Kingspray Graffiti: ANÁLISIS

Conviértete en un verdadero escritor de arte urbano en este simulador realista de grafiti, disponible para Rift, SteamVR y Quest.

12 NOV 2019  15:00

sellocpr

3 comentarios

Kingspray Graffiti: ANÁLISIS

El grafiti como forma de vida

Embárcate en el apasionante mundo de los escritores de grafiti, y demuestra tus dotes artísticas callejeras en los lugares más emblemáticos de la ciudad. De la mano de Infectious Ape llega hasta nosotros este Kingspray Graffiti, en el que el realismo y las sensaciones de estar pintando las paredes con ese regusto que los botes de spray saben trasmitir se entremezclan para ofrecernos una experiencia a la altura y que aterriza ahora en Oculus Quest tras su lanzamiento en PC.

 

La ciudad es mi lienzo

Desde un prisma muy personal, siempre me ha llamado la atención la cultura urbana relacionada con la base de todos los elementos que hoy componen lo que conocemos como ''Hip-Hop'', y es que desde un principio el comienzo de esta cultura tan característica ha estado ligada al mundo del grafiti como base donde construir sus cimientos, por eso es toda una satisfacción para que, quienes como yo hemos mamado esta cultura grafitera desde siempre, encontremos títulos dedicados a este apasionante mundo como solo la RV sabe hacer, así que, con una pequeña sonrisa que dibujaba mi cara cual niño con zapatos nuevos, accedí a contemplar qué se cuece entre las entrañas de este interesante título.

 

Una vez ajusté mi Quest y calibré mi zona de acción, ya estaba preparado para dar rienda suelta a mi creatividad, por lo que accedí al título y empecé a vislumbrar lo que nos íbamos a encontrar más adelante, ya que empezamos a comprobar diferentes apartados que llaman la atención en estos primeros compases de juego. Por un lado accedemos al menú principal de juego inmersos en una pequeña sala que hará las veces de lobby principal, donde encontramos tres apartados que componen los diferentes modos de juego y una galería de ''piezas'' que la comunidad de usuarios irán subiendo de forma periódica, como veremos más adelante. Por otro lado, este mismo lobby principal es interactivo, y podemos movernos libremente, aunque siempre mediante teletransporte, e interactuar con diferentes objetos desperdigados por la sala, así como comprobar que estamos equipados con un arsenal en forma de catálogo de colores y boquillas diferentes que podremos usar en cualquier momento con nuestro bote de spray particular.

 

Para coronar este característico menú, encontramos una mesa de mezclas y unos platos de DJ que ya nos dejan entrever que el apartado musical será un gran aliciente durante nuestras sesiones de juego. Además, empezamos a observar que todo se ve con bastante claridad y nitidez, dejando la cota del apartado técnico y gráfico en un plano bastante alto que nos deja un sabor de boca muy agradable y que nos empieza a atisbar que estamos ante un juego que derrocha realismo por los cuatro costados.

 

En cambio, en estos primeros compases podemos descubrir que, una vez más, estamos ante un juego completamente en inglés, y aunque no sea un factor determinante, sí que es un punto a destacar en cada uno de nuestros análisis.

 

Saca al artista que llevas dentro

Antes de entrar a repasar los diferentes modos disponibles, vamos a desgranar nuestras opciones a la hora de enfrentarnos a esa pared reluciente que nos está pidiendo a gritos que le dediquemos un buen bombing. Para ello tenemos las herramientas en nuestras manos virtuales de manera muy intuitiva. Por ejemplo, para cambiar el color de nuestro bote simplemente tendremos que ir seleccionando con nuestro stick derecho (por defecto nuestra mano predominante será la derecha, aunque podemos cambiarlo en los ajustes) hasta encontrar la opción deseada. Por otro lado, en nuestra mano izquierda encontraremos una gran variedad de boquillas para nuestro spray, desde la clásica boquilla estándar hasta las míticas fat-cap para rellenar, así como las cyclope o las más finas para trazos, por citar solo algunas. Además, con nuestra mano menos dominante también podemos encontrar varias de paletas de colores (y monocromáticas) para poder seleccionar con más precisión nuestro color, por no hablar de que podemos dar más intensidad de manera predeterminada a la cantidad de color que salga de nuestra boquilla o incluso podemos lacar nuestros colores con esos característicos tonos metálicos que den fuerza y vivacidad a nuestras piezas de grafiti.

 

Para movernos por los escenarios, como bien sabéis gracias a la libertad que nos otorga Oculus Quest (visor que hemos utilizado para este análisis), simplemente necesitaremos algo de espacio para poder disfrutar como es debido del título, aunque como comentábamos previamente, podemos utilizar el teletransporte si tenemos problemas de espacio cuando juguemos. También contamos con un botón dedicado para poder agacharnos si nos entra la "pereza" de hacerlo físicamente, aunque como suele pasar con la inmensa mayoría de los juegos de Quest, no es muy recomendable jugar sentado, ya que aunque recalibremos nuestra posición, siempre nos veremos con la altura de un duende y nos limitará la experiencia en este sentido, con lo que a título personal me llama la atención que Oculus no tenga en cuesta estos casos en su catálogo para que personas con impedimentos para caminar puedan disfrutar de sus títulos, aunque esto es una reflexión muy personal que me gustaría que se empezara a tener en cuenta en las valoraciones finales.

 

Kingspray cuenta con objetos repartidos por los escenarios que podemos recoger y utilizar, como escaleras de mano, que si las ponemos en una determinada posición podemos utilizar para subirnos en sus peldaños y acceder a esas zonas imposibles para la mayoría de los mortales. También podemos activar con el "botón opciones" del controlador un smartphone particular con una serie de apartados para cambiar el escenario y la música, cargar nuestras piezas antiguas o fotografiar las nuevas que estemos realizando y compartirlas con la comunidad.

 

Dos maneras de jugar y una galería de arte

Una vez repasados los primeros compases, estamos listos para meternos de lleno en la propuesta grafitera que nos ofrece el título, donde encontramos dos modos de juego: partidas para un jugador o partidas online para varias personas, así como un tercer apartado que, como vimos un poco más arriba, es la galería de piezas en la que los usuarios compartirán sus creaciones con el mundo.

 

En el primero de los modos de juego (el solitario), podemos inmiscuirnos por diferentes zonas características de la gran ciudad y dar rienda suelta a nuestra creatividad. En este modo estaremos solos con nuestra imaginación y apetitosas paredes esperando a que le metamos mano sacando a relucir nuestro ingenio y creatividad, siendo capaces de utilizar todas las herramientas y objetos disponibles en el juego.

 

En el modo online, al igual que en el modo solitario, la única premisa será pintar las diferentes paredes y escenarios que estemos visitando, solo que esta vez con la compañía de hasta cuatro jugadores simultáneos y la diversión que ello conlleva. En este modo la imaginaria colectiva se expresa en su máximo esplendor, y es una verdadera gozada terminar impresionantes piezas entre varios jugadores, cada uno siendo una parte importante del conjunto de grafitis que componen el puzle que suelen ser las grandes obras artísticas que adornan interminables muros de la ciudad.

 

La galería suele ser una gran oportunidad de mostrar el talento de los jugadores y sus piezas de grafiti. En ella podemos contribuir en que las mejores piezas tengan una buena puntuación y que gane en visibilidad con nuestros ''Likes'', para también poder incluso descargarnos esa pieza imposible de algún gran escritor de grafiti y plasmarla en la pared que nosotros queramos para tomarla como referencia, aunque es algo que en el mundillo de este arte urbano se denomina como ''Bite'', siendo una manera de copiar estilos algo mal vista en el género del Graff, a costa de que te llamen "Toyaco", aunque también es cierto que es una buena manera de encontrar ese estilo que aún no tenemos definido si no estamos muy familiarizados con este mundillo grafitero.

 

Realismo por bandera

A lo largo de cada sesión que nos hemos traído entre manos en este interesante título hemos llegado a una misma conclusión, y es que la sensación de realismo que experimentamos con este título nos hace catalogar al título más como un simulador de grafiti que como un juego propiamente dicho, ya que en realidad la única premisa que tiene el juego es el pintar tal cual lo haríamos en la vida real con nuestro bote de spray, algo que, para alguien como el que os está escribiendo este análisis, es una verdadera delicia y que transmite como pocos juegos ese nivel de realismo que esperamos cuando estamos inmersos en una sesión de RV, donde todo está muy cuidado y no se deja nada al azar, más allá de que nuestros avatares sean unos simpáticos personajes con una gorra y dos manos que es lo único que desvirtúa ese realismo del que os hablamos.

 

Se nota que es un título hecho por y para escritores de grafiti, prueba de ello son los innumerables detalles que denotan veracidad, como por ejemplo el contar con una verdadera marca de aerosoles de pintura referente en el mercado, como la reconocida Ironlak y toda su gama de productos de grafiti. Por otro lado podemos observar cómo la pintura tiene su periodo de secado de manera realista, viendo que poco a poco pasa de estar húmeda a completamente seca con un efecto preciso y que, al igual que otros aspectos como el simple hecho de ver que si nos pasamos aplicando pintura en un mismo punto, podemos apreciar cómo se suceden esos desagradables goteos que, si no son aplicados de manera voluntaria, pueden echar a perder nuestra obra de arte hasta que le pongamos remedio.

 

Estos son solo algunos ejemplos de esa veracidad que transmite el título y que viene respaldada por verdaderas leyendas del mundillo como los escritores ''Seen'' o ''Can2'', que entre otros muchos, han contribuido en darle ese enfoque realista al título con sus apreciaciones personales.

 

Todo este realismo puede no ser una experiencia igual de grata para todo el mundo, por lo que si no estás familiarizado con este mundo de arte urbano, quizá no sea una buena opción para ti. Por otra parte y debido a una serie de inconvenientes personales que no me dejan moverme mucho de mí domicilio, me he quedado con la duda de qué pensarán verdaderos profesionales del mundillo, que tengo la inmensa suerte de conocer, y poder sacar una valoración más cercana de alguno de los mejores escritores de grafiti de nuestro país y ver qué tiene que opinar de un título de estas características, por lo que me comprometo en un futuro, y sobre todo cuando mi situación me lo permita, a sacar un rato para comprobar de primera mano qué siente un verdadero campeón nacional de grafiti sobre un simulador de estas características.

 

La ciudad con la mejor música

Como casi todo en este titulo, el apartado sonoro y la ambientación están cuidados con un mimo exquisito, ya que encontramos una gran calidad en ambos apartados y que nos hacen meternos en la piel de un escritor de grafiti como debe ser.

 

Encontramos un impresionante abanico de sonidos y ruidos que saben transmitirnos el característico ruido de nuestros botes de spray, así como el sonido de fondo que se atisba en un callejón cualquiera de la ciudad mientras estamos con las manos en la masa. Dispone de una excelente banda sonora de larga duración, con elaborados y relajantes temas musicales en clave de Hip-Hop o Reggae, pero que incluso podemos cambiar a una de las millones de emisoras online que encontraremos en el apartado denominado Boom Box y que nos brinda un acceso a la red para buscar esa emisora que sea nuestra banda sonora particular mientras nos dedicamos a bombardear la ciudad con nuestro arte. Por si fuera poco, podemos incluso reproducir archivos Mp3 y escuchar nuestras canciones favoritas, logrando ese ambiente deseado mientras estamos disfrutando de la RV dentro del título.

 

Ademas del cuidado aspecto sonoro, ofrece una buena selección de lugares emblemáticos para grafitear que a nosotros nos parece que son una buena manera de simular esos lugares favoritos que cualquier escritor de grafiti tiene entre ceja y ceja a la hora de irse a hacer el "vándalo" por la ciudad, como puede ser el típico callejón apartado con ese muro perfecto esperándonos, o las famosas cocheras de metro con un tren entero resplandeciente para poder hacer ese ''Whole Train'' con el que todo escritor de Graffiti sueña alguna vez en su vida, pasando por otras zonas como los altos de un edificio, los almacenes de alguna fabrica, el típico remolque de un camión o incluso la posibilidad de pintar un gigantesco bote de spray o la gorra característica que usa nuestro avatar.

 

En la versión de Oculus Quest no encontramos algunos añadidos que sí podemos encontrar en la de PC, y es que elementos como los andamios manuales o eléctricos no están disponibles, por no decir que tampoco están los elementos dinámicos como la nocturnidad de las zonas y lugares.

 

CONCLUSIÓN

Estamos ante un gran título que exprime como pocos lo que significa la palabra simulador, y es que, como os decíamos en el cuerpo de este análisis, más que un juego se trata de un título que de verdad es un simulador de grafiti, no encontrando otra premisa que no sea realizar piezas de grafiti sin más aliciente que el que nos pueda dar la satisfacción de pintar con nuestros botes de spray algún muro de la gran ciudad, con ningún modo de juego más allá de la opción de realizarlo en solitario o en multijugador online, pero que no tienen más misterio que el de seguir pintando sin descanso, por lo que si no estás familiarizado, o simplemente no te gusta este tipo de arte urbano, quizá este título no sea para ti.

 

En cambio, si eres de los que disfruta de este arte callejero y tienes ese gusanillo de artista corriendo por tus venas, estamos seguros de que será uno de los títulos que más disfrutarás, donde el realismo y la sensación de lo que se experimenta al realizar una pieza de grafiti están plasmados de manera veraz, con un gran apartado sonoro y con la posibilidad de compartir partida entre cuatro jugadores simultáneos, lo que nos ofrece una experiencia de altura en este género.

 

Por otro lado y a título personal, soy consciente de que el hecho de que esté ligado estrechamente a este mundillo de arte callejero en mi vida cotidiana puede no ofrecer ese veredicto que quizá pueda tener una persona que no haya tocado un bote de spray en su vida, por lo que llamo a la reflexión a la hora de atreverse con el título la primera vez, teniendo en cuenta que estamos ante un verdadero simulador que será una delicia para los amantes de este característico mundo, pero que quizá pille en fuera de juego a todos aquellos que no estén tan familiarizados con él, más allá de que el notable apartado visual esté ahí para refrendar el realismo que desborda el título en casi su totalidad y que solo le falta ese olor a pintura fresca de spray para engañar completamente a nuestros sentidos.

 

Os dejamos con uno de los últimos ROV Gaming, donde hablamos del título:

 

 

El juego ha sido analizado en su versión para Oculus Quest.

+ Un verdadero simulador de grafiti

+ Realista

+ Gran acabado visual

+ Buen apartado sonoro

+ Una delicia si eres grafitero...

- ...Pero si no te gusta el mundo del grafiti, no es para ti

- Completamente en inglés

- Diferencias entre las versiones de PC y Quest

7,5 "Bueno"

Comentarios (3)

Enlace al foro
  • cercata

    cercata

    Visores

    Oculus Rift
    PlayStation VR
    Oculus Go
    Oculus Quest
    Lo has jugado sin FEELREAL ???? eek

    Con FEELREAL no veas que pasada es !!!!! surprised
    1 0
  • sellocpr

    sellocpr

    Visores

    Gear VR
    Cardboard
    PlayStation VR
    Lenovo Mirage Solo
    Oculus Quest
    Con el feelreal ya si que sería la bomba lol
    0 0
  • Bezout

    Bezout

    Visores

    HTC Vive
    Pimax 8K
    Oculus Go
    Pues cuando este de rebajas me lo pillaré, tiene que ser relajante estar un rato pintando, aunque seas un poco manco
    0 0