Flipy's Tesla! Inventemos el futuro: ANÁLISIS

Después de un primer capítulo un tanto desconcertante, analizamos el juego completo donde la divulgación científica vuelve a ser el principal hilo conductor. Más retos y más ciencia nos esperan en este primer curso de la particular universidad de Flipy.

6 JUN 2018  19:03

HenryCO

Flipy's Tesla! Inventemos el futuro: ANÁLISIS

Bienvenidos a la universidad de la ciencia

Hace unos meses os traíamos el análisis del primer capítulo de Flipy's Tesla en el que dejábamos constancia de las malas sensaciones que nos transmitió, a pesar de las buenas ideas y el original planteamiento del que partía. Unos meses después salió el juego completo que, sorprendentemente, incluye aquel primer capítulo y que, aparentemente, rehuye del planteamiento de entregas parciales original. Por todo ello, asumimos que este nuevo juego es el que, seguramente, siempre debió ser aquel primer capítulo y, por lo tanto, lo analizaremos como juego independiente. Ahora sí que estamos ante un juego completo en su planteamiento y que, con sus virtudes y defectos, propone un concepto de juego definido y orientado.

 

 

Lo primero que hay que dejar claro es que este Flipy's Tesla está enfocado a un público infantil entre 10 y 13 años. Esto acaba resultando un aspecto fundamental, ya que la perspectiva con la que un usuario adulto o experto en la RV va a aproximarse a este título seguramente sea muy diferente a la de un usuario recién llegado, donde la novedad tecnológica tiene un peso importante.

 

De igual modo, el juego tiene como hilo argumental la ciencia, y toma una historia de misterio como excusa para desarrollar aspectos divulgativos entorno a ella. Con todo ello, el análisis aquí expuesto deberá siempre entenderse en un sentido amplio, y más que fijarse en la nota final o aspectos técnicos puntuales descritos, habrá que contextualizar el juego convenientemente para valorarlo como se merece.

 

 

El juego nos pondrá en la piel de un estudiante recién llegado al primer curso de la Universidad de Flipy. Tras unas primeras presentaciones con los personajes principales, deberemos resolver una serie de acontecimientos sobrevenidos y que desencadenaran el hilo argumental del juego. La historia en sí es muy sencilla y no es más que una excusa para presentarnos una serie de puzles y mini-juegos que deberemos resolver para avanzar en ella.

 

Como ya explicamos en su día, el juego nace con vocación divulgativa. Todas las situaciones que nos encontremos tendrán alguna relación con la ciencia o con algún invento famoso. Es cierto que la profundidad con la que se abordan las temáticas es mínima, pero ciertamente pueden despertar curiosidad en el usuario como para profundizar en ellas de forma independiente al juego.

 

 

Conceptos como la composición molecular o el ADN, inventos como la bobina de Tesla o la máquina Enigma o científicos como Newton, Tesla o Margarita Salas, serán algunos de los nombres o conceptos que forman parte de la amplia cobertura científica del juego. La variedad temática es sin duda de valorar, sin embargo tenemos la sensación de que se se hubiera agradecido algún tipo de soporte formativo adicional para ayudar a entender el alcance o significado de lo que estamos haciendo.

 

Jugar a componer moléculas a partir de átomos está muy bien como concepto, pero cuando el juego se convierte en colocar pelotas en posiciones concretas con un simple criterio de color ,todo queda un poco desvirtuado. Algo parecido pasa con las cadenas helicoidales de ADN y algún que otro invento que aparece por ahí.

 

En general parece que los puzles pudieran estar un poquito más cuidados, la idea es buena, pero se echa en falta un poco más de pausa en su ejecución que diera pie a contextualizar mejor el momento, en términos científicos. El asunto se suele quedar en una implementación demasiado sencilla que, sin duda, necesita de un refuerzo externo al juego si queremos dotarlo de sentido científico.

 

 

Me ha parecido especialmente significativo el puzle en el que realizamos un viaje endoscópico hasta el estómago de Flipy. Por un momento, recuerda a “El chip prodigioso” o “Érase una vez la vida” y de repente las expectativas se ponen por las nubes. El chasco es monumental cuando nos damos cuenta de que apenas podemos explorar una cavidad minúscula con una interactividad muy reducida. Como en otras partes del juego, se tiene la sensación de que se ha estado cerca de algo realmente interesante y potente, pero que la sencillez en la materialización del puzle ha malogrado una muy buena oportunidad.

 

El juego antepone los aspectos divulgativos a los técnicos, lo cual hace que la importancia de estos últimos sea relativa. Aun así, hay que decir que gráficamente el juego es extremadamente sencillo. A pesar de que el usuario al que está destinado es joven, y seguramente novel en las tecnologías virtuales, también es cierto que, quien más quien menos, tiene el ojo acostumbrado al fotorrealismo de los Uncharted y Battlefront de turno, por lo que el abismo visual entre ellos puede resultar un poco difícil de digerir.

 

 

En el lado positivo, encontramos unos personajes simpáticos y expresivos, que sin duda harán la aventura muy cómoda a los jóvenes usuarios. El modo de locomoción por teletransponrte ha sido muy bien implementado y es realmente fácil moverse por las diferentes estancias manteniendo siempre la orientación adecuada en cada momento.

 

CONCLUSIÓN

Dejando a un lado el fallido primer capítulo, nos encontramos ahora con un juego completo en su planteamiento y con unas intenciones divulgativas claras. En aproximadamente una hora de juego nos enfrentaremos a una decena de puzles y situaciones variadas que, con la ciencia como interconector, nos harán acercarnos a célebres personajes e inventos famosos.

 

A pesar del buen planteamiento del juego, que hace restar importancia a los aspectos técnicos, tenemos la sensación de que los puzles podrían haber tenido un poquito más de profundidad o recorrido. En cualquier caso representan una excusa perfecta para ahondar en su contexto científico y, con un poquito de ayuda, creemos que son un aliciente perfecto para motivar al novel usuario a investigar más sobre las situaciones planteadas.

 

En cualquier caso, el joven público al que este título está destinado lo convierten en un juego singular y como tal debe ser entendido. El juego acaba con la entrega del diploma correspondiente al primer curso de la academia, lo cual deja abierta la puerta a futuras entregas. Con un poquito más de pausa y profundidad creemos que los próximos cursos pueden ser muy prometedores.

+ Fácil manejo

+ Juegos y ciencia, buena combinación

+ Personajes atractivos al público infantil

- Falta de contexto científico en los puzles

- Entornos demasiado sencillos

- A las puertas de algo mucho mejor

6,5 "Bueno"

Comentarios

Enlace al foro