The Brookhaven Experiment - HTC Vive: ANÁLISIS

Una experiencia desarrollada por Phosphor Games, que nos sitúa en un punto fijo y con perspectiva de 360º, donde tendremos que sobrevivir a oleadas de zombis grotescos con ganas de cerebros.

24 OCT 2016  10:10

Harold

14 comentarios

The Brookhaven Experiment - HTC Vive: ANÁLISIS

The Brookhaven Experiment

Introducción

Al contrario que otros juegos de este estilo, en Brookhaven Experiment no vendrán cientos de enemigos. Más bien irán apareciendo de forma aleatoria y en solitario, jugando con nuestros sentidos y el miedo irracional a la oscuridad. El punto fuerte de este juego es la oscuridad, que nos acompaña en todos los mapas dada la poca iluminación de los escenarios. Mezclada con sonidos y distracciones varias como animaciones para que todo pueda distraernos y aterrorizarnos, nos obstaculizará nuestra concentración ante cualquiera de los enemigos que, silenciosamente, se puedan ir acercando por cualquiera de nuestros flancos.

 

Mecánica:

Hay dos modos de juego a elegir: historia y supervivencia. En éste último podremos hacer competiciones con nuestros amigos o familiares para ver quién es el mejor cazador de zombis. En el transcurso de la partida, ya sea por desbloqueo o por compra, dispondremos de un total de 6 armas. Éstas las podremos complementar con accesorios varios como punteros láser, munición de diferente tipo, linternas de mano o machetes entre otros, y que encontraremos dentro de maletines esparcidos por la zona o, igualmente, mediante compra.

 

Las cantidades de zombis que nos atacan siempre varían y nunca se repetirán al volver a jugar una zona. Al no hacer ruido, o prácticamente por ser apenas perceptibles, tenemos que estar atentos en los 360º. No debemos olvidar que son zombis, así que los disparos de disuasión no tendrán efecto alguno, y si no nos creéis y lo intentáis, y como resultado aparecen brazos o piernas desmembrados, éstos continuarán arrastrándose para acercarse. Así que ese zombi que creíamos muerto no sólo no lo está, sino que usa la oscuridad para acercarse de forma aún más peligrosa, por lo que, a estas alturas de la vida, no creemos que sea necesario decir: ¡apuntad a la cabeza!

 

Inmersión y control

La inmersión es muy buena desde el minuto 0, pero si realmente queremos conseguir estar al 100% harán falta 2 cosas: la primera, jugar a oscuras para evitar alguna luz del exterior que pudiera colarse; la segunda, estar solos en casa o que nadie nos moleste, pues es tanta la atención que requeriremos para no morir mordidos en un ataque, que un susurro o una palmadita en la espalda podría provocar un paro cardíaco como mínimo. Aunque bien pensado, los sobresaltos los tenemos asegurados, así que aunque nuestro entorno nos deje en paz, el juego se encargará sin ningún esfuerzo de hacernos saltar de vez en cuando.

 

Zonas abiertas de noche con poca luz, pasillos mal iluminados por culpa de luces intermitentes, cuevas siniestras con ecos aterradores, fábricas derruidas con paredes desprendiéndose, junto con animaciones a nuestro alrededor que nos van a distraer del constante goteo de zombis, consiguen que nos adentremos en un mundo muy siniestro que busca ese punto de terror que tenemos todos al estar rodeados por la oscuridad, sin saber qué nos acecha a tan solo unos pocos metros de nosotros. El movimiento del jugador está limitado a los pasos que podamos dar en nuestra habitación, ya que no hay teletransporte ni sistema de locomoción alguno. Los zombis simplemente vendrán hacia nosotros.

 

Los menús que encontramos en los inicios de cada ronda, y donde podremos elegir una cantidad de armas muy limitada, casi convirtiéndolo en un arcade, son simplones y muy básicos, de modo que hace que el tiempo para seleccionar con qué arma mutilar a nuestros enemigos sea muy rápida e intuitiva.

 

Gráficos y sonido

Tanto en espacios abiertos, como un parque en mitad de una ciudad rodeado de grandes edificios a nuestro alrededor, cuevas, naves industriales, por citar algunos ejemplos, como en espacios cerrados, la calidad de los objetos, armas, animaciones, el entorno próximo o lejano, están muy logrados, rozando casi en la excelencia. En el caso concreto de las armas, el detalle mínimo es brutal, pero lo es también el color amarillento de los dientes del zombi que tenemos encima, o el incendio de la planta 45 del rascacielos que vemos a cierta distancia. Por lo que, en conjunto, cabe destacar el buen trabajo gráfico presentado, y se agradecen esos pequeños detalles que ayudan a que no se pierda ni un ápice de realismo. Bueno, claro, zombis aparte... ¿no?

 

Una vez más, el sonido ambiental es muy completo y se agradecen unos buenos cascos. Destacan detalles como el resonar de las balas en espacios cerrados, el murmullo del viento, los grillos en la zona, ecos, huesos rompiéndose y un largo etcétera que consiguen mejorar la experiencia y la inmersión en un mundo oscuro tenebroso.

 

Conclusión

Muchos son los juegos de esta índole donde nos plantan en mitad de un escenario, mas o menos creíble, y nos lanzan oleadas y oleadas de enemigos a la vez, pero pocos consiguen que tanto la calidad gráfica, como el control y el detalle de las armas, junto con la ambientación, logren la tan deseada frase de “va, una más y paro”.

 

El punto negativo es que es un juego poco rejugable, más allá de enseñar a los amigos, de manera que una vez superado todos los niveles, poco más aporta. No estaría mal que hubiera un ranking online donde ver estadísticas de otros jugadores, en cuyo caso mejoraría su rejugabilidad.

 

El juego no viene en español, pero tampoco es necesario, pues lo único que hay que hacer es apuntar y disparar a la cabeza. A un precio de 19€ parece un poco elevado para este indie, pues por ese precio tendría de tener algo más de contenido o algún modo más. Por todo esto The Brookhaven Experiment tiene una calificación de BUENO.

 

7 "Muy bueno"

Comentarios (14)

Enlace al foro
  • matpump:Habéis tardado para hacer este análisis! muchos pensaran que el juego es nuevo... pero no. Lo recomiendo ampliamente pero, eso si, con unos buenos cascos. En mi caso, con unos 7.1, puedes escuchar perfectamente desde que dirección se aproxima el zombie. Y cuando un colega esté jugando cogedle la pierna, les aseguro que el salto que dará será épico!  lol  lol

    Algo que no entiendo...no es que Vive/Oculus/PS VR tienen sonido "posicional", por lo cual con casi cualquier auricular se puede obtener un sonido 3D mucho mejor que el 7.1? (para detectar de dónde provienen los sonidos, no hablo de la calidad que es otro tema).
    Entonces...por qué recomendais cascos 7.1 para detectar de dónde vienen los zombies?
    Es que me entró la duda tremendamente, ahora.
    Saludos!
    0 0
  • No ha dicho que recomiende unos 7.1, sino que él usa unos de esos. Para el sonido posicional valen unos cascos stereo cualquiera (pero que sean de una calidad decente al menos). Los que trae el vive sirven perfectamente, y yo ahora uso unos AKG in-ear stereo de 30 euros y van fenomenal también. De hecho, aunque no lo he probado pero supongo que con cascos 7.1 habrá que ponerlos en modo stereo para que funcione como debe el sonido posicional, ya que está diseñado para cascos stereo.
    1 0
  • Muchas gracias por la respuesta!
    Yo estoy por comprar PS VR, y tengo tanta mala suerte de tener los cascos oficiales 7.1 (simulado) de Sony, pero como sólo trae el dongle USB, no me van a funcionar porque se necesita si o si conector jack 3.5 confused
    0 0