Tema: Oculus Vs Sony. Unos pescan, otros se llevan lo pescado

Mensajes

  • dinodini

    14 May 2013 21:30

    Mensajes: 3359

    dinodini » 18 MAR 2014  13:18
    El otro día viendo este interesantísimo documental sobre la historia de los videojuegos encontré una situación que me temo que se va a volver repetir. La de los que innovan y la de los que copian a otros para ahorrarse el trabajo.

    Trata sobre el invento del Pong. Quien lo inventó, y quien se forro con el invento, que no fue el mismo. Vean el video del minuto 9 al 13. Fue un flagante robo de patentes.




    Luego aparte también me viene a la memoria el caso del invento del teléfono. No fue hasta el 2002 que el Congreso de EEUU reconocio que el inventor real no fue Graham Bell, sino Antonio Meucci, que murio en la miseria y sin ver un céntimo de su invento.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Meucci

    En 1860 Meucci saca a la luz su invento. En una demostración pública, la voz de un cantante es reproducida a una considerable distancia. La prensa italiana de Nueva York publica una descripción del invento y un tal Sr. Bendelari se lleva a Italia un prototipo y documentación para producirlo allí, pero no se vuelve a saber de él, como tampoco se materializa ninguna de las ofertas que surgen tras la demostración.

    Meucci, en una situación económica precaria, se ve obligado a vender los derechos de sus otros inventos para sostenerse y a duras penas puede ir pagando los gastos de la patente del teléfono. Un accidente, la explosión del vapor Westfield, del que sale con severas quemaduras, obliga a su esposa a vender los trabajos de Antonio a un prestamista por 6 $. Cuando, una vez repuesto, vuelve para recuperarlos la casa de empeño dice haberlos vendido a un hombre joven al que nunca se pudo identificar.

    Meucci trabaja intensamente en la reconstrucción de su mayor invento, consciente de que alguien puede robarle la patente, pero incapaz de reunir los 250 $ que cuesta la patente definitiva, tiene que conformarse con un trámite preliminar de presentación de documentación que registra el 28 de diciembre de 1871 y que puede permitirse renovar sólo en 1872 y 1873.

    En cuanto tiene el acuse de recibo de Patentes, vuelve a empeñarse en demostrar el potencial de su invento. Para ello, ofrece una demostración del telégrafo parlante a un empresario llamado Edward B. Grant, vicepresidente de una filial de la Western Union Telegraph Company. Cada vez que Meucci trataba de avanzar, se le decía que no había hueco para su demostración, así que a los dos años, Meucci pidió que le devolvieran su material, a lo que le contestaron que se había perdido.

    En 1876, Alexander Graham Bell registró una patente que realmente no describe el teléfono pero lo refiere como tal. Cuando Meucci se enteró, pidió a su abogado que reclamara ante la oficina de patentes de los Estados Unidos en Washington, algo que nunca sucedió. Sin embargo, un amigo que tenía contactos en Washington, se enteró de que toda la documentación referente al telégrafo parlante registrada por Meucci se había perdido. Una investigación posterior puso en evidencia un delito de prevaricación por parte de algunos empleados de la oficina de patentes con la compañía de Bell. En un litigio posterior entre Bell y Western Union, afloró que existía un acuerdo por el cual Bell pagaría a la Western Union un 20% de los beneficios derivados de la comercialización de su invento durante 17 años.

    En el proceso legal de 1886 tuvo que lidiar incluso contra sus propios abogados, presionados por el poderoso Bell. Pero Meucci supo hacer entender al juez que no cabía duda en cuanto a la autoría del invento registrado. A pesar de la declaración pública del entonces Secretario de Estado: “existen suficientes pruebas para dar prioridad a Meucci en la invención del teléfono", el gobierno de los Estados Unidos inició acciones legales por fraude contra la patente de Bell y el proceso fue embarrancado en el arenal de los recursos por sus abogados, hasta cerrarse con la muerte de Meucci en 1896.

    El 11 de junio de 2002, el Boletín Oficial de la Cámara de Representantes de los EE.UU. publica la Resolución Nº269 por la que se honra la vida y el trabajo de inventor italoestadounidense. En la misma se reconoce que fue más bien Meucci antes que Graham Bell quien fue el inventor del teléfono. Reconoce además que demostró y publicó su invento en 1860 y concluye con un reconocimiento a su realización en dicha invención.





    Sony, siempre en la vanguardia tecnológica


    WELCOME TO THE FUTURE

    0 0
  • jahrv

    9 Ene 2014 09:38

    Mensajes: 907

    jahrv » 19 MAR 2014  0:58
    Impresionante historia, que desconocía por completo. Muchas gracias por compartirla. Sencillamente, pone de manifiesto el peligro que existe en el control de las patentes que hace la oficina de patentes. Quién controla las patentes, quién se beneficia con las patentes? Al final triunfan los listillos y no ls listos. Qué miedo da que pase lo mismo en realidad virtual. Palmer Luckey no ha patentado, que sepamos, su idea de cómo hacer un headset de bajo coste pero con gran fov, y ahora estamos viendo que decenas de empresas están sacando copias de su producto. Beneficiará esto al mercado, o lo perjudicará? Y es moralmente digno que las emoresas hagan esto? Sony copia descaradamente al inovador mando de Nintendo, y hoy Sony va bien en el mundo de las videoconsolas y sin embargo nintendo está de capa caida.

    Que rabia da que triunfen los listillos y no los listos
    0 0

Usuarios navegando por este foro:

1 Anónimo