Sport Mode (Quest) - Análisis por Uwe_Ball

Un clon de Boneworks con mucho trabajo por delante.

Sport Mode, anteriormente conocido como Physics Playground 2, es un juego sandbox enfocado en físicas que está disponible por 9'99€ en PC VR y Oculus Quest 2.

 

En esta review voy a cubrir la versión de Quest 2:

 

Contenido:

 

En el momento en el que estoy escribiendo esta reseña, el juego cuenta con tres mapas de sandbox y uno de supervivencia. Contamos con una pista de entrenamiento, un pequeño pueblo, una arena y un mapa vacío.
Son mapas muy sencillos que no están mal, pero tampoco llaman la atención.

 

En el modo sandbox tenemos una cantidad bastante decente de modificadores y herramientas que nos darán algunas horas de entretenimiento, pero en cuanto a npc y armas el número es algo escaso.

 

El desarrollador está trabajando en el juego y saca actualizaciones cada cierto tiempo, así que esperamos que llegue bastante nuevo contenido.

 

Jugabilidad:

 

La jugabilidad es decente, pero es extraña. Es parecida a Boneworks, pero no se siente tan pulida. Agarrar algún objeto por lo general funciona bien, pero colgarte de algún sitio falla en ocasiones.

 

Al golpear algo con un arma cuerpo a cuerpo no se siente demasiada potencia, lo cual no hace tan satisfactorio usarlas como uno puede pensar.

 

No ayuda nada el hecho de que los npc son literalmente muñecos de pruebas, por lo que sientes que estás golpeando un saco de boxeo sin vida más que a un enemigo. Activar los chorros de aceite (una especie de sustitución de sangre) y el desmembramiento ayudan a mejorar el feedback de tus golpes, pero aún así tiene mucho trabajo por delante

 

En cuanto a las armas, se sienten rarísimas. Los retrocesos en las automáticas son extraños, el primer disparo eleva la mira mucho pero el resto prácticamente ni la mueven. Además, las balas van casi siempre rectas, así que da la sensación de estar usando un láser más que un fusil de asalto. Las escopetas no están mal, pero el resto de armas parecen que disparan chinchetas en vez de balas. Tienen un uso nada satisfactorio en general.

 

Gráficos:

 

Cumplen, no están mal, pero no sobresalen. Algunas texturas son borrosas, pero teniendo en cuenta el hardware en el que se desenvuelve no es un detalle importante.

 

Las armas tienen un diseño muy correcto, aunque los npc son lo más aburrido que existe. Un muñeco completamente blanco, y ya.

 

Los mapas no son demasiado bonitos pero cumplen su función.

 

Sonido:

 

La música es casi inexistente, solo se escucha en el modo supervivencia. No es mala, pero es olvidable.

 

El sonido de las armas es en general horrible. Contribuyen muchísimo a parecer más grapadoras que armas de fuego. Hay excepciones pero por lo general es bastante malo.

 

En el caso de los npc tampoco es bueno, simplemente hacen un grito genérico que vas a escuchar una y otra vez.

 

Poco a destacar en este apartado.

 

¿Recomiendo su compra?

 

Pues depende, lo veo más como una inversión a medio-largo plazo.

 

El estado actual del juego te da para unas horas apenas, pero tiene mucho potencial. El desarrollador está muy comprometido con el proyecto y está trabajando duramente en él.

 

Si tienes ganas de Garry's Mod o de Boneworks en tus Quest, esta es tu mejor opción, pero en caso de tener PC VR, te recomiendo mejor invertir tu dinero en el juego de Stress Level Zero.

2 0