Rangi: ANÁLISIS

Funsoft, un grupo de ex-miembros de Ubisoft con sede en Casablanca, nos traen Rangi, un juego de puzles inspirado en motivos tribales africanos. Disponible para Gear VR, Vive, Rift y PSVR.

25 May 2018  18:42

Sr_Ton

3 comentarios

Rangi: ANÁLISIS

Puzles luminosos a ritmo de timbal

Si bien la fuente de inspiración principal parece ser África, nos tenemos que ir a la cultura maorí y la mitología polinesia para encontrar referencias a Rangi (también llamado Ranginui). Rangi es el dios de los cielos en la mitología maorí en contraposición a Papa, dios de la Tierra. Sea casualidad o no, el chamán que encarnamos es puntualmente guiado por una enorme entidad divina que parece observarnos y se manifiesta en momentos puntuales de la aventura. En nuestro viaje místico recorremos entornos gigantescos plagados de enigmas y rompecabezas distribuidos por niveles. Nos sentiremos pequeños frente a la grandeza de Rangi. Este hecho es algo literal, pues el título que nos ocupa tiene algunos de los puzles de mayor escala vistos en un juego de RV. Si esto te seduce bienvenido seas caminante, en caso contrario, deja de leer en este punto y como dicen en mi pueblo: "A otra cosa, mariposa".

 

 

El primer paso en el camino

Representamos el papel de un chamán y jugamos en primera persona. En la versión de PSVR que es la que hemos analizado, es preferible jugar con Moves y se juega bien tanto sentado como de pie. En cada mano tenemos un par de bastones tribales -muy llamativos con sus patas de gallo y su cadena de huesecillos colgantes- que nos servirán para interactuar a distancia con el entorno. Señalando con la vara de luz, nos desplazamos por teletransporte a puntos bien diferenciados distribuidos por el escenario. Aunque este sistema pueda desmotivar a algunos jugadores, es de recibo señalar que en esta ocasión es ideal para este tipo de juego. Los escenarios están bien diseñados, son muy grandes y es mucho más cómodo teletransportarnos fácilmente hasta el punto donde queremos realizar la acción. Podremos interactuar con determinados bloques u objetos de los escenarios, señalando sin más y arrastrando en la distancia. Por otra parte, el giro de cámara a izquierda y derecha se realiza por tramos de 90º pulsando los botones superiores de los moves. El control funciona muy bien en este tipo de juego ya que gran parte de este se desarrolla en un entorno relajante propicio para pensar e ir resolviendo los puzles a nuestro aire. No obstante, es conveniente señalar que funciona peor en ciertos tramos de la aventura donde se nos obliga a sortear trampas y/o evitar enemigos que nos pueden ocasionar la muerte y tocará repetir. En esos momentos las limitaciones de los moves se hacen claramente visibles pues no son todo los ágiles que quisiéramos a la hora de tomar decisiones rápidas. Por suerte, estos momentos son muy puntuales, se nos deja la opción de saltarlos y no empañan en demasía el resultado final. 

 

Donde pongo el ojo pongo la luz.

Una de puzzles tamaño familiar

El juego consta de 22 niveles en total -divididos en Muzuki y Sauti-, cuya extensión es más que correcta donde además tenemos tres tipos de coleccionables. Sin atascarte, te llevaría al menos 4 ó 5 horas terminarlo. Nuestro objetivo en cada nivel será llegar hasta un portal de luz situado al final. Se siente en todo momento un título trabajado e inteligente. Durante el camino nos encontraremos puzles de diversa índole, observándose una buena progresión de los desafíos a lo largo del juego. Al principio aprenderás las mecánicas básicas y los puzles te serán fáciles pero poco a poco se volverá más desafiante. Los últimos niveles te obligarán aplicarte a fondo. Se podría concluir que la dificultad está muy bien medida a lo largo de todo el juego.

 

La mayor parte de los puzles suelen ser circuitos de colores cuyo flujo tendremos que reconducir moviendo, girando bloques, piezas u otros. Con diversas combinaciones abriremos puertas o accionaremos mecanismos que nos permitirán continuar. Así mismo, debemos accionar palancas, mecanismos con trampas e incluso podremos volar en algún momento puntual de la aventura. Son detalles que enriquecen el conjunto. Sin duda alguna lo mejor del juego es el diseño y la escala descomunal de algunos de los puzles. A poco que guste el género, no deberías perderte la experiencia.

 

Seguiremos el trazado de la luz verde...

Colores y melodías ancestrales

Técnicamente el juego cumple bastante bien. El aspecto visual está muy conseguido. Juega con las formas geométricas sencillas y con texturas simples -se me viene a la cabeza Bound-. Los espacios de juego están llenos de colores brillantes muy llamativos y rebosantes de vida. Da una cierta sensación de limpieza estética que trasmite paz y relax. La combinación de todos los elementos, pese a su sencillez, funciona, a mi entender, por encima de lo esperado. Se ha realizado un buen trabajo de diseño. Ciertas construcciones me han parecido notables, conjuntado a la perfección el impacto visual y la integración en ellas de los puzles. 

 

Otro aspecto destacable en Rangi es la música ambiental. A lo largo del juego suena música africana, sonidos de timbales y otros elementos que se integran muy bien en el espíritu general de la experiencia y elevan el resultado final. Solo me queda recomendarte que regules el volumen de tus auriculares al gusto y disfrutes del viaje. 

 

Los buenos espíritus han de guiar nuestros pasos.

Lo no tan bueno

En general estamos ante un buen título aunque no está exento de fallos. No me gustaría terminar el análisis sin señalar los principales, a mi entender. Si bien podría entenderse como una opinión muy personal, para mi la parte más floja del juego son los tramos de acción. Voy a justificarme. Por un lado como ya señalamos, en este punto, unos controles que vienen funcionando como la seda dejan entrever sus carencias al obligarnos a actuar con una rapidez que no siempre nos pueden ofrecer. A veces tienes la sensación haber fallado sabiendo qué hacer. El error no fue tuyo y eso frustra un poco. Nadie debería entender que estamos ante un desastre total pero digamos que pasamos, en estos momentos, de unos controles cuya ejecución era notable, al aprobado raspón, para que me entendáis.

 

Por otra parte, la resolución de puzles en un ambiente místico y relajado es muy agradecido en este tipo de videojuegos. Te llevan a encontrarte contigo mismo mientras resuelves rompecabezas. Estos momentos de mecanismos con pinchos, paredes móviles, enemigos, etc... aunque nos ofrecen un desafío con cierto gancho -para que negarlo- rompen esas sensaciones. Por suerte, estos tramos suponen muy poco en el peso global de la aventura y los diseñadores -tal vez conscientes de ello- nos permiten omitirlos tras morir varias veces. En mi humilde opinión, el resultado final sería más compacto y sumaría enteros sin estos pasajes señalados.

 

Otro aspecto menor que no me ha gustado son las transiciones y los tiempos de carga. No son largos pero se sienten un tanto bruscos. A veces se nos cortan las cinemáticas abruptamente o se nos deja la imagen del visor a oscuras, más de lo deseable, durante algunos tiempos de carga. Creo que es un aspecto mejorable. Por otra parte, debemos señalar que si bien el juego está en inglés, el idioma no se usa más allá de los menús con lo cual no supone un problema para la jugabilidad.

 

 Voy a morir.

CONCLUSIÓN

A menudo cuando me acerco a un producto cultural, ya sea un libro, una película, un cómic o un videojuego, más allá de disfrutarlos por la experiencia narrada y/o su buena factura, a veces nos encontramos con una guinda oculta para el pastel. A veces nos ofrecen pasajes que nos dejan poso. Me refiero a esa cita en un libro que se nos graba a fuego o esos momentos épicos en alguna película que rememoramos en buena compañía. Como aficionado a la RV y a los juegos de puzles, Rangi tiene sin duda momentos memorables que no deberías perderte. A veces un videojuego nos deja con la boca abierta. Rangi no lo hace todo el rato pero sí puntualmente. Algunos de sus ingeniosos puzles se cuentan entre los mejores del género para RV. Creo que no es poco y por ello lo señalo. Por supuesto, si no te gustan los juegos de puzles olvídate de él, evidentemente, pero a poco que te hagan gracia te animo a probarlo. No saldrás decepcionado. ¿Tiene fallos? Sin duda que los tiene. Estamos ante un título modesto cuyas buenas ideas y ejecución lo elevan al selecto club de los buenos juegos. Trasmite la serenidad y el desafío justo que todo buen enigma debe ofrecer. Bien por Rangi.

 

Este juego ha sido analizado con una copia digital para PSVR.

+ Excelentes puzles

+ La música

+ La escala de dificultad

+ Su espíritu relajante

- Los niveles con trampas y enemigos

- Ciertas transiciones bruscas

7,4 "Muy bueno"
VRGameCritic

Comentarios (3)

Enlace al foro
  • Me van los puzzles, no todo es pegar tiros (que también mola), quizás el análisis me ha dado el empujoncito que necesitaba para comprarlo. wink
    4 0
  • cercata

    cercata

    Visores

    Oculus Rift
    PlayStation VR
    Oculus Go
    Oculus Quest
    Pues habrá que pillarlo para mis futuras GO !!!!!

    La VR se globaliza, desarrolladores en Marruecos !!!!! OLE !!!
    1 0
  • Sr_Ton

    Sr_Ton

    Visores

    PlayStation VR
    Oculus Go
    Oculus Quest
    Gracias por comentar! Se nota que es un juego con calidad y buenos puzles. No lo he probado en otras plataformas pero posiblemente el problema de movimiento en las zonas de trampas sea una consecuencia de los moves de PSVR. Este hecho aunque no hace injugables dichos tramos si nos notamos un poco más torpes, digamos. Esto repercute un poco en su calificación final. Yo diría que en otras plataformas con un dispositivo de control más preciso lo mismo no se observa este problema.
    0 0