Probamos Battlezone en PlayStation VR en la Paris Games Week 2015

12 NOV 2015  12:17

Pdaxon

7

Probamos Battlezone en PlayStation VR en la Paris Games Week 2015

Rebellion propone un nuevo remake de Battlezone, clásico donde los haya, está vez para realidad virtual. Lo hemos podido probar en París y os aseguramos que la diversión está asegurada.

Después de probar Rigs llegaba el turno de Battlezone. Se trata de un título que promete buenas horas de diversión con combates de tanques en unos escenarios retro-futuristas. Sin grandes alardes en lo que a gráficos se refiere, el equipo de Rebellion ha sabido muy bien cómo hacer un juego visualmente llamativo, y sobre todo muy adictivo. El aspecto de este título viene influenciado por películas como Tron o Matrix, pero hay que recordar que Battlezone aparecía por primera vez en 1980 en Atari. Vale la pena recordar su aspecto:

 

 

Los años pasan y la tecnología evoluciona, y tras otras adaptaciones para XBOX Live Arcade en 2008, llegamos a la actualidad donde se hace un nuevo hueco para su debut en realidad virtual. El juego estará disponible primero en Playstation VR y posteriormente en Oculus Rift.

 

“Playstation ha sido un socio inestimable y nuestros equipos de tecnología han trabajado estrechamente para asegurar que Battlezone muestre el máximo potencial en PSVR. Lanzar nuestro juego junto a PSVR será unos de los momentos más emocionantes en los 23 años de historia de Rebellion” – declara Jason Kingsley, CEO y co-fundador de Rebellion.

 

 

 

Nuestra prueba

Agradecemos la amabilidad prestada por el stand de Sony, y especialmente a Rebellion, que nos mostró con entusiasmo su juego. Lo probamos sentados utilizando el mando DualShock de Playstation 4. Los controles son muy fáciles y simples: con los sticks analógicos nos movemos y, nuevamente, se apuesta por la cabeza para apuntar, lo cual no significa grandes torceduras de cuello. El movimiento es sutil y nos ayudamos en todo momento de los sticks para girar rápidamente. Disponemos de varios tipos de armas como misiles para los tanques o ametralladoras para enemigos voladores.

 

La experiencia resultó de lo más fluida, gráficamente se trata de un juego bastante plano y de texturas simples, por lo que consigue alcanzar holgadamente los famosos 60 FPS. El juego es bastante rápido pero menos frenético que Rigs, y a pesar de ser tanques futuristas y rápidos, tenemos bastante tiempo para movernos y esquivar. La experiencia es bastante inmersiva a la vez que relajante al disfrutar de una sinfonía de explosiones, polígonos, colores… en definitiva, visualmente impactante.

 

Aquí os dejamos con un pequeño vídeo con nuestra prueba (no contamos con el sonido real del gameplay, es un montaje):