Lo que sabemos de Oculus Rift Crescent Bay

22 SEP 2014  8:26

Juanlo

122

Lo que sabemos de Oculus Rift Crescent Bay

Después de haber digerido la presentación del nuevo prototipo de Oculus Rift, denominado Crescent Bay, hemos recopilado todo la información que hemos recibido de este nuevo HMD que ha sido, con diferencia, la gran estrella del evento Oculus Connect. Oculus no se duerme en los laureles y ya nos encontramos un paso más cerca de la primera versión comercial del Rift, el esperado CV1.

Son muchas las personas que han tenido la suerte de probar Crescent Bay en Hollywood, y las impresiones que inundan Reddit nos han permitido averiguar que se trata de un modelo sorprendentemente ligero, bastante más que los development kit actuales. Al igual que ocurrió con Crystal Cove, presentado el pasado mes de enero en Las Vegas, Crescent Bay es un prototipo construido a mano y no parece que se vaya a fabricar en masa ni a venderse como DK3, de hecho más de una vez Iribe y/o Palmer han insistido en que no habría un DK3, pero que Oculus continuaría trabajando en prototipos internos, algunos de los cuales serían presentados en público. Crescent Bay es uno de ellos.

 

Parte trasera de Crescent Bay

 

A simple vista, se observa un mecanismo de fijación similar al de Morpheus o al de Gear VR, con una pieza de plástico en la parte trasera que integra emisores infrarrojos, lo que permite que la cámara de posicionamiento sea capaz de localizarlo aunque giremos 180º y le demos la espalda. Y ya que hablamos de la cámara, la que han mostrado con Crescent Bay es diferente a la del DK2, y Oculus ha confirmado en un comunicado que el volumen de seguimiento del posicionamiento es mayor, es decir, el ángulo de visión de la cámara es más alto y, por tanto, debería funcionar mejor a distancias cortas. Recordemos que Oculus recomienda situar la cámara del DK2 a una distancia de 1.5 metros de nosotros, algo complicado al estar situada encima del monitor. Por cierto, seguro que Virtuix y Cyberith respiran aliviados al ver un prototipo con seguimiento en 360º

 

Auriculares de Crescent Bay

 

Lo siguiente que llama la atención es la inclusión de unos auriculares. Oculus VR ha licenciado la tecnología RealSpace3D, un software que lleva más de 10 años de desarrollo en la Universidad de Maryland, que incluye algoritmos de transferencia relativa a la cabeza (HRTF) y de reverberación. En su correo, Oculus da a entender que el CV1 también incluirá auriculares (y anteriormente comentaron que posiblemente también incluiría un micrófono), lo cual es un tema bastante delicado ya que cada cual tiene sus propias preferencias y hay quien se siente de maravilla con unos auriculares de 10€, mientras que otros gastan cientos o miles en un auricular para audiófilos. En cualquier caso, los utilizados en este prototipo no parecen los más adecuados para una experiencia de realidad virtual, ya que no nos aíslan del audio exterior.

 

 Lentes de Crescent Bay

 

Mirando dentro de Crescent Bay, observamos que las lentes han cambiado radicalmente. Ya no son redondas, como en el DK1 y el DK2, sino que tienen una curiosa forma asimétrica, da la sensación de que para facilitar que nuestra nariz encaje entre ellas y, por tanto, la izquierda es distinta de la derecha. Esto abre la posibilidad de que, en un futuro, el Rift podría permitir ajustar la distancia interpupilar por hardware, ya que unas lentes con esta forma podrían acercarse más a nuestra nariz. Decimos en un futuro porque nadie ha comentado que sea posible mover las lentes en Crescent Bay. Los que lo han probado afirman que la calidad de imagen es muy superior al DK2, y esto se debe tanto a las lentes como a la pantalla. Oculus no ha dado ningún dato de resolución o refresco, pero parece muy claro que es superior a 1920x1080 y a 75 Hz. El ángulo de visión también parece haber mejorado respecto al DK2, aunque no demasiado. Ya afirmó Iribe que no habría efecto screendoor en el CV1, y este prototipo apunta en esa dirección, puesto que todos coinciden en que la famosa rejilla casi ha desaparecido por completo, y parece que la idea generalizada es que Oculus ha utilizado algún tipo de difusor, ya que los píxeles son menos visibles que en la pantalla de 2560x1440 del Note 4, y entendemos que la de Crescent Bay debe ser similar. Aunque también se ha comenzado a especular con la posibilidad de que Oculus haya utilizado una pantalla con relación de aspecto 21:9 y una hipotética resolución de 3360x1440. En cualquier caso, Oculus ha confirmado que no se trata de la pantalla del Note 4, así que todo es posible.


Enseguida hablaremos de las experiencias que Oculus ha mostrado en Connect, pero ya os adelantamos que los asistentes que han probado la demo de Valve coinciden en que Crescent Bay ofrece un resultado como mínimo igual de bueno. Permaneced atentos.