Blasters of the Universe: ANÁLISIS

Tras su paso por Rift y Vive, el infierno de balas de Blasters of the Universe llega a PSVR con una propuesta tan divertida como desafiante.

9 MAR 2018  16:30

gopozgon

7 comentarios

Blasters of the Universe: ANÁLISIS

Puro espíritu arcade

Blasters of the Universe apareció previamente en Rift y Vive, y ahora llega a PSVR para tratar de intentar demostrar (una vez más) que los shooters de oleadas aún tienen cabida en la RV, y que un título que pertenezca al género puede tener cierta frescura y diferenciarse de alguna manera de la mayoría de las decenas de exponentes de este sobresaturado tipo de juegos, para sobresalir aún hoy por encima de buena parte de ellos. Mete en una coctelera el estilo visual de Battlezone, añade una buena porción de las mecánicas de esquivar disfrutadas en Superhot (pero sin cámaras lentas, aquí no hay descansos), aderézalo con unos cuantos cientos (o miles) de balas y, con el resultado final, quizás puedas empezar a hacerte una idea inicial de lo que ofrece este Blasters of the Universe.

 

 

¿Historia? No, gracias

Todo transcurre dentro de una nueva máquina arcade VR que llega como novedad al salón recreativo en el comienzo del juego, y la verdad es que realmente es así como el juego te hace sentir, recordando aquellos tiempos en los 80 en los que ibas con tus 4 monedas a los recreativos del barrio para pulirte el dinero en apenas unos minutos de cortas y complejas partidas, buscando superar el récord del "famoso" recordman que copaba la clasificación. Y es que en Blasters of the Universe, el objetivo principal tiene poco que ver con disfrutar de una trabajada campaña para un jugador (aquí hay un villano y tienes que matar a todos los malos... fin de la historia), y se basa casi en su totalidad en tratar de mejorar una y otra vez tus mejores puntuaciones en partidas que requieren de la máxima concentración para tratar de acercarte a la lista de los jugadores destacados que copan la clasificación mundial.

 

El menú de selección de fase, con el modo del reto semanal seleccionado.

 

En constante movimiento

La máquina arcade en la que estamos nos transporta a un clásico bullet hell de aquellos que situaban nuestra nave en un mar de balas en los que debíamos buscar constantemente pequeños recovecos para evitar el impacto, con exponentes actuales como los que nos ha traído la gran compañía Housemarque, con títulos como Resogun o Nex machina. ¿La diferencia? Pues que esa nave o personaje que no para de moverse para buscar los pequeños huecos entre el infierno de balas que le rodea en este caso no será manejada con un joystick, sino que seremos nosotros mismos, más concretamente nuestra cabeza, ya que es de lo único que nos tendremos que preocupar, pues no recibiremos daño en el resto de nuestro cuerpo virtual. Si, por ejemplo, vemos venir una circunferencia de balas hacia nosotros, podremos meter nuestra cabeza en medio sin temor a que dichas balas nos agujereen el cuello.

 

Aparte de esquivar, podemos hacer uso de nuestro escudo, pero no penséis que podréis agazaparos detrás de él cual avestruz atemorizado bajo tierra, ya que por una parte el escudo tiene cierta durabilidad que acaba por dejarnos indefensos si le damos demasiado trabajo hasta que, pasado un tiempo, su resistencia vuelva a recargarse; y por otra, el escudo no bloquea todos los ataques, puesto que éstos vendrán de todas partes, así que será mejor que dejes de esconderte detrás del escudo y no dejes de moverte para esquivar las balas.

 

¿Seguro que crees que con un escudo es suficiente para no recibir daños?

 

Seguramente, alguno de vosotros estará pensando “esto de esquivar balas ya lo he hecho antes en otros juegos de oleadas”, pero sería como si yo dijera “yo también sé cocinar", delante de Ferrán Adriá; así que creerme, lo de Blasters of the Universe es otra cosa, y hace de este un juego mucho más físico de lo habitual en este género, en el que en todo momento necesitamos mantenernos en movimiento, agachándonos constantemente, llevando la cabeza de un lado para otro, así como moviendo uno de los brazos para disparar a todos los lados, mientras con el otro no dejamos de bloquear proyectiles y cargar el arma, puesto que los enemigos que no dejarán de dispararnos aparecerán por tierra y aire desde cualquier posición frente a nosotros, rellenando todo nuestro espacio de balas formando circunferencias, en línea, amplios bloques formados por ellas, lásers…. Que en conjunto, y sumado a que los enemigos también pueden aparecer por los lados, será difícil tener controlados todos los peligros para evitar reducir nuestros 5 corazones de vida que apenas nos permiten un máximo de 5 impactos por fase.

 

"Fácil", sencillo y para toda la familia (personalización)

Para ir mejorando puntuaciones y tratar de terminar las fases en menos tiempo y así escalar posiciones en las distintas clasificaciones, debemos tener especialmente en cuenta otro de los aspectos más llamativos del juego, que no es otro que la insultante cantidad de combinaciones diferentes para construir nuestra arma definitiva. En un principio, tenemos pocas variantes desbloqueadas, pero rápidamente empiezas a desbloquear un gran número de todo tipo que pueden influir en cadencia, potencia, número de proyectiles, posibilidad de rebotar balas o envenenar enemigos, convertir el arma en automática, escudos con diferentes tamaños y características, varias habilidades especiales muy diferentes e incontables modificaciones más que no dejan de aparecer conforme vamos exprimiendo el juego.

 

Será mejor que no te muevas mucho ahora si no quieres que te de una de esas balas.

 

Todas estas variantes puedes usarlas para construir tu arma ideal antes de empezar a jugar, y se dividen en 6 apartados en los que podrás elegir cada componente del arma, cambiando de esta forma sus características y el aspecto visual de la misma, puesto que cada componente goza de un aspecto diferente. Teniendo en cuenta el número de componentes para cada uno de los apartados, estamos hablando de cientos de combinaciones diferentes posibles, que no se quedan en mínimos cambios sin importancia, sino que en muchos casos cambiarán notablemente la forma de jugar en función de nuestra elección, por lo que esta cantidad de combinaciones que puede parecer obscena (y probablemente lo sea) también se acaba agradeciendo para aumentar la profundidad del juego. 

El futuro de los 80

Estéticamente, estamos frente a un juego con una estética “retro-futurista” que recuerda a lo que ya vimos en Battlezone, y por extensión, a la película Tron, con escenarios bien definidos, limpios y sencillos pero vistosos, en el que en ningún momento se percibe una preocupación por entrar en la carrera de darnos complejas texturas lo más realistas posibles, algo que no encontraremos aquí, aunque personalmente creemos que no le hace falta en este caso, pues la estética es bastante llamativa y no desentona con la temática que busca el título.

 

Los escenarios que nos rodean tienen en ocasiones múltiples alturas que complican aún más el juego, puesto que hay muchos puntos desde donde nos pueden aparecer los distintos enemigos, que no tendrán unos diseños especialmente notables la mayoría de ellos, siempre manteniendo un aspecto cartoon con cabezas voladoras, pequeñas naves, robots, arañas... , y en el que los jefes finales sí destacarán muy por encima del resto, con diseños más cuidados y llamativos, aún sin alejarse de la tónica general que existe en todo el juego.

 

Aquí podéis ver el jefe de una de las fases. 

Duración

El juego consta de únicamente 4 fases, con una dificultad “Infierno”, que solo con una palabra explica perfectamente hasta dónde puede llegar, así como una dificultad “casual” que añadieron para evitar frustraciones de un gran porcentaje de jugadores, pero que aún así sigue tratándose de un modo bastante desafiante, pero que al menos podrá ser disfrutada por un mayor número de jugadores, a parte de aquellos valientes que prefieran acudir directamente al mismísimo “infierno”.

Además de estas dificultades, existe un modo sin fin en cada fase para tratar de superarnos siempre que queramos, así como un modo que propone distintos retos concretos (tiempo, armas predefinidas….) y que cambiará cada pocos días para medirnos al resto de jugadores online; y como en el resto del juego, tratar de escalar posiciones frente a todos ellos.

 

Con estos datos vemos uno de los mayores problemas del juego, que no es otro que la poca cantidad de fases, únicamente 4 en los que, si nos quedamos solo con la duración para cada una de ellas, podría hacer sonar todas las alarmas, puesto que estas se pueden completar cada una en menos de 10 minutos, lo que nos deja un juego que podría -aunque no será el caso- completarse en menos de una hora. ¿Y por qué no será el caso? Porque no es un juego en el que las fases se superen con facilidad, y seguramente necesitaremos varios intentos en cada una de ellas para ir mejorando y finalmente poder vencer al jefe final, lo que sumado a lo divertido y adictivo que puede llegar a ser si nos atrapa su propuesta de superación, enfocando las fases con distintas combinaciones de armas, así como la opción de jugar en los Endless mode con el único objetivo de mejorar puntuaciones, o los retos que van cambiando cada semana, aumentan muy notablemente esos “40 minutos” con los que se podrían quedar aquellos que únicamente presten atención a la sencilla fórmula de “duración de fase * número de fases”.

 

Será mejor que no le dejes acercarse mucho más...

 

En definitiva, el juego tiene muy poco contenido, pero saca mucho partido de éste, y donde otros juegos de oleadas terminan casi definitivamente tras superar la última fase, en este título hemos podido pasar varias horas con únicamente esos 4 escenarios, y seguramente volveremos de cuando en cuando para hacer un poco de ejercicio- jugar otras partidas, aunque por supuesto, esto no termina de excusar su limitada cantidad de contenido. 

CONCLUSIÓN

Estamos ante un nuevo shooter de oleadas más con un notable espíritu arcade, basado principalmente en mejorar nuestras puntuaciones una y otra vez, con el añadido de una mecánica de juego muy divertida y desafiante que nos obliga a movernos continuamente para esquivar cientos y cientos de balas, así como una gran multitud de posibilidades de personalización para nuestro arma y escudo que añaden profundidad a este Blasters of the Universe.

 

¿Entonces merece la pena jugar a otro shooter de oleadas más?. Desde luego no es un juego para todo el mundo, pero aquellos a los que les guste la temática arcade y no tengan problema para menearse sin parar en el salón de su casa, tienen aquí un título con el que pasar buenos ratos.

 

Este juego ha sido analizado en su versión de PSVR.

+ Esquivar cientos de balas es divertido

+ Personalización de las armas

+ Rejugabilidad

+ Desafiante

- Únicamente tiene 4 fases

- Que no estés dispuesto a cansarte jugando

7 "Muy bueno"

Comentarios (7)

Enlace al foro
  • Yo este juego le tengo desde que salio. Me gustó bastante más que el anterior que produjo esta gente (Space Pirate Trainer). Este es mucho más divertido, la música mola, y lo bueno que tiene es que son partidas muy rápidas-cortas. Hay veces que a la hora de comer echo una partida rapida y vuelvo al trabajo con una sonrisa. Obviamente no puedes comparar esto con un juego con historia de los de toda la vida. Pero creo que merece la pena, por favor vale lo que 2 entradas de cine... Por cosas así me compré un HMD. Recomendado.
    4 1
  • Pues si es mejor que Space Pirate Trainer., que era bueno, este no se me escapa. De vez en cuando un juego de partidas cortas y divertido viene muy muy bien.
    3 1
  • Excelente, hacia tiempo que no gritaba tanto con un juego.. :D

    Hace tiempo probé casi nada del space pirate training  y no me llamó la atención, no se si será el mismo estudio del space training como dice el compañero de arriba, pero con este juego se ganaron mis respetos..
    De lo más entretenido y desafiante que he jugado hasta el momento, gracias a rov por su análisis.
    3 1
  • Me lo pasé como un enano con este juego con el Vive, le eché unas cuantas horas y aun sigo jugando de vez en cuando si tengo poco tiempo y no me quiero calentar la cabeza. Hay muchas veces que lo que apetece es echar un rato en un juego rápido, divertido, adictivo y sin más pretensiones y este da lo que promete. Para quien le guste Space Pirate Trainer, este le gusta seguro.

    Edito: que yo sepa no es el mismo estudio, pero el juego es de un género similar, aunque este tiene sus particularidades como lo de diferentes escenarios, una cantidad tremenda de combinaciones de armas y escudos, y el estilo de los disparos enemigos, que son lentos pero muy abundantes.. un autentico "bullet hell" de VR. Con Space Pirate Trainer coincide en la sencillez y adictividad del concepto. De los de poner a las visitas.
    3 1
  • Gracias por el análisis. Por lo que veo es un juego muy físico... Aunque si es divertido podría compensar... No sé, no sé... Lo mismo con alguna rebajilla se prueba...
    1 0