World of Mechs: PRIMERAS IMPRESIONES

20 MAY 2022  15:00

ray_manta

3

World of Mechs: PRIMERAS IMPRESIONES

Nos hemos puesto a los mandos de uno de los 32 poderosos mechas que podremos pilotar en este juego de inminente estreno, y hemos combatido, durante casi una hora, con y contra varios miembros del equipo de desarrolladores de Studio 369. World of Mechs llegará a Quest 2.

Robots de 10 toneladas listos para la batalla

Nada más arrancar World of Mechs veremos el logotipo de sus creadores, Studio 369, y también el símbolo infinito de color azul, ya que este juego ha recibido el respaldo del programa de subvenciones Meta Grant, que proporciona apoyo económico, orientación y herramientas. Es el primer juego de este estudio, pero los miembros de su equipo no son unos recién llegados en la industria de los videojuegos, ni a la VR, ni al mundo de los robots gigantes. Han trabajado para Activision, Epic o Ubisoft en títulos como Fornite, Gears of War 3, Star Trek: Bridge Crew y en los inicios de la saga MechWarriors.

 

Solos en el campo de batalla

Tuvimos acceso a este título en una versión previa a su lanzamiento, pudiendo jugar primero a su modo campaña y luego tuvimos una sesión multijugador con sus creadores. La modalidad en solitario consiste en 20 niveles, siendo la primera de iniciación, tras lo cual tendremos que cumplir distintos objetivos para desbloquear las siguientes. La variedad de escenarios y misiones es adecuada, así que solo con esto ya tendremos para unas horas de diversión.

 

Además, podremos aprender a pilotar uno de estos robots gigantes en un modo entrenamiento, contra hordas de enemigos sin fin, y entre las opciones encontraremos un tutorial, que nos servirá para hacernos con los mandos de estas máquinas de guerras, cuyo manejo es extremadamente intuitivo, por lo que todo esto es útil, sobre todo, para comprobar hasta qué punto podemos ser sensibles a mareos o molestias cuando las batallas se pongan intensas.

 

 

World of Mechs podría provocar motion sickness, pero no será por falta de posibilidades de comodidad: podemos activar o desactivar viñeta, ayuda para el apuntado, que tiemble o no la cabina, que esta se balancee al caminar o permanezca estable, usar el giro suave o hacerlo por tramos de 15º, 30º o 45º. El jugar dentro del cockpit en primera persona ya proporciona unos marcos de referencia que debería evitar mareos, y en mi caso, no he activado ninguna opción de confort y en las dos horas que he jugado, ninguna molestia, pero yo más que piernas virtuales tengo ya estómago a prueba de bombas VR.

 

Entre las opciones, lo que no encontraremos son idiomas. El menú está en inglés, y las órdenes para cada misión en solitario nos las darán personajes que hablan en inglés, que podremos leer a modo de bocadillos de cómic. Sobre la posibilidad de que más adelante se localice a otros idiomas, yo no albergaría muchas esperanzas, aunque desde el estudio comentaron que es algo que no descartan para más adelante. De todas formas, la ausencia de español no es algo crítico en un título de estas características, ya que su punto fuerte es el modo multijugador.

 

Este tipo de propuestas siempre es más divertida con amigos online, pero antes de explicar mi experiencia jugando con varios miembros de Studio 369, que no se me olvide comentar que también podemos echar partidas en solitario contra bots en cinco escenarios: el entorno urbano Aftermath de Japón, en un paisaje helado canadiense, Tundra, en una base naval panameña, Port, en una ciudad desértica en Egipto arrasada por la guerra, Wasteland, y en unas instalaciones subterráneas en Cabo Verde, donde si no tenemos cuidado acabaremos cayendo a fosos de lava ardiente.

 

Batallas 4 contra 4

En esos mismos 5 mapas mencionados tendrán lugar los combates en el modo multijugador, batallas por equipos formados por hasta 4 jugadores y el mismo número de modos de juego, los clásicos Todos contra Todos (Deathmatch), escoltar a un VIP, Dominación y Conquista. Escenarios y modos rotan aleatoriamente en partidas rápidas, de unos 6 minutos de duración.

 

Apareceremos en el hangar, y allí tendremos que escoger qué clase de mecha vamos a pilotar: Medic, Scout, Striker, Vanguard, Trooper, Sniper, Brawler o Juggernaut. Están ordenados de menos a más poderosos, y cada uno tiene unas habilidades específicas. También podemos escoger con qué armamento equipamos a nuestro coloso de metal, lo que al final suma 32 modelos diferentes. En mi caso, jugué con el robot de clase equilibrada, el Trooper, no tuve acceso al resto.

 

A Worlds of Mechs se juega sentado, y así apareceremos en la cabina de nuestra máquina de guerra. Veremos nuestro avatar de cuerpo entero, en una escala correcta y sin que hubiera problemas con que nuestra posición en el mundo virtual no coincidiera con la virtual.

 

 

Pilotar estos mechas es fácil y disparar las diferentes armas también, se aprende en 5 minutos. Caminaremos por los escenarios con el típico paso entre ágil y torpe de esta clase de vehículos de dos patas, teniendo desde el cockpit una visión muy amplia de lo que hay fuera, ya que casi es una burbuja de cristal transparente. Su diseño es muy básico, quizá demasiado, una decisión que facilita el centrarse en el juego, pero no hubiera estado de más el incluir algún detalle que ayudara a crear la sensación de que no somos un ente anónimo dentro de un ser metálico. Vamos, el típico ambientador con forma de pino, la figurita de San Cristóbal, patrón de los conductores (y de los gigantes), o el retrato de nuestra familia.

 

La misma simpleza en los escenarios es el punto más negativo de este juego. Los mapas son variados, pero a los elementos que los componen les falta riqueza artística, detalles, texturas, algo que nos haga creer que vamos a combatir en un mundo de verdad y no en una maqueta. Gráficamente, no entra por los ojos, edificios, fábricas o paisajes de fondo, o efectos de explosiones o disparos, son demasiado sosos, incluso para la plataforma Quest. El que únicamente los enemigos sean destructibles es algo que podemos comprender por las limitaciones del visor, pero es una lástima que al disparar un misil contra un depósito este se quede como si nada hubiera pasado. Por el contrario, el apartado de audio sí tiene un buen nivel, con buen sonido ambiente o al usar las armas.

 

Diversión asegurada

Si en la parte de "video" el juego no brilla, en la parte de "juego" es bien diferente. Las batallas son intensas, se disfrutan y al acabar una ya quieres empezar la siguiente. El chat de voz para comunicarse con los miembros del equipo funcionó sin interferencias ni retardos, jugando yo desde España y el resto del equipo desde diferentes ciudades de EE.UU.

 

Coordinarse para conquistar un punto, defenderlo o no despistarse cuando se escolta al VIP es fundamental. Enfrentarse al enemigo en solitario es un suicido (si morimos, tardaremos unos segundos en resucitar y volveremos al comienzo del mapa). Tener cara a cara a un rival es emocionante, porque sabes que no se va a estar quieto, si quieres sobrevivir y ganar no hay que disparar a lo loco, porque las armas se recalientan, tu blindaje se daña y te quedas indefenso.

 

El armamento es variado, misiles, láseres, ráfagas e incluso la posibilidad de colocar minas-trampa allí donde sabes que va a pasar un enemigo. Por el escenario aparecerán potenciadores de fuego, de recuperación de escudo, dinero para desbloquear y adquirir mejoras, etc. Estos dólares son y serán virtuales, no habrá compras dentro de la aplicación, nada de pay to win (pagar para ganar).

 

 

No todo va a ser disparar, también podremos esquivar los ataques de dos formas: "volando" con grandes saltos o dando rápidos pasos a izquierda o derecha (pulsando el grip lateral del mando correspondiente). También nos podemos proteger detrás de edificios o estructuras, y combinando todo esto, se generan situaciones de estar jugando a la caza del gato y el ratón, pero con robots gigantes, ágiles y muy entretenidas. Y si además escuchamos que queda un minuto para el final de la partida y la situación está empatada, sentimos una presión y responsabilidad superdivertida.

Conclusión

El primer título VR de Studio 369 es honesto, pensado para llegar a todo tipo de público, y se nota que hay un buen trabajo detrás. Ofrece entretenimiento tanto en sus modos en solitario como, especialmente, en su multijugador. Quizá no estamos ante el juego de mechas VR definitivo, aunque habrá que ver cómo se expande en un futuro, porque la fecha de lanzamiento del jueves de la semana que viene es solo una etapa, muy pronto conoceremos su hoja de ruta. World of Mechs estará disponible el 26 de mayo únicamente con soporte para Meta Quest 2 y su precio será de 19,99 €.

World Of Mechs (Quest)

Lanzamiento / Junio 2, 2022

Strap in and get ready for heart-pumping mech battlin’ VR action! World of Mechs is the only online competitive squad-based VR mech game that delivers the feeling of thrashing across city blocks in ...

Nota de los usuarios

?