Mike Capps, ex-presidente de Epic Games, pide paciencia para la realidad virtual

24 MAR 2015  11:45

Juanlo

33

Mike Capps, ex-presidente de Epic Games, pide paciencia para la realidad virtual

El ex-presidente de Epic Games, Mike Capps, comenta que la realidad virtual debe funcionar perfectamente desde el primer día o estará condenada, y pide a los fabricantes que se tomen tanto tiempo como necesiten para ello.

Mike Capps, que se considera a sí mismo como semi-retirado de la industria del videojuego tras abandonar definitivamente Epic Games hace un año, ha tenido una charla muy interesante con GamesIndustry.biz durante la GDC. Además de comentar lo difícil que es triunfar a día de hoy en el mundo del videojuego a pesar de haber vivido en primera persona días de gloria con la saga Gears of War, ha tenido algunas palabras para la realidad virtual, en la cual Epic Games está apostando con mucha fuerza.

 

Independientemente de lo atractiva que resulta esta tecnología, algo que no pone en duda, Mike piensa que va a ser complicado que el grueso de los consumidores quieran ponerse en la cara un dispositivo que los transporte a otros mundos, al igual que la mayoría de la gente no se pone unas gafas 3D en casa para ver una película. Si a esto le sumamos el coste de un PC de gama alta, la situación se torna aún más complicada.

 

Hay muy poca tolerancia a nivel de consumidor para realizar semejante inversión. Y es una de las cosas que más despierta mi curiosidad. Fíjate en las TVs 3D y en lo fáciles que son de utilizar. Son simplemente un par de gafas polarizadas, y la gente no las usa porque el engorro no les merece la pena. Y la diferencia en los contenidos está ahí. Avatar en 3D es mucho mejor que Avatar en 2D... Si ponerte un par de gafas es un engorro, entonces la idea de 'vale, me voy a poner mi HMD y voy a encender mi PC con refrigeración líquida para que funcione' [es complicado que llegue a despegar]. Espero que ocurra, pero creo que pasará mucho tiempo antes de ver a mi madre hacer eso.

 

Por otra parte, comenta la situación que ocurrió con Oculus, cuando se presentaron ante los desarrolladores hace 2 años pidiéndoles que desarrollaran juegos para su plataforma. Una plataforma de la cual no sabían cuándo llegaría al el mercado de consumo, ni cuánta gente la adoptaría. Una situación, reconoce, muy similar a la primera Xbox, que sin embargo logró triunfar como plataforma, especialmente en su segunda versión.

 

Para Mike, si la industria de la realidad virtual quiere tener la más mínima oportunidad de triunfar, la tecnología debe funcionar perfectamente desde el principio. Cualquier problema relacionado con náuseas y vómitos significará el fin de un plumazo. "Como comentaba Carmack en su charla, 'enviamos un puñado de Gear VRs, tenemos un 80% de devoluciones, todo el mundo lo abandona y se acabó. Nadie compraría la siguiente versión'. Así que, por favor chicos, no la fastidiéis. Tomaos todo el tiempo que necesitéis".

 

Mike encuentra más atractiva la idea de CastAR, HoloLens y la realidad aumentada. "Solo por el hecho de poder usarlo en la habitación con mis hijos, que ellos estén jugando con sus juguetes y yo les pueda echar un vistazo mientras juego, igual que hago cuando estoy con la Xbox, o igual que hago cuando estoy con el iPhone... pero si me pongo un HMD en la cara, ya no soy papá. ¿Eso no está permitido, verdad? Habrá una gran cantidad de casos en los que la gente no se pueda permitir apagar el mundo real, incluso aunque sea una forma maravillosa de maximizar nuestra experiencia de entretenimiento".