Horizon Call of the Mountain: ANÁLISIS

23 FEB 2023  15:00

Hugo

60

Horizon Call of the Mountain: ANÁLISIS

Embárcate en esta apasionante aventura de la saga Horizon y equípate con tu arco para salvar un mundo dominado por las máquinas, en exclusiva para PSVR2.

Érase una vez uno de los abanderados de PSVR2

Después de tanto tiempo esperando, después de ver en bucle en infinidad de vídeos al "Cuellilargo" que pasa sobre nuestras cabezas mientras nos mira con cara de otro nuestro compañero de canoa, después de una larga travesía por el desierto virtual de PlayStation en forma de juego VR, aterriza en nuestra mesa de análisis Horizon Call of The Mountain, el Spin-off de la aclamada saga Horizon, que llega de manera exclusiva para el nuevo y flamante visor de Sony y que quiere ser la mejor carta de presentación o mejor dicho, ser la bandera de la nueva realidad virtual de PlayStation. ¿Lo conseguirá?, quédate con nosotros y te lo explicamos punto por punto.

 

Antes de meternos en harina, vamos a repasar brevemente de qué trata esta aclamada saga desarrollada por Playstation Studios, más concretamente por Guerrilla Games y que nos metía en la piel de Aloy en un hipotético futuro post-apocalíptico donde la humanidad está condenada a sobrevivir en un mundo donde reinan las máquinas.

 

La saga Horizon llegaba a nuestras casas con una historia bien narrada y argumentada que nos daba total libertad en sus preciosistas mundos abiertos, con una calidad gráfica que quita el hipo y, sobre todo, con una heroína con la que empatizábamos desde el minuto uno.

 

Después de dos lanzamientos en pantalla plana, con gran aceptación tanto en crítica como en ventas, Guerrilla Games en colaboración junto a Firesprite se aventuran en realidad virtual donde se desmarca de la saga original protagonizada por Aloy y nos mete en la piel de nuevos protagonistas dentro de la historia original, yendo paralelamente en consonancia con los rostros más conocidos de la saga.

 

Primeros minutos

Como suele ser costumbre cuando entramos por primera vez a un juego en VR, nos encontramos con un abanico de ajustes que harán que nuestra experiencia sea lo más satisfactoria posible, de manera que podemos encontrar los ya clásicos ajustes de confort y movimiento, donde encontramos opciones de todo tipo, desde giro suave o gradual, pasando por movimiento libre pero sin encontrar rastro de teletransporte, destacando una opción donde nos moveremos usando nuestros brazos como lo haríamos de manera natural en la vida real, y que aunque a título personal no sea mi opción favorita, lo cierto es que funciona bastante bien y en las pruebas de rigor ha sido la opción predilecta para los estómagos menos acostumbrados a la realidad virtual.

 

Por otro lado, encontramos opciones que se adapten de la mejor manera a nuestro nivel de cinetosis, desde blinders, viñeteados o diferentes opciones en los desenfoques de movimiento que cada usuario ajustará a su gusto. Llama la atención que podemos activar o desactivar la vibración de nuestro headset, e incluso podemos desactivar el seguimiento ocular.

 

Otro de los aspectos a destacar en estos primeros compases, como era de esperar, es la inclusión de nuestro idioma tanto en voces como en textos, pudiendo activar o desactivar subtítulos, algo que siempre es de celebrar en realidad virtual, pero que damos por hecho cuando tenemos un título AAA desarrollado por PlayStation como es el caso.

 

Una vez tengamos todo listo, ahora sí, estaremos preparados para meternos en la piel de nuestro protagonista y ver cómo está adaptado el universo de Horizon a la VR.

 

Un carja oscuro para salvar el mundo

Como os comentábamos un poco más arriba, Horizon: Call of the Mountain nace como un Spin-off de la saga Horizon y nos mete en la piel de Ryas, un aventurero escalador del clan de los Carja Sombríos que, por una serie de circunstancias que deberéis descubrir vosotros mismos, es uno de las personas más buscadas de Meridian, tratando de huir por los peligrosos senderos y parajes lejos de la ciudad de los Carja, pero nuestra huida no durará mucho, ya que rápidamente nos darán caza y nos veremos recluidos por la guerrera Hami, una antigua indultada de Avad, el Rey Sol de los Carja.

 

Una vez en cautiverio, se presenta ante nosotros un grupo de lo más variopinto siguiendo el nutrido Lore de la saga, ya que junto a Hami está la entrañable guerrera Nora Aloy, y liderando al equipo nos topamos con Marad "el intachable", quien a su vez es el líder de los espías de Avad, de esta manera nos proponen un trato a cambio de limpiar nuestro nombre, ya que el clan de los Carja mandó hacia la cima de la montaña, donde se encuentra la lanza solar a Urid, un reputado escalador Carja que, para más inri, es nuestro hermano de sangre y del cual se ha perdido el rastro hace días.

 

En un mundo donde reinan las máquinas, pero que a su vez daba algo de tregua a las diferentes tribus que cohabitan en el mundo en sus pueblos y ciudades, algo raro está pasando debido a que las máquinas jamás hicieron daño alguno a los asentamientos y estructuras humanas, pero desde hace algunos meses su manera de proceder está siendo distinta y son varios los ataques a construcciones, sembrando el terror entre los diferentes pueblos, es por ello que se decidió mandar a Urid a la lanza solar en busca de las pocas respuestas que este mundo implacable puede ofrecer a la humanidad.

 

Nuestra misión por un lado será encontrar a nuestro hermano perdido en algún lugar de una de las cimas más complejas y técnicas del mundo, y por otro intentar buscar el porqué de este extraño comportamiento de las máquinas que puede acabar con todo rastro humano de la faz de la tierra y ayudar a que no suceda.

 

Así que nos armamos con nuestro arco, nuestras flechas y un par de piolet, y nos lanzamos a la aventura. Cabe destacar que el tiro con arco es una delicia, haciendo gala el eye-tracking donde no solo tendremos que alinear nuestro arco con el objetivo, si no que añadimos un plus extra de puntería apuntando directamente con nuestro ojo, un acierto sin duda que hace que los momentos de acción todo sea mucho más fluido y no tengas que lanzar varias flechas buscando el prueba/error típico de esta mecánica.

 

Lo cierto es que a nivel narrativo el juego contiene una gran argumentación, al igual que sus hermanos de pantalla plana, aunque la historia en líneas generales no termine de enganchar igual de bien que las aventuras de Aloy, pero dejan el listón muy alto en cuanto a juegos de realidad virtual se refiere.

 

Mecánicas VR... la eterna pregunta

Desde que se anunció el juego y viendo el tipo de tecnología que lleva tanto el visor como los mandos de esta nueva realidad virtual de PlayStation, teníamos muchas ganas de comprobar cómo se ha trabajado el tema de aprovechar las mecánicas VR del juego, y es que aunque parezca evidente para los veteranos de la realidad virtual lo que debería de llevar todo juego VR que se precie en cuanto a interacción se refiere, los estudios todavía no lo tienen tan claro, aunque en este caso no vamos por mal camino.

 

Siempre que tratamos este tema, a todos nos viene a la cabeza los mejores ejemplos de cómo se tienen que hacer las cosas en VR, y cómo juegos como Half-life-Alyx, Boneworks, The Walking Dead: Saints & Sinners o Lone Echo, por poner algunos ejemplos, son la vara de medir donde se deberían de fijar los estudios en sus proyectos VR, y como muchos podréis imaginar en este Horizon Call of the Mountain, no estamos a estos niveles de excelencia en este sentido.

 

Si bien aprovecha muy bien una buena parte de las mejores mecánicas VR, no termina de ser lo redondo que nos gustaría: Tenemos colisiones con objetos, nuestras manos no atraviesan paredes ni esas cosas, o si recogemos un objeto podemos encontrar cierta resistencia o peso simulado, e incluso golpear cualquier cosa como se ha de esperar, pero es cierto que en algunos casos esos mismos objetos sí atraviesan una pared o puerta, por poner un ejemplo, y hace que se quede una sensación un poco a medias en este caso. Quizá el rigor de intentar traer un análisis los más sincero posible nos lleva en nuestras pruebas a buscar el error constantemente, y puede que tú como usuario no tengas esa percepción si no lo buscas.

 

Por otro lado, tampoco nuestros dedos o manos se adaptan al entorno como sí veíamos en los juegos citados; no me mal interpretéis, si recogemos un objeto en la posición que sea o nos agarramos a un saliente en cualquier parte, nuestras manos se comportarán de manera fiel, pero si por ejemplo nos acercamos a una pared o ponemos las manos sobre la mesa, nuestra mano no se adapta al entorno, eso sí, encontraremos colisión, lo cual es de muy de agradecer.

 

Por lo demás, el juego cumple con nota: El tiro con arco es una delicia, la escalada es una maravilla e incluso fabricar nuestras herramientas te deja un excelente regusto, pero no termina de gustarnos el que sigamos teniendo que recurrir a menús radiales que se activan pulsando un botón para sacar un piolet de escalada o el arco, pudiendo llevar solo un objeto en nuestra espalda en vez de varios por diferentes partes de nuestro cuerpo, como por poner un ejemplo un cinturón, otorgando a la experiencia VR en general de más naturalidad.

 

Cómo os comentábamos, el eyetracking no solo esta ahí para ayudar a que todo se vea mejor donde miremos, sino que en el tiro con arco, por poner un ejemplo, ya os decíamos un poco más arriba que le añadimos un plus extra de apuntado solo con vistazo, una maravilla que nos ha encantado y donde además, en los diferentes menús del juego podemos elegir las opciones solo moviendo nuestros ojos al apartado que queramos (y dándole después al botón), dejándonos una excelente experiencia en este sentido, ya que nos demuestra algo que ya sabíamos: el eye-tracking de PSVR2 funciona excelentemente bien.

 

La sensación es que con un poco más de mimo estaría a la altura de los grandes títulos VR en cuanto a mecánicas se refiere, pero se queda algo corto, quizás para el próximo AAA nos den el gusto.

 

Eso sí, hay que hacer una mención especial a la retroalimentación háptica de nuestros controladores Sense y la vibración de nuestro propio visor, una delicia para nuestros sentidos que hace que nos sumerjamos en una inmersión bestial desde el primer momento. Encontrar resistencia en los gatillos cuando tensamos nuestro arco, así como notar esas vibraciones tan sutiles en nuestro HMD cuando se acerca alguna máquina de proporciones colosales a lo lejos, hace que se gane ese plus de inmersión que nos encanta, sin duda este Call of the Mountain es un claro ejemplo de cómo aprovechar estas maravillosas tecnologías que nos brinda el nuevo visor de PlayStation.

 

Escalador y arquero a tiempo completo

Había mucho debate sobre cómo se afrontaría el juego en su género, ¿sería un juego pasillero? ¿sería un mundo abierto? ¿de exploración libre o puramente de escalada al más puro estilo The Climb? Pues lo cierto es que el juego mezcla un par de géneros, siendo el predominante el de escalar alternándose con un estilo de recorrido a pie donde interactuamos o usamos nuestras armas y herramientas de una forma más pasillera, pero que saben entremezclarse lo suficiente como para que esté equilibrado en líneas generales.

 

Como decíamos, la mayor parte del juego nos la pasaremos escalando por las escarpadas cumbres que se abren camino ante nosotros, siendo una de las mejores experiencias en este sentido que hemos encontrado en un título VR, pero el hecho de superar una vía en una pared vertical y proseguir a pie explorando la siguiente ruta de ascenso hace que no se vuelva pesada la mecánica, y le otorga al estilo de juego un equilibrio muy satisfactorio.

 

Además, según vamos continuando por nuestra aventura, encontraremos decenas de objetos con los que interactuar, e incluso un sutil sistema de objetivos secundarios en forma de dianas repartidas por los lugares más recónditos que deberemos de acertar con nuestro arco, además de coleccionables que podemos ver en nuestra base de operaciones particular.

 

Por otro lado, al igual que sucede en los juegos de la saga en pantalla plana, las hogueras son nuestro punto de guardado, y a su vez los lugares donde podemos acceder al viaje rápido, el cual nos llevará a nuestra sede principal donde interactuar con los demás protagonistas o incluso acceder a los diferentes modos de juego de los que hablaremos más adelante. En esta zona segura además podemos acceder al banco de trabajo donde mejorar nuestro equipo y, en definitiva, podemos elegir las diferentes misiones que se van añadiendo a medida que avanzamos por la historia.

 

Punto y a parte es lo relacionado con el combate, donde nos encontraremos en una especie de arena de combate con nuestro movimiento limitado, así solo podremos movernos en círculos para protegernos de los ataques enemigos y esquivar a la máquina de turno que nos tiene entre ceja y ceja. Sin duda puede parecer una mecánica algo desfasada, pero la verdad es que es bastante divertida e intuitiva, haciendo que los combates sean realmente espectaculares y que nos obliga en cierta manera a no quitar los ojos de lo que tenemos delante para no perdernos nada. Sinceramente, hubiéramos preferido que los combates fueran también con movimiento libre, pero sobre el papel esta mecánica de esquivas en una arena de combate suena peor de lo que realmente es, y en definitiva es bastante divertida en líneas generales, donde la espectacularidad de lo que sucede ante nosotros y el buen uso que hagamos con nuestro arco serán una combinación muy satisfactoria.

 

Otro de los apartados en los que deberemos de estar atentos es el referente a nuestra salud, la cual se observa en forma de hojas verdes que están adheridas a nuestro guante. Así, sí vamos perdiendo salud, las hojas irán perdiendo textura y color, lo que nos indicará cuánta salud nos queda y cuánta hemos gastado. Para mejorar la salud, cierta parte se regenera automáticamente, pero deberemos de alimentarnos con las diferentes frutas que iremos encontrando a lo largo de los escenarios.

 

A medida que vamos avanzando por la aventura, iremos enfrentándonos con algunas de las máquinas más icónicas de la saga Horizon, aunque tendremos puntos donde el enfrentamiento no es lo más aconsejable y optaremos por el sigilo contra los escurridizos Vigías, los Rapaces nos acecharán desde el cielo, y los imponentes cuellilargos nos deleitaran con su titánica altura y nos sobrecogeremos cuando oigamos a los temibles Atronadores cuando merodean nuestro rastro.

 

A lo largo de la aventura iremos descubriendo nuevas mecánicas y herramientas que usar en nuestro viaje, de esta manera empezaremos con nuestro arco y flechas simples, e iremos encontrando piezas para fabricar nueva munición en forma de flechas explosivas o electrificadas, e incluso podremos equiparnos con una ballesta, así como piezas para crear unos piolet para poder acometer diferentes ascensiones o un gancho que nos vendrá de perlas para llegar a esos lugares más lejanos, y también nos servirá para mover esa pieza que hará que se abra el camino ante nosotros. Por otro lado podremos crear tirolinas que nos ayuden a salvar grandes distancias y que a nosotros nos han encantado por la espectacularidad de las escenas que atravesamos.

 

Uno de los techos gráficos en VR

Sin duda, el apartado que más nos ha gustado a la hora de acometer este análisis es el apartado gráfico y visual de todo lo que se nos pone delante de los ojos, y es que seguramente estemos ante uno de los juegos más bestias a nivel gráfico de los que tenemos en realidad virtual. A título personal, diría que está coronando el top en este apartado, se nota que hay estudios de renombre detrás del título, con presupuesto para hacer que todo se vea de maravilla y que sobre todo sabe sacarle partido a las bondades de estas nuevas PSVR2, que van a dar mucho que hablar de ahora en adelante.

 

Desde el primer momento que nos ponemos el visor y nos metemos en el universo que nos propone Horizon, nos quedamos de piedra viendo la viguería técnica que es este juego, cientos de árboles moviéndose por el viento, pájaros surcando el cielo, el sol deslumbrándote mientras desgarra las sombras atravesando con sus rayos entre las hojas y las ramas, máquinas atravesando los imponentes paisajes cortados por espectaculares cascadas que nos invitan a tomarnos los respiros necesarios que hagan falta para contemplar la maravilla que se abre ante nosotros, todo ello haciendo un uso magistral del HDR, que hace que un universo tan colorido como el de la saga de Horizon se sature de manera soberbia y nos regale algo que hasta ahora no habíamos podido ver en VR, ya que ese nivel de contraste de colores y negros hacen que de verdad te quedes con la boca abierta cada pocos minutos.

 

Sobre el papel, logramos este nivel de excelencia gracias al buen hacer del foveated rendering unido al eye tracking, que liberan nuestra PS5 de mucha carga de recursos, pero lo curioso es que en los ajustes del menú de opciones podemos desactivar tanto el seguimiento ocular como el renderizado foveated y no notamos mucha diferencia a nivel gráfico, por lo que habla muy bien del nivel de optimización que hay detrás de un juego como este.

 

Por ponerle un pero, en ciertos puntos hemos encontrado algo de ghosting (seguramente surge por la reproyección) cuando lo que vemos en pantalla está lleno de detalles y matices por todos sitios y hasta cientos de metros a nuestro alrededor, pero lo que tenemos ante nosotros es tan impactante a nivel visual que incluso con una mirada crítica como la nuestra, comprendemos que hay que hacer algún tipo de concesiones para llegar a este nivel de calidad gráfica y para nada ensombrece el buen hacer en este apartado.

 

Ojalá que los juegos que estén por llegar para PSVR2 hagan un uso parecido del foveated rendering con eye tracking y el HDR como lo hace este juego.

 

Sonido y banda sonora

El otro apartado que más nos ha gustado en nuestro análisis es sin duda el sonoro, y es que nos encontramos ante un trabajo soberbio en este sentido. Todo suena como debe, si se nos cae un pico por la ladera iremos escuchándolo mientras se refleja el sonido por las diferentes paredes a nuestro alrededor de manera realista, cada objeto que rompamos, cada flecha que lancemos, cada golpe que demos se refleja de manera magistral en nuestros oídos.

 

Además, para acompañar al buen hacer sonoro y como no podía ser de otra forma, la banda sonora es una maravilla, muy del estilo como es lógico de las obras hermanas en pantalla plana de esta saga, pero lo suficientemente diferencial como para que tenga una identidad propia que a título personal me ha encantado.

 

Para terminar de redondear este apartado sonoro, tenemos ante nosotros un excelente trabajo de doblaje completamente a nuestro idioma, con voces muy reconocibles dentro de los actores de doblaje más importantes de nuestro país y que voces tan especiales como la de Michelle Jenner encarnando a Aloy nos saca una sonrisa cuando vemos a la icónica heroína a escala real delante de nosotros. Por si esto fuera poco, nuestro personaje está continuamente hablando a medida que vamos avanzando por la aventura, por lo que a nivel narrativo todo está muy cuidado, como ya os comentamos un poco más arriba.

 

Modos de juego y duración

Uno de los puntos que más polémica suele crear un juego en realidad virtual es en lo referente a su duración, y si bien los propios desarrolladores nos indican que terminar su historia principal nos puede llevar entorno a unas 7 u 8 horas de duración, lo cierto es que a nosotros nos llevado más de 10 superar la trama principal, aunque hay que matizar que, debido al rigor que nos caracteriza en ROV, puede que nos hayamos detenido en exceso en diferentes zonas para realizar nuestras pruebas in-game, y si encima le unimos que cada pocos metros nos detenemos para maravillarnos con el espectáculo audiovisual que se abre ante nosotros así como interactuar con las decenas de objetos que suelen haber en cada área, no es de extrañar que nuestra barra de medir el tiempo de duración del juego esté algo inflada. Aún así, da la sensación de que fácilmente podremos llegar a superar las 9 horas de duración dependiendo del tipo de jugador que seas.

 

Una vez superemos el juego en su historia principal, no todo está terminado, pues contamos con un par de modos de juego extra que acompañan al titulo y que pueden otorgar al juego de un poco más de vida adicional.

 

Por un lado contamos con el modo Safari, un relajante paseo en canoa donde solo nos tendremos que sentar a disfrutar del paisaje con nuestra acompañante Hami, quien nos hará de guía ante las máquinas más reconocibles de la saga Horizon y que nos dejará algunos grandes y espectaculares momentos a lo largo de la travesía. Este modo puede ser un gran reclamo en stands de centros comerciales para enseñar el visor como es debido, y puede ser la estrella de tu casa cuando viene alguna visita y quieres enseñarle tu visor de realidad virtual.

 

Por otro lado contamos con un modo Desafío, el cual nos meterá en una zona donde encontraremos un campo de tiro donde irán apareciendo dianas por doquier y tendremos que acertarlas desde diferentes distancias, y una especie de rocódromo que cronometrará nuestra pericia para superar los obstáculos verticales a nuestro alrededor.

 

Tanto el modo Safari como el modo Desafío se nos antojan un tanto cojos en cuanto a contenido se refiere, y se echan en falta más desafíos que realizar y más localizaciones por donde atravesar con la canoa para apreciar los impactantes paisajes llenos de máquinas que nos regala este juego. Quizá en un futuro el equipo de desarrollo nos brinde algo más de contenido en este apartado, pero de momento nos tenemos que conformar con modos de juego extra un poco justitos.

 

Para acceder a estos modos de juego, podremos hacerlo tanto desde nuestra base de operaciones in-game como desde el propio menú principal del juego.

 

Conclusión

Estamos ante la mejor puerta de entrada para demostrar de lo que es capaz de hacer nuestro visor PSVR2, sacando provecho de manera magistral a todas y cada una de las tecnologías del visor, haciendo que una vez probemos el HDR, el seguimiento ocular y las diferentes capacidades hápticas y adaptativas de los Sense y del visor, no podamos vivir sin ellos en VR.

 

La historia nos sabe meter de lleno en la saga Horizon, pero tiene altibajos que hacen que esté un poco por debajo de sus hermanos de saga en pantalla plana en cuanto al hilo argumental se refiere. Aún así, nos mantendrá muy metidos en la trama, en gran parte gracias al excelente doblaje al castellano en voces y textos.

 

Con un apartado técnico, sonoro, gráfico y visual que quita el hipo, seguramente estemos ante uno de los techos gráficos de lo que llevamos de historia videojueguil en VR. Además, sus mecánicas son muy divertidas, tanto la escalada y los combates como las veces que vamos a pie nos dejan un gran sabor de boca, y la espectacularidad de los paisajes o de los combates contra las máquinas hacen que nos pasemos el juego de una sentada.

 

Sin duda estamos ante uno de esos juegos que se nos antoja como imprescindible si tienes PSVR2, y aunque tiene aspectos como esa sensación de ghosting debido a la reproyección en ciertos puntos, lo cierto es que debido al potencial gráfico y sobre todo a la espectacularidad del juego en general, hace que se te olvide enseguida.

 

El juego ha sido analizado con PSVR2 en PS5.

 

Podemos ver el juego en acción en este capítulo de ROV Explorers:

 

+ Gráficamente unos de los juegos VR más top

+ Impresionante apartado técnico

+ Buena banda sonora

+ Completamente en español

+ Divertido

+ Uso excelente del HDR y eye tracking

+ Historia bien guionizada...

- ...pero no a la altura de los demás juegos de la saga

- Modos de juego secundario algo justos

- La reproyección crea ghosting en ciertos puntos

- La historia tiene altibajos

9 "Muy bueno"

Horizon Call of the Mountain (PlayStation 5)

9

Lanzamiento / Febrero 22, 2023

El primero juego anunciado oficialmente por Sony para PlayStation VR2, la nueva generación de realidad virtual de la compañía que llegará a PlayStation 5. Horizon VR se basará en el mismo universo ...

Nota de los usuarios

9