Jurassic World: El día después (Aftermath) - Parte 1 y 2: ANÁLISIS

8 OCT 2021  15:00

gopozgon

3

Jurassic World: El día después (Aftermath) - Parte 1 y 2: ANÁLISIS

Aprovechamos la llegada de la segunda parte para analizar el título al completo que nos lleva a visitar Isla Nublar. Disponible para Quest.

Bienvenidos a Jurassic World

El conocido estudio Coatsink -recientemente adquirido por el grupo Thunderful-, conocido por títulos como Shadow Point o la versión de Quest de Onward, lanza ahora 9 meses después de su primer episodio una segunda parte de Jurassic World Aftermath, que también podríamos llamar episodio o DLC, aunque el nombre que decidamos ponerle no va a alterar un contenido que en ningún momento se siente como una secuela, ni tan siquiera como un nuevo episodio, si no más bien como la segunda parte de un producto partido (abruptamente) por la mitad.

 

Desde Real o Virtual hemos decidido analizar el producto en conjunto como un título completo, tratando de comprobar si esta segunda parte ayuda a que el juego se sienta como tal, complementando y mejorando algunos de los problemas de la primera parte, de los que hablaremos a continuación.

 

El Mundo Jurásico existe para recordarnos lo pequeños que somos

La franquicia de Jurassic World no es una cualquiera, tras el inmenso fenómeno que supuso su primera película (Jurassic Park), y que recientemente no se queda atrás con dos películas de Jurassic World superando recaudaciones por encima de los mil millones de dólares (hito que ya consiguió Jurassic Park tras su reestreno en cines); por lo que de inicio estamos ante un nombre que por sí sólo ya pesa mucho, casi tanto como el famoso Mosasaurus de la primera Jurassic World.

 

 

En este caso tenemos a un pequeño estudio realizando un título exclusivo para el visor más exitoso -pero no exento de limitaciones técnicas- como es Oculus Quest, por lo que trataremos de valorar el título sin contar demasiado con el peso del nombre que lleva detrás, tras los grandes éxitos de la franquicia de películas, y es que al igual que el título "plano" de gestión Jurassic World Evolution, probablemente este acercamiento jurásico a VR no lo tenga todo para convertirse en un gran fenómeno de masas, pero sí tiene virtudes más que suficientes para hacerse un hueco notable y destacado en el catálogo de Quest y que seguramente gustará a los fans de las películas en las que se basa.

Nuestra misión en Isla Nublar

El juego comienza situándonos en la piel de Sam en una avioneta camino de Isla Nublar, dos años después del final de la primera Jurassic World, todo ello en un viaje totalmente secreto con intención de recuperar información de las investigaciones que llevó a cabo nuestra compañera Mia, quien también viaja con nosotros.

 

Todo se tuerce cuando unos dinosaurios deciden que nuestro aterrizaje tiene que llegar antes de lo previsto, por lo que nada más empezar ya nos encontramos solos (Mia cae en otro lugar) en un complejo con varios dinosaurios sueltos, a los que deberemos evitar mientras recorremos el interior del complejo al completo para tratar de conseguir ayuda del exterior, y de paso conocer más sobre todas las investigaciones que se llevaban a cabo en Jurassic World y las razones del gran interés de Mia por recuperar la información de la investigación que llevó a cabo hace unos años.

 

 

La historia no tiene demasiado peso, pero sí el suficiente para sentir que tenemos un propósito más allá de simplemente procurar que no nos devore un velociraptor. Conoceremos el pasado del lugar a través de la lectura de múltiples e-mails en los diferentes ordenadores del complejo, y escucharemos cómo se desarrolla la trama principal a través de nuestras conversaciones por radio con Mia, todo ello con un gran doblaje que incluye a actores originales de la película, aunque lamentablemente no podremos disfrutarlo en nuestro idioma.

 

Por suerte sí tenemos la opción de activar subtítulos en castellano tras una reciente actualización, por lo que nadie se perderá la historia ni desconocerá el siguiente objetivo de nuestro personaje Sam, algo que tampoco sería un problema para seguir avanzando, ya que estamos ante un juego totalmente lineal en el que, salvo en momentos muy puntuales en los que debemos buscar alguna muestra de ámbar o similar, la brújula que llevamos encima de nuestra mano izquierda no deja lugar a la duda sobre el camino que debemos seguir en todo momento.

 

Hay a quien le gustará esta mecánica que asegura que siempre iremos al grano evitando la posibilidad de perdernos por el mapa para descubrir hacia dónde ir, pero también habrá muchos otros en el otro lado de la balanza, entendiendo que esto podría convertir el juego en un paseo, y en cierto modo es así, solo que a lo largo de este paseo hay varios dinosaurios con ganas de echarse un "Sam" a la boca.

 

En cuanto a la segunda parte, difícilmente podemos hablar de su historia sin hacer spoiler del final de la primera, por lo que tan solo diremos que ésta continúa con el mismo estilo tras el gran cliff-hanger final de la primera parte, pero también conviene apuntar que esta parte nos llevará a mejores y más variadas localizaciones y alguna nueva situación que vale la pena experimentar, con mención especial al notable último tercio, con varios grandes momentos y que termina cerrando la trama sin discusión, lejos del no-final de la primera parte.

Velociraptores animados

Lo primero que llama mucho la atención (o menos si ya has visto las imágenes de promoción del juego) es su estilo gráfico, que aun alejándose del realismo que podríamos esperar de un producto con este nombre, creemos que es una de las mejores decisiones del título, sobre todo teniendo en cuenta que es exclusivo de Oculus Quest, donde un estilo realista necesita llegar penalizado para encajar en el dispositivo, pero en cambio con este estilo cell-shading con bordes muy marcados, el juego se siente y desenvuelve realmente bien, por lo que más allá de que la decisión, fuera o no en parte para evitar limitaciones técnicas, el resultado final es muy bueno, con escenarios principalmente cerrados muy limpios y que llaman la atención por su destacado diseño.

 

 

No todo es bueno en lo que nos rodea, y es que las salas que visitamos invitan a interaccionar más de lo que el juego nos permite, en todo momento dejándonos claro los pocos objetos manipulables resaltándolos con otro color, al igual que también nos gustaría que existiesen colisiones para no atravesar paredes con nuestras manos, aunque en un juego como este donde no llevamos armas, manipulamos los objetos justos y estamos más preocupados de que no nos vean los dinosaurios que de comprobar las colisiones, penaliza mucho menos que en otros títulos.

 

Todo lo contrario ocurre con las opciones de confort; para todos los gustos de rotación, viñeta, velocidad, mano dominante u orientación; opciones que junto al desarrollo más bien pausado, normalmente escondidos y andando despacio para no hacer ruido, hacen de este un juego seguramente cómodo incluso para aquellos jugadores más propensos al malestar.

Un paseo por el parque.... jurásico

Tanto la primera como la segunda parte del título consisten principalmente en ir superando los objetivos que nos va indicando Mia por radio para restablecer la energía del complejo y buscar ayuda del exterior, en ocasiones a través de pequeños puzles muy sencillos. Para ello, la mayor parte del tiempo lo pasamos avanzando mientras evitamos a los velociraptores que campan a sus anchas por el complejo, ocultándonos detrás o debajo del mobiliario, o mejor aún, en alguna de las jaulas que están por todas partes y que nos protegen de los dientes de los raptores mejor que la parte baja de un pequeño escritorio.

 

En caso de ser vistos fuera de un escondite, y teniendo en cuenta la velocidad de 40 km/h que estimaban para los velociraptores, similar a la que alcanzan los mejores velocistas de los 100m, nuestro protagonista (no velocista) tiene MUY POCO tiempo para buscar escondite y evitar tener que volver al último punto de control, aunque por suerte normalmente estos checkpoints siempre se encuentran bastante cerca del momento de la muerte.

 

 

Para evitar ser vistos, además de observar pacientemente sus movimientos, tenemos la opción de manipular a distancia algunos objetos para que emitan ruidos que llamen la atención al velociraptor, que al contrario de como nos los pintan en las películas, en este título no son excesivamente inteligentes, lo que no evita que pasemos momentos tensos cuando los oímos cerca (el sonido cumple muy bien) o cuando tenemos que abrir una puerta superando los pequeños y simples minijuegos necesarios para hackear la mayoría de ellas, mientras oímos sus pasos buscándonos por la sala. Estos minijuegos no dejan de ser pequeños juegos al estilo "Simon", ruedas que girar hasta determinados puntos, pulsar el botón en el momento preciso y otros similares.

 

En la segunda parte aparecen nuevos de estos minijuegos, que aunque sencillos y superables en no más de 5-10 segundos, están bien pensados para que a poco que tengamos un velociraptor cerca, nos hagan pasarlo mal hasta que conseguimos desbloquear la puerta, sin llegar convertir a Aftermath en un juego de terror, sino más bien en uno de suspense.

 

Puntualmente, además de ocultarnos de los velociraptores, el título ofrece una nueva mecánica con nuestra linterna en la oscuridad (gozando de sombras dinámicas) que introduce (y pronto descarta) a mitad de la primera parte y que le sienta muy bien para aportar un poco de frescura y evitar que todo el juego se base en lo mismo.

 

Una pena que no haya más secciones como esta que varíen la mecánica predominante, que aun siendo divertida y bien llevada, hace que el juego se sienta -al menos ligeramente- desaprovechado, reutilizándola constantemente, dándonos la posibilidad de "enfrentarnos" a menos razas de dinosaurios de las que nos habrían gustado (2 en la primera parte), si es que se puede llamar enfrentarse a esconderse en una jaula o contener la respiración bajo un escritorio.

 

 

La segunda parte estaba llamada a paliar estos puntos grises en la variedad de mecánicas y dinosaurios, y en cierto modo lo consigue, aunque quizás no tanto como habríamos querido. El desarrollo es prácticamente idéntico al de la primera mitad, aunque no dejamos de encontrar ciertas pequeñas mejoras o variaciones, como el añadido de los nuevos y pequeños dinosaurios (Compsognathus) que hacen que nos tengamos que preocupar de algo más que de despistar al velociraptor de turno, ya que los alertarán de nuestra presencia con sus molestos gritos complicando un poco la situación, sin llegar a convertirlo en un juego difícil en ningún caso; así como algún nuevo elemento como cristales rotos (y ruidosos al pisarlos) por el suelo, nuevos tipos de puzle o algún otro objeto manipulable que se agradece, pero que apenas cambia el núcleo jugable.

 

Todos estos cambios se hacen más notorios en un muy buen último tercio con mayor variedad de localizaciones y situaciones, guiños a las películas, y un aumento de protagonismo para ciertos dinosaurios que pedíamos a gritos tras jugar la primera parte, donde apenas los veíamos de paso.

Conclusión

Es fácil identificar los puntos débiles de este título, entre los que se lleva la palma una aventura bastante homogénea en la que los cambios, nuevas mecánicas y situaciones quizás se quedan algo más cortas de lo que nos gustaría, pero también es fácil encontrar múltiples virtudes en un título, más aún si eres fan de la saga de películas, y es que pasearse por los pasillos del complejo de Isla Nublar es una gran experiencia, escondiéndonos de raptores como en la primera Jurassic Park, paseando al lado de un Triceratops con el tema principal de dicha película de fondo, o sintiendo el aliento del temido T-Rex mirándole de reojo mientras tratamos de no mover ni un sólo músculo, para evitar acabar en su estómago.

 

La mecánica de "jugar al escondite" con raptores que se repite en casi toda la aventura, aunque bastante sencilla, está muy bien llevada en líneas generales, por lo que a nada que disfrutes de juegos de sigilo y te guste el universo jurásico, disfrutarás enormemente de esta aventura durante las 7 u 8 horas que pueden durar ambas partes en conjunto, con prácticamente idéntica duración cada una de ellas para un producto con un precio completo de 40€ (ambas partes) que creemos se sitúa sin duda entre los destacados de la tienda.

 

El juego ha sido analizado con Quest 2.

VRGameCritic

+ Apartado técnico.

+ Buen sonido y situaciones para generar suspense constantemente.

+ Buen doblaje, con actores propios de la saga de películas.

+ El tramo final de la parte 2.

+ Han tardado en llegar, pero ya tenemos subtítulos en castellano.

+ Historia entretenida...

- ...aunque poco memorable.

- Falta de variedad de situaciones y dinosaurios.

- Poca interacción con el entorno.

7,8 "Muy bueno"

Jurassic World: El día después (Quest)

7.8

Lanzamiento / Diciembre 17, 2020

Jurassic World: El día después es una aventura en RV de suspenso y supervivencia. Tras un aterrizaje de emergencia en la isla Nublar y un giro desastroso en tu misión de recuperar información, te ...

Nota de los usuarios

8