Melita: ANÁLISIS

Esta experiencia cinematográfica nos llega de la mano del estudio Future Lighthouse con sede en Los Ángeles y Madrid. Sí, parte del equipo está formado por españoles. Y el talento de nuestros creativos se nota y mucho en 'Melita' exclusivo para Oculus Rift.

8 NOV 2017  19:14

ddbspawn

1 comentarios

Melita: ANÁLISIS

Un mundo en vías de extinción

No pocas son las voces que nos llaman la atención sobre el abuso que el ser humano está ejerciendo sobre los recursos naturales que la madre naturaleza nos da. O cómo nuestra actitud depredadora perjudica a diferentes especies animales, muchas de ellas ya desaparecidas.

 

Algo terrible que afecta a ese cada vez más claro cambio climático que sufrimos. Los radicales movimientos políticos que pueblan el mapa mundial, no ayudan a mitigar esa sensación de que vivimos tiempos oscuros. Y eso se ve plasmado en las distintas obras creativas que son lanzadas en la actualidad. Desde videojuegos, series de TV, como películas.

 

'Melita' se sube al carro de contarnos una historia sobre los últimos momentos de vida del ser humano en la Tierra. Un grito de desesperación de una raza humana que ha llegado muy tarde a descubrir que su única salvación pasaba por tratar con mayor respeto a todos y todo lo que les rodeaba.

 

 

Una maravillosa experiencia cinematográfica

En cuanto nos ajustamos las Oculus nos encontramos en una habitación de claro corte futurista de colores claros y diseño diáfano. Allí un pequeño robot volador, no mayor que una cabeza humana, nos da varias opciones a elegir en un panel-menú.

 

O ver 'Melita' como se creó, como una experiencia exclusivamente cinematográfica (desde un punto de vista real o como si contemplaramos una casa de muñecas, una especie de "modo Dios"), o como una interactiva. Esto último nos lleva a cierto engaño, pues lo que nos proponen no es ver la historia o bien interactuando o sin interactuar. La historia, es exclusivamente cinematográfica y no podremos interactuar. Donde si podremos interactuar es en los espacios físicos, los escenarios, que se han utilizado en la historia cinematográfica.

 

Por lo que decidí ver primero la película (o más bien el cortometraje, pues 'Melita' nos presenta el primer episodio de 20 minutos de una historia mayor) y luego probar la experiencia interactiva de los distintos escenarios, por si esta me quemara algo de la trama.

 

Obviamente no entraré en demasiados detalles, pues la historia es la salsa de este plato, pero si os comentaré que 'Melita' me ha encantado. Me ha supuesto, junto a 'Allumette" (con el que solo guarda parecido en el maravilloso tratamiento artístico), la mejor experiencia cinematográfica en VR que he vivido hasta la fecha. Por sus dos maravillosas protagonistas, por el delicado trato que tiene sobre peliagudos aspectos de nuestra sociedad, por cómo consigue la inmersión del espectador, a pesar de que este no pueda interactuar. Hay momentos espectaculares (algunos travelling aéreos) con otros de una belleza espectacular.

 

Lo peor es que se pasa en un suspiro y que por supuesto, nos deja con un continuará.

 

¿Pero es un juego?

No, 'Melita' no es un videojuego. Y la experiencia interactiva es muy anecdótica. Volveremos a aquellos escenarios más importantes de la historia. Y allí podremos interactuar con varios objetos o animales. El lugar más importante para aumentar la información sobre la historia principal es la habitación de Anaaya, una de las protagonistas. Está llena de nuevos datos entre los que se incluyen un interesante audio y unas diapositivas que están siendo proyectadas en la pared con imágenes de la vida de este personaje.

 

Por lo demás, el resto de escenarios son bonitos, pero como digo, la experiencia interactiva es reducida y hasta cierto punto poco satisfactoria precisamente por lo escaso de esta.

 

La música esa gran (invisible) protagonista

Uno de los elementos más sobresalientes de 'Melita' aparte de su excelente arte, es su magnífica banda sonora, obra de Basil Hogios. Compositor danés que trabaja para cine y TV y que ha encontrado en 'Melita' un vehículo perfecto para presentar su gran talento.

 

La música de 'Melita' nos ayudará notablemente a empatizar con la historia. A sentirnos emocionados en distintas ocasiones y también sorprendernos ante la gran belleza de las imágenes.

 

Es una composición que, a pesar de tener un sabor muy propio, tiene claras influencias del 'Origen' de Hans Zimmer (y en especial su popular corte "Time") y de ciertas sonoridades propias del compositor Clint Mansell que podemos encontrar en 'Requiem por un sueño' o especialmente en 'La Fuente de la Vida'.

 

 

Conclusiones

'Melita' es una autentica joyita. Es una experiencia cinematográfica para VR con una intensa inmersión a pesar de no poder interactuar con el entorno, al menos durante su historia principal. Una que se antoja una maravillosa forma de contar, a través de una especie de fábula, uno de los mayores problemas que tenemos en nuestra civilización moderna.

 

Los dos personajes femeninos principales son maravillosos, en especial Melita.

 

El diseño artístico de los personajes y el entorno y como es dirigido y mostrado al espectador es otro de los aspectos más interesantes de esta experiencia. También la magnífica banda sonora de Basil Hogios.

 

Aquello que no me ha gustado demasiado ha sido esa experiencia interactiva que nos plantea una visita a escenarios en los que transcurre la historia principal. Es algo bastante naif y poco interesante. Una mera justificación para darle al producto un sentir más de videojuego, de lo que en verdad es 'Melita' un cortometraje en VR.

 

Otro punto negativo, y más siendo español parte de su equipo de desarrollo, es que todo está en inglés, sin poder cambiar de idioma o añadir subtítulos. El inglés es de un nivel medio-alto, aunque el magnífico doblaje hace que sea todo bastante claro y entendible para alguien que está acostumbrado a tratar habitualmente con este idioma.

 

Y otro elemento que no es precisamente negativo, pero hay que tener en cuenta, es que 'Melita' es el primer capítulo de una historia que, por motivos obvios, queda inconclusa. Su duración de 20 minutos se antoja escasa, aunque esto puede decir mucho y bien, de la propia experiencia.

 

Repito, 'Melita' es una joyita que no deberías perderte. Ya deberás de ser tu el que decida cuando visitar los últimos tiempos de una civilización perdida... ¿o no?

+ La experiencia cinematográfica en su conjunto

+ Los dos personajes principales

+ El diseño artístico

+ La banda sonora

- Dura 20 minutos. Y uno se queda con ganas de más. No sabremos cuanto tendremos que esperar hasta ver el segundo capítulo

- La parte interactiva es claramente insuficiente

- Solo en ingles y sin subtítulos

7 "Muy bueno"

Comentarios (1)

Enlace al foro
  • Lastima del idioma, pero tiene muy buena pinta.
    1 0