Serious Sam VR: The Last Hope - ANÁLISIS

Aquí mi fusil, aquí mi pistola. Y un montón de bichos. Y una tormenta de balas. ¿Quieres sangre? A cubos. Porque si te has creído que la paz del universo se consigue discutiendo con los bichos, estás muy equivocado. Ponte serio, agarra la recortada y dales un par de razones a esas cucarachas. Nuestro mundo virtual depende de ti.

30 ENE 2017  8:57

knob2001

9 comentarios

Serious Sam VR: The Last Hope - ANÁLISIS

AAAAAAAAH!!!!

 

Hubo un tiempo -y no hace tanto- en que los juegos de ordenador eran políticamente correctos. Los héroes, guapos y de buena familia, se comportaban de manera recatada porque era lo que de ellos se esperaba: salvar a la princesa, solventar el enésimo puzle o meter un gol por la escuadra. Era 1987 y lo más bestia que yo había visto en una pantalla de ordenador se resumía en la cabeza cercenada de un guerrero saltando por los aires de alguna gruta de Barbarian. No recuerdo la fecha, pero sí recuerdo la quedada de nuestra BBS en la que un compañero me dejó un disquete con "Leisure Suit Larry in the Land of the Lounge Lizards". Inocente de mí (todavía no había internet para avisarnos del NSFW), cargué el juego esperando la típica aventura gráfica. ¿Sabéis la cara que se me quedó cuando, en la oscuridad de mi dormitorio -y todavía en la casa de mis padres-, aquel piojoso de Larry subía al primer piso de una casa y se acostaba con una prostituta antes de pillar una enfermedad venérea? 

 

Tras este antes y después, llegó el humor fino filipino de Space Quest II: Vohaul's Revenge; Y enseguida entendí que nosotros, lo jugadores, habíamos madurado lo suficiente como para no volver atrás: En Wolfenstein 3D disparamos a perritos, en Doom partimos soldados con motosierras mientras soltábamos ironías por nuestra boca, como Duke Nuken le dimos pasta a las bailarinas para que siguieran bailando mientras nos fumábamos un puro cubano tan ancho como nuestros muslos. ¿Dónde habían quedado las peleas de insultos candorosos de Guybush Threepwood? se preguntaban los más recatados. Pero el nivel de ironía llegó al sarcasmo y entre chascarrillos y salvajadas, el mundo de los videojuegos le dio la bienvenida a Serious Sam, el carnicero de la galaxia. Y ahí la cosa empezó a salirse de madre.

 

 

Samuel "Serious" Stone vive por y para machacar alienígenas. Lo mismo da que lo haga rociando de balas el desierto que a pedradas en una antiguo planeta pacifista. Supongo que tuvo una infancia difícil (sus padres le hacían jugar con Oculus Rift a través de SteamVR), pero no ha sido hasta la llegada de la RV cuando nos hemos hecho a la idea de lo animal de bellota que un personaje de estas características puede llegar a ser.

 

The Last Hope VR, del estudio Croteam, forma parte de un plan mayor. En las tiendas virtuales conviven ahora mismo dos títulos del mismo héroe: Serious Sam The last Hope y Serious Sam The First encounter. Mientras que el primero es una 'experiencia' arena shooter de 180º por oleadas, el segundo es un port del "The Fist Encounter" HD de hace unos años. Hoy nos detendremos en el primero, un shooter como mandan los cánones y con más oleadas que humanos durante el primer día de Rebajas en cualquier Zara que se precie.

 

En realidad ninguno de estos bichos quiere terminar contigo. Solo se acercan a mirar tu visor RV para poder comparar cuál de ellos es verdaderamente mejor y si el tracking de tus manos funciona como debería. 

Croteam ha demostrado que sabe hacer shooters tan buenos como los que componen la Santa Trinidad de la Recortada Humeante: Doom, Quake y Unreal. Con la experiencia ganada durante los últimos quince años y la necesidad continua de reinventarse, resultaba evidente que la RV era el escalón que les faltaba. Admir y Damjan, parte del equipo de diseño de The Last Hope, cuentan que Oculus y HTC les habían enviado unas unidades de prueba pero que, por diversas razones, no se habían puesto con ellas. Aprovechando el último de sus títulos, Talo's Principle, descubrieron el poder la inmersión virtual y convencieron al estudio para dar luz verde a un juego en RV. ¿Y qué mejor que un nuevo capítulo de Sam Serious para saltar a lo virtual? 

 

En una entrevista que concedieron a Autodesk hace unos meses, tanto Admir como Damjan explican con detenimiento cuáles fueron los problemas técnicos inherentes a la RV a los que tuvieron que enfrentarse por primer vez en sus carreras:  

  • Mantener constante el ratio de frames para no arruinar la experiencia inmersiva. 
  • Diseñar los objetos con muchísimo más detalle dada la proximidad y sensación de presencia de los mismos.
  • Rediseñar el interface gráfico. Por ejemplo, la posición del valor de la munición restante, que pasa de formar parte del HUD general a verse incorporada en la propia arma.
  • La interacción con el usuario: apuntar con el arma y disparar para seleccionar un menú.

 

En las oficinas de Croteam no se andan con chiquilladas. Han construido un par de mini guns y se dedican el día a testear el impacto mental que tiene sobre el jugador el retroceso de millones de balas disparadas a lo largo de diez mil oleadas. Resultado: durante unas horas hablarás como si estuvieras apretando el esfínter sobre el lavabo de tu casa y solo sabrás decir: Ahhhhhhhh. 

Desde el principio del proyecto, Croteam decidió que no se la jugaría con el mareo virtual y diseñaron Serious Sam como un shooter por oleadas estático (cómo han cambiado las cosas con The First Encounter VR, pero esa es otra historia). Aún así, podrás caminar un paso a cada lado, sortear algún que otro disparo láser y, si te has dejado a un bichillo sin matar, lo más seguro es que lo encuentres a tu espalda. Sin embargo, la zona de juego estará siempre marcada por una pequeña plataforma, el rellano de una escalera o un ascensor que te subirá por los diferentes niveles y del cual no podrás escapar. ¿Echarás en falta moverte más? No. Con la cantidad de bichos que quieren terminar contigo, no tendrás tiempo ni de respirar. 

¡Mira, mamá, soy un leñador! *

Las oleadas en The Last Hope son como de ellas se espera: hordas y hordas interminables de seres despreciables, de bichos asquerosos y de soldados enmascarados que aparecerán por cada rincón del planeta. Al principio serán algo tímidos y se acercarán despacito, casi de uno en uno, pero enseguida se correrá la voz y antes de que te lo esperes estarás disparando como si no hubiera mañana, sin mirar a dónde -y a quién- hasta que se termine la munición. Entonces seguirás disparando sin mirar a dónde -y a quién- hasta agotar el arma siguiente. Todos los bichillos, monstruillos y entes de similar pelaje, sin excepción, explotarán como bolsas de Carrefour repletas de casquería al menor impacto, mientras ellos y tú os desgañitáis gritando cosas incongruentes. Aunque suene muy preocupante, es justamente esto lo que más nos ha gustado del juego: la inmensa cantidad de sangre, cuerpos desmembrados y porquería orgánica que termina diseminada por todo el paisaje, especialmente a tus pies. Serious Sam no es como otros juegos donde los muertos desaparecen ante tus ojos para mantener así el frame rate. Aquí no. Junto a ti se irán apelmazando toneladas de carnaza y litros de sangría para regocijo del personal más enfermizo. Ten cuidado no resbales al salir del cuarto.

 

* Frase archiconocida de Serious Sam con la motosierra en la mano

mientras le rebana la cabeza a uno de los jefes más malos.

 

 

¿Me pone cinco kilos de alas de cucaracha, por favor? Pero no me lo limpie, que ya saco yo mis dos recortadas y lo dejo niquelado.

  

La mecánica de un shooter básico (sin historia, sin esquinas ni pasillos, sin objetivos complicados ni puzles existenciales) en bien conocida: disparar desde una peana, recargar y volver a disparar hasta que te de un tirón en el dedo y tengas que cambiarlo por otro. Los primeros minutos de la primera oleada mantendrás la típica pose profesional: rodillas ligeramente flexionadas, piernas algo abiertas, el ojo en la mira y cuidando mucho la munición, disparar ráfagas cortas. La segunda horda cambiará un poco las cosas pero será en la tercera cuando llegue el verdadero descontrol. Rodeado por toda la familia de bichos vivientes, ya no sabrás ni las balas que te quedan ni las armas que has comprado, seguirás disparando como un desalmando con el cargador vacío y apuntar se volverá un lujo que no estarás dispuesto a asumir. Resultado: a la cuarta horda parecerás más un desequilibrado en estado de shock post-traumático que un ninja del universo. Pero no pasa nada. En Serious Sam caerán, de vez en cuando, algunos corazones y cajas de munición para que sigas con la charcutería como si aquí no hubiera pasado nada. Lo importante es que te desahogues. 

La historia interminable del <<Acceso Anticipado>> (A.K.A tomadura de pelo)

    

Igual que la inmensa mayoría de juegos VR actuales, Serious Sam The Last Hope sigue a día de hoy (Enero del 2017) como Acceso Anticipado. ¿No os parece que todo esto de los Early Access empieza a oler raro ya? Una cosa es que un juego indie necesite ingresos para poder afrontar los costes brutales que supone echar a andar un proyecto (faltaría menos), y otra bien distinta es que estudios contrastados se dediquen a ponerle la etiqueta de Anticipado a su título para hacer los juegos "por piezas" durante meses -o años- según vaya entrando el dinero.

 

Con la excusa de estar aún <en proceso> podría parecer que cualquier crítica que se les haga vaya a caer en saco roto porque justamente ese error que se les echa en cara, ese detalle sin pulir o esa falta de niveles, esté al caer en la siguiente actualización y hay que tener un respeto por una beta en desarrollo. No señor. Hasta hace unos años, uno hacía un proyecto completo y se cobraba al jugador por él. ¿Que no está completo? Entonces era una demo gratuita. Y no se cobraba a nadie hasta tener un producto terminado. 

Hoy en día se compran los juegos como las maquetas por fascículos de Planeta Agostini. Cada lunes, en el quiosco de la esquina, un fabuloso arma/nivel/modo de juego que añadir a la base. Demonios, hasta existen DLCs para juegos en Acceso Anticipado ¿Ein? ¿Que no solo no has terminado el juego original con mi dinero sino que me pides más para una expansión que también vendrá en Early Access? ¿Pero tú me has visto cara de tonto? Dado el panorama, debe de ser que sí, y mucho además.

 

Por la nada desdeñable cantidad de 36,99€, The Last Hope -anticipado- dispone de 2 planetas llenos de hordas de los 5 prometidos en lo que ya es otro tópico de nuestros días virtuales: "coming soon". ¿Creéis que colaría hacer eso en vuestro trabajo? No, Jefe, no tengo el informe completo, pero tranquilo que "coming soon"... (no sé por qué me da que tu nómina también estará "coming soon"). En fin. Hace unas semanas, el quiosquero nos hizo entrega de una actualización para modo cooperativo, la cual, para no ser menos, no hemos podido probar porque ni las cucarachas entran a jugar en los servidores de RV. Seguramente la experiencia de rociar de láseres y misiles un planeta entero en compañía de alguien sea espectacular, y así os lo confirmaremos cuando tengamos la oportunidad de hacerlo.

 

En Serious Sam los malos tienen tantos xxxxx que tienen que llevarlos en las manos.

CONCLUSIÓN

Hacer una review de un juego 100% oleadas en RV no tiene mayor misterio que comprobar que todo funciona, que las texturas son decentes y que las armas no se encasquillan. Y el título dará de sí lo que el jugador quiera poner de su parte. ¿Que has tenido un día de perros? Te pones las gafas, una mini gun en cada mano y a desparramar hasta que vuelvas a ser persona. Cada nivel tiene su dificultad, y si eres de lo que has pasado tu tierna infancia arremetiendo contra hordas y hordas de enemigos, seguro que disfrutarás con los niveles más difíciles de Serious Sam The last Hope. Croteam asegura que muy pronto ("coming soon"), vendrán los 3 niveles que restan por diseñar acompañados de más armas, más munición, más modos y más sangre. Supongo que para cuando me jubile y el juego siga en modo acceso anticipado podré actualizar la review con todo lo que vayan añadiendo, hasta entonces, queridos rovianos, Serious Sam The last Hope sigue siendo la animalada que fue en un su momento, y eso es digno de agradecer. Como se suele decir, algunas cosas es mejor que nunca cambien, en la vida real o aquí, en nuestra Realidad Virtual.

 

 

Y para que durante esos momentos de paz entre horda y horda no os aburráis, aquí tenéis a la visionaria que anunció la llegada de este tipo de juegos. Como dice el sabio Sam: "Dale a un hombre una bala y pedirá una pistola. Dale a un hombre una pistola y te regalará todas las balas". ¡Que regaléis muchas vosotros también, rovianos! 

 

Comentarios (9)

Enlace al foro
  • Un 10 para el autor del artículo. Ameno, claro y sobre todo entretenido.
    Eso sí, no ha dejado atrás la verdadera esencia del título que comenta, realmente un juego por oleadas y poco más. Eso sí, bien hecho, pero a precio de producto terminado. Tan caro y tan simple que fue, creo, el primer juego que he devuelto en Steam. (Aprovecho para rogarle una vez más a los señores de Oculus que implementen algo similar, por favor, hubiese devuelto The Climb y reclamado los 50 eurazos a los minutos de haberlo probado).

    Sobre este juego en sí, solo añadir que una de las cosas que más me decepcionó fue el peso de las armas. No sé muy bien como explicarlo, pero la ausencia de vibración, sensación háptica o como le quieran llamar era demasiado evidente. Sentir que con dos dedos puedes mover una moto sierra de 2 metros, o que para nada necesitas dos manos para el min Gun que dispara miles de balas, pues es, como poco, bien raro. De hecho sentirás que flotan más bien, lo dicho, cero inmersión en ese aspecto. Hasta el arco de The Lab me da más sensación de tenerlo realmente en las manos que cualquier arma que llegué a probar en este.

    Por lo demás, como bien apunta el artículo, muy buen juego de oleadas, técnicamente bien ejecutado y con gráficos vistosos, pero no debería pagarse más de 10 euros por él.

    Gracias nuevamente por el artículo.
    4 0
  • Lo que comentas sobre el peso de las armas es una desgracia, completamente verdad, pero algo insalvable a día de hoy (a no ser que te pongas un peso tipo esto: Muñequeras). Otra cosa es el tema háptico. En Vive no debería de haber ningún problema en sentir la vibración cuando disparas, pero en Oculus hay que arrancar el juego en modo Oculus. Aquí os dejo el hilo de Steam donde se habla del tema:

    Steam - "+vrapi Oculus"

    Y sí, estoy contigo en que 39€ es una pasada para un shooter, sea del Sam que sea.
    1 0
  • jajajaj lo de como una olaaaa ame ha mataooo... jajajajjaa

    Buen analisis :)
    1 0
  • Respecto al Early Access... a mi me huele a o tongo desde que salio...

    El problema es que los usuarios lo hemos aceptado.. y hasta nos gusta...

    He visto muchos comentarios de juegos, que tenian un bug.. y lo critican a muerte... y dicen... "Bueno, si al menos estuviera en Early Access pues lo pasaba".

    Entonces si.. es una tomadura de pelo, pero hemos sido nosotros, los consumidores, usuarios, jugadores... los que hemos dejado esto pasar.

    Un vez que ya esta aceptado, y en muchos casos demandado... pues viene el mal uso, como es el caso que mencionáis.. y otros muchos que también he visto.
    3 0
  • Los early acces hay que mirarlos bien y saber lo que se hace.

    Muchos (entre los que me incluyo), hemos pasado bastante la mano en estos inicios de la RV por el ansía de probar cosas nuevas, aunque por mi parte ya se me ha pasado, tengo contenido para jugar, y ya no tengo esa necesidad imperiosa por hacerme con todo.
    0 0
  • Hola! Alguien sabe cuando estarían los otros mundos...sólo puedo jugar a los 2 primeros....el resto tendrá costo??

    Salu2 , gracias!
    0 0
  • No se sabe aún... es lo que tiene el "coming soon". Y mientras no sean DLCs o complementos, la base del juego (los 5 niveles) están incluidos en el precio que pagaste.
    0 0
  • vale! muchas gracias por la información , saludos!
    0 0
  • La verdad es que si que parece que van lentos en el tema de creación de niveles, pero al menos puedo decir que es el juego de oleadas que más me ha entretenido en coop con un amigo.
    0 0