Throw Anything: ANÁLISIS

24 FEB 2020  15:00

Virtual-Senses

Throw Anything: ANÁLISIS

Con una premisa tan simple como agarrar un objeto y arrojarlo sin afrontar consecuencias, Visual Light nos acerca: Throw anything, un juego que nació en “early access” para PCVR allá por 2018 y que se ganó el cariño de la comunidad. Ahora es el turno de poner bajo la lupa la versión de PSVR y de ver si la gente de Visual Light ha tirado la casa por la ventana, o si nosotros lanzaremos el juego lo más lejos posible de nuestros visores.

Tirado por los pelos

Argumento y premisa del juego

Ni bien comenzamos pulsando START, se nos cuenta a manera de prólogo la historia en la que un malvado científico experimenta con un virus que revive cadáveres. ¿Su pretensión? Ni más ni menos que conquistar el mundo llevando ese virus a todos lados con el “Cubo Omnipresente”. Sin embargo, científicos renegados dividieron el cubo en 5 partes y lo repartieron en diferentes rincones del planeta, por lo que el villano invadirá el mundo usando ejércitos de zombis en búsqueda de esas partes del cubo.

 

En el juego encarnamos a miembros de la SDA (Secret Delivery Agency) y nos tocará viajar a diferentes sitios, con el objetivo de recuperar las partes que componen el cubo de las garras del científico loco y su ejército de muertos vivientes.

¿Cómo lograremos ese periplo?

Simplemente arrojándole cada objeto que esté a nuestro alcance.

 

 

La premisa es bastante simple: te encuentras atrapado en un edificio de gran altura frente a una ventana o un agujero en la pared, y los zombis en este universo saben cómo escalar (¡y lo bien que lo hacen!). Entonces, para evitar que te conviertas en su cena, tienes que derribar a las hordas del edificio arrojándoles lo que esté disponible en la habitación, cada una de ellas es temática y ofrece una selección diferente de elementos para derribar a estas criaturas, salvo algunos objetos comunes a todas las habitaciones; como los bates de béisbol.

 

La primera habitación es un apartamento típico, hay sofás, armarios, una cama, una televisión y ese tipo de parafernalia. Los objetos más grandes se pueden romper para que tengas más basura que tirar, incluso los NPCs, que andan dando vueltas por ahí pueden ser recogidos y arrojados. Todos los objetos tienen diferentes pesos, como es de esperar, lo que ayuda a hacer poco o mucho daño. Por ejemplo, un libro causará daños leves, mientras que un objeto más pesado puede eliminar a varios zombis al mismo tiempo.

 

¿Qué cosas tiran para arriba el juego?

Un punto que me gustó mucho en el juego es la dificultad. Incluso en el nivel más fácil, podemos llegar a sudar bastante para derrotar a todos los muertos, eso si lo superamos, ya que en principio morderemos varias veces el polvo hasta ver concluido uno. Otro detalle satisfactorio es que la munición no es infinita y tendremos que gestionarla usando diferentes vías, tales como:

  • Congelar algunos objetos para añadirles dureza.
  • Romper muebles grandes usando otros para tener más objetos que arrojar.
  • Usar una fotocopiadora para duplicar objetos.
  • Abrir una caja fuerte para tirar bolsas con monedas y lingotes de oro (pero para eso debemos encontrar la contraseña escondida en el cuarto).
  • Etc.

En el juego hay diferentes tipos de zombis: los hay normales, explosivos, pájaros zombis, hasta jefes al final de cada uno de los 6 niveles disponibles en el juego, y como pasa con las habitaciones, los muertos vivientes estarán "vestidos para la ocasión". Cada uno de estos elementos le dan un aire de locura que hacen al juego divertido y adictivo de jugar.

 

¿Qué cosas lo tiran para abajo?

Como no todo lo que brilla es oro, el juego presenta sus problemas, algunos con mayor contundencia que otros, y uno en particular que te saca completamente de la experiencia. El primero que podemos mencionar es la relación precio/duración, Throw anything consta de tan solo 6 niveles que se pueden completar en más o menos 20 minutos (dependiendo de la habilidad del jugador). Si bien hay secretos en cada escenario que pueden descubrirse en las sucesivas vueltas que le demos al juego, eso significa que tendremos que rejugar los niveles para que Throw anything nos dure un tiempo.

 

Todo esto hace que no se justifique tanto su precio, sobre todo en la PS Sstore europea, en la que al momento de realizar esta review el juego alcanza los €29, frente a los $19 de la norteamericana, ambos precios un tanto elevados si ponemos en la balanza lo que Throw anything  tiene para ofrecer.

 

Sin embargo, lo peor es un fallo específico para esta versión, ya que cuando adaptaron este juego a PSVR, tanto desarrolladores como beta testers no tuvieron en cuenta una de las limitaciones más claras del sistema: el tracking. Este juego está diseñado como una experiencia “Room scale” (solo hay movimiento físico), mientras estemos en el cuarto viendo por la ventana o por el agujero en la pared cómo escalan los zombis (frente a nuestra cámara) está todo bien... el problema es que todos los objetos están detrás de nosotros, y para interactuar con ellos tenemos que girar, con lo que tapamos por completo los Move y el tracking falla.

 

Este error impide jugar con precisión cuando queremos agarrar objetos del suelo, romper mobiliario para crear más munición o cuando interactuamos con el escenario para descubrir sus secretos. En definitiva, este fallo que no contemplaron al hacer este port penaliza en gran medida la experiencia de juego. Lo peor es que la solución sería muy sencilla, solo incluyendo la posibilidad de girar 180° con un botón quedaría solventado el defecto.

 

Aspectos técnicos

Gráficamente el juego no se ve mal. La imagen es muy nítida, el estilo cartoon le sienta muy bien sumándole a la propuesta, y de alguna manera logra que “funcione” haciendo el juego divertido y adictivo de jugar. Resultón, pero nada que sorprenda.

 

La música acompaña con un par de melodías que divierten, pero después de un rato de juego se vuelven repetitivas y pueden cansar un poco, lo mismo ocurre con algunos diálogos de NPC´s. El juego requiere de forma obligatoria el uso de Move, presenta audio en inglés y subtítulos en castellano.

 

CONCLUSIÓN

Para ir cerrando este análisis, Throw anything me parece un juego divertido que aprovecha las posibilidades de la VR de manera ingeniosa y puede ser disfrutado por personas de diferentes edades. El problema es esta versión para PSVR, ya que no se adaptó para su limitado sistema de tracking. La experiencia se ve por tanto reducida a jugar en un escenario y rezar para que todo vaya bien. Si a esto le sumamos su elevado precio (en especial en la tienda europea), logra que por el momento recomiende esperar a que corrijan algunos de sus errores o baje el precio antes de arrojarte por completo a la experiencia creada por Visual Light.

 

Este juego ha sido analizado con la versión de PSVR.

VRGameCritic

+ Propuesta fresca y delirante

+ Podemos encarar cada partida de una manera diferente

- Relación precio/duración

- Serio problema con el tracking que arruina la experiencia

5,5 "Aceptable"

Throw Anything (PlayStation 4)

5.5

Lanzamiento / Febrero 6, 2020

No hay a donde huir... ni donde esconderse. Los zombis escalan con un único objetivo en mente: comer cerebros. La única forma de sobrevivir es recargar tus armas, destrozar todos los muebles de la ...

Nota de los usuarios

?

Throw Anything (PC)

5.5

Lanzamiento / Agosto 2, 2018

There is nowhere to run... and nowhere to hide as zombies climb up the walls hoping to satisfy their appetite for brains. The only way to survive: aim carefully, and throw anything you can find to ...

Nota de los usuarios

?