OVERKILL VR - HTC Vive: ANÁLISIS

Overkill es un juego de coberturas con oleadas de enemigos donde tendremos que hacer frente a soldados que quieren eliminarnos, un mundo en guerra donde solo el mas ágil con el gatillo podrá sobrevivir en el caos.

17 NOV 2016  11:06

Dshadow

4 comentarios

OVERKILL VR - HTC Vive: ANÁLISIS

Overkill VR

Introducción

Tenemos entre manos un shooter de coberturas en primera persona en el que oleadas de soldados, algunas aeronaves, camiones con metralletas potentes e incluso un T1-8 (Terminator 3) intentarán acabar con nosotros, y en el que tendremos que aprovechar nuestro entorno para cubrirnos y ponernos a salvo. Llegar a colocarse detrás de muros, de rodillas e incluso completamente tumbados en el suelo para esquivar las balas que vuelan sobre nuestras cabezas será nuestro modo de sobrevivir, y buscar el hueco de la cobertura para matar a los enemigos que se pongan por delante, nuestro objetivo a conseguir.

 

Mecánica

Nos encontramos con un juego de oleadas que incluye el incentivo de usar la cobertura para poder esquivar las balas de los oponentes (clónicos, a priori, variados a medida que vayamos avanzando en los mapas) y que, dicho sea de paso, parece que no tengan muchas ganas de vivir, ya que al no cubrirse apenas con las coberturas que les rodean se hace muy fácil matarlos. Para ayudarnos durante el combate, encontraremos salvamento en forma de robots voladores, que nos proporcionarán desde el exterminio completo de los enemigos del mapa con una gran explosión (todo un guiño a ciertas recreativas de toda la vida) hasta el aumento de cadencia del arma, pasando por la curación o la recuperación del chaleco antibalas, entre otros.

 

Inmersión y control

En el menú del juego aparecemos en una sala con otros agentes, un montón de armas en las paredes, diferentes armaduras e incluso una máquina recreativa. Sí señores, es en estos casos cuando lo suyo es tener una habitación de 5x5 para poder explorar esta sala completamente a gusto, y ya puestos estaría genial poder jugar a la máquina recreativa, aunque nos conformaríamos con un simple teleport para investigar la zona. Pero dejémonos de divagaciones y, siguiendo con el análisis, decir que delante de nosotros veremos un escritorio con un monitor a través del cual accederemos a diferentes menús y misiones.

 

El control de las armas a través de los mandos es muy bueno. Con el controlador izquierdo podemos: cambiar de armas, ver nuestra salud y armadura, usarlo junto la otra mano para sostener las armas equipadas y mejorar nuestro manejo y puntería (ésta última realmente necesaria, pues tendremos de apuntar muy bien para acabar con los enemigos). El control derecho nos va a servir únicamente para recargar, mediante el botón lateral, y disparar, con el gatillo.

 

En los menús entre escenarios podemos encarnar diferentes tipos de soldados con una cierta variedad de armaduras y puntos de vida, así como distintos tipos de armas de fuego, pistolas, fusiles, subfusiles y escopetas. Un punto muy bueno es la personalización de estas armas, como en “The Division”, de manera que no solo podemos cambiar el color de las mismas, sino también modificar una gran cantidad de accesorios: mirillas, cargadores dobles, punteros o estabilizadores, entre otros. Tanto la elección de soldados como de armas es previo pago de créditos y subida de nivel, que iremos ganando partida tras partida.

 

Disponemos de un enorme mapa de misiones, donde apreciamos una ciudad dividida en barrios. Cada barrio es un mapa que, a su vez, se divide en misiones, de manera que cada una implicará hacer un trozo del mapa y, aunque nosotros solo hemos podido ver uno, cuando implementen más misiones de todas y cada una de las barriadas que hay tendremos asegurado un buen puñado de horas en tiroteos. Entre oleada y oleada habrá una pausa para que cambiemos de posición, y para ello nos ofrecerán diversas opciones. En algunos casos, y al seleccionar una de ellas, nuestro soldado se teletransportará hasta allí en forma de salto de manera que, sin marear ni producir molestia alguna, nos dará la sensación de correr de una posición a otra.

 

Gráficos y sonido

La calidad de texturas mostrada es bastante buena, así como las explosiones y los enemigos . Los disparos de ambos bandos, enemigos y nuestros, tienen un aceptable realismo, al igual que el ambiente que nos rodea. Algunos elementos son destruibles y la gran mayoría de los escombros que yacen en el suelo tienen físicas del movimiento, con lo que se ven alterados por las balas o las explosiones, dando un punto extra de realismo durante el combate. También merecen una mención las partículas que flotan en el ambiente, aunque no esperéis un juego hiperrealista, por que no van por ese camino.

 

Conclusión

En un principio parece que nos encontremos con otro juego más de oleadas y, sin embargo, cuando empezamos a jugar nos damos cuenta de que intenta diferenciarse del resto con algunas buenas mecánicas, como las coberturas y el movimiento entre ellas, amén de una enorme lista de modificaciones en las armas o los diferentes tipos de armaduras a usar. Todo ello hace que se diferencie del típico juego de este estilo.

 

Promete llegar a ser bastante largo en misiones, ya que el mapa de la ciudad tiene muchísimos distritos y en cada uno hay diversas misiones. Sin embargo, es muy mejorable en cuanto a variedad de enemigos y su inteligencia, pero a esto le restaríamos importancia, ya que solo pudimos jugar una pequeña fracción del juego y seguro que a medida que vayamos avanzando, encontraremos más y mejores tipos de soldados.

 

En esta ocasión, no disponemos de multijugador pues sería un gran punto este modo de juego. Queremos añadir también que sería muy interesante si además tuviéramos la opción de ver enemigos que nos vengan por delante y por detrás, pues actualmente hay pocos juegos que tengan esta característica. Por otro lado, ganaría mayor interés si se abrieran las coberturas, ya que el poder movernos libremente entre ellas le otorgaría un valor añadido. Por último, decir que está perfectamente traducido al español, pero qué menos, siendo una empresa española la desarrolladora del juego.

 

En un primer momento saldrá como early access, así que esperemos que vayan implementando poco a poco nuevas mecánicas y mejoras, y podamos estar orgullosos de que los productos españoles en realidad virtual están al nivel adecuado para competir con el resto del mundo. El juego está disponible desde el 16 de noviembre por 19.99€, un precio muy bueno por todo lo que nos ofrece, y por el momento está desarrollado para SteamVR con controladores de movimiento, con lo que a día de hoy HTC Vive es la única opción.

 

Por todo lo que se ha podido analizar del juego, y a falta de nuevos contenidos que irán añadiendo, Overkill VR tiene una calificación de BUENO, con nota revisable una vez esté el juego completo. 

Comentarios (4)

Enlace al foro
  • Tiene buena pinta, lo compraría si no fuese porque la pobreza me acosa por las noches.

    ¡Gran análisis! wink
    1 0
  • Por la descripción es un OPERATION WOLF del siglo 21
    2 0