Análisis del Oculus Rift DK2

Tras una semana con nuestro flamante Oculus Rift DK2, ha llegado el momento de someterlo a un extenso análisis y comentar los pros y los contras de la segunda versión del kit de desarrollo de Oculus VR. Una nueva pantalla, nuevas funcionalidades y una cámara externa para llevar al Rift mucho más allá de lo que el DK1 nos mostró que era posible hace ya más de un año. Las virtudes y defectos del DK2, a examen.

6 AGO 2014  8:58

Juanlo

91 comentarios

Análisis del Oculus Rift DK2

Introducción

Ha transcurrido un año y un mes desde que en Real o Virtual analizamos el primer kit de desarrollo de Oculus Rift. Por aquel entonces se volvía a hablar de realidad virtual con cierto recelo en los pocos medios que prestaban algo de atención a ese joven desconocido llamado Palmer Luckey. Términos como “Virtual Boy” volvían a la mente de muchos, y los más veteranos recordaban con cierta amargura dispositivos como el VFX-1, que intentaron sin éxito abrir el camino en la época de los 90 con escasos apoyos a nivel de software. Sin embargo, la llegada de Oculus Rift supuso un nuevo punto de partida. Las carencias del DK1 eran considerables y ya las comentamos en su momento: baja resolución, emborronamiento de la imagen al girar la cabeza y pobre fidelidad cromática de una pantalla que ni siquiera era la que Oculus pretendía utilizar originalmente. Sin embargo, ninguna de estas pegas ha impedido a decenas de miles de desarrolladores y entusiastas de todo el mundo disfrutar de todo tipo de experiencias y, lo que es más importante, volver a creer en la realidad virtual. Desde el mismo momento en que pisamos Tuscany por vez primera, todos comprendimos que esta vez sí era posible, la tecnología estaba lista y el nacimiento de un HMD de calidad y al alcance de todos los bolsillos dejaba de ser una quimera. Y a Tuscany la siguieron cientos de demos y experiencias que nos han dejado, sin duda alguna, un año para la historia.

 

El Oculus Rift DK2 posa con su cámara de posicionamiento

El Oculus Rift DK2 posa con su cámara de posicionamiento

 

Y hablando de historia, fue el pasado 19 de marzo, Día del Padre, cuando Oculus VR anunció el nacimiento de una nueva generación. El segundo kit de desarrollo o DK2 fue presentado en la Game Developers Conference, y llegó para solucionar o aliviar los problemas del DK1. Con un aumento de resolución y de la frecuencia de refresco, el paso a la tecnología OLED y la inclusión de una cámara externa que permite al Rift conocer nuestra posición exacta en el espacio, este nuevo kit de desarrollo supone un punto y seguido en la carrera para alcanzar la realidad virtual de consumo.


Y hoy por fin lo tenemos en nuestras manos.

Comentarios (91)

Enlace al foro