lanzamiento.

 

Igual que esperamos que el apartado de “idiomas” incluya el castellano. Es algo que nos defraudó sobremanera a los tres, principalmente por que los diálogos a veces se muestran muy técnicos y para nada fáciles, sobre todo para aquellos que no dominan la lengua de Shakespeare.

 

Que haya un apartado de “idiomas” entre las opciones de nuestra pulsera y que este estuviera vacío antes del lanzamiento del juego, nos hace tener esperanzas de que esto se arreglará y podremos contar con nuestro idioma. Pero hay que ser prudentes y hasta que no haya una solución, esto es, sin duda alguna, lo que más nos ha disgustado.

 

 

No solo de disparar vive el hombre

Una de las mejores cosas que encontramos en ‘From Other Suns’ es el cuidadoso tratamiento del inventario.

 

Conforme avancemos y hagamos incursiones a distintas estaciones o naves, iremos recopilando todo tipo de material. Desde armas de muy distinta variedad y poder destructor, como informes de vida, discos con tutoriales o discos de música que incluye la banda sonora del juego o de otros juegos de la compañía (si, la música del ‘Chronos’ está).

 

Todo esto podremos organizarlo en nuestro camarote. Tendremos un mural completo con todo tipo de armas donde comprobaremos su poder destructor y en muchos casos el poder elemental de la arma. Muy en la línea del ‘Borderlands’.

 

Y en una mesa cercana, encontraremos un equipo donde podremos reproducir las cintas con los tutoriales o con los informes. Así como una especie de reproductor digital donde reproduciremos la música que vayamos encontrando.

 

Un detalle muy chulo, que dará un mayor sentimiento de inmersión a la experiencia de juego.

 

Conclusiones

‘From Other Suns’ es un gran juego y posiblemente el mejor en cuanto a profundidad de contenidos que tenemos en VR de carácter cooperativo. Hay otros juegos que se limitan a un tiroteo cooperativo, o hacen una aproximación más estratégica de los enfrentamientos, pero nada con la variedad de opciones con las que nos recibe este juego.

Aunque es disfrutable y mucho el juego en formato individual, está claro que es un juego pensado para ser jugado en cooperativo. Por el momento con un máximo de 3 jugadores. Esto genera momentos muy divertidos a la par que encararemos el juego de una manera muy organizada que nos llevará a conseguir con mayor facilidad nuestros fines, que no son nada fáciles (la curva de dificultad es evidente pero muy bien llevada).

 

Mientras uno está controlando la nave y el ataque a una nave enemiga, otro está haciendo frente a aquellos enemigos de esa nave que nos han abordado, mientras que otro podrá estar reparando lo que estos hayan dañado.

 

Fortaleceremos nuestra nave (algo indispensable para el combate final), coleccionaremos armas a cual más diferente, escudos de plasma, cintas con tutoriales o informes de las distintas formas de vida que nos encontraremos. Además de audios de bandas sonoras de este y otros juegos de la compañía desarrolladora de ‘From Other Suns’, Gunfire Games.

 

Y sentiremos siempre esa amenaza extraterrestre, que nos pisa los talones mientras intentamos llegar antes a la tierra, en continuos saltos espaciales y así salvar el universo.

 

El juego tiene, en el momento que lo hemos jugado, claros problemas de optimización que esperamos sean reparados durante su lanzamiento. Los gráficos son correctos, aunque veremos escenarios repetidos, y diseños de personajes que parecen cogidos de otros juegos de la compañía. La inmersión es total, aunque recomiendo la locomoción libre, porque la teleportación es la peor que haya visto en un juego de VR (nada que ver con la de otros títulos como ‘Robo Recall’). La música es estupenda, así como el audio.

 

Tal vez lo más negativo y lo mas reprochable es la falta del idioma castellano. Esperemos que sea añadido durante el lanzamiento del juego. No entendemos sino la aparición de un menú de idiomas en el panel de opciones del jugador.

 

En definitiva ‘From Other Suns’ nos ha gustado mucho. Es un juego que aporta muchas horas de disfrute, en solitario y en cooperativo. Y además ofrece muchas más posibilidades que esperemos puedan ser desarrolladas por Gunfire Games en el futuro, así como depurar aquellos elementos negativos que hemos comentado anteriormente y que creemos son muy salvables.

 

Sin duda alguna, ‘From Other Suns’ es uno de los mejores juegos del catálogo de juegos de VR.

 

OPINIÓN de Knob2001, cadete espacial:

 

"Lo que tiene haberse visto tantas películas del espacio, ser fan acérrimo de FireFly o disfrutar más de la cuenta con The Expanse, es que luego te metes en From Other Suns y le exiges tantísimo que puedes terminar menospreciando lo que este título ofrece.

 

El juego engancha. Tiene un poder de inmersión como pocos y la frescura de la idea es digna de alabar. Sin embargo, y ahora vienen los peros: le echo en falta desarrollo. Más texturas, naves más complicadas, un “ambiente” tipo Prey o Alien y no a medio cómic algo vacío de personalidad. Si bien las misiones son divertidas en multijugador, también me gustaría ver más “historia”. Llegar a la Tierra es una premisa loable, pero bastante escasa a media partida… me suena más a “contexto” que a “guión” propiamente dicho. Como siempre, será la comunidad que se forme alrededor del juego quien lo exprima de verdad porque es una gozada descubrir una nave acompañado por otros dos jugadores. 

 

Os dejo una última pregunta: ¿y si después de aparcar tu Anaconda en una estación, pudieras bajar a un bar, negociar con unos robots la venta de tu carga, luego regresar al muelle con un tipo que te ha pagado una pasta por llevarle de incógnito hasta una estrella lejana y encontrarte allí plantados a tus dos compañeros que han estado arreglando la nave para el próximo salto? Creo que todas las piezas andan por ahí sueltas, solo haría falta que alguien las juntara y nos cobrara por ello."

 

OPINIÓN de Polybass, veterano de guerra:

 

Por mi parte recomiendo jugarlo, me parece un gran juego, con mucho contenido por descubrir, aunque en algún momento parezca que los NPC tienen un nivel muy bajo, después llegas a un punto donde hay que temerlos y plantearte una estrategia para poder hacerles frente.

8,5 "Muy bueno"

+ Su larga duración

+ Es un disfrute especialmente en cooperativo

+ Su permandeath añade rock and roll a la formula

+ Gran variedad de situaciones gracias a la generación procedural de contenidos

- No está bien optimizado

- No está en castellano

- Repetición de escenarios

- Queremos estrellas fundidas en el horizonte durante los saltos lumínicos y no una pantalla negra de carga.

Comentarios (17)

Enlace al foro
  • Hombre, han publicado esto en la pagina de juego

    We will be supporting the following languages. French, German, Spanish, Korean, Japanese, and Simplified Chinese.

    :D
    1 0
  • Si todos unos unieramos y hiciésemos lo mismo, seguro que espabilaban.

    Yo tambien estoy cansado de ver idiomas en los juegos excepto el español. El problema es que sea como los del Killing Floor que me contestaron diciéndome "Pues habla con Oculus y que te devuelvan el dinero"

    Me pasa algo parecido también con Lone Echo, juego que es estupendo pero debido al nivel de inglés que requiere me pierdo por completo y sobre todo al no tener subtitulado, y si encima le juntamos eso a que la tía te habla de lejos y te enteras menos todavía... Pfff

    En fin, habría que hacer presión. En algunos juegos nosotros hemos conseguido meter la suficiente presión como para añadir otros idiomas. Aunque en este dicen que lo añadirán.
    2 0
  • Han escuchado nuestras plegarias, Poly. :-)
    1 0
  • El Lone echo yo conseguí acabarmelo a pesar del inconveniente del idioma, creo que para Diciembre se esperaba que metiesen subtítulos en español, tendría que volver a jugarlo para enterarme bien de la historia.
    0 0
  • Siii, ahora que llegue pronto o me pasará como con muchos otros que para cuando lo traducen ya lo tengo mas que acabado
    0 0
  • polybasss:desde aquí hago un llamamiento a todo el que adquiera el juego para que den su mala valoración debido a la falta de nuestro idioma, a base de bajar la valoración a ver si nos hacen caso, en este juego veo imprescindible que traduzcan al menos los textos.

    Pero luego cuando lo metan hay que acordarse de cambiar la valoración, ehhh
    0 0