El Asynchronous Spacewarp llega a las tarjetas Radeon R9

5 ABR 2017  8:51

Juanlo

5

El Asynchronous Spacewarp llega a las tarjetas Radeon R9

Después de muchos meses de espera, AMD añade al fin soporte a Asynchronous Spacewarp de Oculus en las tarjetas de la gama R9 y Asyncrhonous Reprojection de SteamVR a las RX 470 y 480.

Cuando Oculus anunció en el pasado Connect 3 una evolución del Timewarp con soporte para posicionamiento absoluto y la bautizó como Asynchronous Spacewarp, produjo una gran conmoción en el mundo de la realidad virtual, ya que este método permite suavizar las caídas de fotogramas en las aplicaciones y juegos, hasta el punto de (casi) no llegar a notarlas aunque nos estemos moviendo o agitemos nuestras manos ante nosotros. Aunque el método no es perfecto y hay muchas situaciones en las que notamos claramente su presencia, la mayoría de los usuarios coinciden en que los pequeños errores gráficos son preferibles a una pérdida de fotogramas (con lo que ello conlleva en realidad virtual). Sin embargo, hasta ahora solo los usuarios de tarjetas NVIDIA y la última generación de AMD (RX-470 y RX-480) habían podido disfrutar de esta tecnología, ya que para su funcionamiento es preciso que el driver de la GPU ofrezca ciertas funcionalidades al runtime de Oculus.

 

AMD R9 290

 

Pero al fin AMD ha dado soporte a las tarjetas de gama alta de la familia R9, que incluyen a la R9-290, R9-390 y R9 Fury con el controlador Crimson ReLive 17.4.1. Además de ello, sus tarjetas RX-470 y RX-480 ya son compatibles con la reproyección asíncrona de SteamVR, una funcionalidad que, suponemos, llegará también más adelante a las R9, aunque esperamos que no se demore tanto como lo ha hecho el spacewarp asíncrono.

 

AMD Vega

 

El lanzamiento de la nueva GPU de AMD conocida como Vega está a la vuelta de la esquina, y es bueno para seguir reforzando la imagen de la marca (y por supuesto para sus usuarios), envuelta además en la vorágine del lanzamiento de los procesadores Ryzen, demostrar que no se olvidan de los usuarios de las tarjetas de otras generaciones, pero todavía con potencia suficiente para dar soporte a las experiencias de realidad virtual y que cumplen con los requisitos mínimos de Oculus y SteamVR.