Obduction - Oculus Rift: ANÁLISIS

14 DIC 2016  15:26

knob2001

20

La Era de la realidad virtual

Estoy seguro que cuando Rand Miller llamó a sus colaboradores más allegados y les propuso portar su nuevo juego de puzles y aventuras inter-dimensionales a la RV, muchos de ellos le intentaron quitar la idea de la cabeza. "¿Estás loco?", dirían los más beligerantes "¿cuántos jugadores esperas tener? ¿pero quién tiene un visor a día de hoy? ¿Es necesaria la RV?" Muchos recordamos Myst, Riven y URU casi con tanto detalle como si hubiéramos estado allí realmente. Y la mayoría de los puzles tampoco cambian respecto a verlos en una pantalla. Sin embargo, me alegro de que Rand mantuviera su tozudez y lograra convencer a todo el mundo de que había llegado el momento de vivir los mundos de Cyan como los viviría cualquiera de sus protagonistas, porque la experiencia gana en todos los sentidos. Y es más, creo que también gana la RV, tan necesitada de grandes títulos. ¿Sabéis que se habla de Myst como uno de los motores que aceleró la llegada del formato CD-ROM a los PCs de consumo? ¿Atraerá igualmente Obduction a más usuarios a la RV? Veremos qué dice la wikipedia sobre esto dentro de diez años. Si me hubieran dicho en su momento que Myst podría haberse jugado de esta manera virtual, estoy convencido que me habría tirado de cabeza.

 

Los distintos mundos que visitaremos están cuidados hasta el mínimo detalle. Nunca faltarán los artilugios ancestrales, los enigmas matemáticos y las pistas escondidas dentro de otras pistas.

GRÁFICOS

Pasar de una pantalla estándar al visor virtual obliga a dejarse muchas cosas por el camino. Entre ellas, parte del apartado gráfico. Las texturas, en mi R390, quedan un poco toscas. El antialiasing al mínimo no hace demasiado por mejorarlo, ni tampoco el escaso supersampling que tengo por defecto. Quizás con una 1080 GTX Obduction se muestre tan magnífico como realmente se adivina que es en el formato monitor, pero aún así, comparado con la calidad de cualquier otro juego corriendo en esta gráfica, no cabe ni un solo reproche. El framerate baja muy de vez en cuando, sobre todo al entrar en alguna zona enorme, pero sin que llegue nunca a molestar ni a marear. En alguna actualización posterior (el juego tiene menos de un mes) supongo que mejorarán ciertos aspectos internos y darán soporte para Touch (en un momento hablamos de ello).

 

Se nota que estás frente a un estudio profesional -con los recursos y la experiencia necesaria- cuando no te topas con glitches absurdos, ni encuentras bugs incómodos que te sacan del juego como un juego aún en fase Beta. En Obduction, todo lo que te rodea se comporta y se ve como se espera de un juego pulido. (Para aquellos problemas puntuales, existe un FAQ con posibles soluciones). La iluminación es asombrosa, la esencia igual de poética que en los anteriores títulos, las texturas son ricas y muy variadas, incluso el desierto del mundo Hunrath, aburrido por naturaleza, no se hace pesado de recorrer una y otra vez. La inmersión, o sensación de presencia, es tremenda cuando te dejas atrapar por la historia o te concentras en uno de sus puzles. Quizás algunos textos de los libros o alguna nota aparezca más o menos difuminada (error conocido por Cyan), sin embargo, como he leído por ahí más de una vez, incluso lo peor de Obduction es mejor que otros muchos juegos de RV. Y eso, aunque aún no exista demasiada competencia, es decir mucho.

 

La paleta de colores es interminable. Y cuando crees que lo has visto todo, de pronto aparecerás en otro lugar distinto, igual o más extraño que el anterior. Bienvenido a los mundos perdidos. No saldrás de allí ni con GPS.

JUGABILIDAD

Como hemos dicho desde el comienzo, Obduction es un juego basado en mil y un rompecabezas. Irás de un lugar a otro continuamente, asumirás que no tienes ni idea de lo que estás haciendo, luego te frustrarás y llorarás y tendrás ganas de tirar las Oculus por la ventana para olvidarte del maldito juego, pero al final, cuando menos te lo esperes, algo hará clic en el interior de tu cabeza y terminarás por encontrar la solución a todo (hablo solo del juego, no de tu vida). Entonces gritarás eso de ¡Anda, sí era así!, soltarás un par de insultos y sonreirás como si hubieras alcanzado la cima del Everest. Después te darás cuenta de que llevas más de 10 horas jugando y que, al ritmo que llevas, lo completarás (acertijos mediante), en otras 10 o 15 horas más; eso sí que te sacará otra sonrisa de tus labios. Si por el contrario tu vida no se encuentra en ese momento de exploración virtual, o simplemente te aborrecen los juegos de puzles -fáciles o difíciles- (estos son mucho más asequibles que Riven, que conste, quizás más parecidos en dificultad a Myst), da media vuelta y compra Arizona Sunshine, porque Cyan diseña retos intelectuales disfrazados de videojuegos. Luego no digas que no te hemos avisado. 

 

Las máquinas serán cada vez más grandes. La escala de los engranajes es apabullante. Todo en Obduction parece una pieza más de un puzle interplanetario. ¿Estás perdido? Bienvenido al club. Sentirte desorientado en otra de las características principales de un juego de Cyan.

 

La mayor pega general que he podido encontrar en Obduction hace referencia al modo de juego fuera de la RV. De siempre, las partidas a Myst, Riven o URU se han jugado igual que si fueras un estudiante, con papel, lápiz y buena letra; deberías de apuntarlo todo, por tonto que parezca. Siempre habrá un número, un código, un detalle que necesites recordar más adelante. Por eso terminaste Myst o Riven con más anotaciones que el cuaderno del padre de Indiana Jones. ¿Cómo hacemos para tomar notas con las gafas puestas? Pues capturando fotos mediante un botón del mando de la Xbox. Después podemos recuperarlas en el menú general. Aunque es una buena idea (muy elaborada ya en otros juegos de RV), la ejecución deja algo que desear. Las fotografías, por ejemplo, no disponen de zoom (al menos yo no lo he encontrado), y a veces, no se por qué, la resolución de las instantáneas son demasiado pobres como para leer el dato que necesitas. Otro problema mayor, y quizás el más incómodo, se da cuando quieres ver la fotografía con el código que encontraste: debes de abandonar el juego -que no la partida-, viajar al menú principal, ir a la galería y entonces, sí, buscar tu foto. El resultado es que o estás frente a la máquina, o frente a la foto, pero no ambas a la vez. Una posible solución habría sido permitir al jugador abrir una pequeña ventana flotante a la vez que se juega. Cualquier cosa menos abandonar tu mundo e ir a una pantalla negra. De nuevo, Cyan asume el error y prevé solucionarlo en breve. 

 

En los lugares menos esperados encontrarás un puñado de máquinas incomprensibles. Poco a poco te irás sintiendo como tu abuela con un iPhone en la mano: tocarás todos los botones menos el indicado.

 

Por terminar con esos pequeños fallos mejorables, varios relacionados con la RV. Obduction, de momento, no dispone de soporte para Touch. Después de haberlos probado en otros juegos, se echa muchísimo de menos ver tus manos accionando las máquinas, así que esperamos como agua de mayo la rumoreada actualización. Otro problema mucho más fácil de arreglar: cuando quieres rotar algunos cachivaches mecánicos, parece que el juego piense que deseas moverlos con la cabeza en vez de con el joystick. El resultado es un tanto caótico, con las cosas girando sin ton ni son hasta que te concentras y decides mantener rígido el cuello mientras mueves el mando. Y para dejar un mejor sabor de boca, comentarte que Obduction permite tanto el movimiento libre como la teletransportación. Si eres como yo, que se marea con algo de facilidad, prueba a jugar sentado (tiene un modo especial para jugar así) con el giro por ángulos. 

 

Máquinas del demonio. ¿El interruptor era hacia arriba o hacia abajo? ¿Y ese botón? Creo que he probado todas las combinaciones posibles pero sigue sin funcionar. ¿Dónde está el comodín de la llamada? 

CONCLUSIÓN

Cyan sabe lo que hace. Crear mundos paralelos y dejar que sea el jugador quien los explore a su ritmo sin que se note el guión maestro, es un arte muy difícil de conseguir, sin embargo Rand Miller lleva haciéndolo desde hace más de veinte años. Creo que hasta que no pasen unas temporadas no sabremos el impacto que este juego ha supuesto para la RV. Quizás quede solamente en la memoria de los fans más arrecimos o por el contrario, Obduction será considerado como una leyenda más en el catálogo de los juegos de puzles RV. En principio, te gusten este tipo de juegos o no, todos deberíamos de apreciar el excepcional trabajo de Cyan por integrar la RV de una manera inteligente a un título con una historia rica en personajes, localizaciones, giros y máquinas intrincadas, actores reales y decenas de páginas de documentación sobre mundos y civilizaciones paralelas. En la balanza de Cyan este quizás no sea el mejor de sus juegos, sin embargo, a día de hoy, no existe un título de estas características que le pueda hacer un mínimo de sombra. Y tampoco se le espera. (¿Dónde demonios está The Witness?) Luego habrá gente que siga diciendo que aún no existen buenos juegos disponibles para la RV. Dioses del Olimpo gamer, lo que hay que oír

 

 

Como video final, aquí está el equipo de Obduction eligiendo sus frases favoritas de toda la serie Myst. Que ustedes lo pasen bien y si alguno cree que tratar a este juego de Obra Maestra es pasarse tres pueblos, lo entenderé perfectamente. Como empecé la review, por una vez no puedo -ni quiero- ser imparcial []-) 

 

VRGameCritic
10 "Obra maestra"

Obduction (PC)

10

Lanzamiento / Agosto 24, 2016

Now also playable on Oculus Rift!Note: This is a visually lush and detailed game. Playing in VR takes full advantage of higher-end systems - please refer to its minimum and recommended specs.From ...

Nota de los usuarios

?