Warplanes: WW1 Fighters: ANÁLISIS

11 OCT 2021  15:00

Johansotelo123

13

Warplanes: WW1 Fighters: ANÁLISIS

Pilota diversos aviones en un ambiente de guerra con una física realista, arrasa al ejército enemigo y ve a por la victoria. Disponible para Rift, SteamVR, WMR y Quest.

Combate en las alturas

La guerra no solo sucede en tierra, por lo que nos alejamos de los alambres de púas, las trincheras y fusiles para alistarnos en la división aérea, preparados para defender el cielo en plena Primera Guerra Mundial.

 

Quienes hacen de reclutadores en esta ocasión son el estudio Home Net Games, ambientándonos a principios del siglo XX con el único objetivo de defender nuestro bando desde el aire, pero lograrlo requerirá de habilidad y valor, por lo menos si no quieres explotar en pedazos.

 

Una guerra, dos bandos

Para empezar, mencionemos que el juego nos ofrece dos modalidades, lo que es el Juego rápido y la Campaña (aunque por alguna razón, el multijugador se encuentra dentro de este último). Me centraré en la campaña, puesto que el Juego rápido es solamente una mezcla aleatoria de los objetivos que nos pueden aparecer en misiones de la "historia".

 

 

La campaña se divide en dos partes, una por cada bando: La ALIANZA CUÁDRUPLE y el TRIPLE ENTE, cada una centrada en un mix de países con un fin común, aunque con un aspecto curioso en términos de doblaje, pues si bien el juego está totalmente traducido en textos al español con un resultado decente la mayoría de las veces, en lo que que respecta a estas campañas tienen la primera voces en alemán y la segunda voces en inglés, sin embargo las voces están centradas en hacer comentarios poco relevantes durante la batalla, por lo que no nos perdemos gran cosa.

 

 

La historia de ambas campañas se limita a una pantalla en negro con unas pocas líneas de texto blanco la primera vez que entramos, dándonos un muy breve contexto y pasando a la batalla. Claro que eso no significa que no nos digan nada más; en realidad para cada misión se nos mencionan cosas sencillas, como quién ordena la misión y cuál es el objetivo, como por ejemplo destruir un tren o proteger un cargamento de suministros. La cuestión es que a nivel de una historia secuencial que nos meta dentro del personaje, busque generar emociones, de razones para subirnos a un avión a arriesgar la vida o por lo menos nos hable históricamente de la guerra... pues no, nada. Básicamente la narrativa no es el fuerte en esta ocasión.

 

 

De todas formas no siento que se deba penalizar fuertemente al juego por la carencia de historia, ya que la jugabilidad compensa bastante. En general, para cada misión se nos dan unos objetivos primarios y secundarios, consistiendo éstos últimos casi siempre en destruir a todos los enemigos, mientras que los primarios varían desde destruir zepelines, trenes, buques de guerra o fábricas, entre otras cosas. Además, la cantidad de misiones es tan grande que no he logrado dar con el final, e incluso después de más de 100 misiones he comenzado a creer que el juego genera los niveles de forma procedimental, sin embargo he de decir que duración no es variedad, ya que progresivamente se torna cada vez más repetitivo. Además, entre ambas campañas el cambio más notorio radica en una flota de aviones diferente que podemos desbloquear, siendo las misiones muy similares.

 

Jugabilidad en el frente de batalla

Tenemos la posibilidad de jugar en cinco diferentes dificultades, que difieren de forma considerable: Casual, Arcade, Realista, Simulación y Guerra Real, donde en principio cada una tiene una aerodinámica más avanzada que la anterior, agregando físicas que dificultan la maniobrabilidad o quitando ayudas como el apuntado automático o incluso los indicadores del HUD, evitando saber así cuanta vida tiene un vehículo enemigo o en qué dirección se encuentran. Además, las ultimas dos dificultades incrementan de forma considerablemente la agresividad de la IA junto con su capacidad para realizar maniobras evasivas. A mí en lo personal me ha gustado el modo Realista, con físicas lo suficientemente desafiantes y sin tantas ayudas que me tentasen a acabar más rápido con los enemigos (en particular el apuntado automático), claro que también le he dado la oportunidad a las últimas dos dificultades y he de decir que la cosa cambia bastante, hasta el punto de que no tener en cuenta la potencia del motor puede llevarnos a terminar hechos pedazos en una montaña.

 

 

Vale la pena mencionar de una vez el tema del mareo, y es que sí, en este titulo sucede, por lo menos yo que me considero resistente me he llegado a marear las primeras dos veces que jugué; aún así hay que hacer una acotación debido a que es más probable marearse a mayor dificultad seleccionada, que según he visto esto se da debido a la posibilidad de realizar giros más agresivos y cerrados, junto con la capacidad de realizar piruetas con el avión. Por tanto, diría que si llega a darse problemas de cinetosis, es mejor acostumbrarse poco a poco con las dificultades de entrada.

 

Puestos en el aire la maniobrabilidad depende únicamente de dos cosas: el acelerador y la palanca de dirección, las cuales se pueden manejar agarrándolas de forma directa o manipulándolas con los joystick de cada mando; sin embargo los movimientos no se quedan allí, pues el estar en un antiguo avión sin los sistemas automáticos actuales lleva a dos mecánicas interesantes, la primera es una pistola de bengalas que será clave para destruir algunos enemigos, como dirigibles o embarcaciones, y la segunda es el sistema de bombas, que se limita a una caja a nuestro costado izquierdo de la cual podemos simplemente tomarlas y arrojarlas fuera del avión.

 

 

Bien, mencionado todo lo anterior hablemos de la experiencia de juego. Realmente me ha gustado bastante, el gameplay tiene una curva de dificultad amena en la que podemos pasar de sufrir por destruir un solo avión a acabar con una flota entera de bombarderos, zepelines y torretas sin siquiera necesitar ayuda, todo esto mejorando nuestras habilidades de vuelo junto con la optimización de nuestros vehículos, y es que el juego ofrece un catálogo de 18 aviones con distintas fortalezas para comprar con dinero ganado en las misiones, el cual también nos permite mejorar las distintas capacidades de cada aeronave e incluso incrementar la habilidad de cada avión cuando no lo estemos pilotando, pues se nos permite llegar a desbloquear el llevar hasta cinco al campo de batalla e ir cambiando entre ellos sin mayor problema, claro que si es destruido el que nos transporta simplemente perdemos.

 

18 aviones a desbloquear con una amplia personalización de colores

(aunque los míos sean más bien minimalistas).

 

En mi caso, conforme he ido mejorando me fui enganchando más al juego. Debo admitir que como primera impresión no me encontraba del todo cómodo, pero al mejorar mis habilidades fui adentrándome más y más en escena, entendí como hacer más daño a la vez que comencé a mejorar mis aviones, e incluso entré a la parte de personalizar para cambiarle el color a mi aeroplano principal con una premisa en sentido de burla: pintarlo completamente de rojo para "tener un camuflaje más efectivo", porque ya te imaginarás que un avión rojo brillante es lo más discreto que puede haber, aunque un rato después caí en cuenta que de esta forma podía hacerme a la idea de estar interpretando al famoso Barón Rojo. Una anécdota irrelevante, aunque poco a poco la experiencia y mejoras desbloqueadas me fueron haciendo tan mortífero que me fui metiendo más en el papel del icónico piloto alemán.

 

En general la experiencia es bastante buena, la parte negativa está en que la segunda campaña no aporta mucho a la primera, por lo que se siente como volver a jugar desde cero, solo que ahora con más experiencia de vuelo y una flota diferente para probar. Que por cierto, las diferencias entre los aviones son considerables, por lo que te recomiendo probar varios hasta encontrar en que mejor se acople a tu estilo, y es que adicionalmente la cantidad de bengalas y bombas que lleva cada uno varía.

 

Luego el multijugador, prácticamente igual a lo que he comentado con la diferencia que puede ser un PvP o un cooperativo para la campaña.

 

Gráficos, física y opciones

A nivel visual se ve bien, ni más ni menos. Sin embargo el juego está muy centrado en lo que se ve en las alturas, logrando unas nubes de buen aspecto y modelado de vehículos bien logrado, aspecto que cambia a la hora de descender, con arboles muy sencillos, montañas de texturas simples y campos bastante carentes de objetos. De todas formas hay dos cosas que se salvan, siendo la primera un aceptable aspecto del agua y la segunda las edificaciones cuando haya alguna base militar o pueblo involucrados (eso sí, pueblos bastante pequeños).

 

Respecto a la parte física, este apartado mejora más según mayor sea la dificultad. Las acrobacias que pueden hacer los aviones llegan a estar muy bien logradas junto con la influencia de la potencia del motor. Adicionalmente los disparos obedecen aspectos de velocidad y dirección, en el sentido de que si intentamos derribar un aeroplano que de desplaza lateralmente a toda velocidad pues debemos disparar más adelante de donde se encuentra para poder alcanzarlo. Los detalles negativos radican principalmente en la carencia de colisiones, al punto de que los arboles no nos hacen nada más que generar algún que otro sonido de impacto, y que para llegar a chocarnos con otro avión sea necesario estar prácticamente nariz con nariz dado que las alas no colisionan entre si.

 

Por último las opciones, aquí destacaré dos en particular que se salen un poco de lo que suele ser habitual, siendo estas la inclusión de una opción para viñeta dinámica que se activa en giros (cuanto más fuerte sea el giro más viñeta) y la otra es la compatibilidad con chalecos BHaptics. Esta según me han comentado llega a funcionar lo suficiente para notar desde dónde te disparan y mejorar un poco más la inmersión.

 

Conclusión

Como juego de simulación Warplanes WWI Fighters cumple un papel excelente, con mecánicas sencillas y bien adaptadas que logran una excelente inmersión, esto acompañado de una buena física lo convierten en una experiencia de aviación lo suficientemente acertada. Lamentablemente carece de una narrativa que fortalezca la campaña, y si bien es muy extenso, las misiones se tornan cada vez más repetitivas, pero no deja de ser una experiencia recomendable si te gustan los juegos de aeronaves, jugar sentado y vivir la experiencia de un piloto de la Primera Guerra Mundial.

 

El juego ha sido analizado con Quest 2.

 

Podemos ver el juego en acción en este gameplay comentado:

 

VRGameCritic

+ Excelentes físicas

+ Extensa duración

+ Gráficamente atractivo en el aire además de los vehículos

+ Jugabilidad sencilla e inmersiva

+ Niveles de dificultad desde lo básico hasta lo más desafiante

+ Progresión interesante con las mejoras y compra de aviones

- Carece de narrativa y conexión entre misiones

- Repetitivo a la larga

- Gráficamente pobre en los terrenos y montañas

- Puede marear

- Las dos campañas distan muy poco entre si

7,6 "Muy bueno"

Warplanes: WW1 Fighters (Quest)

7.6

Lanzamiento / Julio 29, 2021

¡Sé un piloto! Adentrate en combates aéreos de la Primera Guerra Mundial en una experiencia de RV. No importa si prefieres los juegos de arcade o los simuladores de vuelo: una variedad de opciones ...

Nota de los usuarios

9

Warplanes: WW1 Fighters (PC)

7.6

Lanzamiento / Marzo 11, 2021

Become a pilot! Immerse in WW1 aerial combat like never before in a captivating VR experience. Be a pilot during the Great War in Warplanes: WW1 Fighters. No matter whether you prefer arcade games ...

Nota de los usuarios

8