Rainbow Reactor: Fusion - ANÁLISIS

16 SEP 2021  16:14

AlejandroMontoya

Rainbow Reactor: Fusion - ANÁLISIS

La premisa nos llevará a una fábrica que se ha quedado sin energía tras la desaparición del profesor que estaba al cargo y todos los humanos que allí trabajaban. Ahora solo quedamos un robot y nosotros mismos para poner orden. ¿Te animas a reformar una fábrica divirtiéndote a cada paso que das? Disponible para Quest y próximamente en PC VR.

Devuelve la energía a la fábrica de la mano de Dottie

Rainbow Reactor: Fusion es el primer videojuego de la desarrolladora Tunermaxx VR para el dispositivo de realidad virtual standalone Oculus Quest, y parte de la base del juego de PC VR Rainbow Reactor que lanzaron en enero de 2019 y que ahora llega con mejoras como un nuevo modo historia (está previsto que esta versión llegue también a PC).

 

El juego nos introduce a su historia en una primera pantalla en un ascensor. Cuando salimos de allí nos encontramos con un robot, quien será nuestro guía y ayudante durante toda la partida. Su opinión sobre los humanos no es demasiado buena debido a que ha sido abandonado a su suerte por todos ellos. En nuestras manos estará recuperar la confianza perdida y demostrarle que nuestra raza todavía tiene mucho que decir.

 

Nuestro amigo el robot nos indicará el objetivo principal del juego: encender los reactores de cada piso para devolver la energía a la fábrica. Para ello deberemos utilizar el ascensor central, que nos llevará a lo largo de los 5 pisos que componen el edificio. En cada planta tendremos el objetivo principal de reactivar los reactores y algunos objetivos secundarios, como limpiar la planta de todas las manchas de pintura o liberar la zona de todas las cajas que hay por en medio y nos cortan el camino. Si vamos completando esas misiones se nos recompensará con la moneda del juego, que podremos ir gastando en la tienda del primer piso para comprar herramientas, accesorios y modificadores que nos irán ayudando en nuestra aventura.

 

 

Las herramientas serán uno de los elementos fundamentales de Rainbow Reactor: Fusion. Tendremos a nuestra disposición todo tipo de utensilios que nos ayudarán a completar la misión principal, desde una escoba para eliminar la suciedad hasta una llave inglesa que nos permitirá abrir accesos cerrados, pasando por una manivela que activará plataformas que comunicarán unas zonas entre sí. Iremos consiguiendo estos objetos a lo largo de nuestro viaje por la fábrica y será nuestro robot ayudante quien nos indique cómo hacerlo.

Demuestra tu habilidad jugando a los "bolos de colores"

Reactivar la energía de los reactores no será una tarea simple, y deberemos enfocar toda nuestra atención para conseguirlo. El minijuego central sobre el que pivota Rainbow Reactor: Fusion no es otro que este: cada piso está compuesto por entre uno o dos reactores, y para poder encenderlos deberemos presionar un botón que activará el minijuego que nos permitirá devolver la energía. A nuestros lados tendremos dos tubos, similares a los presentes en una bolera, que nos irán mandando pelotas de colores hasta nuestra posición. Delante de nosotros, un tablero con ranuras circulares en las cuales podremos ir lanzando las pelotas para que se adhieran a esos huecos. Cada panel comenzará con unas ranuras ya rellenadas y nuestro objetivo será ir limpiando ese tablero de pelotas. Para conseguirlo tendremos que lanzar las pelotas de colores de tal forma que consigamos tres o más bolas del mismo color adyacentes. De esta forma desaparecerán y nuestra puntuación irá aumentando.

 

Cada uno de los reactores cuenta con un objetivo de reacciones (combinaciones de tres o más casillas del mismo color) necesarias para completar la partida y activar de nuevo la energía. En cada piso la dificultad de los paneles aumentará, e incluso empezarán a aparecer pelotas sobre el tablero ya existente. El panel también puede comenzar con algunas casillas vacías, por lo que si una pelota cae en esa posición, caerá al vacío y se nos penalizará. Contamos con un número máximo de penalizaciones o strikes, pero no os preocupéis, podremos repetir tantas veces como queramos el minijuego. No existe penalización por perder en una o más ocasiones. Y si nos llegamos a frustrar en algún momento en uno de los pisos, siempre podremos acudir a la tienda de la primera planta para comprar modificadores que nos hagan más fácil poder superar ese nivel.

 

No sólo del modo historia se vive

Al margen de estos objetivos principales, también podremos ir recopilando baterías a lo largo de los 5 pisos que nos permitan visualizar algunos de los mensajes que el antiguo propietario de la fábrica, el profesor, fue grabando en vídeo antes de abandonarla. Esos mensajes son opcionales, pero nos ayudarán a comprender mejor la historia del juego. Rainbow Reactor: Fusion cuenta con una duración aproximada para su modo historia de entre 4 y 5 horas, dependiendo de nuestra habilidad en el minijuego principal, que se verá alargada si queremos llegar a visualizar todos los mensajes que dejó el profesor. La duración del título se verá alargada con el resto de modos de juegos.

 

El modo arcade extiende la duración de Rainbow Reactor: Fusion, y nos permitirá jugar al mini juego principal de varias formas. Podremos jugar de forma consecutiva a todos los paneles para alcanzar la mejor puntuación posible, podremos jugar los niveles uno a uno para conseguir una puntuación alta en cada uno de ellos o podremos organizar una partida multijugador local con hasta diez personas en la que nos iremos turnando para lanzar las pelotas de colores. El videojuego nos invita por tanto a jugar en compañía y hacer todavía más divertida la experiencia.

 

Configura el videojuego a tu medida para la RV

La accesibilidad en Ranbow Reactor: Fusion está perfectamente planteada, y tiene en cuenta a todo tipo de jugadores de realidad virtual, desde los más experimentados hasta los recién llegados. Podremos seleccionar entre movernos con la palanca de dirección o mediante desplazamiento, pudiendo configurar ambos joysticks para desplazar y mover la cámara indistintamente. Las opciones de personalización son por tanto muy variadas, y recomendamos la opción de desplazamiento si os soléis marear. Las opciones de idioma no son tan variadas, y por desgracia se queda fuera el español. Podremos seleccionar tanto voces como subtítulos en tres idiomas, y pese a que el inglés no requiere un nivel muy alto y las indicaciones tampoco son especialmente reveladoras, se habría agradecido un esfuerzo para traer el título traducido a nuestro idioma. Por otra parte, entendemos que se trata de un estudio pequeño y que es su primer videojuego para la plataforma Quest.

 

La gestión del inventario ha sido uno de los puntos más conflictivos que nos hemos encontrado durante nuestra partida a Rainbow Reactor: Fusion. Su mecánica es similar a la de todos los videojuegos de realidad virtual: tenemos una especie de saco en nuestra cintura en el que vamos almacenando los objetos, y para utilizarlos tendremos que pasar la mano por nuestra cintura y recoger con el gatillo el elemento que deseamos utilizar. El problema es que en múltiples ocasiones no ha reaccionado bien este submenú y hemos tenido que probar muchas veces para poder obtener el objeto en cuestión. Esperamos que sea un problema puntual y que se resuelva en futuras actualizaciones, así como un fallo técnico puntual que nos teletransportaba mágicamente de un piso a otro sin motivo aparente.

 

Los apartados técnico y sonoro cumplen sin destacar

Los gráficos y la música cumplen de forma discreta. Lo que más destaca de su apartado visual es el uso de la paleta de colores y lo vivos que son en el minijuego central. Las melodías acompañan y caerán en el olvido, ya que el videojuego no necesita de esa faceta para hacer avanzar la acción y estaremos centrados única y exclusivamente en avanzar y en ir devolviendo la energía a los reactores. Los menús están bien integrados, los tiempos de carga son prácticamente inexistentes y al encender el videojuego estaremos en el ascensor central donde da inicio el juego, desde donde podremos seleccionar el modo de juego y establecer otras configuraciones como nuestra altura, el tipo de movimiento o la dificultad. Nosotros hemos completado el modo historia en dificultad normal sin usar ningún modificador en los minijuegos, por lo que recomendamos empezar en difícil si se busca un reto o alargar la duración del título.

 

Conclusión

En definitiva, Rainbow Reactor: Fusion es un videojuego repleto de minijuegos entretenidos y divertidos que no nos enganchará tanto por su historia como por el reto que supone devolver la energía a la fábrica y completar todos los tableros. Nos ha hecho agotar literalmente la batería de nuestras Oculus Quest 2 dejándonos como tontos frente a una pantalla en negro deseando una rápida carga para poder volver a lanzar bolas y ayudar a nuestro amigo el robot en su misión. Se hubiera agradecido una traducción a nuestro idioma y que el acceso al inventario fuese más preciso, pero sin duda Rainbow Reactor: Fusion ha llegado sin hacer mucho ruido y se convierte en uno de los tapados del año para tus Quest.

 

El juego ha sido analizado con Oculus Quest 2.

VRGameCritic

+ Minijuego principal adictivo y muy divertido

+ Podremos picarnos para conseguir altas puntuaciones

+ Su duración entra dentro del estándar de la RV y sus diferentes modos de juego y misiones secundarias alargarán aún más la duración

+ Múltiples posibilidades de configuración para todo tipo de jugadores y estilos de juego

+ Variedad de mecánicas: su jugabilidad no se estanca y nos pone frente a variedad de situaciones y escenas jugables

- No llega traducido ni doblado al español. Si no se tienen nociones de inglés, se hará difícil avanzar.

- Algunos elementos técnicos jugables sujetos a mejorar en una futura actualización: acceso al inventario, bugs de saltos entre pisos...

7,5 "Muy bueno"

Rainbow Reactor: Fusion (Quest)

7.5

Lanzamiento / Septiembre 16, 2021

Get ready for a puzzling adventure at the Rainbow Reactor – where story-driven exploration is fused together with frantic color-matching gameplay! In a cyber-deco future, where clean Chroma Energy ...

Nota de los usuarios

?