Budget Cuts: ANÁLISIS

Mucho hype después de una demo que hemos jugado durante años, unos retrasos que han sido destructivos... ¿Conseguirá Budget Cuts hacerse un hueco en el Hall of Fame VR? Disponible para Rift y Vive.

19 JUN 2018  17:02

seiks

3 comentarios

Budget Cuts: ANÁLISIS

¡¡A recursos humanos!!

Somos trabajadores de una empresa y mientras estamos denegando peticiones en nuestro cubículo, nos mandan a Recursos Humanos, de donde nadie nunca ha vuelto, pero un paquete con un busca comienza a sonar. Al llamar, Wilda, una antigua empleada nos ayudará a escapar. Para ello tendremos que robar un prototipo de un teletransportador. Al hacerlo toda la empresa irá en nuestra búsqueda y captura así que tendremos que conseguir huir.

 

Budget Cuts es un juego de sigilo y puzles desarrollado por Neat Corporation en el que tenemos que escapar de nuestro trabajo, movernos sin ser detectados y encontrar la forma de avanzar en los distintos niveles del edificio para escapar.

 

 

Mecánicas y jugabilidad

Para escapar nos haremos valer de el prototipo de teletransporte. Usamos nuestros controladores a modo de manos, aunque solo veremos mandos en el juego y los usaremos para interaccionar, manejar el inventario, etc. Tenemos 3 herramientas a nuestra disposición al pulsar el botón "menú", estas flotan encima del mando y al acercarlo se quedarán adheridas a este, cambiando la forma y la funcionalidad: la más básica que nos sirve para interaccionar con puertas, coger cosas o lanzar cuchillos; una especie de lupa o de lente que nos ayuda a leer documentos y por último el teletransportador.

 

 

El teletransporte es un guiño a Portal, al pulsar el gatillo disparamos una partícula que rebota hasta que se para en el suelo y se genera una esfera por la que podremos ver como si estuviéramos en el lugar donde hemos disparado. Con otra pulsación en los botones del grip, la esfera se hará grande ocupando todo nuestro espacio y completando el teletransporte, y es la única forma de locomoción de que dispone el juego.

 

 

Durante nuestra huida nos iremos encontrando con los demás empleados que, por supuesto, son robots. Algunos son adorables pero otros no lo son tanto, pues los supervisores robots son modelos militares que no dudaran en ir a por ti… Para salvarte dispones de un arma de un poder insólito. Unos pocos abrecartas, o cuchillos, el que los pidió en la empresa no tenía claro el número de referencia. Y cuando nos quedemos sin ellos, nos abriremos paso con cualquier otra cosa puntiaguda con la que podamos hacernos. Se puede acceder al inventario desde cualquier mando manteniendo pulsado el pad háptico, que administramos con la otra mano para disponer de hasta 6 objetos.

 

Los niveles permiten mucha movilidad y hay diferentes caminos para llegar a nuestro objetivo. Para ello utilizaremos el teletransportador para pasar por conductos de ventilación, ventanas, huecos entre las habitaciones… Aunque la forma más sencilla será encontrar los códigos, las tarjetas de seguridad o llaves que nos abran la puerta correcta, así que nos tocará rebuscar por los escritorios, cajoneras, estanterías… incluso leer informes que nos den información de dónde puede estar o quién tiene lo que necesitamos. Eso sí todo está en ingles y hay muchas pistas que sin ellas os podréis volver locos buscando.

 

 

Inmersión y Gráficos

El juego se desarrolla en un edificio de oficinas, lo primero que observamos es nuestro cubículo y a nuestros compañeros robots riéndose de lo poco eficientes que son los humanos. La historia del juego es sencilla pero con muchas dosis de humor, muchas sorpresas, momentos muy tensos, hasta de miedo y sustos, y su duración es de unas 4 horas. El sonido y la iluminación juegan un importante papel en Budget Cuts, de hecho, junto a los diseños de niveles, son de lo mejorcito que tienen. Sonido envolvente y posicional, muy acertado, hasta algo tan simple como un teléfono o la megafonía, queda totalmente igualada a la realidad. En la iluminación hay zonas de mucha luz, que acompaña al color, y otras con mucha penumbra, simulada a la perfección, y que genera un ambiente menos confortable al que nos tiene acostumbrado, perfecto para un buen susto.

 

Muchos cubículos y decenas de objetos de oficina diferentes es lo que nos vamos a encontrar cuando empezamos movernos, gran cantidad de detalles, placas con los nombres de los empleados, calculadoras, plantas, las sillas se mueven como las sillas de oficina, una cantidad increíble de cuidados detalles que combinan con unos modelados muy sencillos y con colores simples, que convierten el entorno en una oficina de lo más corriente. La interacción con el entorno es sobresaliente, ya sea moviendo objetos, abriendo puertas no es que sea súper innovadora pero funciona genial. Todos los objetos tienen sus físicas y masas diferentes, si tienen partes movibles, estas se mueven con mucho realismo y con sus propios sonidos según los materiales.

 

Como ya hemos comentado, nos encontramos robots durante el viaje, y los hay de dos modelos: los trabajadores que son como un Baymax, pero con menos buen rollo y con frases mordaces, y los supervisores robots de clase militar, armados con revólveres y con bastante mala leche. Los diseños y las animaciones son realmente buenas, hasta cuando los matas, el ragdoll y los sonidos hacen que parezca que esté sufriendo.

 

 

CONCLUSIÓN

El juego tiene bastantes bugs, se retrasó en su momento porque, al menos en nuestro caso, no podíamos salir de una zona donde teníamos que coger una llave y era imposible cogerla. En el momento de escribir este análisis aún existen errores que no nos permiten continuar, pero cargando la partida otra vez se corrige, y otros problemas como que Wilda (que es la que nos da las instrucciones por teléfono) nos sigue enviando los mismos fax y sin instrucciones para seguir el nivel, pues no podremos continuar… otra vez esto se puede corregir cargando el nivel de nuevo. A su vez, podemos realizar acciones atravesando las paredes, aunque menos mal que no te deja coger objetos de esta manera. Así que sí, el juego está muy pulido en muchos aspectos de jugabilidad e inmersión, pero no es perfecto ni mucho menos, y aunque tampoco es excesivamente difícil repetir el nivel, tampoco es muy agradable. También cuando el escenario tiene muchos objetos se produce un delay gráfico, una bajada de FPS.

 

Aún con todo lo comentado es un gran juego, después de todo el hype que nos hizo la demo, se presenta como una ampliación mejorada con más funcionalidades y niveles. La diversión está asegurada, el humor ácido es genial, la interacción con objetos funciona perfectamente y la inmersión es brutal. Y aunque los errores que tiene puedan ser una buena razón para no jugarlo, sería todo un error, porque aun así es de lo mejorcito que tenemos ahora mismo en RV. Además, los desarrolladores ya han sacado una actualización y están preparando la siguiente para dejarlo todo pulido (esperamos).

 

Análisis realizado con HTC Vive.

+ Mucha inmersión

+ Diseños geniales

+ Humor absurdo

- Errores de jugabilidad

- Solo en inglés

8 "Muy bueno"

Comentarios (3)

Enlace al foro
  • A ver si terminan de pulirlo, y ya de paso lo doblan ...
    3 0
  • Le tengo muchas ganas , la demo me encanto y ahora parece muy vitaminado pero joer , estamos en las mismas de siempre 25 euros por 4 horas.....
    1 0
  • me espero a que se carguen los bugs y lo compro en rebajas....pero la demo era espectacular, habrá que comprarlo y darle una vuelta
    1 0