TRANSPOSE: ANÁLISIS

Secret Location nos traen un interesante e innovador título de puzles para realidad virtual. Crea bucles temporales, camina por las paredes y usa tu cerebro para resolver rompecabezas futuristas. Créeme, tú serás tu mejor ayuda.

17 DIC 2018  16:00

Sr_Ton

2 comentarios

TRANSPOSE: ANÁLISIS

Una vez y otra vez y otra vez y otra vez

Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia (Arthur C. Clarke).

Sin humanos, en un entorno cibernético, viajaremos a través de portales a diferentes mundos mientras recolectamos y sacrificamos energía para alimentar a una antigua máquina que nos revelará los misterios del universo Transpose. Bienvenido seas y que tus clones te acompañen...

 

 

Yo me ayudo a mí

El juego se distribuye en mundos formados por niveles. A cada nivel accedemos por puertas dimensionales. Una vez que la sala ha sido resuelta atravesaremos de nuevo el portal de regreso a la zona principal de ese mundo. Por ello sin ser un Escape Room tiene ciertos toques del género. Nuestro objetivo es situar uno o más cubos distribuidos por el escenario en sus bases correspondientes. De este modo alimentamos el centro energético presente en cada nivel y hacerlo desbloquea la puerta de salida. A su vez, en cada mundo las puertas de acceso a cada nivel se conectan energeticamente entre sí al superarlos. Unirlos todos desbloquea el siguiente mundo.

 

Cuando la energía circula, la puerta se abre

 

Moviendo a los clones

Encarnamos, en primera persona, una especie de avatar o entidad cibernética genérica que, aunque estéticamente es diferente, podría estar sacado de una película tipo Tron o similar. Se juega con dos moves e igualmente bien tanto sentado como de pie. Cada move es una mano en el entorno virtual. Para desplazarnos utilizamos movimiento libre con giro a tramos (botones superiores izquierdo y derecho). Pulsando el botón central avanzamos de forma continua. Por otra parte, utilizaremos teletransporte para salvar desniveles, pues el personaje no puede saltar. Con los gatillos podemos coger/soltar objetos, haciendo el gesto que haríamos de forma natural podremos lanzar objetos por el escenario -el cubo básicamente-. En general los controles funcionan muy bien pero sus limitaciones empiezan a asomar en acciones que requieran movimientos rápidos como teletransportarnos a plataformas móviles o al lanzar el cubo. Nunca llegan a estropearnos la maniobra pero su implementación se percibe menos natural.

 

Además de todo ello, existen dos acciones especiales. La primera de ellas nos sirve para establecer nuestra nueva base (punto de salida), señalando en la distancia con un puntero láser. Con la segunda acción conservamos o descartamos todas las acciones realizadas por nuestro personaje. Debemos señalar que cada unas de nuestras acciones son grabadas en el sistema mientras las realizamos. Ello dará lugar a un eco o clon de nosotros mismos. Esta será el pilar básico sobre el que se sustenta el juego: La creación de copias de nosotros mismos que puedan ayudarnos a resolver las situaciones planteadas. Esta idea y su desarrollo en el juego me han dejado con la boca abierta. Posiblemente se trate del juego de puzles más original que ha dado la realidad virtual hasta la fecha. Por su importancia, profundizaremos en estas mecánicas en la siguiente sección. 

 

El punto de vista lo cambia todo 

 

Un equipo para superarlo todo

Al leer sobre este título en cualquier medio, todo nos parecerá complejo y podríamos llegar a pensar que alguien echó droga en el visor del redactor. Realmente, a la hora de la verdad no lo es tanto pues Transpose cuenta con un diseño excelente. Una vez dentro lo entenderemos todo. El juego maneja conceptos prácticos que solo se comprenden al 100% jugándolos. Es más fácil andar que leer un "manual del buen caminante". En este sentido explicar las mecánicas del juego es un reto tan complicado como alguno de sus puzles. Bromas aparte, vamos ello. 

 

Para entenderlo mejor pondremos un ejemplo básico. Imaginemos un nivel con dos plataformas flotantes separadas entre sí, cada una de ellas con una base. En una tenemos el cubo y en la otra su receptáculo. Para solucionarlo llevaríamos a nuestro personaje hasta el cubo, lo cogeríamos y lo lanzaríamos a la otra plataforma y señalaríamos a la base de dicha plataforma. En este punto reiniciamos conservando el eco que acabamos de grabar. ¿Qué ocurriría ahora? Nos materializamos en la plataforma del receptáculo y veremos a nuestro eco en la plataforma inicial repitiendo nuestras acciones tal cual. Es decir, irá hasta el cubo y lo lanzará hasta nosotros. En ese punto cogeremos el cubo y lo colocaremos en su lugar resolviendo así el nivel. 

 

Es decir, básicamente se trata de crear copias de nosotros mismos para multiplicar nuestras acciones y así poder ayudarnos a nosotros mismos. Este proceso puede repetirse además con ecos partiendo de diferentes bases. Al principio es fácil pero el número de ecos es limitado y todas las acciones transcurren en la misma línea temporal. De este modo, el comienzo de las acciones de todos los ecos está sincronizado. Inicialmente debemos ir recolectando ecos para disponer de un número mayor de ellos. En el brazo derecho disponemos de unas pulseras que indican los ecos que están siendo usados y los que no. Por su parte en el brazo izquierdo tenemos un mecanismo que permite acelerar las acciones de los ecos para ahorrar tiempo.

 

Aquellas personas que piensan que lo saben todo, son una gran molestia para aquellos de nosotros que lo estamos intentando (Isaac Asimov).

 

Que comience el baile de los clones 

Los mundos de juego

Esencialmente el juego se organiza en tres mundos. Sin revelar demasiado las sorpresas que esconde el título, cada mundo además de diferenciarse estéticamente, incorpora nuevas mecánicas y mayor grado de dificultad. El primero de ellos nos sirve a modo de gran tutorial. Aprenderemos la mecánica básica de generación de ecos copiando nuestras acciones. No obstante, no penséis que esta primera colección de niveles es un paseo total, pues nos presenta poco a poco nuevos retos. En el segundo mundo se introduce la fuerza gravitatoria (gravedad) en cada una de las superficies de los escenarios. De este modo nuestro punto de vista cambiará al situarnos boca abajo o en un pared lateral, por ejemplo. En el tercero se incorporan ecos que dificultan nuestra tarea. La dificultad aumenta poco a poco. Es uno de esos juegos fáciles de jugar pero difíciles de dominar. De todas formas, aprieta pero no ahoga y consigue desafiar nuestra mente poniendo delante nuestra las herramientas necesarias. En este sentido, tanto la curva de aprendizaje como el diseño de niveles que le acompaña me han parecido exquisitos. 

 

En cada mundo los niveles se introducen con un título y un texto perfectamente localizados al español. Si sabemos darle la lectura adecuada tendremos alguna pequeña pista de la estrategia a seguir para resolver el escenario. No obstante, salvo estos detalles, es un título que no depende del idioma pues no tiene una historia que contarnos. Parecemos deambular por un entorno cibernético que nos quiere fríos y robotizados. Aunque no le hace falta, en mi opinión, un poco más de peso en lo narrativo le habría dado más cohesión a todo

 

 ¡Prueba superada!

 

Psicodelia galáctica

El juego audiovisualmente tiene una factura modesta que suple con un buen apartado artístico. Algunas de sus estructuras parecen fuertemente inspiradas en el artista holandés Escher jugando con la perspectiva y el punto de vista del observador.  Los escenarios se dibujan con colores sencillos que parecen situarnos dentro de un ordenador gigante o de una estructura hipertecnificada. Utiliza los colores verde y rojo para indicar la actividad o no de los ecos dentro del mundo frío y estático que nos rodea. Sin duda, uno de los grandes hitos del juego es el impacto visual al contemplar el baile de ecos colaborando entre ellos como si de una máquina bien engrasada se tratara. 

 

La banda sonora es minimalista y es muy acorde a la temática futurista. Acompaña al juego sin destacar. A mi parecer, es ideal en un juego de puzles para no entorpecer la concentración y el razonamiento. El tipo de sonidos que maneja me ha recordado por momentos a The Alan Parsons Project, salvando mucho las diferencias evidentemente. Parecen sacados de una película de ciencia ficción de autor. En este caso, es fácil llevarlo todo al terreno de lo etéreo.

 

 Caminar por el techo es lo mejor

 

Conclusión

Estamos ante uno de los mejores juegos de puzles existentes a día de hoy para realidad virtual. Es un juego al que debes jugar si te gustan los puzles, pero no es recomendable para todo tipo  de público. Es muy original y te volará la cabeza con sus situaciones más de una ocasión. La idea de los ecos que repiten tus acciones colaborando entre sí y su desarrollo en forma de mecánicas es sin duda sobresaliente. Es lo mejor del juego sin duda. 

 

Su duración es de unas 8 horas siempre que no nos atasquemos en algún nivel. Debemos advertir que en algunos casos pasaremos quietos bastante tiempo planificando la estrategia a seguir. Sin duda la mejor herramienta en un juego de puzles es nuestro cerebro y Transpose conseguirá ponerlo en funcionamiento sin que llegue a echar humo. Resolver un puzle ingenioso nos resultará gratificante por dos motivos: Nos hará sentir inteligentes y nos hará exclamar de admiración -guau- ante semejante diseño. Sí, ese es el efecto que nos produce. Nos hace abrir la boca y no por bostezo si no por pura admiración.

 

Este juego ha sido analizado en PS4 PRO con una copia digital para PSVR.

+ Los puzles son increíbles

+ La curva de aprendizaje

+ Sus mecánicas

+ Muy original

+ Te hace pensar

- Ausencia de elementos narrativos

- Sólo para amantes de los puzles

8 "Notable"
VRGameCritic

Comentarios (2)

Enlace al foro
  • ray_manta

    ray_manta

    Visores

    HTC Vive
    Muy de acuerdo con la crítica en todo menos en lo de original. Pero eso es lo de menos, es un muy buen juego de puzles.
    3 0
  • kyo

    kyo

    lo probé y no me gustó, aunque entiendo que a algunos usuarios pueda gustarles.

    a mi de puzles me gustaría el qube 2 si tuviera VR.
    1 0