The Invisible Hours: ANALISIS

El equipo de Tequila Works nos invita a su primer estreno teatral. La función está a punto de empezar, así que ajústense bien las gafas de realidad virtual y sujeten fuertemente sus mandos, ya que va a ser una representación movidita. Solo en los mejores teatros virtuales y en todas las plataformas de RV (Rift, Vive y PSVR).

6 OCT 2017  16:37

ddbspawn

17 comentarios

The Invisible Hours: ANALISIS

Una Revolución Invisible.

Hace unas semanas os presentamos las primeras impresiones de ‘The Invisible Hours’. En ellas os adelantamos que en el análisis completo del juego os daría más datos sobre la que nos parecía una experiencia revolucionaria en el mundo de la realidad virtual.

Pues bien, tras haber disfrutado completamente de esta experiencia, nuestra sensación de haber asistido a un avance revolucionario en el terreno del entretenimiento visual es aún más real y firme.

 

La gente de Tequila Works ha concebido un nuevo género de ocio, uno donde se reúnen todos los elementos narrativos típicos de una obra de teatro, o sobre todo del cine, pues aunque al igual que en el teatro hay cortes por capítulos en la narración, ésta tiene lugar en un escenario vivo, amplio y sin ningún tipo de bambalinas visibles, pero son presentados a través de una herramienta audiovisual nueva, una que trasciende las fronteras de una pantalla de televisión, de cine o de unos ojos situados en la tercera fila de un patio de butacas.

 

Jugando a ‘The Invisible Hours’ hemos conseguido imaginarnos en el interior de una obra maestra cinematográfica. Imaginad que os encontráis al lado de Luke Skywalker contemplando esos soles gemelos envueltos en el horizonte crepuscular de Tatooine en ‘Star Wars’... estar dentro del DeLorean junto a Marti McFly en pleno viaje a 1950 en ‘Regreso al Futuro’, o congelar esa bala que perforaría el cuerpo de Henry Fonda al final del duelo interminable y mítico de ‘Cuando llegó su hora’.

 

 

Es más, nuestra cabeza volaba hacia el futuro, pensando fantasiosamente en una película grabada con cámaras de 360º y posteriormente tratadas por un equipo técnico que procesaría todos los decorados y entornos del rodaje en uno de realidad virtual que los espectadores pudieran seguir en toda su extensión. Imaginad un película en la que pudiésemos parar la acción y llevar nuestros movimientos hasta el set de rodaje detrás de la filmación. Ya no solo sería un vehículo narrativo de ocio, sino todo un documento formativo para llevar a escuelas de cine, enseñando a los alumnos como ruedan los más grandes directores de Hollywood.

 

Podréis pensar que nuestros pensamientos corrían demasiado después de disfrutar de los primeros compases de ‘The Invisible Hours’. Pero mucho nos tememos que las fértiles mentes de estos genios que forman parte de Tequila Works, que ya nos demostraron su inmenso talento en esa maravilla que es ‘Rime’, a buen seguro plantearon su nuevo videojuego ‘The Invisible Hours’ teniendo en cuenta muchas de las sensaciones que nos embargaron la primera vez que pusimos el pie en esta especial representación teatral.

 

Comienza el espectáculo

Después del título, lo primero que vemos es una máquina antigua taladradora de entradas. Y una vez entregado nuestro ticket (tendremos uno por cada partida diferente guardada), nos veremos en el hall de un teatro. Éste nos llevara por su pasillo, donde encontraremos varios elementos visuales desbloqueables que es mejor no describir para no desvelaros en exceso la experiencia.

Caminaremos por sus pasillos con el sistema de locomoción del juego, teletransporte direccional, y llegaremos al palco principal del auditorio, típico de un teatro a la italiana.

 

Este será nuestro centro de mando: dos mesas a nuestros dos lados, izquierda y derecha, servirán para poner allí todos los objetos que vayamos recopilando de nuestra aventura. Una mesa izquierda para los libros y diarios y una derecha para los objetos. Pistas que nos ayudaran a dar mas luz a esa trama, que como bien sabemos, no podremos alterar. Pero como muchas veces se dice, lo importante es el recorrido, no el destino final.

 

 

Amo del tiempo

En todo videojuego que se precie, nuestro personaje siempre posee unas habilidades especiales. La nuestra en ‘The Invisible Hours’ es controlar el tiempo. Pero no solo el tiempo de la función, sino el tiempo de sus protagonistas.

 

Una vez comenzada la historia, apareceremos en un pequeño muelle. El cielo esta encapotado de nubes, con muy contados espacios que dejan asomar tímidamente la luz del sol. Está lloviendo intensamente, y a lo lejos divisamos una pequeña embarcación que se dirige a nuestro encuentro. Ya justo a nuestro lado, la embarcación deja en el muelle a un viajero de cierta complexión robusta y poblada barba que abandona el lugar con una celeridad inesperada, no solo para nosotros, meros espectadores, sino también para el recién llegado. Éste decide dejar el muelle en dirección a unas empinadas escaleras, por lo que seguimos sus pasos que nos llevan a una visión de cierta belleza pictórica: una gran mansión de corte victoriano flanqueada por una serie de maquinarias de clara naturaleza voltaica. Todo emplazado en un desfiladero que arroja su visión a un acantilado salpicado por un fuerte oleaje. Esta claro que será difícil escapar de allí si nos vemos en aprietos. Ahora entendemos la enfadada reacción del personaje ante la rápida marcha de la pequeña embarcación, posiblemente la única vía de escape.

 

A lo lejos, por nuestro auricular derecho, escuchamos un leve sollozo. Uno que aumenta en intensidad cuando nos acercamos a su fuente. Una joven llora desconsolada en un pequeño templete. Su complexión es delgada y presumiblemente débil, aún mas exánime dado el desconsolado llanto que la invade.

 

El personaje que seguimos desde el principio intenta calmarla, y es entonces cuando descubrimos los nombres de ellos dos: el detective sueco Gustaf Gustav y Flora White.

 

Mientras ambos mantienen una conversación que se nos antoja demasiado formularia, un arrebato nos invade: una especie de atractivo interés por congelar el tiempo y visitar la mansión que está a golpe de vista. Así respondemos ante nuestro extraño estímulo y detenemos el tiempo. Súbitamente nos sumimos en un efecto de intensa pero a la vez extraña belleza; empezamos a ver como las gotas de lluvia quedan paralizadas en el aire. Instintivamente nuestras manos intentan atraparlas, y es en ese preciso instante cuando somos conscientes de que esto no es algo real, que estamos sumidos en una virtual historia en la que somos solo testigos, aunque demasiado activos.

 

Seguimos respondiendo a nuestros instintos. En esta ocasión a aquellos más curiosos, aquellos que nos impulsan a visitar la mansión. En un primer momento miramos por sus ventanas. No vemos a nadie, solo un escritorio. Nos dirigimos a otra ventana. Allí una habitación, parece una sala de té. Todo perfectamente ordenado y lleno de un detallista sentido de la realidad.

 

Nuestro furtivo paseo nos lleva accidentalmente a descubrir el sentido de toda esta experiencia virtual. Nos encontramos en la entrada de la casa, con la puerta principal abierta y un cuerpo tendido en el suelo, al lado de un charco de sangre. Este señor esta muy muerto. ¿Pero quien será? Dejemos que los personajes sigan avanzando hasta descubrir lo que nosotros gracias a nuestra ansia cotilla hemos adivinado con sorprendente antelación.

 

Los dos personajes que conocimos anteriormente descubren, ahora sí, a ritmo temporal constante, entre gritos y exclamaciones de sorpresa y pánico, que el muerto no es otro que Nicola Tesla. Nada más y nada menos. Un mayordomo ciego y con un a priori impostado sentir de animal desvalido hace acto de presencia. Ya sabéis lo que dicen de los mayordomos en este tipo de historias. Pero eso sería demasiado obvio, ¿no?

 

 

La curiosidad mató al gato

‘The Invisible Hours’ espera de nosotros que seamos los más cotillas de este especial teatro virtual. Tendremos que escuchar todas las conversaciones, seguir a todos los personajes, recabar cartas, diarios, objetos (atención a un par de sorpresas que los desarrolladores guardan para los fieles seguidores de sus juegos) o notas para saber más sobre las motivaciones o el pasado de los personajes. Ocho personajes con sus diferentes características, intereses y personales demonios, que tendrán más de una razón para haber asesinado al mítico científico croata.

 

Añadamos a otro personaje más, uno omnipresente: la mansión llena de recovecos y habitaciones secretas, las cuales solo podremos visitar una vez lo hayan hecho personajes que hayamos seguido. Es decir, será imposible entrar en pasadizos o habitaciones que no haya sido transitados ante nuestros ojos por algún personaje de los que forman parte de la función.

 

En un principio y tal como adelantamos en nuestras primeras impresiones, nuestra función, aunque pasiva, será el ir descubriendo las pistas que nos llevarán hasta el asesino de Tesla.

 

Estas conversaciones que escucharemos quedarán registradas en nuestro centro de control, ese palco principal donde no solo tendremos a nuestra disposición los diarios, cartas, objetos y demás que encontremos durante los cuatro capítulos que dura el juego (con alguna sorpresa añadida), sino también un mapa de la casa y una línea de tiempo donde, una vez asistamos a la historia de un personaje en concreto, ésta quedará marcada como que ha sido vista. Así sabremos en todo momento, si no lo recordamos, qué personaje no hemos seguido en un capitulo en concreto.

 

A eso hay que añadir que desde nuestro palco podremos seleccionar el capitulo, el momento y el lugar donde aparecer, y esa flexibilidad se verá potenciada por la capacidad que tendremos de controlar en todo momento el tiempo de cada personaje, siguiéndole a cualquier parte de forma automática simplemente con marcarlo.

 

Incluso seremos conscientes de que algo importante se cuece gracias al magnifico diseño de sonido del juego, que nos hará escuchar conversaciones de leve intensidad cuando se produzcan lejos de nuestra atención. Pero no queda ahí la cosa, ya que seremos capaces de ubicarlas simplemente siguiendo el inmejorable posicionamiento de audio que la gente de Tequila Works ha implementado. Sencillamente revolucionario.

 

A eso se le añade una magnífica banda sonora obra de todo un titán de la música para videojuegos como es Cris Velasco. Es muy anecdótica, pero sirve para enfatizar ciertos momentos vitales de la trama.

 

 

Amor por lo pictórico

Toda la mansión de Tesla, el lugar donde acontece la acción de ‘The Invisible Hours’ está repleta de cuadros. Algunos retratos de personajes protagonistas, otros muy conocidos por los amantes de la pintura española... incluso algunos suponen un guiño cómplice para los gamers. Ese amor por el arte pictórico intoxica el juego, que presenta una paleta de colores pasteles y un diseño de personajes cercano al cómic europeo.

 

Los gráficos pueden ser modificados en el menú del juego, y normalmente rayan a gran altura. La mansión esta llena de detalles y vida, y con el excepcional sonido hacen inmejorable combinación en determinados momentos del juego. Lo único que hemos podido percibir es cierto ghosting en la mayoría de los movimientos de los personajes, que esperemos sea corregido con algún parche a la salida del juego el día 10 de octubre.

 

 

Un invisible hilo conductor

Algo que también queremos destacar es la habilidad con la que el equipo de Tequila Works ha sabido enhebrar la aguja que ha cosido toda la trama para crear un tapiz lleno de sensaciones y vida, coherente y completo. Es cierto que en algun momento veremos ciertas costuras, ya que es necesario que ciertos personajes se queden parados en una esquina o en un lugar concreto esperando su momento para no adelantarse a los acontecimientos. Como si tuviera un guión prefijado, uno musical, donde debe seguir un tempo exacto y no salirse del guión para no estropear la sinfonía.

 

Estos momentos existen y son más perceptibles en algunos capítulos. En otros como el tercero, posiblemente el más corto de la historia, no hay lugar para ellos, y es cuando no vemos ninguna costura. Demasiado para una historia que, sin paradas de tiempo, tiene una duración de una hora y veinte minutos.

 

Lo que es sencillamente brillante es como han mantenido los desarrolladores la intensidad de la trama bloqueándonos el acceso a ciertas áreas que si visitásemos en el primer capitulo, nos llevaría a eliminar el clímax final. De ahí que se muestre acertadísima y brillante la idea de incluir la mecánica de no acceder a ciertos sitios que no hayan sido visitados previamente ante nuestra visión por algún personaje.

 

 

Conclusión

No vamos a extendernos más, de hecho no debemos. Es necesario que vayáis descubriendo por vosotros mismos una trama que mantiene la intensidad creciente y que nos incita a seguir continuando capítulo a capítulo. El final no os defraudará. Es más, os pondrá los pelos de punta, como películas como ‘El club de la lucha’ o ‘El sexto sentido’ cuando asistimos a cierta revelación que dará sentido a todo el relato.

 

Los gráficos son estupendos. Su influencia pictórica es importante e intoxica tanto la mansión como el comiquero diseño de personajes. El control total del tiempo de la trama y de los personajes, además de descubrir notas y objetos importantes, nos hará sentirnos algo más que unos meros espectadores.

 

La duración es más que satisfactoria. Nosotros hemos empleado unas 6 horas en completar el juego, pero los que seáis más minuciosos podréis estirar aun más dicha duración. Hay ciertos elementos que, sin ser negativos, sí que deberían ser arreglados. El ghosting es evidente, aunque no demasiado molesto. Y jugando con Oculus Rift visualizábamos los mandos de HTC Vive, por lo que sería conveniente una actualización. Pero conociendo a la desarrolladora, no nos extrañaría que tengamos una actualización en la fecha de salida.

 

Pero estos son un par de aspectos que no van a modificar nuestra percepción de que este juego es una verdadera joya y una autentica revolución en el mundo de la realidad virtual. ‘The Invisible Hours’ es el camino a seguir. Ser pioneros nunca es fácil, pero pocas veces hemos visto dar un primer paso tan firme en un terreno inexplorado como este que ha dado Tequila Works con ‘The Invisible Hours’.

9 "Muy bueno"

+ Es revolucionario en varios sentidos. Principalmente por abrir las puertas a un nuevo mundo del entretenimiento cultural.

+ Su historia es magnífica.

+ Esta doblado en un perfecto castellano.

+ La Mansión, un personaje más, lleno de vida.

- Cierto ghosting más perceptible durante el movimiento de los personajes.

Comentarios (17)

Enlace al foro
  • Lorient:En realidad no es un juego. Es una forma nueva de ver una película. La realidad virtual te permite hacer cosas que hasta ahora eran impensables, y esta experiencia las aprovecha.

    Yo estoy impaciente por verlo, y seguramente habrá nuevos desarrollos parecidos, ya que es bastante original, pero repito para que la gente no se lleve el chasco, no es un juego.

    He visto una entrevista reciente a Tequila Works donde comentan que harán más cosas parecidas. Evidentemente, no es un juego, es el primer paso a lo que podría ser el cine y la televisión en unos pocos años.
    0 0
  •  cercata:Es un concepto muy original ... si el puente no tengo vida social, le daré caña ...

    Compañero ¿qué es ese lazo que tienes ahí colgado?
    Os lo he visto a varios compañeros...
    0 0
  • Ok gracias por la info!
    0 0
  • Me da la impresion de que la idea es muy parecida a Quanero VR, para el que no lo haya probado es una especie de corto en el que te puedes mover libremente en el espacio y en el tiempo.. en una escena supercorta se saca mucha mas chicha de la que parece en un principio, a mi me ha encantado, y creo que este Invisible Hours también me va a encantar.
    Hace un tiempo les preguntaron a los de Quanero si pensaban hacer una experiencia mas larga basada en el mismo formato y confirmaron que sí que estaban trabajando en ello. Es una pena que se les vayan a adelantar, pero me alegro que se exploten este tipo de narrativa en RV que puede dar mucho juego.
    0 0
  • Lo he probado una horita. Parece complejo el juego y graficamente, pese estar al maximo, no me gusta nada, será que vengo del Wilson que me parece bastante mas potente que este.
    0 0